Entrevista que me hacen en Radio San Borond贸n. Mi opini贸n sobre la actualidad politica

Carlos Mart铆nez (polit贸logo): 鈥淗ay un centenar de personas en la izquierda alternativa con la responsabilidad de ponerse de acuerdo o traicionar谩n a la sociedad鈥 Imprimir E-Mail
lunes, 28 de julio de 2014

Desde su punto de vista, la izquierda alternativa tiene que mejorar en la estrategia de comunicaci贸n, para saltar la censura que impone el sistema neoliberal

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.-聽Carlos Mart铆nez, co-secretario de Alternativa Socialista y soci贸logo, analiz贸 en La Trapera de Radio San Borond贸n la actualidad sociopol铆tica de Espa帽a e insiste una vez m谩s en que el momento actual requiere de un gran pacto entre las diferentes fuerzas de la izquierda social y pol铆tica para vencer al sistema neoliberal, que sigue ensa帽谩ndose con las capas m谩s bajas de la sociedad con sus pol铆ticas de recortes.

Entiende que no nos podemos conformar con escalar pelda帽os en la pol铆tica o con movilizar a cientos de miles de vez en cuando, sino que se debe conformar un bloque capaz de derrotar al bipartidismo, porque est谩 en sus momentos m谩s d茅biles. Al respecto, dijo que aunque sea importante que realicen asambleas de organizaciones a las que asisten 200 personas, realmente no cambiar谩 nada porque no es mayoritaria la representaci贸n.

鈥淪e ven asambleas a donde van 200 personas, pero se llevan a cabo en ciudades de medio mill贸n de habitantes o de m谩s de un mill贸n, por lo que esas asambleas no representan a todos, sino a 200 activistas que tratan de salvar la vida a los dem谩s鈥, reflexion贸 el polit贸logo en La Trapera, en donde afirm贸 que otro gallo cantar铆a si a esas asambleas fuera tanta gente como para llenar un estadio.

Partiendo de la base de que no se debe idealizar los movimientos u organizaciones pol铆ticas, entiende que las marchas por la dignidad han sido muy importantes porque ha dejado claro que la lucha est谩 por encima de partidos, colectivos y liderazgos, una de las principales cuestiones que ha impedido la unidad de la izquierda, aunque no hay que desde帽ar a las personas que se atreven a dar la cara y ofrecerla para que el sistema trate de romp茅rsela.

Al respecto, afirma no es malo que dentro de la izquierda alternativa existan l铆deres carism谩ticos, como pueden ser Pablo Iglesias, Alberto Garz贸n o Ca帽amero, en el plano pol铆tico, Vicens Navarro, en el plano socioecon贸mico o Ada Colau, en el plano de la lucha social, porque es bueno que asumamos que en general la gente delega en los l铆deres, por miedo o por comodidad: 鈥淎 todo el mundo no le gusta que le partan la cara鈥.

Sin embargo, como no se pueden negar los liderazgos, es preciso recordar que esos l铆deres tienen una gran responsabilidad ante la gente: 鈥淎l igual que existen los mercados, que est谩n dominados por los grandes poderes econ贸micos como Bot铆n, en pol铆tica tambi茅n hay l铆deres, por eso esos l铆deres tienen la responsabilidad de promover los procesos de cambio鈥, asegur贸.

La izquierda tiene que mejorar en su estructura de informaci贸n. Es una idea b谩sica para Mart铆nez, quien recuerda que el sistema se ha hecho con los grandes medios de comunicaci贸n para dominar la informaci贸n que se ofrece al ciudadano y para silenciar a sus enemigos, en este caso las formaciones pol铆ticas y sociales alternativas.

Explic贸 que por desgracia es casi nula la informaci贸n que sale en la prensa informando a la opini贸n p煤blica de las millonarias multas a las que se est谩n enfrentando los sindicalistas andaluces o muchas personas que fueron identificadas por la polic铆a en las marchas por la dignidad: 鈥淎 la gente no le debe caber duda de que los grandes empresarios dominan el sistema, que a su vez domina a los medios de comunicaci贸n, que imponen la censura informativa鈥.

Recuerda c贸mo el sistema est谩 criminalizando la lucha social para amedrentar a la gente, cada d铆a m谩s indignada, recordando que son muchas las personas que tienen que pagar una cuantiosa multa sencillamente por manifestarse en las calles y son m谩s de 2000 sindicalistas que est谩n pendientes de juicios, en los que se les puede imponer penas de prisi贸n por ejercer sus derechos constitucionales.

Por 煤ltimo, Carlos Mart铆nez afirm贸 que en Espa帽a hay hoy un nivel represivo brutal y, aunque no estamos como en Colombia, en donde se mata a gente en cada esquina, 鈥渢odo llegar谩 si no cambiamos las cosas鈥.

Verano de 2014. El golpe neoliberal es un hecho. Mientras tanto las izquierdas dudan

Carlos Mart铆nez

ImageLo hemos advertido ya varias personas hace tiempo. Recordemos en lo que por mi parte advert铆 o todo parecer谩 un yo 鈥搃ndividualista y eg贸latra- de, ten铆a raz贸n. Por tanto perm铆taseme recordar varios art铆culos a pie de p谩gina. Manolo Monereo y m谩s personas informadas y militantes, incluso periodistas con muy buena informaci贸n como Jes煤s Mara帽a entre otros han advertido y no errado, sobre lo que nos ven铆a encima.

La oligarqu铆a espa帽ola 鈥揺sa si es espa帽ola- por medio del PP y con su instrumento el Gobierno, pero tambi茅n con la complicidad de sectores muy influyentes del PSOE, as铆 como con la tibieza de sus c煤pulas, est谩n todos ellos dise帽ando una nueva fase de la transici贸n. La segunda Transici贸n.

No se trata en resumen, tan solo de recortar y anular servicios sociales, derechos laborales, sueldos m谩s bajos y dejar sin ser de obligado cumplimiento los convenios colectivos. De lo que se trata es de modificar la legislaci贸n electoral y de regulaci贸n de los derechos civiles y libertades, al objeto de dejarlas bajo m铆nimos. No es聽 solamente la austeridad y el empobrecimiento del pueblo. Es un ataque a la democracia.

El objetivo, es mantener el r茅gimen decadente y corrupto de 1978, con importantes cambios cosm茅ticos como lo son las caras nuevas de Felipe VI, Susana D铆az, Pedro S谩nchez, lo que en la primera fase de la transici贸n se llam贸 la generaci贸n del rey, que ahora se vuelve a reeditar. Incluso, tal vez se puedan aceptar ciertas reformas constitucionales al objeto de salvar los muebles en Catalu帽a y poder entronizar a una mujer. El PP no aporta caras nuevas, pero no le hace falta. El PP hace la faena sucia y cual fiel administrador del 鈥渟e帽orico鈥 desmonta todo el engranaje de conquistas sociales y sindicales. El Gobierno ultra-derechista le quita lastre a los oligarcas, para que vuelvan a recuperar beneficios, gobernar sus bancos y empresas sin control ni oposici贸n laboral, al tiempo que les reparte lo poco que va quedando del sector p煤blico para su lucro privado y apuesta por la Europa alemana en afortunada expresi贸n del polit贸logo Manolo Monereo.

Pero hay m谩s. Para consolidar el poder olig谩rquico y salvar el r茅gimen, el bipartidismo y con ello su se帽a de identidad y聽 parapeto institucional, la corona, se preparan nuevos paquetes normativos. El PP autoritario ya sin tapujos, pero con todo el poder medi谩tico de su parte, m谩s el apoyo del poder financiero, emprende serios recortes democr谩ticos. La ley mordaza, ley represora donde las haya y que garantiza la paz social a la fuerza y con fuerza para los oligarcas y el rey. La segunda fase de la reforma laboral y los recortes sociales en preparaci贸n, contando para ello con unos sindicatos muy debilitados y en el caso de los mayoritarios, cada vez m谩s empeque帽ecidos y con una gran d茅ficit de confianza entre las capas m谩s j贸venes de la poblaci贸n trabajadora, inmersos ya en la precariedad y una competitividad tan salvaje como inducida incluso desde el sistema educativo. La legislaci贸n electoral en materia local que se prepara, al objeto de liquidar la democracia municipal y papel tan pol铆tico que juegan los ayuntamientos en este Estado. Los ayuntamientos son un peligro para el sistema olig谩rquico espa帽ol y su forma de representaci贸n pol铆tica. Han sido motores de cambio sociales e hist贸ricos las elecciones municipales, as铆 como la antesala de cambios pol铆ticos estatales. Como en estas elecciones municipales, la izquierda social, transformadora y real, se ponga de acuerdo y adem谩s se logre articular una alternativa socialista 鈥揹esde el socialismo democr谩tico, pero profundamente antineoliberal, republicana y no pactista, que rompa con la herencia de la transici贸n- as铆 como nuevas fuerzas emergentes desde la protesta c铆vica, o la subida de votos de izquierda, de la izquierda real, pintan bastos para la derecha y el tinglado del 78, por tanto el PP prepara nuevas leyes, decretos鈥 Trampas. Trampas tan fascistas como la de Catilla la Mancha, pero profundamente demag贸gicas, pues su objetivo no es el ahorro y la econom铆a de 鈥減ol铆ticos鈥 sino evitar que el pueblo, tome el poder.

Ya se encargar谩 el poder y las personas ligadas al poder, el verdadero poder, el financiero y el de las clases poseedoras de vencer las dudas 鈥搒i es que las tiene 鈥 de Pedro S谩nchez y del 鈥渘uevo鈥 PSOE al objeto de que pactando acuerdos, transaccionales, d谩divas, 鈥渃oncesiones鈥 se logre recuperar el consenso de la transici贸n, pasada y presente y en la que falta de una pieza, CiU, act煤a como acicate para llegar a acuerdos, con Catalunya tambi茅n como tel贸n de fondo. Hay que salvar Espa帽a.

La gran coalici贸n bipartita ya est谩 funcionando. Se inici贸 con la modificaci贸n expr茅s del art铆culo 135 de la Constituci贸n. Sigui贸 con la reforma financiera, la desregulaci贸n el茅ctrica, lenta y constante, el descarado robo a la ciudadan铆a de unas el茅ctricas mafiosas y sin nadie que las frene. La no creaci贸n de la Banca P煤blica y la no supresi贸n, inmediata, de la legislaci贸n hipotecaria. Pero esta gran coalici贸n se ha manifestado en toda su magnitud durante y despu茅s de la abdicaci贸n del viejo y corrupto Borb贸n en su hijo, un militarista atlantista, agente pol铆tico de los EE.UU, blindando a su vez a la familia real de dar cuenta de cualquier delito, por leve y civil que sea. Cuando algunos decimos la 煤nica salida democr谩tica es la Rep煤blica a veces desde la inconsciencia o la complicidad sist茅mica se pregunta 驴Qu茅 Rep煤blica? Yo respondo que Sarkozy fue detenido por delitos econ贸micos y tr谩fico de influencias, hace poco 驴Es eso posible en el Reino de Espa帽a? No. Pues en la Rep煤blica Francesa s铆. El modelo de rep煤blica ya lo dise帽ar谩 un proceso constituyente, que para eso se exige. As铆 pues, centr谩ndonos, la gran coalici贸n funciona. Al mismo tiempo,聽 la pol铆tica espect谩culo ha entrado de lleno en el estado espa帽ol 鈥揺l sistema es muy h谩bil- pues este nuevo nicho de negocio de las televisiones privadas, necesita de discrepancias y as铆 se 鈥渄ebaten鈥 las diferencias, a veces m谩s epid茅rmicas que reales. En otras ocasiones m谩s serias e incluso no sist茅micas, pero mientras los debates se mantengan en los plat贸s y no salten a las calles, las plazas o los centros de trabajo, todo es controlable. Aunque la idea coincidente de ambos partidos din谩sticos es clara, laminar a la izquierda y constituirse en 煤nicos representantes de los deseos del pueblo del estado espa帽ol. Incluidos de los pueblos sin estado.

El PSOE tras la traici贸n del 135, la primera y segunda reforma laboral y el haber privatizado y bancarizando las cajas de ahorros, se vuelve a presentar como alternativa al nefasto PP y es que la corona, Bot铆n y otros poderes, saben que mientras el turno de 鈥渆l Pardo鈥 contin煤e, sus intereses no peligran y los de la banca alemana, francesa y anglosajona, tampoco.

Ante esto, es imprescindible la unidad. Vencer las pr贸ximas elecciones municipales y auton贸micas 鈥揳ll铆 donde las haya- y cambiar tanto el panorama pol铆tico, que sea imprescindible un profundo, real y verdadero cambio, que solo un proceso constituyente puede traer.

El programa est谩 y lo tenemos 鈥損ues coincidimos al 85% en todas las propuestas que hacemos la izquierda mosaico en afortunada definici贸n del profesor Fern谩ndez Steinko. Hay un ejemplo de 茅xito y con logros sociales y movilizadores, Las Marchas de la Dignidad. Porqu茅 necesitamos una pata electoral, es cierto, pero otra social, en la calle, los centros de trabajo, los barrios y entre los pobres. Las Marchas de la Dignidad son un movimiento social y pol铆tico, pues en su estructura y coordinadora, no solo hay movimientos sociales y sindicatos alternativos, hay partidos pol铆ticos de la izquierda mosaico, repito el concepto. Luego espacio de confluencia lo hay y programa m铆nimo tambi茅n. Por tanto las Marchas de la Dignidad son algo m谩s que un espacio de luchas sociales y movilizaciones, son el 煤nico espacio pol铆tico real con capacidad de generar, consensos, programas, calendarios y por supuesto acabar con la austeridad, enfrentarse a la pobreza, el neoliberalismo e impulsar la constituyente.

Los aparatos de los partidos, deben ser m谩s humildes y de paso todos ellos, los que tienen m谩s o menos tiempo darles la palabra de verdad a la gente y no solo a las y los activistas.

Las y los socialistas que todav铆a quedan el PSOE que algunos hay todav铆a, no pueden seguir legitimando una pol铆tica colaboracionista con las oligarqu铆as y su r茅gimen. La nueva ejecutiva de Pedro S谩nchez, si algo no es, es eso nueva. Cuajada de barones y con un joven secretario de organizaci贸n experto en perseguir socialistas de izquierdas en La Rioja. Pero es sobre todo una ejecutiva de continuidad socioliberal y recuerda excesivamente al primer Zapatero. Pero todas y todos sabemos c贸mo acab贸 Zapatero. Decididamente, para los que todav铆a cre铆an en los Reyes Magos, el PSOE no tiene soluci贸n, ni posibilidades de volver a la izquierda. Nada que ver con ese PSOE en el que G贸mez Llorente, defendi贸 en su nombre una enmienda a la Constituci贸n defendiendo que Espa帽a fuera un Rep煤blica o recibi贸 en las Cortes al Borb贸n, sin aplaudirle. Nada queda ya. Son la generaci贸n del rey Felipe VI y otro Felipe ha conseguido su objetivo. Por eso las y los militantes socialistas hemos de construir izquierda junto con la gente que sufre y la genta que ans铆a el poder para el pueblo, para las clases trabajadoras al objeto de cambiar. Hemos de construir el Partido Socialista a la izquierda, con la clase y de los pobres y de las personas solidarias y socialistas, al objeto de continuar el legado de Pablo Iglesias, donde debe estar y apoyar la confluencia de la izquierda mosaico.

Volvemos a donde est谩bamos ocho meses antes de las elecciones europeas. Ahora somos m谩s y hemos dado algunos pasos m谩s. Las Marchas han demostrado su vitalidad y la popularidad de su programa de casa, trabajo y pan. Ni desahucios, ni recortes, ni austeridad, ni pobreza, ni l铆mites a la libertad. Proceso constituyente y reparto de la riqueza. Ese es el sencillo programa y ni viejos, ni nuevos dogmatismos, ni el miedo a gobernar, ni la pol铆tica espect谩culo, ni los viejos aparatos, ni los nuevos aparatos pueden hurtar a las clases populares la posibilidad de hacer otras cosas, otras pol铆ticas. El coto a la esclavitud de la deuda y el austericidio, la corrupci贸n, tambi茅n se combaten y con mucha efectividad desde los ayuntamientos, desde unos ayuntamientos gestionados por el pueblo y para el pueblo.

Carlos Mart铆nez. Polit贸logo y CO-Primer Secretario de Alternativa Socialista

驴Desbandada socialista? 驴Hac铆a donde?

Las y los socialistas debi茅ramos comenzar a ser conscientes de nuestras posibilidades y capacidades en la construcci贸n del frente amplio de las izquierdas transformadoras. La crisis profunda y que a pesar de la “operaci贸n Pedro S谩nchez” sufre el ex PSOE o precisamente por su implementaci贸n y resultado final, no solo no ha tocado fondo, sino que se est谩 profundizando. Ante esto todos quieren sacar tajada del ex PSOE, pues este PSOE ya no representa los valores del socialismo.

La socialdemocracia socioliberal vigente principalmente en Europa y en el Reino de Espa帽a, no aporta, adem谩s no quiere aportar nuevas ideas y soluciones alternativas al mercado, a la sociedad capitalista y por tanto es parte del sistema. Ni tan siquiera se propone ejecutar medidas socialdem贸cratas, si llegara a gobernar. La prueba es la gran coalici贸n alemana, el gobierno de Valls en Francia o los acuerdos en el Parlamento Europeo, por m谩s que Pedro S谩nchez con buenos reflejos ordenara no votar a Joncker. Perece que la moda ahora es Renzi, pero el renzismo es otra modalidad de socioliberalismo, incluso a la derecha de la teor铆a francesa -otra cosa es la practica del PSF- pero nada m谩s.

Por tanto los socialistas debemos auto-organizarnos como socialistas y actuar como tales y conforme a nuestra tradici贸n. Pero tambi茅n a las nuevas aportaciones te贸ricas del socialismo actual, como el ecosocialismo o el socialismo del siglo XXI. Uno de los principales inconvenientes que tenemos en el Reino de Espa帽a para eso, es que el PSOE hace m谩s de treinta a帽os que no ofrece ning煤n marco de formaci贸n ni de reflexi贸n te贸rica. Los y las militantes del PSOE o son autodidactas o no tienen ni idea de que es el socialismo y lo confunden con una suerte de gesti贸n del sistema, pero m谩s social y con m谩s derechos civiles. Nada m谩s. Ni idea no dir茅 ya de Marx, Pablo Iglesias, Julian Besteiro, Fernando de los Rios, Largo Caballero o Jaures, o el socialdem贸crata Berste铆n, no, ni siquiera Olof Palme. Claro Allende, Morales o Correa, tab煤. Ante esto o bien se acomodan o bien la respuesta a sus rebeld铆as y frustraciones, la buscan fuera del socialismo transformador y al menos marxiano en nuevas formaciones o en el nacionalismo peque帽o-burgu茅s, que nada tienen en com煤n al menos en origen con el socialismo.

Nada de esto lo digo por provocar, tan solo por tratar de reflexionar sobre porqu茅 no se es capaz de apostar fuerte, muy fuerte, por una regeneraci贸n y recuperaci贸n del socialismo, que solo puede darse ya al margen del PSOE oficial y socioliberal.

Construir un polo socialista antineoliberal, republicano y transformador de la realidad, es la soluci贸n. Adem谩s participativo, horizontal y con liderazgos compartidos, esa es la respuesta. Con debate, con dudas, sin certezas absolutas y sin dogmas. Pero conscientes de que una parte muy importante de la historia del movimiento obrero espa帽ol no puede ser arrojada a la basura. Pero sobre todo porque el socialismo democr谩tico es la garant铆a m谩s real de transformar la sociedad financiarizada y mercantilista que vivimos en una sociedad solidaria, libre e igualitaria. Tambi茅n real y radicalmente federal y federalista.

Es muy dif铆cil y hay que trabajar mucho. Pero el desgaste y el desprestigio social del ex PSOE solo lo podemos superar las y los socialistas, construyendo socialismo y la fuerza pol铆tica socialista, amable, tranquila y radical a la vez que contribuya a la creaci贸n del frente popular que transforme el r茅gimen podrido del 78 e impulse un pacto constituyente, la solidaridad y la creaci贸n del estado social, en principio.

 

Desde Granada

Comunicado de Alternativa Socialista de Granada: Ante las elecciones municipales

 

Alternativa Socialista de Granada trabajar谩 ante las pr贸ximas elecciones municipales, tanto en nuestra provincia como impulsar谩 junto con el resto de compa帽eras y compa帽eros de Andaluc铆a la creaci贸n de candidaturas de confluencia y convergencia de todas las fuerzas pol铆ticas de las izquierdas transformadoras y sociales. Candidaturas confluyentes y constituyentes en todos los lugares donde esto sea posible y en el m谩ximo de poblaciones.

 

El objetivo es triple. Por un lado vencer para impulsar desde los municipios pol铆ticas de solidaridad, participaci贸n y empleo. Por otro defender la democracia local y unos ayuntamientos abiertos, transparentes y controlados por sus vecinos, que sean parte esencial de los mismos a la hora de decidir prioridades, inversiones y proyectos de futuro, reconquistando la gesti贸n social e igualitaria y democratizando el urbanismo. As铆 como constituyentes pues en el estado espa帽ol en momentos claves y de cambio de su historia, los municipios 鈥揺ntes pol铆ticos y muy politizados en el correcto sentido de la expresi贸n- siempre han supuesto una herramienta de cambio fundamental. Es por ello, por lo que desde estas candidaturas se votar谩 no solo gesti贸n local, sino el impulso constituyente al objeto de que el pueblo tome en sus manos la decisi贸n de que quiere hacer con este estado, su forma de jefatura del estado y sus reglas y ordenamiento constitucional. Se帽alando lo caduco y frustrante del actual aparato de estado y el profundo agotamiento del r茅gimen vigente.

 

Las elecciones municipales son tan importantes y el Partido Popular las contempla con tal temor que ya est谩 inventando f贸rmulas para evitar la aparici贸n de ayuntamientos con mayor铆as de izquierdas o bien al objeto dar la sensaci贸n de que el pueblo no ans铆a cambios pol铆ticos, honradez en la gesti贸n, transparencia presupuestaria y fin del amiguismo y la corrupci贸n. As铆 como que el pueblo alcance el poder local en sus manos y pueda ejecutar pol铆ticas de igualdad y de reparto. Pero hemos igualmente de denunciar que lo que subyace tras esto es liquidar la autonom铆a local y con ello la democracia en pueblos y ciudades.

 

Las candidaturas partir谩n de asambleas ciudadanas program谩ticas y acuerdos pol铆ticos, entre fuerzas de las izquierdas reales y los movimientos sociales. Acuerdo para cambiar y rescatar el poder popular a trav茅s de la instituci贸n m谩s pr贸xima y cercana a la ciudadan铆a. Candidaturas de la gente que sufre el paro, la crisis, la pobreza, la quiebra de sus peque帽as empresas y cooperativas. Candidaturas que recojan las necesidades reales de las vecinas y los vecinos.

Anunciamos que en Granada, as铆 como en otras zonas de Andaluc铆a, a escala comarcal, local y provincial, ya estamos teniendo encuentros de reflexi贸n e impulso, al objeto de que lo aqu铆 expresado sea una realidad.聽

ALTERNATIVA SOCIALISTA

www.cli-as.org

 

Llamamiento a la reflexi贸n y la auto-organizaci贸n socialista. Socialistas, republicanas/os y antineoliberles, por un frente de izquierdas

Las y los socialistas hemos de comenzar a confluir y levantar un movimiento de rescate y reconstrucci贸n socialista.
Socialistas somos personas que estamos por una sociedad diferente es decir post-capitalista. El mercado no es la panacea, ni tiene nada que ver con la sociedad a la que aspiramos. El capitalismo, adem谩s de maltratar y explotar a las personas, maltrata la naturaleza y la est谩 explotando hasta su destrucci贸n. Luego ecolog铆a y lucha de clases para una persona socialista, tienen muchos puntos en com煤n.
El PSOE sufre un merecido y gran desprestigio para las gentes normales y es un tren cuesta abajo y sin frenos por culpa de sus oligarqu铆as internas, aliadas con el sistema. Por tanto perder el tiempo en 茅l, es -dicho sea con todo el respeto para las personas que de buena f茅 y con entereza lo hacen- una p茅rdida de tiempo.
Pablo Iglesias, ni siquiera “flip贸” con eses siglas, de hecho le quiso llamar Partido Obrero a secas. Luego las siglas no son la lucha, la lucha y valga la redundancia, son las ideas.

Las gentes est谩n buscando a otros instrumentos y otras personas para organizarse y votarles.
Mientras tanto, las y los socialistas que si lo somos (socialdemocr谩tas de clase y de izquierdas, socialistas republicanos y federalistas. Ecosocialistas y socialistas anticapitalistas) estamos desorganizados o en cien frentes diferentes -incluso con desconfianzas mutuas-. Algo da帽ino para las clases populares.
Mientras estamos en si son galgos o podencos, el PP construye un r茅gimen autoritario y restringe libertades. Las oligarqu铆as roban a las clases populares y a trav茅s de su influencia en el Gobierno, la corona y el bipartito ejecutan sus pol铆ticas de desposesi贸n.
Esa es la realidad y la realidad solo se puede encarar con decisi贸n y valent铆a.

Ya hay serios intentos como Alternativa Socialista y otros y personas muy interesadas en construir algo juntas y juntos. El PSOE ya nada peor puede hacer. Pero el socialismo pablista, de clase, antipatriarcal y ecol贸gico si puede ser salvado, reconstuido y puesto nuevamente a disposici贸n de las clases populares y obreras. Al servicio de la gente para salvar y consolidar el maltrecho estado del bienestar, salvar los servicios p煤blicos y el sector p煤blico, derogar las contrareformas y asaltos a la democracia y la justicia y buscar la amplia alianza de las izquierdas plurales y diversas, la izquierda social, transformadora y real que apoyamos un proceso constituyente.
Por eso dejemos de trabajar para el ingl茅s y auto-organic茅monos.
Nos conocemos.
Carlos Martinez