No podemos renunciar ni a nuestras ideas, ni a nuestra lucha

Estoy recibiendo llamadas de amigos y conocidos con años de lucha y entrega social, al igual que servidor y que con aire de triunfadores me dicen que me apunte a tal o cual cuadrilátero. Vamos como cuando un colega del Real Madrid me llama a mi que soy culé para decirme que nos venció -igual- es triste y denota ganas de absorción, no de confluencia, ni de convergencia. Yo amigas y amigos, soy socialista de la escuela marxista y republicano y altermundista, además militante de ALTERNATIVA SOCIALISTA www.cli-as.org y por tanto no necesito acudir a una circunferencia. Los socialistas de izquierdas tenemos nuestro espacio, tradición, experiencia y lucha siempre muy difícil. Somos una parte de la izquierda social de este país y tenemos nuestro espacio. Hace falta una SYRIZA en el estado español y podemos construirla. Podemos alcanzar la convergencia, pero sin renunciar, ni a la República, ni a la lucha de clases en el siglo XXI ni a la conquista del buen vivir y la vida digna para las clases populares con reparto de la riqueza. Pero no podemos consentir ni el triunfalismo, ni las borracheras de éxito, ni la laminación del socialismo por fuerzas postmodernas, que ya bastante daño le ha hecho la oligarquía de Ferraz. Socialistas de Pablo Iglesias a mucha honra.

El espacio Socialista ¿Tiene futuro el socialismo en el estado español?

 

Comenzaré aclarando en mi convicción y saber, que el socialismo del estado español fue construido por un sector del movimiento obrero, de carácter inequívocamente marxista y enraizado en la lucha de clases y la organización de la clase obrera para la defensa de sus intereses, su organización y ser su instrumento político. El Partido Obrero como le gustaba definirlo a su fundador Pablo Iglesias, que era un marxista ortodoxo.

Los tiempos cambian y el PSOE también, pero hasta la llegada al poder en el mismo de Felipe González, el PSOE no rompe su tradición marxista, republicana y su carácter de partido de la clase obrera. González transforma al partido de los socialistas en un partido socialdemócrata moderado, adelantado a la tercera vía y levanta -asumiendo reivindicaciones y luchas obreras y populares- un estado del bienestar asentado y financiado sobre el endeudamiento público y las privatizaciones de sectores públicos industriales y de servicios. No es el objetivo de este artículo describir una época, pero si constatar un hecho. A cambio de avances en protección social, se deslocaliza la industria pesada, se privatiza y se introduce un liberalismo económico que la derecha de la UCD no había sido capaz de implementar.

Felipe rompe con el marxismo, pero también con la socialdemocracia. Une la suerte del partido de Pablo Iglesias al régimen del 78, no impide la aparición de la corrupción y a cambio de avances sociales destruye todo lo que signifique construcción del socialismo y control democrático sobre los poderes económicos. Esto se hace no atacando a la oligarquía, sino pactando con ella o simplemente entendiéndose con sus demandas y tranquilizando sus inquietudes al permitir que esta se siga enriqueciendo sin límites. El socialismo pasa a mejor vida, desaparece y se convierte tan solo en un mito que permite mantener una ficción electoral.

Muchas y muchos socialistas del estado español han ido abandonando el partido y marchándose a sus casas o a otros espacios, al no estar conformes con la deriva neoliberal de sus direcciones, quedando las cúpulas del PSOE en manos de personas ya sin ningún entronque con la escuela socialista-marxista, la experiencia republicana y la lucha de clases. Una serie de profesionales de clase media que se convierten en “profesionales”, sin ideología concreta y sin pasado reivindicativo luchador, se erigen en la clase “modernizadora” y “progresista” que nunca más socialista.

La crisis pues del PSOE hoy en día es fruto de esas renuncias, traiciones y olvidos. De construir un partido con algún ciento de mil de afiliados sin ideales trasformadores y de cambio al sistema capitalista y sumisos a la monarquía y a los poderes fácticos en una parte mayoritaria, excepto corrientes críticas y algunas rebeliones por las bases, siempre laminadas. De vez en cuando, -en la oposición claro-, se desempolvan viejas reivindicaciones o se asumen exigencias de las clases populares que excepto en el terreno de los derechos civiles, jamás se cumplen después en los gobiernos. Como consecuencia de ello, el lobo ya no viene más, el voto útil deja de ser una tabla de salvación. El lobo ahora es una profunda crisis de credibilidad.

CRISIS DEL SOCIALISMO CUPULAR DINASTICO

La cuestión es muy sencilla, si el socialismo no desea construir una sociedad alternativa al capitalismo. Defender el sector público y ampliarlo no solo en las tres patas del estado del bienestar (educación, sanidad, pensiones)  sino igualmente implementando la propiedad pública de sectores estratégicos como la banca, la electricidad y las energías, el transporte y las comunicaciones e intervenir cortándole las alas a las oligarquías dominantes ¿Entonces para qué sirve un partido que se llama socialista? Para nada y si encima forma parte de un engranaje corrupto y cruel con la gente como es el régimen monárquico de 1978, todavía vigente, menos. Pero si la suerte del PSOE se une a la monarquía corrupta y católico-conservadora y al PP derechista, clasista, corrupto y autoritario, un PSOE hermanado al PP no hace ya falta y por tanto surgen nuevos actores.

El rescate del socialismo, no es un capricho intelectual, ni menos un deseo personal. Es una necesidad real, pues en el estado español hay un poso, una tradición y una memoria histórica que sabe que se puede avanzar hacia la igualdad, el reparto y la justicia, hacía la democracia económica y la economía al servicio de las personas desde la democracia y la libertad. Socialismo en libertad, justicia en libertad y amplia propiedad pública democráticamente controlada. Freno a la pobreza y el desempleo, protección social y vida digna desde un ambiente libre y buscando la felicidad. Defendiendo la tierra, el oxígeno, el agua y la naturaleza como bienes públicos y de uso y disfrute colectivo.

POR EL RESCATE DEL SOCIALISMO

Como socialistas alternativos es necesario, que sepa la sociedad que no solo nos proponemos acabar con la corrupción, mandatos limitados y salarios en la cosa pública indecentes. Sino que como socialistas queremos primero regular y luego reapropiarnos colectivamente de la riqueza. No podemos decir que los políticos son corruptos y muchos no lo son, aunque excesivo número de ellos sí, pero sin embargo callar ante la corrupción y el atraco de los banqueros, los ricos, los industriales y constructores grandes, poderosos y desposeedores de los bienes públicos. Frente a esto hay una alternativa que se llama el socialismo. Un socialismo que grandes personas como Salvador Allende trataron de impulsar u otros como Pepe Múgica lo ejemplifican con su vida personal, sencilla, austera y comprometida.

El PSOE oficial ha cortado toda utopía de raíz, impidiendo el debate de ideas y todo sueño emancipador que cuestione no solo ya el régimen monárquico, sino a las oligarquías capitalistas que nos extorsionan y dominan.  Con Borbones en la cúspide del estado, el federalismo es imposible y el estado plurinacional y pluricultural una quimera, así de sencillo es.

El problema es que todos y todas esas “profesionales” no solo han arruinado el PSOE sino que están poniendo en trance de desaparición al socialismo.

QUE SOCIALISMO

El socialismo es patrimonio de la clase, de los y las humildes, de las personas empobrecidas y de las y los socialistas orgullosos de serlo y que lo han, lo hemos defendido en medio de descalificaciones, vetos, incomprensiones y amenazas. El socialismo de Pablo Iglesias, si se reivindica, ha de ser con todas sus consecuencias. Por eso hay que decir alto y claro:

-A todas aquellas y aquellos que afirman ser socialistas y dicen serlo, su sitio está en construir un espacio socialista autónomo y diferente, que recupere el instrumento del pueblo trabajador al margen de quienes jurídicamente poseen unas siglas, pero legítimamente, no. No pueden seguir apoyando a personas que no sirven los intereses del pueblo. Pero tampoco a otras personas que ajenas a la tradición pablista y socialista quieren recolectar sus votos y su trabajo. No son socialistas y además disimulan sus nombres o no sabemos claramente lo que proponen salvo comerse el espacio socialista, aprovechando el descrédito de las cúpulas ex socialistas del PSOE.

-Invito junto a otras muchas personas a rescatar el espacio que ha sido traicionado, destruido y ninguneado y recuperarlo como una construcción útil y necesaria. Para ello el socialismo se debe adaptar a los tiempos, pero no como plantean los y las socioliberales asumiendo el mercado, sino haciendo verdaderamente bandera de la defensa del fin del patriarcado, el enfrentamiento al productivismo destructor y la constante agresión al carbono que da vida y al medio que nos acoge. Defendiendo los derechos de los pueblos sin estado y buscando una nave republicana común. Haciendo política con y como personas electas desde abajo y por abajo, con mandatos revocatorios y limitados y siempre transparentes y diáfanos, primarias y listas abiertas.

-Un socialismo preocupado por el pan, el techo, el trabajo y que se enfrente a los poderosos. Desde la mafia de Bruselas, a la deuda ilegitima, el euro alemán o la UE al servicio de los poderosos y de sus negocios privados. Un socialismo cotidiano en los barrios y con las y los que no llegan a fin de mes o nada tienen ya y que no necesitan discursos sino trabajo, pensiones dignas y rentas frente a la exclusión y por la dignidad. Basta de floridos discursos. Trabajo, comida y escuela. Para eso hay que plantarle cara a la oligarquía y no pagar la deuda impagable y criminal. Buscar otros caminos y otras soluciones.

-No trabajemos “para el inglés” si es que de verdad somos socialistas y construyamos nuestra alternativa en el espacio de ideas, sueños y esperanzas del que nuevos profesionales se quieren nutrir. Respetamos todas las opciones políticas y todas tienen derecho a ser y estar si el pueblo las apoya. Pero en democracia no se construye sanamente, chupando de lo que fue positivo, no sea que… Al final se lucre la oligarquía y los capitalistas.

-A las y los socialistas: por favor vamos a dejar de hacer el gilipollas –perdón pero no se me ocurre una expresión más clara y contundente-. Eso o no nos quejemos. Tenemos seis mesas como mucho para auto-organizarnos. Si no es así, adiós al legado de Pablo Iglesias al menos en muchos años.

El gran timo otra vez en marcha

Hace unas semanas buenos periodistas como Jesús Maraña y otras personas como Manuel Monereo autor del artículo que reproduzco a continuación, vienen denunciando extraños movimientos y operaciones del sistema. Las elecciones europeas han precipitado muchas cosas pero, todo esta pensado y preparado. Nada al azar.

La cuestión es que Podemos ha tenido un gran éxito, hay que reconocerlo y felicitarles. Se han atrevido a hacer, lo que otros no, entre los que me incluyo. También han tenido unas palancas mediáticas muy potentes que otros no. Los socialistas críticos, marxistas, republicanos y regeneracionistas no hemos tenido sino censura y olvido incluso de los digitales progresistas, denuncio, excepto “Crónica Popular”.

No somos una operación de Izquierda Unida y hemos actuado por coherencia política en el seno de La Izquierda Plural. Pero sin medios y sin una puta linea de información, menos aún un programa televisivo, o dos o tres. Y es que el enemigo a batir señoras y señores, no es IU, es el socialismo y lo digo con todo el respeto y la consideración para IU y su espíritu de lucha (pero se lucha para vencer y gobernar o nada de nada). El PSOE se suicida solo, su reconocimiento a la Monarquía y su sumisión a la Troika y la traición del 135 de la Constitución le van a impedir remontar el vuelo. Pero ya que está mal, pues se dirán los cancerberos del poder, “vamos a debilitarlo más y hacer ya lo que nos dé la gana de verdad”. Madina el otro o Tapias, da igual, que se estrellen. A Susana han decidido no quemarla. Mientras tanto hay otras cosas con las que entretener al personal. Nosotros (ellos) a lo suyo.

La operación abdicación es un golpe de estado de la modalidad “golpe de salón” siendo una operación de poder, organizada por el poder real y de consecuencias controladas. Que todo, todo, todo cambie para que todo siga igual.

Hemos de responder con dureza y organizarnos todas y todos juntos y solo así podremos en una amplia alianza social, republicana y por tanto democrática y frente a los recortes y las políticas Troika. Algo más que primarias, algo más que regeneración socioliberal ya imposible (el PSOE ya no engaña), algo más que tenemos programa y somos los mejores. Algo más que una cara, algo más que la generación del Príncipe también en la izquierda real y entre los de abajo.

La pelota está en nuestro tejado. Nosotros en Alternativa Socialista y otras fuerzas menores hemos estado predicando en el desierto y finalmente hemos tenido razón ¡ Que lastima!

No perdamos tiempo. En la calle, en las luchas se está forjando una alianza con muchas personas jóvenes y hartas y muchos veteranos hasta las narices ya de engaños y traiciones, dispuestos a luchar por la República justa y de los y las iguales. Las Marchas de la Dignidad nos dan una gran lección: sigamos y profundicemos y solo así podremos.

 

¿Monarquía o Democracia?: República

10/6/2014 08:02

Manolo Monereo *

Para el niño que miraba
García Linera

manolo monereo1.- González y Cebrián: el eterno retorno de la restauración oligárquica.

Las crisis desnudan la realidad, la desvelan y la definen. Hay que estar un poco atentos y tener  algunos dispositivos analíticos adecuados  o simplemente olfato para ver aparecer al poder en sus distintas y complementarias caras. Pasamos de “del gobierno de coalición” a la abdicación-huida del Rey  y al inicio de  la enésima restauración borbónica.  Alfonso Ortí lo ha contado y repetido tantas veces que deberíamos saberlo de memoria: dos siglos de gobiernos oligárquicos y de dictaduras, en manos y a los pies  de unas clases dirigentes corruptas, sin proyecto  de país y siempre comprometidas con  las  grandes potencias en la fatigosa  tarea de perpetuar el  carácter periférico y subdesarrollado de una España a la que traicionan cada día. Ahora toca, de nuevo, la alianza con la todopoderosa  Alemania  y  cumplir con la tarea para la que está  preparada desde siempre: expropiar a  su pueblo, combatir sus derechos y libertades, lucrarse del patrimonio público y someter, someter sueños, aspiraciones, identidades: obligar a mirar  hacia abajo para no ver el cielo.

Para estas tareas siempre han existido hombres como González y Cebrián, expertos en crear consensos entre los poderosos, mediadores entre intereses contrapuestos y  muñidores de pactos varios. Objetivo: no perder el control ¿De quién? De los que mandan, de los que no se presentan a las elecciones y gobiernan. Está ahí: el Ibex 35, los grandes medios de comunicación, el capital monopolista-financiero, la clase política del bipartidismo reinante y ellos, siempre ellos, los felipes y felipillos, los escribientes a sueldo, la corte milagrera y añeja  de los cenáculos madrileños.

No perder el control: por eso echan al Rey y nos deleitan con el cuento de hadas de Felipe y Leticia. No perder el control: por eso mantienen a un Rubalcaba decrépito, aún a costa de acelerar la desintegración de este PSOE, o quizás, para hundirlo definitivamente, a la búsqueda de la nueva modernidad emergente de un Renzi que se atreve a realizar las reformas necesarias: usar la antipolítica como política. No perder el control: por eso echan a los directores  de los grandes  periódicos, censuran sin miramientos y convierten –el salario del miedo– a periodistas de oficio en mercenarios  al servicio de la nueva transición. No perder el control: por eso  es necesario y urgente crear artificiosamente una nueva legión monárquica, el otro felipismo, coordinando todo el complejo comunicacional, incluido el demoscópico, en esa hercúlea tarea, solo comparable –son los mismos– con el lavado de cerebro previo al  referéndum sobre la OTAN.

2.- El campo político y las dicotomías fundadoras: ideas-fuerza que generan y construyen fuerza social y política.

Se ha tardado muchos años en crear la oposiciónpolítico-electoral entre la clase política y el pueblo. Muchos años. Estaba ahí, al menos,  desde el 15M. Se les nombraba de muchas formas y al final se concretó en casta política, es decir, se construyó un ellos y un nosotros, un “enemigo” enormemente visible, actor  opuesto al pueblo, a la gente, a la  ciudadanía. La crisis sistémica reforzaba la separación y el dualismo. Traducirla políticamente no era fácil e IU lo tuvo en su tejado mucho tiempo. Había condiciones pero  no se supieron aprovechar: la política es despiadada y no espera. En unos pocos meses se pueden frustrar años de trabajo, de resistencia y de lucha. Pasó en la otra transición y en esta no debería pasar.

Pablo Iglesias tuvo la audacia y, no hay que olvidarlo, la capacidad intelectual y política para saber que ese hueco, ese  nicho electoral, existía y que había fuerza subjetiva para liderarlo. En ello anda. Se ha hablado de muchas cosas y se hablará de muchas más: la ayuda de los medios, populismo,  caudillismo, hasta mesianismo. Tiempo habrá. Una cosa básica: pocas veces la teoría política, el  diseño electoral y una coherente campaña han contribuido tanto al éxito  de una experiencia como Podemos. Uno, que es un viejo leninista, podría decir aquello de “sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario”, más o menos.

Fijémonos en lo siguiente: si los actores fundamentales del campo político en estas sociedades son los periodistas, las sociólogas especializadas en encuestas y los políticos,   hagamos números con el equipo dirigente de Podemos y saldrán las cuentas: capacidad, experiencia y saber. Si le añadimos juventud, desparpajo, lenguaje y simbología se entenderá que no estamos ante un fenómeno pasajero. Es más, si como pensaba Bourdieu, un nuevo actor entra en el campo cuando consigue transformarlo y, diría yo, impone una nueva agenda, Podemos lo ha hecho; las primarias, como ejemplo: hacer política exigirá desde hoy  y en casi todas partes hacer primarias. Puede gustar o no, pero se harán: las ideas se hacen fuerza social   y política.

3.- Una nueva dicotomía: ¿Monarquía o República?

No será tarea de unos días, pero la masiva presencia de jóvenes, de miles de hombres y mujeres con banderas republicanas exigiendo el derecho a decidir y la apertura de un proceso constituyente, nos dice que se están creando  las condiciones para hacer de la reivindicación de la Republica un eje decisivo de articulación, agregación y ruptura del imaginario político.

Recordemos la Unión Cívica por la Republica creada por Anguita y su enorme trabajo en eso que se llama las instituciones de la sociedad civil. Repasemos la iniciativas, las asociaciones, las fuerzas que reclaman desde hace años un proceso constituyente y como han ido proliferando las juntas republicanas. Cada vez hay menos nostalgia y más propuesta. Se trata de ir a la Tercera  Republica, a una nueva y formidable democratización del poder económico, político y cultural para definir un nuevo proyecto de país y, más allá, construir una nueva clase dirigente.

Ahora hay que abordar un plan de trabajo serio y riguroso que vaya  organizando una ruptura y una agregación política, no politicista, por así decirlo. Agregar significa, aquí y ahora (crisis del Régimen del 78) unir imágenes, creencias e intuiciones para convertirlas en un dispositivo de ruptura: unir para dividir. Clase política, casta, corrupción, recortes sociales, pobreza, precariedad y, sobre todo, bloqueo de futuro para las nuevas generaciones deben asociarse a la vieja política de un Régimen monárquico sólidamente asentado y al servicio de los poderes económicos, políticos y mediáticos.

Tercera República como proceso de construcción de un pueblo que quiere y puede autogobernarse y autorregularse. Enfrente, el enemigo, los poderes salvajes del dinero y su  alianza de hierro con una clase política corrupta y sin otro proyecto que liquidar derechos sociales, sindicales y laborales y apropiarse de los bienes públicos. No será tarea de un día, pero todos nos damos cuenta que el tiempo histórico se acelera y que las esperanzas y las ilusiones crecen y se organizan. Lo que hacemos tiene consecuencias y llevamos la iniciativa: los de arriba ya no pueden gobernar como antes y los de abajo recobran capacidad de organización, compromiso político e imaginación.

¿Seremos sujetos  y productores conscientes de nuestra propia historia?

 

¿Qué es el ecosocialismo? ¿Cómo explicarlo de forma sencilla?

 

 

En estos momentos de profundo debate en todo el ámbito socialista europeo, sobre que propuestas a hacer, cuando la socialdemocracia se ha quedado sin ideas y respuestas alternativas y cuando las cúpulas de los partidos ex socialdemócratas no tienen más opción que defender el mercado y como mucho tratar de suavizar templadamente el capitalismo surge la hora de replantear programas y sobre todo buscar alternativas, así como organizaciones capaces de llevarlas a cabo.

 

En primer lugar y a la hora de atreverse a hablar de un tema con cierto rigor, aunque sea de forma muy sencilla y al objeto de difundirlo, hay que conocerlo. Por eso me permito dar una explicación personal y de mi sencilla experiencia en este campo de ideas aparte de lecturas de Manuel Sacristán, Martínez Alier o Löwy entre otras y otros autores. En primer lugar tuve la suerte de estar en el Foro Social Mundial de Belem – Amazonía brasileña- en 2009 y en esa misma ciudad se había redactado en 2008 la declaración ecosocialista internacional de Belem. Esta declaración firmada por numerosos brasileños tuvo una gran repercusión sobre el FSM, yo añadiría fue la aportación clave, que además centró el FSM en la defensa de la Amazonía y de la madre tierra una gran parte de sus conclusiones y debates. En Brasil tuve la inmensa experiencia de conectar con el MST, el movimiento social y obrero de los trabajadores rurales sin tierra. Los Sin Tierra son el movimiento de clase y ecomarxista más importante del mundo y el alma inicial de Via Campesina. Tras esto, participé en trabajos preliminares de la cumbre de Cochabamba en  defensa de la Madre Tierra, iniciativa lanzada por Evo Morales tras el fracaso de la Cumbre climática de Copenhague y cuya declaración en 2010 es todo un programa de denuncia y acción http://www.ecologistasenaccion.org/article17273.html tal y como se puede comprobar leyéndola . Desde España varios movimientos sociales estudiamos el programa y lo trabajamos y finalmente enviamos delegaciones a la citada cumbre. Posteriormente difundimos en la medida de nuestras posibilidades sus acuerdos. Esto además de la amistad con Susan George y seguir sus propuestas –todas- pero también las de alternativa verde al desastre neoliberal europeo, en las que últimamente Susan se centra más. Entre otros contactos más locales y andaluces.

 

 

El ecosocialismo, América Latina y Europa

 

Al hablar de ecosocialismo los y las europeas, debemos fijarnos obligatoriamente en los movimientos populares latinoamericanos. Por qué en Latinoamérica interesa tanto la justicia climática y la defensa de la madre tierra, podemos preguntarnos, pues se encuentra en su interior, en su espíritu y su visión cosmológica más profunda, su cultura y la religiosa primitiva y el concepto “Pacha Mama” explica muchas de sus actuaciones, además en ese gran sub-continente es uno de los lugares del mundo donde más se sufren las consecuencias del calentamiento global. En América Latina se producen grandes movilizaciones populares, como por ejemplo las que han tenido lugar para evitar la apertura de una mina, o de una carretera o enfrentamientos de años frente a las mayores petroleras del mundo. Los pobladores originales son los principales impulsores de un ecologismo popular, muy social y anti-imperialista. El hombre blanco, ya sea extranjero o un oligarca local les ha destruido su ecosistema y su agricultura tradicional.

 

El socialismo del siglo XXI, especialmente el boliviano y el ecuatoriano, han introducido un elemento clave y de primer orden que explica a la perfección y con un gran sentido práctico el ecosocialismo a saber “el buen vivir “que además se ha introducido en las constituciones de ambas repúblicas. Veamos y traslademos a Europa y el Reino de España este concepto. El ecosocialismo cuestiona el modelo productivo y destructivo del capitalismo depredador, pero también el del socialismo “real” y tradicional, productivista. El ecosocialismo pretende un nuevo paradigma económico y para ello hay que rebajar el consumismo, la acaparación  y la irracionalidad de la distribución neoliberal y basada en el consumo de carbono, los combustibles fósiles – el petróleo- así como la irracionalidad de la construcción, edificación y el urbanismo en general ¿Cómo pues accedemos a los bienes y alimentos? De forma responsable, reparto justo de bienes, primacía de los mercados de proximidad y la soberanía alimentaria que permitan una vida digna. No se trata de acaparar y coleccionar cachivaches que el mercado nos impone, sino de vivir dignamente y con todas las necesidades cubiertas, incluida una sanidad pública universal, una educación pública universal, un transporte público barato y universal. La energía eléctrica producida por medios diferentes –las llamadas energías renovables- más limpias y sobre todo más baratas. El atraco de las actuales compañías eléctricas es un delito social imperdonable.  La búsqueda de la felicidad, el amor y la alimentación junto con el techo y la vejez garantizada de forma digna y un mundo que no avance hacía su autodestrucción. Economía social y solidaria. No nos hace falta acumular para ser felices, eso solo le beneficia al capitalismo, además el mundo ya no puede seguir creciendo de forma ilimitada, eso es una gran mentira.

 

La globalización neoliberal es una máquina de destruir el mundo y solo beneficia a cada vez menos personas. Por eso hemos de construir alternativas y en este documento se avanzan algunas como la anteriormente citada declaración ecosocialista mundial http://www.nodo50.org/codoacodo/abril2009/belem.htm es por ello que es bueno difundir nuevas respuestas a los problemas actúales y que las personas sepan que desde el socialismo también hay respuestas, yo añadiría es donde estas se producen. También afirmar claramente que el ecologismo solamente no las tiene más que de forma parcial y que el ecologismo liberal tan solo propone parches, -seamos ecuánimes-, parches importantes en muchas ocasiones, pero no pone el dedo en la llaga ni busca la solución, pues el capitalismo como tal jamás va aceptar ni renunciar al productivismo que es su esencia, ni limitar sus beneficios. A las personas hay que explicarles sencillamente de que se trata de que la vida humana en el planeta tierra, continúe no.

 

Pero también en Europa el Partí de Gauche ha hecho un esfuerzo serio y a ha lanzado el manifiesto ecosocialista redactado en numerosas asambleas y que ahora debate la recién creada red europea del mismo nombre http://www.jean-luc-melenchon.fr/brochures/ecosocialismo_primer_manifiesto_es.pdf , esta red que está haciendo un gran esfuerzo a la hora de la renovación teórica del socialismo y por donde deben ir sus propuestas.

 

Ecosocialismo y clases populares. Algunas propuestas de actuación

 

Pero en mi opinión lo que hemos de lograr es que las vecinas y los vecinos de los pueblos y los barrios, las clases populares de la vieja y productivista Europa entiendan y hagan suyas estas propuestas tal y como bolivianos, ecuatorianos o indígenas peruanos ya hacen. En tal sentido enuncio, algunas, insisto, algunas ofertas de programa y acción.

 

De la especuladora, cortoplacista y depredadora España, castigada por una clase política local y autonómica que se ha corrompido en multitud de casos al objeto de destruir territorio de forma que se beneficien unos grandes constructores delincuentes ambientales y financieros, a cambio de propinas a alcaldes y consejeros regionales que se hayan corrompido. Al tiempo que los bancos se enriquezcan y crezca exponencialmente la deuda del reino sin benéfico social alguno. El principal problema que tiene el reino de España es que ha sido sacrificado a destruir territorio, construir de forma insostenible y sucia y es ahora incapaz de buscar otro camino. Hace unos días estuve con un amigo que tiene un muy pequeño negocio y solo veía si repuntaba o no la crisis en si el ladrillo se reactivaba o no. La oligarquía rentista del ladrillo que nos domina desde el triunfo del golpe de estado franquista, sin solución de continuidad, nos ha colonizado económica y culturalmente y hay que acabar con ella, entre otras muchas cosas porqué son una piara de inútiles sin ideas. Pero ojo, la salida conservadora y socioliberal a la crisis, el ladrillo apunta de nuevo. El PP de hecho lo ha dicho ya claramente.

 

-Por tanto debemos aclarar que es posible una reindustrialización limpia. Que las energías renovables generan puestos de trabajo, cientos de miles al menos. Hay que fabricar, instalar, mantener, reponer elementos. Habría que instalar masivamente medios autónomos de producción de energía para duchas y calefacciones por ejemplo y se necesitarían miles y miles de personas expertas en fontanería y electricidad. El recibo de la luz bajaría de forma significativa con ello también el déficit exterior.

-El transporte público se debe incrementar de forma exponencial y para ello hay que adecuar las ciudades, construir vías, tranvías y ferrocarriles pero en este último caso, no tipo alta velocidad, pues son grandes depredadores de territorio, caros y elitistas, sino por ferrocarriles convencionales y con la inversión del AVE que es otro de los casos de corrupción política y ataco social más descocido al menos por ahora- y es para ello imprescindible saber y ya quien se ha beneficiado con tanto AVE- dedicarla inversión a arreglar vías, corregir tramos lentos y peligrosos, multiplicar las expediciones, mejorar los elementos de seguridad y multiplicar el mantenimiento. Volver a apostar por las mercancías en ferrocarril –los mercancías de la niñez de mi generación- volviendo a favorecer los centros de mercancías cerrados muchos de ellos hoy y realizar un transporte eficaz y equilibrado quedando el vehículo industrial para reparto minorista, en ciudad o cercanía, apoyando a los vehículos de reparto híbridos y/o eléctricos. Transporte barato a precios baratos que sustituya el vehículo privado.

-Bicicletas, muchas bicicletas, de diversos tipos, incluso con baterías auto-recargables. Eso generaría más pequeño comercio y talleres de mantenimiento. Pero también carriles bici generalizados y por tanto un tremendo ahorro en las familias. El principal problema de la bicicleta hoy en día es la seguridad y la peligrosidad que el vehículo privado le genera. Las ventajas para la salud serían inconmensurables.

-Comercio de proximidad y venta de productos agrarios de producción propia. Consumo de productos de temporada y en temporada. Fin de la dependencia para los consumidores y los agricultores de la dictadura de las grandes comercializadoras y superficies comerciales multinacionales. Importación tan solo de lo que no se produce pero forma parte e nuestra dieta ya, como el café o el cacao por ejemplo, pero mediante comercio justo con los estados productores.

 

Se puede y debe seguir, pero no voy a cansar. Termino con un ejemplo muy gráfico. No se trata de volver al siglo XIX y eliminar comodidades o empobrecer todavía más de lo que lo hacen las doctrinas neoliberales y las políticas de recortes y la mal llamada austeridad. Se trata de consumir racionalmente y no vivir para el mercado. Por ahora se ahorraría mucho consumo de carbono con tan solo un vehículo turismo y un televisor por familia. Un ordenador familiar. Utilizando más el transporte público. Caminar algo más o utilizar bicletas para distancias cortas y consumir alimentos frescos del terreno. Pero para esto hay que exigir servicios públicos de calidad, empleo y pensiones dignas y transporte y telecomunicaciones públicas y baratas. Esto solo desde el socialismo de reparto y dignidad se puede construir. A su vez unos servicios públicos y de calidad incrementan el empleo, crean empleo digno y por tanto favorecen y mucho al pequeño comercio y a la agricultura y ganadería familiar de carácter ecológico. Todo esto se debe complementar con la enseñanza en las escuelas con materias adecuadas y enseñanzas de consumo responsable y agricultura familiar de autoabastecimiento, entre otras muchas iniciativas.

 

Como vemos estas alternativas, son realizables y necesitan de una nueva industrialización a la vez que generan empleo, mucho empleo. Transformar la industria de la automoción o crear la de componentes para generar energías limpias, construir carriles bici o trazados ferroviarios sustentables. Incluso revolucionar la industria aeronáutica, se puede hacer, pero lo dejamos para otra ocasión. La cuestión es combatir el calentamiento global, defender la naturaleza y a la vez promover de forma limpia, el empleo y la ocupación, no solo en estos campos, sino en la cultura, el tiempo libre, la naturaleza.

 

Socialismo, ecología y partido

 

¿Qué deseo plantear con todo esto? En primer lugar que una sociedad diferente y justa, no solo es posible, sino fácil de implementar, pero claro el mercado y el poder establecido colonizan nuestras mentes, luego la batalla cultural es imprescindible no solo la política. En segundo lugar que hay que construir un nuevo socialismo alejado de élites profesionales sin ideas y vendidas mediante la “puerta giratoria” a las grandes empresas energéticas y a los bancos privados. Un grupo profesional sin escrúpulos que secuestra la palabra socialismo. Que no lo que esta es o significa.

 

En estos tiempos de crisis socialdemócrata necesitamos nuevas alternativas. Las tenemos.

Socialismo o Barbarie y el ecosocialismo es la respuesta a la barbarie del mercado y su destrucción de la vida y la naturaleza. Una opción ecológica, pero liberadora y superadora del capitalismo. Esta es otra importante conclusión para animar a construir un nuevo y diferente partido socialista de las y los socialistas para construir una alianza amplia y del pueblo frente al sistema.

 

La idea ecosocialista de clase puede ser una base muy interesante y llamativa al objeto de construir una organización socialista, diferente, transversal y muy participativa que anime a tantas y tantos socialistas defraudados y estafados a unirnos y construir un ente político útil a la lucha de clases y la defensa de los intereses de ciudadanía frente a los poderosos que nos dominan y a su vez hacerlo desde la tradición y las ideas socialistas.

 

 

Los socialistas republicanos y de izquierdas nos debemos organizar

Amigas y amigos de izquierdas y republicanos en el PSOE, lo importante no es el continente, sino el contenido. Ser socialista y ser del PSOE no tienen nada que ver. No hay relación causa efecto. No. Por eso os animo a no desfallecer y a seguir trabajando por el socialismo, es decir por el reparto, lo público sin paliativos, la solidaridad y el trabajo en pos de una sociedad sin clases desde el socialismo ¿Como? Auto-organizándonos. No necesitamos pastores, que además son unos profesionales sin escrúpulos y que no piensan en vosotros sino en su interés personal. Os hacen pasar verguenza alabando al rey, a su heredero y con una actitud cortesana y pelota, defienden a la Monarquía, pero también cuando gobiernan indultan a banqueros delincuentes.
¿Que más hace falta? Los socialistas republicanos y de izquierdas nos estamos organizando y nosotros en www.cli-as.org estamos tratando de construir una Alternativa Socialista. Pero ojo, si somos muchas y muchos, se puede abrir un proceso constituyente socialista y ecosocialista, que responda a los intereses de las clases populares y no a los de los banqueros o la familia real. En la izquierda y desde la izquierda luchando por un frente común, popular y amplio que logre al menos el cambio de régimen.

Nuestro trabajo, nuestra experiencia y nuestra historia personal y colectiva, debe ser ofrecida a las clases trabajadoras y al pueblo, desde nuestra propia forma de ser y ver la vida por la justicia,libertad y democracia, pero democracia de verdad y sin limites y eso incluye la democracia económica. Un nuevo socialismo comprometido frente al calentamiento global, el productivismo y consumismo suicida y por tanto claramente enfrentado a las oligarquías de las que las cúpulas del PSOE tan amigas son. No será nuestro fracaso, ni el de las ideas de Pablo Iglesias si logramos construir un partido socialista y nos olvidamos de unas siglas ya vacías y mentirosas que otros utilizan en beneficio propio.

En estos momentos tan duros y de crisis social y económico-financiera, pero sobre todo de crisis política y moral, la única regeneración posible es una república federal. Por eso por la República y con la República y con las organizaciones, movimientos y partidos que las apoyan. A la calle y en la calle, con el pueblo de izquierdas.