Por el derecho a decidir y la obligación de iniciar un proceso constituyente

No se puede obviar el clamor inmenso del pueblo catalán ayer en la diada. La gran manifestación, fue un éxito sin paliativos.
El régimen del 78 y la Monarquía son incapaces de encontrar una solución que vuelva a unir a las partes en un proyecto compartido. El bipartidismo, además, cada vez profundiza más en la herida.
Solo una República federal y multinacional, puede encontrar una senda común para enfrentarnos juntos todos los pueblos del estado a la agenda neoliberal europea de la que CiU, PP y PSOE forman parte.
El pueblo catalán tiene derecho a decidir y nostras y nosotros a defender la República Federal multi-cultural y plurinacional en la que todos nos sintamos cómodos, hagamos colectivamente una nueva Constitución y frenemos los recortes de la UE, CiU y del PP y eliminemos definitivamente el sangrante artículo 135 de la vigente Constitución.
Carlos Martinez
del Secretariado de Alternativa Socialista

La crisis de la socialdemocracia, no significa la enfermedad terminal del socialismo

Que la socialdemocracia sufre una aguda crisis de valores, propuestas, ausencia de alternativas y caídas electorales, es cierto. Que la actual socialdemocracia especialmente la vinculada a la II Internacional, no significa hoy en día ni en lo ideológico, ni en sus políticas, nada más allá que un vago liberalismo progresista, que Susan George bautizó con mucha fortuna como socioliberalismo, también es verdad. Las cúpulas socioliberales carecen de ideas de transformación y el cambio social. No se plantean ni de lejos, combatir el capitalismo. Ya ni siquiera el controlarlo.

 

Las dirigencias socioliberales, son oligarquías profesionalizadas, cuya principal preocupación es la propia continuidad del sistema y los aparatos económicos y políticos de la democracia liberal, cada vez de peor calidad. Cierto que los partidos de esa rama digamos, conservan sus nombres tradicionales, fruto de la apropiación y control sobre ellos por parte de líderes cada vez más escorados al liberalismo tras la derrota interna de sus izquierdas y facciones sindicales y si bien se denominan Laborista, PSF, PSOE, SPOE o PASOK, entre otros,- teniendo  nombres similares según estados y tradiciones-, también lo es, que ya nada tienen que ver con sus orígenes obreros, sindicales y enraizados en la lucha de clases.

 

No se puede negar en absoluto y sería falsear la historia que las socialdemocracias obreras y los partidos socialistas obtuvieron importantes avances sociales y en favor de la igualdad en las sociedades europeas avanzadas o no tanto, entre finales del siglo XIX y gran parte del siglo XX. Nacionalizaron industrias, minas, ferrocarriles, bancos y crearon u obligaron a crear la seguridad social y las pensiones o los seguros de desempleo, así como impulsaron y profesionalizaron la enseñanza pública. Formaron parte esencial de Frentes Populares y se enfrentaron al fascismo. No apoyaron en su totalidad la revolución soviética, en muchas ocasiones por cuestiones de método o de ciertas actuaciones y profundas restricciones de la libertad. Cada vez más se decantaron por la práctica parlamentaria como vía de cambio social y de alcanzar el socialismo.  Socialismo en democracia.

 

Con los recién surgidos partidos comunistas tuvieron relaciones difíciles, pero entre los años treinta y setenta del siglo XX formaron coaliciones, frentes electorales e incluso gobiernos de coalición entre las diferentes socialdemocracias y los comunistas. Cierto que la guerra fría los distanció y mucho. Pero incluso la citada guerra fría no evitó que por ejemplo Laboristas británicos y PCUS mantuvieran una especial relación, por cierto muy desconocida. En América Latina, el caso paradigmático es el Chile de Salvador Allende y el primer ejemplo de gobierno de izquierdas, con programa de izquierdas electo en América Latina. El socialista Allende presidió un gobierno de Unidad Popular, derrocado por un sangriento golpe de estado. Sigue siendo Allende un aviso para navegantes, pues la derecha liberal no es democrática si se le toca su bolsillo y no consiente jamás gobiernos de izquierdas con programas socialistas pues confunde democracia con capitalismo.

La derecha incluso liberal, es golpista si los intereses de las personas, se ponen por encima de los de las grandes empresas y los grandes bancos privados o las grandes fortunas. Es por ello, por lo que muchas socialdemocracias comienzan a negociar, ceder y desdibujarse, aceptando finalmente las imposiciones de “los mercados” y el liberalismo o actualmente el neoliberalismo como inevitables. Diversos factores como la varias veces citada guerra fría, la Europa del desarrollismo y el consumismo o una trayectoria donde la gestión de un capitalismo controlado, es cierto,- en aquellos momentos-, se acabó imponiendo. De hecho al final, se transforman en meros gestores sistémicos y de esa transformación y claudicación el PSOE es otro ejemplo paradigmático. Pero lo que es peor, a partir de inicios de los ochenta del siglo XX, las cúpulas partidarias e intelectuales socialdemócratas abrazan las ideas liberales o se moderan tanto que renuncian definitivamente a la socialdemocracia clásica, con sus nacionalizaciones , la defensa de lo público y control estatal de la economía, incluso de mercado.

 

A pesar de ello, amplias capas de las clases medias y obreras, de las clases populares han confiado y siguen confiando en una socialdemocracia blanda y escasamente gradualista, muy moderada, pero siempre mejor que una derecha rampante, conservadora, usurpadora de lo público y recortadora de la democracia formal, para sus votantes. Pero en cuyo subconsciente todavía está el que son los suyos, los que lograron incrementar las pensiones o las becas, aunque desde los años setenta se hayan dedicado sobre todo a fortalecer un sistema injusto a cambio de algunas migajas, o simplemente a cambio de estar en el poder, sin más.

Por tanto, respeto a los votantes y a los creyentes. Pero ya ha caído mucho como para no poder juzgar y advertir que lo que existe y se autodenomina socialdemocracia, es una tomadura de pelo envuelta en siglas históricas, decentes, obreristas y republicanas, carentes ya de contenido y de ética.

Por eso el socialismo, las ideas socialistas de Jaures o de Pablo Iglesias, sufren un doble ataque desde posiciones más o menos progresistas e incluso radicalmente progresistas y es el de la tercera vía, el socioliberalismo de Valls, Hollande, Felipe González, Renzi etc. etc. por un lado y por otro el de formaciones diferentes, nuevas, novísimas o no tan nuevas que desean certificar la muerte del socialismo, no solo como idea, sino también camino de liberación y de justicia, reparto e igualdad en democracia. Se dice por parte de algunos que la socialdemocracia ha muerto cuando comprobamos que todos los programas que hoy se hacen por fuerzas de izquierdas reales o progresismos transformadores, son socialdemócratas. Socialdemócratas cabales, pero más incluso en la línea de Habermas –el líder socialdemócrata alemán, que desde inicios del siglo XX comenzó a proponer la práctica fundamentalmente parlamentaria- que en la de Pablo Iglesias. Curioso.

 

La transformación social y el reparto de la riqueza -siendo marxiano-, por medio de una combinación de la acción social, ciudadana, sindical y al mismo tiempo la práctica parlamentaria para conseguir el poder y desde el poder democrático, mediante procesos constituyentes, republicas o la libertad real y el empoderamiento de las clases populares, es el objetivo socialdemócrata por excelencia que socialistas y socialdemócratas estuvieron impulsando desde finales del siglo XIX y que ahora siguen impulsando-los socialistas transformadores- en varias repúblicas latinoamericanas. Sin embargo,  parece lo nuevo, lo moderno, lo que toca hacer. Efectivamente, es lo que toca hacer y lo que ocurre es que ante el abandono del campo ideológico socialista, por parte de las oligarquías políticas socioliberales otras personas con todo el derecho del mundo, lo están ocupando en Europa. Es en ese terreno, donde yo planteo que para fotocopia mejor el original y que hay que rescatar el socialismo al objeto de ponerlo a disposición de la transformación social, del cambio y de las personas que sufren empobrecimiento, recortes, pobreza, paro y precariedad laboral y vital. Esa tesis es la que me llevó a escribir el artículo http://cli-as.org/reino-de-espana-hace-falta-un-partido-socialista/  en la que defiendo la necesidad de construir un PARTIDO SOCIALISTA, que sea portador de los valores de reparto de la riqueza, por tanto antineoliberal. Ecosocialista en defensa de la Madre Tierra, por tanto, de la vida en nuestro planeta, sabiendo que el capitalismo la conduce a su suicidio. Republicano federalista y por el fin del patriarcado como elemento clave de movilización y cambio social profundo. Que asuma los nuevos valores ciudadanistas, pero enraizado en la lucha de clases, porque hay ricos y pobres, oligarquía y clases populares, explotadores, especuladores y explotados y engañados. Hay gentes que expropian lo público en beneficio propio y personas que sufren la desposesión y esas personas se resisten y poco a poco se organizan y eso es lucha y como los de abajo son pobres o empobrecidos, mientras otros, los ricos, los utilizan, hay clases y las clases luchan, unos por poseer más y otros por la justicia y por su futuro y el de sus hijos.

 

Ese partido de los y las socialistas, debe ser construido en el estado español, por todas y todos los que se consideran socialistas al objeto, insisto de ponerlo a disposición de las gentes y del pueblo. Hay diferentes grupos organizados locales, en comunidades, nacionales y estatales que se reclaman del socialismo y del ecosocialismo. Personas incluso dentro del PSOE defendiendo estas ideas. Por tanto hay que invitar a los y las socialistas que quedan en el PSOE no a apuntarse a algo ya existente, sino a construir juntos el partido socialista y ecosocialista, diferente del socioliberal defensor del sistema. Otro partido. El PSOE ya no tiene credibilidad y además como afirma José Chamizo, cae mal, le cae mal a la gente.

 

Pero eso sí, no para construir un bis del socialiberalismo, sino algo diferente y profundamente antineoliberal y republicano. Personas en grupos procedentes del PSOE o de otras tradiciones pero que han llegado al mismo camino. Hay organizaciones que en la práctica pueden estar en esas perspectivas, pero mi opinión es que primero hay que agrupar a socialistas,- no tan solo de origen en el PSOE-, al objeto de poder presentar una estructura de confianza a mujeres y hombres, que han creído en esa corriente de la izquierda y ahora están decepcionados y en sus casas. Pero la labor de ese partido de los y las socialistas, no sería su propia consolidación como tal y como aparato electoral, sino tal y como hizo el PSOE de Pablo Iglesias la búsqueda de la conjunción con otras fuerzas transformadoras, republicanas y constituyentes. La conjunción, la confluencia, el frente popular al objeto de derrotar la oligarquía cruel y rentista española y un régimen ya caduco y podrido por la corrupción.

 

Honradamente he de advertir, que el socialismo democrático del estado español, por su tradición, su historia y su aportación al movimiento obrero, la Republica, la construcción del bienestar y las conquistas sociales a pesar de errores, dejaciones y renuncias, no es, ni merece ser la parte, la sección, el circulo, ni la sucursal de nadie. Sería peor al objeto de lograr la confluencia y la conjunción. Sería renunciar para alegría de nuestras oligarquías y de los y las socioliberales a un legado, una memoria y a muchas personas honradas, trabajadoras y luchadoras que tienen mucho que aportar, precisamente demostrándole –entre otras cosas- a lo que queda del régimen de 1978 y a los del 135, que el socialismo, existe y está frente a ellos, con las clases populares y donde siempre debió estar.

El socialismo democrático y transformador, tiene mucho que decir y sobre todo puede contribuir a crear el poso imprescindible para la construcción del pueblo de izquierdas.  También para rescatar a la izquierda.

 

Cuando estos días escucho o leo que hay importantes núcleos transformadores que no desean ser confundidos con la izquierda, por el daño que el PSOE renovado, pueda haberle hecho a la palabra, me pregunto, que porqué renunciar a algo definitorio que además significa desde la Revolución Francesa de 1789, la libertad, la igualdad, la fraternidad, los derechos humanos y los derechos de ciudadanía. La consecución del ciudadano frente al súbdito, la república de la igualdad y la democracia, la ilustración y la razón. Los revolucionarios franceses de hace más de doscientos años si lo tuvieron claro, pues había que distinguirse de los absolutistas y los partidarios del antiguo régimen y por eso se agruparon todos en un lado de la cámara, de la Asamblea. Resultando ser el lado izquierdo. No citaré, por no provocar a los teóricos del “ni de derechas ni de izquierdas” en el siglo XX. No pretendo acusar a nadie que desde la buena fe y al objeto da cambiar las cosas, entiende que hay que cambiar también este concepto. Pero es que otros antes que ellos, desde sus antípodas ideológicas, ya lo pensaron, lo hicieron y lo teorizaron, e impusieron para desgracia del pueblo obrero y de sus organizaciones.

Por eso mismo, muchas personas, ni renunciamos al socialismo, ni se lo vamos a regalar a los que usurpan tan hermosa palabra. El socialismo además es un concepto, una idea transversal como ahora se dice y por tanto partidos comunistas, trotskistas, socialistas y socialdemócratas la utilizan para presentarse y definirse. Con diversos padres desde el mismo 1789, pero el más aceptado y con razón Karl Marx.

 

No estamos ante un canto a la nostalgia. Solo pretendemos o pretende el autor y muchas y muchos de sus amigos y compañeros hacer una apuesta por la coherencia, al manos la nuestra y frente a la cultura neoliberal que nos está robando hasta las palabras y los conceptos. Estamos pues ante una lucha no solo social, económica y democrática, sino ante una rebelión cultural y enfrentarse a la alienación ultra-liberal y conservadora, también conlleva no renunciar a nuestra cultura de clase.

 

Aquellos que afirman que la lucha de clases es antigua, una antigualla, es porque sus beneficios son seis millones de paradas y parados que asustan a las personas que están en el mundo del trabajo o llevan a aceptar la precariedad y sueldos de miseria con tal de encontrar trabajo o bien imponen las privatizaciones o el rescate bancario a costa de nuestro empobrecimiento, nuestra salud y nuestra educación. Ellos si tienen muy claro que son una clase superior y por eso, niegan la mayor.

 

Ahora en estos días y ante las elecciones municipales, tenemos una nueva oportunidad de construir las y los socialistas, junto al resto de fuerzas sociales y políticas, por el cambio y constituyentes no solo la oportunidad, sino la obligación de levantar algo juntas y juntos al objeto de ganar, de que ganemos los citados comicios y defender la democracia local e impulsar desde los gobiernos locales la democracia real, lo público y el proceso constituyente.

La derecha desde el miedo, está preparando un golpe de estado, sin tanques, pero igualmente violento para con los derechos cívicos y la democracia.

 

Carlos Martínez

Politólogo y co-primer secretario de Alternativa Socialista

8 de Septiembre de 2014

Respuesta a quien me quiera escuchar

En esta vida lo importante, no es lo que se dice ser, sino demostrarlo de veras. La verdad, no es mi verdad, sino lo que se hace y se dice y sobre todo se practica. Uno puede entender que todos y todas están equivocados y no marcan bien el paso, porqué mi paso es el único valido y mis amigos creerme, pero al final se descubrirá la verdad.
Por eso cuando yo he perdido batallas políticas y las he perdido, he callado y me he ido solo, bien a reflexionar o incluso a sufrir o bien a seguir luchando en otros sitios por mis ideas. Cuando en el PSOE perdí batallas no me fui y luche por cambiarlo y fue cuando no tenia aspiraciones internas pesoistas pero si externas y por otro mundo y en los movimientos sociales y descubrí un mundo diferente, generoso, solidario y sin aspiraciones personales y en este mundo, en el que me ubique, cuando decidí pedir la baja en el PSOE y marcharme. Fue mi presencia y activismo social el que me hizo replantearme mi continuidad en el PSOE y no el resentimiento personal.
Mi critica al PSOE es politica y no personal ni resentida. Es la critica de un socialista marxista y republicano convencido. Lo es también entristecida por ver el daño que se le está haciendo al partido que fundara el marxista Pablo Iglesias hace más de 130 años.
Ahora ante la gravedad de la situación social, politica y económica y la crisis del régimen del 78 es imprescindible la constitución de un frente popular amplio y al objeto de vencer las elecciones venideras y gobernar de otra forma. Un Ganemos para ganar.
La socialdemocracia vigente -el socioliberalismo- ya no tiene respuestas ni alternativas. Por eso hace falta que todas y todos los socialistas, que lo somos, construyamos un alternativa socialista.

Rajoy miente sobre la situación económica. Confirma su voluntad de limitar la democracia local

Ayer Rajoy volvió a mentir. Ahora habla de raíces vigorosas, ya no son brotes verdes. Pero sin embargo, la crisis regresa duramente provocada entre otros aspectos por la caída de las exportaciones europeas en general que afectan y mucho a Alemania. Tanto como a las españolas en particular. Igualmente afecta y mucho la deuda pública cada vez más elevada e impagable.

Las sanciones a Rusia en una guerra de control geoestratégico que la Unión Europea no se puede permitir y a la que acude empujada por los EE.UU y una cada vez más dubitativa Alemania, agravarán más la situación.Pero en lo que si hay que tomar muy en serio a Rajoy, es en su voluntad de recortar también la democracia y sobre todo la más cercana y controlable por la ciudadanía, la local. Hemos de movilizarnos.

Hemos de salir a defender la democracia y la justicia. Luchar por la paz y el fin de las aventuras imperiales de la Unión Europea.Defender unos ayuntamientos democráticos y populares y para ello: no a la elección “directa” de alcaldes.

Rajoy desplegó en Galicia el pasado Domingo una gran dosis de demagogia al afirmar que defiende la democracia local y que la situación económica va bien y estamos mejor que nadie.

Lo cierto y real es que la UE baja sus exportaciones industriales y agrarias y que con Italia entrando en recesión, Francia estancada y Alemania con problemas, él va a resolver todos los problemas del estado español, lo cual es falso.

Ni nos podemos permitir una beligerancia con Rusia, que además no es nuestro problema, ni podemos seguir centrando la recuperación económica del estado español, en el turismo barato, un sector tan volátil y de bajo valor añadido, que requiere trabajadores temporales y precarios que dada la reforma labora carecen de derechos sindicales.

Tenemos por delante una gran e intensa tarea.

Hoy hostelería de Granada en huelga. Hay que apoyarlos activamente

Solidaridad con la hostelería de Granada en Huelga. No entres en ningún bar, cafetería u hotel abierto por esquiroles o por precarios amenazados por empresarios sin escrúpulos. Todos a la huelga de hostelería.