La política internacional no puede estar ausente en un debate en elecciones europeas

Las personas no son tontas y no es cuestión de hacer propuestas de campaña electoral simplemente con lemas fáciles y sin sustancia. Armas arrojadizas dialécticas sin más y sobre todo tratando de centrar el debate donde este se produce y que al igual que los diez mandamientos se resume en dos: Saber en que mundo vivimos y queremos vivir. Cual es el papel de la Unión Europea en el mundo y en segundo lugar si vamos a seguir permitiendo o no que un grupo selecto de banqueros imponga su ley de hierro sobre los que nos gobiernan y los gobiernos en general o no.

La UE es en estos momentos una colonia política y militar de los EE.UU y además está vinculada a todas las operaciones agresivas y ofensivas que bajo el paraguas de la OTAN se producen. La autentica UE no es sino un negociado de la alianza militar euro-atlántica. Esto en un mundo cambiante y con potencias emergentes, no solo en el plano económico, sino también en el militar, es muy peligrosos ¿Nuestros pueblos se quieren arriesgar a guerras de dominio de los poderosos y los oligarcas, para obtener solo riesgos mientras ellos -los oligarcas-los beneficios? Pues bien esto debe quedar claro.

El mundo vive en una crisis capitalista muy profunda y no resuelta, con graves peligros de recesiones, estallidos de burbujas financieras y una moneda sobrevalorada y en crisis como es el dolar. La crisis capitalista no ha sido superada y la tentación de la salida bélica a la misma existe.

¿Como influye la política internacional en el empleo? Pues mucho. Para muestra un botón, al objeto de hacernos competir con China, quieren que las clases obreras europeas se equiparen a las chinas, en todo.

Pero hay más. Se está negociando de espaldas a las gentes un tratado comercial trasatlantico con los EE.UU el TTIP, que de aprobarse pues provocará mucho más paro, quiebras a nuestra agricultura, comercio, cultura y seguridad alimentaria y perdidas en derechos laborales y de soberanía. Luego las personas si desean vivir y que sus hijos tengan futuro deben saber que proponen los partidos y candidatas/os con respecto al TIIP, esto es clave y por tanto se debe situar en el debate electoral.

Hay solo dos posiciones y por tanto es fácil elegir. La primera opción, es la que apoya a la OTAN, las políticas exteriores agresivas y bélicas, un mundo inseguro y controlado por no más de diez banqueros con el apoyo de nueve estados o bien la un mundo de paz, cooperación y comercio justo, sin paraísos fiscales y con control sobre los movimientos de capital especulativo. Respeto por la Madre Tierra y lucha contra el cambio climático.

Quienes apoyan el TTIP, y quienes no. Quienes quieren reducir los derechos sociales y laborales y quienes no. Podemos luego matizar entre fuerzas políticas más o menos neoliberales o más o menos conservadoras. Pero en su visión del mundo y el papel de la UE en el mundo, son coincidentes.

En segundo lugar quienes apoyan la extinta Constitución Europea y quienes no. Eso es ya toda una declaración de principios y de apoyo o no ante las elecciones europeas a una u otra opción.

Solo dos fuerzas, los del 135 y el apoyo a la monarquía corrupta o los que apoyamos otra política social y otra Constitución. Otra Europa no de los mercaderes y una oposición frontal a los banqueros que nos dominan y controlan el llamado digamos primer mundo o potencias centrales.

Solo nos queda apelar a la inteligencia y a los deseos de vivir en paz y con dignidad y a no dejarse engañar por los medios de propaganda del sistema y de sus partidos marioneta, que hacen como que se pelean, pero en el fondo y en lo fundamental coinciden.

Como socialista, apelo a no dejarse engañar por personas que afirman ser socialistas, pero que no pasan de ser liberales sistémicos avalados por grandes grupos de comunicación y carentes de ideas para impulsar un mundo nuevo. El Socialismo, no es una forma de gestionar el capitalismo, sino de acabar con él e instaurar el reparto, la igualdad, la solidaridad y los medios de producción y de consumo en régimen de propiedad colectiva y no individual, todo ello alcanzado de forma democrática. Los demás son engaños.

 

Los fracasos de la “Izquierda” necesitan éxitos de la izquierda

Estas semanas están siendo sonadas por los retrocesos de las “izquierdas sistémicas”. Tanto Renzi en Italia, como Hollande en Francia, aplican recortes, imponen la llamada austeridad y añadiría neoliberal y además sufren duros retrocesos electorales en el caso francés.

El fracaso de la tercera vía social-liberal y la transformación real de los partidos socialistas y socialdemócratas en agrupaciones liberal-progresistas y en algunos casos solo liberales, que aceptan los objetivos económicos de la Troika y del FMI, está dejando sin referentes políticos a amplias capas populares y de la clase obrera. El avance de la extrema derecha está ocupando peligrosamente su lugar. Pero ¿A qué se debe esto? En primer lugar al sistema, a las grandes empresas y bancos que controlan los medios de comunicación y propaganda de masas, a todos ellos, no lo olvidemos, le interesan “izquierdas amigas”, sensatas y que asumen el capitalismo, aceptan la democracia liberal y de baja calidad que sufrimos y le dan color al juego político. Para los grandes y medianos medios de comunicación y publicidad –insisto, todos ellos- la izquierda es el socio liberalismo –los partidos ex socialdemócratas y ex socialistas- De hecho cuando se producen avances de las izquierdas reales, los silencian y tan solo airean los triunfos y avances de la extrema derecha. Esto es una clara demostración de que prefieren a la extrema derecha, apoyan a la extrema derecha y temen más los avances de una izquierda real, posible consecuentemente socialista, ecosocialista o comunista democrática, es decir hablando con propiedad los nuevos socialdemócratas e izquierdistas posibles, pero eso si consecuentes. Espero.

En segundo lugar las personas carentes de información correcta, sufren además fuertes campañas orientadas a desprestigiar la política y estas campañas acaban beneficiando a las derechas y a la postre a los socialiberales, pues al final la ausencia de voto crítico y popular, víctima de la crisis, beneficiará a las fuerzas sistémicas, pues mata la ilusión por un cambio real. Además y por si todo esto fuera poco se asusta al pueblo con despidos, paro y desahucios al objeto de que se conforme con salarios y contratos basura, recortes y congelaciones. Ellos, su corrupción y su rapiña o el hambre y la exclusión. A veces actitudes sectarias y autoritarias, a pesar de pretendidos asamblearismos y participación desde abajo, que en realidad solo una élite práctica, hacen el resto y crean más dudas y problemas.

Es difícil enfrentarse a todo esto. En Francia por ejemplo el sistema y el liberal-capitalismo prefieren claramente a Marie Le Pen antes que a Jan Luc Mélenchon.

Pero ese es nuestro trabajo. En primer lugar lograr conectar con el grueso de las clases populares y víctimas del mercado.  Hablar su lenguaje y en su lengua. Tras eso dejar claro y patente que hemos llegado, estamos en esto, para triunfar y cambiar las degradantes políticas neoliberales. Hacer e implementar planes de rescate ciudadano, proyectos de empleo, reparto, nacionalizaciones de sectores estratégicos y políticas de profundo reparto social, pasando por la defensa de lo público y la expansión de lo público.

Por lo que acabo de decir, los grandes empresarios, los banqueros y los especuladores prefieren a la extrema derecha antes que a los socialistas consecuentes, los ecologistas por el reparto y la justicia y la democracia comunista. No están dispuestos a que personas como Lafontaine, Mélenchon y sobre todo el modelo exitoso de Alexis Txipras cambien la Europa de la crisis, la austeridad, la sumisión a los EE.UU y las privatizaciones a la Europa de los pueblos, el trabajo y la justicia.

Los ex socialistas cuando llegan elecciones siempre prometen lo que nunca hacen, es más desde los años setenta y ochenta del siglo XX, luego deshacen. Cuentan en su haber con las luchas obreras europeas y las tradiciones socialdemócratas y socialistas obreristas de principios del siglo XX, de los años veinte y treinta del mismo siglo y de la conquista del estado del bienestar que los socialistas y ecosocialistas asumimos  –que fue una conquista, no renunciemos a los éxitos- así como del recuerdo cultural de las décadas doradas del bienestar. Pero a eso ya han renunciado totalmente, pues cuando gobiernan esos partidos, dilapidan el capital acumulado por las socialdemocracias y los comunistas franceses e italianos desde los años cincuenta a mediados de los setenta, incluso principios de los ochenta en ciertos casos. Ese recuerdo, ese reflejo, se está perdiendo, por la traición, la renuncia, la cobardía y el desclasamiento. La Unión Europea neoliberal, privatizadora y sierva de los mercados y los EE.UU es una construcción conjunta y a la par de los llamados socialdemócratas y los conservadores, democristianos y liberales, que además en el Parlamento Europeo en los temas fundamentales siempre votan juntos y se reparten la presidencia.

Por eso los socio-liberales, los ex socialdemócratas y los socialistas de la tercera vía, ya no son referente, sino tan solo mal menor incapaz de levantar pasiones y ganas de cambio. Por eso las extremas derechas y los movimientos justicieros del ni de derechas ni de izquierdas avanzan y si a eso le sumamos la apatía política que la corrupción instalada en el sistema liberal provoca, ya está el coctel servido.

Pero hay cambio. Hay izquierda, hay socialistas, hay ilusión. Hay personas que no se resignan. Pero para convencer hay que mostrar que se puede y empoderar al pueblo, al objeto de que defienda la democracia y el reparto. Las derechas actúales no son democráticas, es mentira. Al capitalismo del siglo XXI le sobra la democracia. Por eso si las izquierdas reales y con voluntad de éxito triunfan, ellos derechas y capitalistas, negarán el triunfo, presionarán, amenazarán y negarán el carácter realista de políticas que no se basen en la austeridad, el objetivo de déficit y los planes troika. Cualquier mínima reforma será boicoteada. Por eso hay que lograr una Europa diferente, en un mundo cambiante y por supuesto hacer profundos cambios en las alianzas internacionales.

Una base de triunfo puede ser lograr importantes avances de las izquierdas plurales en el Mediterráneo, con sólidas alianzas entre los estados ribereños del Mare Nostrum. Hay programa y posibilidades, hay inteligencia y valentía. Pero, no olvidemos que para empoderar a los pueblos hay que hacerlo desde ya y las viejas formas de hacer y entender la política no sirven, al revés benefician a otras y otros y generan desconfianzas cainitas.

Hemos de vencerles, hemos de ganar. Los y las socialistas sabemos de sobra que para transformar hay que gobernar y que es posible y que hay modelos de éxito. Es posible hacer otras políticas y para esto, los que tan solo tienen vocación de oposición, perdonad, pero no sirven.

Con las cosas de comer no se juega. Hay millones y millones de personas pasándolo mal, muy mal y sin esperanzas y nosotras estamos para luchar y darlo todo por esas personas. Por eso vamos a obtener triunfos políticos y decir claramente que la tercera vía ha sido un rotundo fracaso, pues destruyendo lo público y aceptando un mercado sin reglas nos ha empobrecido. Que Zapatero fracasó, Hollande está fracasando. Que la derecha solo es capaz de en base a nuestra pobreza y pérdida de la sanidad y la educación pública hacer más ricos a los ricos y fracasar con el pueblo. Son unos fracasados todos ellos, por eso hacen falta nuevas gentes en las que se confíe.

Historias de Semana Santa. “Las Penas “de “Graná”

La semana de pasión la estamos pasando millones de personas, paradas, precarias, pobres incluso son sub-empleos. Desahuciados en espera del embargo cual nazarenos que saben que su cruz es la muerte de sus esperanzas vitales en manos de banqueros sayones y soldados que van a asestar la lanza que acabe con la ilusión vital y el esfuerzo de años en una obra, una oficina, un aula o limpiando para otros.

La semana de pasión la sufrimos los que tenemos que ir a las procesiones a distraernos porque en la “tribunas de los pobres” o las calles de los barrios, todavía son gratis y hacen pasar la tarde, sentir la emoción de las saetas o le energía de las cornetas que tocan personas tan desgraciadas como nosotros. Los sin playa, a no ser que vivamos en la Malvarrosa, el Huelin o la Caleta, nos apretujamos en una ilusión tan falsa y vana como el oropel de los tronos o los anhelos y necesidades expresados en forma de promesa. Estos días miles de personas han pedido empleo detrás de un anda. Hace tres semanas más de un millón lo exigimos en las carreteras y las calles del centro del poder financiero y cruel que nos despoja de nuestras vestiduras, en Madrid. Ese es en mi opinión el camino.

Semana de pasión de cientos de miles de camareras y camareros precarios que sirven a destajo, mal pagados y contando los días que aquedan de desfiles católicos, no por devoción cofrade, sino por lo que va a durar su empleo. El turismo se basa en la precariedad, el subempleo y la explotación pura y dura en la inmensa mayoría de los caos. Europa, el Gobierno del PP, la gran patronal ya han decidido que el único oficio con futuro en el Reino de España es el de camarero o camarera. Somos eso, un centro de vacaciones de ricos, jóvenes borrachos de los barrios de clase media británicos y de rusos y chinos emergentes. La industria ¿Para qué? La investigación ¡¡Que inventen ellos!! Vuelve con rotundidad la alabanza de la ignorancia y el fin de las becas. Total para servir copas o hacer camas de hotel, los títulos no hacen falta y si estudiamos aunque sea primaria, nos podemos sublevar.

Siempre en esta semana conocida en los países de tradición católica como santa, recuerdo que siendo diputado provincial de Granada, delegado del área de cultura, la Cofradía de “Las Penas” de la ciudad del Darro, me vino con un conflicto y que consistía según me expreso su hermano mayor el profesor de Derecho Mercantil Señor Perez Serrabona, con mucha educación, respeto por la laicidad y por mí, en que una imagen de un Jesús, atado a la columna de Pablo de Rojas del siglo XVI había sido restaurada y los técnicos de “cultura” de la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial, no la dejaban procesionar. Yo agnóstico convencido y ateo militante, lo reconozco, había sido educado de adolescente en un seminario menor de la Orden de las Escuelas Pías y guardaba buen recuerdo de mis profesores, varios de ellos amigos la teología de la liberación, de formación teológica de la escuela jesuítica y progresista y que me ayudaron a descubrir la justicia social, el antifranquismo e incluso la introducción del marxismo. Guardo pues grato recuerdo de aquellos escolapios valencianos, que me dieron una vasta cultura humanística. Pues bien, aunque descreído, las cosas de la religión, no me resultan lejanas. Atendí pues con atención a Pérez Serrabona y confieso que con suspicacia a los técnicos. Las Diputaciones Provinciales, muchas de ellas, poseen un curioso patrimonio muy interesante y además fruto de la desamortización de Mendizabal a madiados del siglo XIX, muchas poseen capillas, iglesias e imágenes, incluso antiguos conventos. Pues bien la de Granada es la propietaria del Cristo columnario de Pablo de Rojas y por tanto decidí yo y no siendo desautorizado por mi amigo el también socialista descreido Antonio India, que la imagen estuviera en las calles de Granada. Pensé que el pueblo, no tanto los cofrades, el pueblo, gozará en la calle de una obra del siglo XVI joya de la imaginería barroca, hecha para procesionar, sí, pero que también transforma los miércoles santos, las calles de Granada en un Museo. En agradecimiento me hicieron hermano honorario y me atendieron con sus oraciones y una “levantá” de honor. Por eso muchos miércoles santos, incluido este último me apretujo entre la gente para ver salir a “las Penas” de San Matías y sentir que algo he podido hacer por la cultura popular  y es que esa imagen todo el año en un altar, pueda ser contemplada en su hermosura barroca por quienes como yo, este año no hemos tenido para ir de vacaciones. Eso sí, la propiedad de la imagen es y sigue siendo pública, de la Diputación, eso lo deje muy claro y documentado, de hecho no podía ser de otra manera. Pues bien, esa acción cultural por Granada no la ha posibilitado sino un socialista marxista y republicano, laico y no creyente y ahora me apetece que la derechona falangista y reaccionaria que domina Granada, se enteré, o al menos no lo oculte.

La Semana de pasión la hace más dura todavía la beata rociera Fátima Bañez con sus mentiras insultantes sobre el fin de la crisis y la recuperación, así como las torpes y soeces mentiras del jefe del estado afirmando en los Emiratos Árabes Unidos lo bien que está su reino. Estos católicos mienten como bellacos e imagino se habrán confesado ya. La verdad es que el ligero repunte en las cifras de la economía española, en primer lugar es temporal, pues vienen más crisis y repuntan los problemas y en segundo lugar se debe a que estos “patriotas” están vendiendo el Reino de España a los fondos buitre a precio de saldo. Están cual comerciales sin escrúpulos vendiendo “su patria, su reino y su hacienda” a comisión seguramente a fondos especulativos internacionales.

Hemos de acabar con tanta mentira, con tanto recorte, con la troika y con el objetivo de déficit, para que dejen de abusar cruelmente de nosotras y nosotros, seguir luchando en las calles y en las urnas frente a los que nos roban la vida, pero también frente a los que nos engañan. Los del 135, los mismos que crean nuestra pobreza y nuestros recortes y ahora tratan de volver a tomarnos por imbéciles. Pronto habrá una oportunidad en las urnas. Ni el caduco régimen del 78, ni el bipartidismo corrupto harán nada porque volvamos a poder ir de vacaciones. Pero si hay algo muy ilusionante y es que nuestra Pascua de Resurrección ya ha sido y fue un sábado, el 22 de Marzo. las personas dignas apuntamos el camino y marchamos, no al son de trompetas y tambores, sino de cantos de justicia, libertad, pan, techo, trabajo y contra la troika. Sin disfraces, la Troika es nuestra cruz y la deuda nuestro látigo. A por ellos.

Carlos Martínez

Politólogo y activista social y político

Por sus obras las conoceréis

Susana Diaz en uno de sus acostumbradas demostraciones de autoridad desautoriza a Elena Cortés consejera de Vivienda de la Junta de Andalucía. No se puede esconder tras las la trinchera de las normas, la insensibilidad social. En este caso, además, parece que hay una sentencia que obliga al realojo de los desahuciados de la Corrala Utopía En cualquier caso es un mazazo contra la lucha social frente a los desahucios, la escasez de vivienda asequible y contra los abusos de los bancos.
Susana Diaz ha entendido que el ejemplo era peligroso y podían extenderse las ocupaciones, pero no se ha preguntado ¿Porque familias pobres ocupan viviendas? Este caso es de solidaridad de libro. Pero se le ha dado por ahora el triunfo al PP que se frota las manos y a la Banca.
Susana juega con las cartas marcadas pues el PP ya le ha dado garantías plenas si desea cambiar de socios. Cree además poder vencer en solitario las próximas elecciones autonómicas y en cualquier caso gran coalición, aunque sea de facto ya la tiene ofrecida.
Mi solidaridad con Corrala Utopía y mi opinión sobre que ser socialista no es tener un carnet o decirlo en campaña electoral. Es que cuando llegan estos casos hay que enfrentarse a los poderes y a los poderosos. Soluciones siempre se encuentran, pero darle satisfacciones a las banca, que es lo al final se traduce de la actitud de la señora Diaz y que demuestra en realidad lo que es y quien es.

Lo que hay tras esto es la sumisión a los mercados y la banca. Pero también y creo es lo más importante, los anuncios de la gran coalición PP-PSOE que se aproximan y pretenden acampar en Andalucía. Es la Europa Alemana. Por eso el pueblo debe decidir a quienes apoya o no y no dejarse engañar por cantos de sirena, si no que se mira a Francia y el gran fracaso social y popular de las políticas de Hollande. El socioliberalismo es un fraude y hace falta un proyecto socialista y ecosocialista que diga las cosas claras y las haga bien. Hemos de cambiar a los del 135 y al corrupto régimen del 78.

Han de pagar caro el daño causado

¿Como los pueblos de Europa no van a ser euroescépticos? Les machacan y roban sus derechos sociales, privatizan mediante directivas obligatorias sus servicios públicos, se reducen sus derechos laborales y son gobernados por una casta de eurocrátas desconocidos, alejados de la realidad y vendidos a los intereses de las grandes empresas transnacionales. El euro ha supuesto importantes subidas de precios y es una moneda a la medida de Alemania y encima estos eurocrátas en silencio y sin control democrático, están negociando con los EE.UU un tratado comercial el TIIP que va a poner en peligro, nuestros empleos, agricultura e industria ¿Quién en su sano juicio no va a ser euroesceptico?
Por eso estas elecciones europeas son importantes como tales, al objeto de potenciar voces que se opongan a este desaguisado antipopular y antisocial, acabando con la gran coalición europea entre liberales-socioliberales-conservadores y derechistas varios que impulsa la austeridad y los recortes.
Pero en el Reino de España, deben servir para contribuir a echar un PP, chulo, corrupto, que nos roba derechos y bienes públicos y va a acabar con la democracia mediante la ley mordaza y las autoritarias leyes que desde el Ministerio de Justicia impulsa. No es hora de quejas, sino de actuar y de hacer y se hace en la calle y en las urnas. Vamos a despedirlos de una vez.
Por desmontar la mentira de la deuda y auditarla.
Por lograr pan, trabajo y techo.
Por una vida digna y con rentas dignas. Por el empleo digno.
Por acabar con las imposiciones anti-democráticas de la Troika.
Para acabar con las grandes coaliciones europea y española entre las derechas y los socioliberales.

Construir la Europa de los pueblos, exige hacer otras políticas y tener un programa que las impulse realmente. La labor que hasta ahora han realizado las organizaciones de la sociedad civil de carácter altermundista y progresista ha sido encomiable. Pero entiendo que ha llegado la hora ya de hacer política e impulsar profundos cambios políticos, que rompan la agenda noeliberal.

Por todo, no nos dejemos engañar. No es lo que dicen o prometen, es lo que han hecho y el profundo dolor que están causando los del 135 y la gran coalición europea. Miedo, desesperanza, hambre, sanidad de peor calidad, enseñanza segregada para ricos y pobres… Quiebras en pymes y economía social. Ruina para los pequeños agricultores. Engaños, mentiras, palabras huecas de profesionales sin escrúpulos, que lo que acaban generando es que nuestros hijos ya no tengan futuro y colaborar en un régimen que ignora la dignidad de las personas.

No es lo que hasta ahora se haya votado, es que hay que cambiar y para cambiar les hemos de vencer a todos ellos.

Tipos que despiden y dejan familias sin esperanza, personas duras y crueles que imponen su ley. Personas que desprecian a los humildes. Gentes que se creen los dueños del cortijo. Políticos profesionales sin oficio ni beneficio, que no han fichado en su vida y defienden con uñas y dientes su estatus social impuesto por aparatos de poder sin ideas, ni ideales ¿A esos vas a apoyar? En las europeas nos jugamos tanto que no es cuestión ni de juegecitos, ni de egos, sino de proyectos serios y voluntad de victoria. Estas elecciones no son para medir proyectos, no, son para ganarles y señalarles el camino de la puerta.