Con el golpe en el PSOE el sistema muestra su verdadero rostro

 

 “el golpe de estado perpetrado también lo es contra la voluntad popular que no votó a Rajoy para gobernar, obligando a todas las demócratas a oponerse a este golpe del sistema y la corona.”

 

El problema del golpe de estado de los barones y la baronesa en el PSOE ya no sólo es problema de las y los afiliados. Cierto que ellas y ellos -las militantes- deben reaccionar y ser los únicos protagonistas de una revuelta democrática y cívica interna que manifieste su voluntad de ser dignas y dignos y de que se respetan sus propios estatutos y en este sentido, saludamos la llamada “revolución de las rosas”. Pero el golpe de estado perpetrado también lo es contra la voluntad popular que no votó a Rajoy para gobernar, obligando a todas las demócratas a oponerse a este golpe del sistema y la corona.

Cada vez está más claro que en el golpe de timón, han participado desde personajes como el propio Felipe González, pero como representante de los poderes financieros y la realeza, junto al propio PP e incluso nadie, nadie ha desmentido a Diario16 acerca de la participación en su diseño de los servicios secretos del Estado.

Pero el golpe como denuncia Borrell, ha sido propio de chusqueros, mal implementado, peor ejecutado y tan burdo como los golpes de mano propios de las Juventudes Socialistas en los años en los que Susana Díaz, dirigente de esa rama juvenil se cargaba a todo el mundo que le hacía sombra y que le hizo ya famosa. Y aunque de chusqueros al final afecta a todas y todos los ciudadanos, que tendrán que soportar un nuevo mandato de corruptos y crueles oligarcas derechistas.

Como socialista les digo nuevamente a las y los socialistas que quedan en el PSOE con todo el respeto, que su partido, en el que milite decenios, ya no es el instrumento que fundó Pablo Iglesias, ya no sirve a los intereses de las clases trabajadoras. Es un partido vinculado al poder del régimen, a la corona y los bancos, a su pesar y en contra de su voluntad, cierto, pero tan cierto como la imposibilidad manifiesta de cambiarlo desde dentro. Eso lo es porqué es un instrumento principal en el régimen del 78 por culpa de la oligarquía a la que ellas y ellos se enfrentan. Está muy bien que los militantes se enfrenten a las baronías vendidas que usurpan su voluntad, pero yo humildemente las invito a construir socialismo. A pesar de desear éxito a la operación, firmas y congreso extraordinario, aunque lo haga desde el convencimiento, de que el PSOE ya no es posible recuperarlo, ojalá me equivoque.

Lo que sí que invito a las y los socialistas de corazón y convicción es a construir un partido socialista libre de la razón de estado e independiente de la banca, la corona y la derecha. Partido de la socialdemocracia consecuente de clase y el laborismo de izquierda al servicio de las personas humildes, débiles, humilladas, engañadas y que solo poseen su inteligencia y sus manos. Partido que recoja el legado de Pablo Iglesias, pero también el de Olof Palme, el de Salvador Allende o el de Mamadú Día.

Vamos a trabajar por #SalvemoselSocialismo y lo haremos a pesar de los oligarcas y el establishment al que Susana y Javier Fernández sirven con abnegación. Pero creo que lo debemos hacer desde el socialismo democrático y sin trabajar para el inglés. Neoperonismo y socialismo no son lo mismo, ni populismo transversal es izquierda y menos socialismo, sino lo es clase, lucha social, república, republicanismo transformador y valores de igualdad y reparto de la riqueza, desde la democracia y con democracia.  Hay serios esfuerzos por volver a construir la alternativa socialista, desde la independencia y eso exige un partido independiente y sin vinculaciones con el poder reinante en este estado oligárquico.

Pero como ciudadanos y ciudadanas todas y todos nos debemos manifestar contra la corrupción y el autoritarismo de Rajoy. No podemos permitir ni un año más de latrocinio y recortes. Por tanto, todas y todos estamos llamados a evitar y enfrentarnos a la investidura de la corrupción, los recortes y la imposición de políticas Troika en nuestro estado.

La nueva investidura de Rajoy supondrá más recortes sociales, la vuelta de tuerca del pago de la deuda ilegitima y al menos 30.000 millones de euros de recortes en los próximos tres años. Por eso se ha dado el golpe en el PSOE, pero por eso todas y todos debemos reaccionar.

Objetivo: destruir el socialismo

 

 

Hace ya algún tiempo que señale que había un objetivo claro en el sistema y su rector el establishment español, al objeto de destruir el socialismo en el estado español y para ello lo mejor, era atacarlo a derecha e izquierda, dejándole el camino expedito al PP al objeto de poco a poco seguiera imponiendo su dictadura conservadora y tranquilizar a la Troika siguiendo su política.

El socialismo escribió páginas de oro en la historia de este país desde su fundación, creando un partido obrero que en alianza con dicha clase introducir al movimiento obrero en política e ir consiguiendo mejoras sociales e igualdad republicana, con el objetivo de suprimir las clases sociales. A veces junto a la CNT y/o a veces en disputa con ella, ha habido avances y retrocesos pero siempre estuvo donde tenía que estar. Hasta que llegados los inicios transición el Departamento de Estado de los EE.UU al objeto de consolidar la solución monárquica decide cual ha de ser su papel y para ello contando con Felipe González tal y como denuncia seriamente Joan Garcés, sin que nadie le haya desmentido a este abogado y politólogo socialista, se destituye a las bravas a la dirección histórica de Toulouse por cierto de tendencia caballerista, es decir de izquierda obrera autónoma y se comienza una camino hacia la integración el sistema. Felipe González vincula por primera vez en su historia al PSOE a la razón de estado, de un Estado monárquico y oligárquico.

Cuando González pierde el Congreso número 28 en 1979 alguien advierte a la probable ejecutiva marxista encabezada por Carlos Bustelo, que esto puede sentar muy mal a los militares y acrecentar su inquietud. Bustelo y los vencedores, que no son sino la mayoría de las y los militantes socialistas que no desean renunciar a su dignidad y principios, entran en crisis. Hace pocos días, señala Cambio16 que la historia en otras circunstancias, pero con la intervención de la corona ha vuelto a intervenir en el PSOE torciendo otro intento de configurar una alternativa de cambio y de centro-izquierda que circunstancialmente encabeza Pedro Sánchez. No lo han consentido.

El PSOE está prisionero del compromiso de sangre con el régimen y con los poderes económicos de forma que no puede desasirse de ellos, a pesar de la voluntad y vocación de izquierda de sus bases. Personas que sintiéndose socialistas en todos los casos llevan años tratando de volver a situar al PSOE donde siempre debió permanecer y con democracia interna.

Hacen bien en defender su partido. Ellas no son las que sobran.

Pero lo que estamos viviendo estos días, es más trágico todavía. Es la destrucción controlada y auto asumida por las baronías más liberales, de lanzar a la insignificancia política el PSOE en aras de la razón de estado y para ello permitir que un partido derechista, reaccionario, autoritario, corrupto y anti social, venido directamente del franquismo, siga gobernando en el estado español. El PSOE es sacrificado entre otros por Javier Fernández, al objeto de consolidar el régimen, la monarquía y las políticas Troika y FMI, contradiciendo la voluntad real de las bases socialistas. Eso es lo que hay. Pero de paso se logra o se trata de lograr el afianzamiento del régimen en medio de una campaña de prensa magníficamente coordinada y engrasada tratando de hacer creer a las clases populares del estado, que el PSOE es nuevamente Felipe González, no Pablo Iglesias, ni Indalecio Prieto, ni Largo Caballero, ni Luis Gómez Llorente. Es de una desvergüenza supina.

La solución es democracia. Cada militante un voto y que todas y todos los socialistas, los de dentro y los de fuera, los que ya no estamos o nos fuimos a casa y/ seguimos en el PSOE, en otros partidos socialistas y en corrientes socialistas, con nombre, apellido y vocación socialista, concurramos para salvar el socialismo.

Ese es el grito, salvemos el socialismo. Corbyn y Sanders, desde el socialismo democrático y el laborismo de izquierdas nos señalan el camino.

Carlos Martinez

Es politólogo. De Alternativa Socialista y del Comité de enlace de Socialistas/SOC. Militante del PSOE durante más de veintiséis años.

Preocupantes palabras de Javier Fernández presidente de la Gestora del partido que sustituye al PSOE. Propuesta constructiva

El día 4 de Octubre en la Cadena SER y entrevistado por Pepa Bueno, Javier Fernández que preside la gestora del PSOE, demostró ser tan solo un político profesional lleno de lugares comunes y con un discurso plagado de errores de comunicación, muy lejos de los anhelos de las y los socialistas transformadores y democráticos. Una persona gris, sin chispa y partidaria de no impedir el acceso al poder de un partido corrupto, autoritario y antisocial. Pero lo que es peor, partidario de no dar la palabra a la militancia socialista.

Este señor de orden, reconociendo que el PP es el partido de la corrupción y la mentira, sin embargo aparece resignado, cuando no dispuesto a facilitar Gobierno, por el Bien de España ¿De que España? La de Patricia Botín, Carlos Slim (que a pesar de ser mejicano influye y manda mucho en España y además es el empresario de Felipe González), de la de PRISA, la Conferencia Episcopal, las grandes familias que desde inicios del siglo XX siguen controlando este estado. De la España borbónica y reaccionaria, o de la España que sufre el paro, el empobrecimiento, la ausencia de libertad sindical y el monstruoso precariado. Porqué es que ambas son como el agua y el aceite y o se favorece a una u otra.

Pero lo peor es como ha hablado de la militancia socialista, negándole su derecho a votar y a expresarse en aras de la democracia representativa y minusvalorando las primarias. Claro es que siempre que hay primarias gana el que no quiere el aparato o luego le sale respondón. En fin, triste personaje, triste entrevista, tristes afirmaciones en labios de un tipo que afirma ser socialista.

Están destruyendo la capacidad innovadora, transformadora, luchadora por la justicia y el reparto de la riqueza del socialismo. El socialismo de Corbyn y Sanders, ese es el futuro y es el que nosotras apoyamos. Un laborismo de clase y de izquierdas que conecte con los precarios y los nuevos sectores de la clase obrera aunque ellas y ellos, jornaleras de franquicias, grandes cadenas y ocio no sepan todavía lo que son.

Solo desde el socialismo y desde la convicción de que el socialismo es patrimonio de quienes lo defendemos y tal nos llamamos, escribo estas líneas.

Como socialista, no del PSOE, pero socialista hasta la médula, exijo que el partido que fundó Pablo Iglesias, no permita por acción u omisión que la mafia derechista llegue al poder. Ningún diputado ni diputada del PSOE con sus votos puede permitir que el PP gobierne. Hemos de exigírselo claramente y en la cara.

Las y los socialistas de dentro y de fuera del PSOE, hemos de encontrarnos y resolver esta situación de una vez. Hemos de rescatar el socialismo de esas personas sin ideas, agotadas y sin discurso ni experiencia en la vida, los centros de trabajo, las colas del paro o la emigración. Vamos a ello.

 

Carlos Martinez es de Alternativa Socialista y el comité de enlace de SOCIALISTAS/SOC

Golpe en el PSOE. El socialismo organizado existe

No soy ya del PSOE aunque me duele. Soy muy critico con el PSOE, pero la campaña que Felipe, los poderes fácticos y sus medios de comunicación y periodistas mercenarios han organizado contra Pedro Sanchez es una de las mayores campañas de acoso y derribo mediático que nunca se ha implementado hasta ahora. Ni Iglesias Turrión de Podemos ha recibido jamás tantos ataques y tan crueles, en santa alianza de PP, felipistas,establishment,patronal y toda la red clientelear del PSOE sumada. Sanchéz es un sisnsustancia, pero al menos su enfrentamiento con el PP y la mafia corrupta le engrandece. El PSOE debe facilitar un debate democrático interno. El socialismo democrático es el único futuro.

No obstante hay partido. El socialismo no va a desaparecer, que nadie ose repartirse sus despojos. Las socialistas que los somos y defendemos el legado de Pablo Iglesias vamos a renacer y hay que hacer una llamada a la esperanza. Llamada como la que se hace desde: http://cli-as.org/2016/09/hay-proyecto-socialista-al-margen-de-la-desilusion/ cuya lectura recomiendo.

Pedro Sanchez, no es el Corbyn español. Corbyn tiene una trayectoria personal ya larga ubicada en la izquierda laborista y un programa en el que se defienden las nacionalizaciones de servicios básicos y públicos. Sanchez se ve forzado a ocupar la izquierda, pero a pesar de ello y al menos por ahora les está plantando cara a quienes desean ubicar definitivamente al PSOE en el más puro socioliberalismo y “blairismo” permitiendo que el partido mafioso y corrupto PP gobierne España.

Pero sepan los militantes de izquierda en el PSOE que hay ya fuerzas socialistas y socialdemócratas de izquierdas organizadas.

Hay que reconstruir el socialismo.

Carlos Martinez

co-primer secretario de Alternativa Socialista y comité de enlace de SOCIALISTAS/SOC

Reivindicando el socialismo democrático

Hace unos días, compartí una charla con una persona muy activa, honrada y bienintencionada procedente de la cultura comunista y militante comunista, que merece todo mi respeto por los tres aspectos. Pensé por aquello de la unidad de la izquierda que se lleva tiempo buscando que era bueno también compartir autores e intelectuales del socialismo y la socialdemocracia obrera y de clase marxista, junto a teóricos e intelectuales de la escuela comunista que podemos reivindicar. Cierto que no todas y todos, pero si Rosa Luxemburgo por poner un ejemplo.

Me pegue un patinazo. Yo no acudía buscando confrontación y la di por superada, pero me di cuenta abruptamente que no. Ya dos meses o tres antes hablando con un amigo de la escuela comunista le hable de Kaustky y tuvo una reacción similar. Los autores socialistas marxistas democráticos, por lo visto siguen estando vetados y son citados con lugares comunes en ciertos ambientes de la izquierda (En esto el problema de las y los socioliberales es su supina ignorancia sobre sus antecedentes). Nunca he querido recurrir a la sal gorda, como aquello de quien respetó e hizo más por la clase obrera de su Estado, si Olof Palme o   Brézhnev por ejemplo. No, tan solo reivindicaba un legado, pero ojo también una práctica de luchar por el socialismo pero en libertad y con libertad. Las y los socialistas, hemos dicho y hecho mucho y bueno y podemos estar orgullosos de serlo.

Hace poco surgió en Madrid una iniciativa de la que ya no he vuelto a escuchar nada, reivindicando el socialismo. La leí con atención y respeto; surgía del entorno de Izquierda Unida digamos “renovadora” y la verdad, excepto a Marx, no citaba ni a un solo autor del socialismo clásico, ni una o uno, menos más actual. Todos eran comunistas. La verdad es que con esos juncos es muy difícil construir un cesto conjunto. También la práctica, claro, también. Hasta 1917 todos los socialistas estuvimos juntos. Es decir desde el joven Marx y su escuela, hasta 1917 toda la construcción del movimiento obrero de orientación marxista y la lucha de clases es socialista, pero no merece, parece ser, ninguna atención y ay del que ose reivindicarla.

Pero ahora nos estamos dando cuenta cuenta de que a la hora de construir una sociedad diferente en el siglo XXI la única opción posible en las sociedades llamadas desarrolladas o en vías de desarrollo –nombres que utilizo por situar un espacio, no por reivindicar nada- la única forma de construir justicia, igualdad, combatir el neoliberalismo y salvar el planeta tierra, pasan por el socialismo democrático. Claro, cuando llegamos aquí nos encontramos con  que la socialdemocracia de clase y transformadora, también ha tenido al igual que la práctica comunista su digamos evolución “China”, su trasformación en una fuerza que banderas aparte ya sea en China, Vietnam, Italia, Francia, España, Alemania…, construye capitalismo y defiende estructuras capitalistas. No transforma realmente; en todo caso construye un capitalismo nacional y nacionalista. Pero es que ser socialistas y pro-capitalistas y ha llegado ya la hora de decirlo, es una contradicción y un falseamiento de las aspiraciones de las gentes humildes y pobres, de la clase obrera que se queda sin herramientas y no obtiene más refugio que los populismos, la mayoría de ellos de extrema derecha.

El Keynesianismo solo, no es solución para resolver los problemas de la clase trabajadora, la pobreza, el paro. Es, puede ser una intervención de urgencia, pero no garantiza el futuro que solo un robusto, fuerte y bien organizado sector público e industrias clave y sectores energéticos y estratégicos pueden garantizar, junto a la banca pública que apoye y se complemente todo lo anterior con una economía social vigorosa. Si seguimos sin construir nada nuevo público y/o nacionalizar no hay futuro. No habrá empleo de calidad. No habrá pensiones y servicios. Por eso hacen falta medidas socializadoras. Por eso hace falta que todos los bienes que nos ofrece la naturaleza sin intervención humana, sean públicos.

Es por todo eso por lo que hay que reivindicar el socialismo democrático. Socialismo Democrático que por cierto el acervo legal de la Unión Europea convierte en ilegal en la práctica y prohíbe por ley europea. Léase directivas y reglamentos que impiden reconstruir el sector público, el estado social, la democracia republicana e independencia soberana de los pueblos de Europa y obligan a privatizar todo y a destruir las conquistas sociales y sindicales de la clase obrera europea. No miento, solo hay que leer directivas y reglamentos UE o las disposiciones y estatutos del Banco Central Europeo y comprobar que todo este párrafo es rigurosamente cierto. Luego Europa de la Unión no tiene plan B posible, solo tiene una solución desde el socialismo democrático y es su total reconstrucción bajo otro paradigma democrático y social, diferente por tanto de su función real de elemento al servicio exclusivo del mercado, la competitividad capitalista y la prevalencia del sector privado. La democracia en la UE es muy difícil pues no hay, no existe división de poderes, cuando las competencias de su parlamento, son de risa y por tanto no hay democracia. Por todo esto, las clases trabajadoras se están cuestionando la Unión y por eso hay también que reconstruir una fuerza socialista democrática europea que esté junto a las clases trabajadoras y populares de Europa. Al igual que con las clases obreras del mundo y tenga una estrategia no solo nacional o patriótica, sino internacional. Porqué el socialismo democrático tiene mucho que decir en el mundo, si pensamos que todo el planeta tiene derecho a tener libertad y está preparado para la libertad. El neoliberalismo y neoconservadurismo han construido un mundo terriblemente injusto, sucio y peligroso.

En consecuencia desde los partidos socialistas que no hemos renunciado al ideal socialista, republicano y de lucha de clases la función de reivindicar nuestra aportación y legado, pero también la construcción de futuro es tan importante.

Permítaseme una consideración final: desde el socialismo democrático español, no se puede consentir ni por activa, ni por pasiva que un partido corrupto como el PP, que además ha hecho sufrir tanto a las personas, ha dejado un legado de falta de libertades democráticas, destrucción del estado del bienestar y laminación sindical, gobierne. No es el PP la CDU ni de lejos. Estamos ante una mafia que se ha enriquecido a costa del estado y financiado, además de crear una situación en la que los trabajadores/as de este país, activas, jubilados o desempleadas/os en su inmensa mayoría o no llegan a fin de mes o lo hacen con dificultades o son pobres directamente. La única gran coalición posible es la de las fuerzas populares y democráticas que aspiran a limpiar y regenerar. A esto los socialistas democráticos, podemos añadir, y seguir luchando por una nueva constitución republicana que garantice la democracia y nos permita garantizar, democracia con igualdad.

 

Carlos Martinez es politólogo y miembro de Alternativa Socialista/SOCIALISTAS