La hipocresía de las “democracias occidentales”. De quejarnos del doble rasero a construir la V Internacional Socialista

Las mentiras de las potencias centrales. Para dominar, todo vale

Las democracias occidentales, que creen ser tanto la “comunidad internacional” en exclusiva, como la esencia de los valores democráticos y las libertades, no toleran sin embargo que el resto de los pueblos del mundo elijan su camino.

Muchas de estas “democracias”, tanto europeas como del norte de América y sus ramificaciones en Oceanía y Asia, son antiguos imperios y/o potencias coloniales, o bien en el caso de los EE.UU. un nuevo imperio con características novedosas de mediados del siglo XX, pero imperio al fin y al cabo.

Todos estos estados son capitalistas, y su ideología predominante es la liberal más o menos autoritaria, además de judeo-cristianos.

El hecho de haber sido potencias colonizadoras y cristianas les hace considerarse superiores, más cultas y que sus parámetros vitales u organizativos son los correctos, por lo que se otorgan el derecho de decidir que es civilizado o que es democracia. Ciertamente todas ellas celebran elecciones parlamentarias o presidenciales regulares, pero de facto están controladas y gobernadas por oligarquías políticas de casta y muy imbricadas con la plutocracia económica, que es quien realmente tiene el poder y decide mediante un férreo control de los medios de comunicación y difusión, así como el chantaje económico a quien pueda gobernar así como que políticas públicas deben adoptar sus gobiernos. Como puede verse, tremendamente ejemplar. Además ya se sabe que, desde sus inicios, la democracia es cosa de ricos, y si no que se lo pregunten a los ilotas o siervos atenienses que, al igual que las mujeres, no podían elegir ni ser elegidos aunque fuera por sorteo, ni mucho menos decidir.

Así, las llamadas democracias son en realidad un conglomerado militar-empresarial dirigido y orientado a defender el capitalismo y la supremacía de los poderosos occidentales o sus aliados financieros y energéticos. Lo demás son cuentos, mentiras y justificaciones. Lo que sí que es cierto es que fue en estas potencias donde la llamada revolución industrial antes primó, lo cual les dio una posición de ventaja y adelanto. Inventos como los barcos de hierro y acero, la máquina de vapor adaptada a barcos y ferrocarriles, junto con la ametralladora, les otorgaron la superioridad necesaria bélica, y el cristianismo y su afán proselitista y muy activo, la fuerza necesaria para ocupar y “evangelizar” a otros pueblos bien con religiones más pasivas e introspectivas, o bien sin un armamento tan modernizado e industrializado, junto con la ausencia de ejércitos profesionales, lo que posibilitó la ocupación y el expolio económico.

Tras la descolonización generalizada de África y Asia ya en el siglo XX surgen nuevas formas de control y de neocolonialismo. Además de la lucha ideológica y de dominio frente al comunismo soviético. Pero ni entonces, en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, ni en estos momentos, las potencias centrales y “democráticas” permiten -o al menos lo intentan- que ningún estado, aunque sea de forma tímida, intente conquistar y defender su propia soberanía. La independencia real y la búsqueda de modelos propios y alternativos de desarrollo y de reparto de la riqueza son combatidas, en la medida de sus posibilidades,por las “democracias cristianas occidentales”. Con mayor o menor éxito, pues a pesar de su poderío militar hay países y repúblicas que están buscando su propio camino y vías democráticas o de gobierno, pero también económicas y comerciales, sobre todo a partir del inicio del siglo XXI.

No podemos olvidar a vías de liberación en el siglo XX como la de los “No Alineados” o el socialismo árabe, la guerra de independencia de Argelia, los míticos Cuba y Vietnam. Muchos otros como Irán, Guatemala o posteriormente Chile fueron laminados en sus intentos de labrarse su futuro sin piedad y con sangre durante la llamada “Guerra Fría”. Actualmente, son los estados del ALBA los que están en el punto de mira, si bien con poco éxito, entre otras cosas debido a los precipitados cambios que se están produciendo en el sistema-mundo.

Pero veamos ejemplos concretos en estos últimos dos años: la saludada e hipócritamente alabada primavera árabe no ha terminado sino demostrando la crueldad del doble rasero judeo-cristiano. Por ejemplo, en Israel y en los EE.UU. funcionan dos regímenes teocráticos y sectarios y no ocurre nada. Es más, ellos dan lecciones a los demás e imponen a sangre y fuego sus criterios sin respetar ninguna legalidad internacional y no pasa nada. Cuando en Egipto vence las elecciones un partido conservador y de carácter islámico -tan islámico como “cristianista” por ejemplo pueda ser el Partido Republicano de los EE.UU. o el Partido Popular en España- sin embargo les resulta intolerable la solución árabe. Es tolerable que los partidos políticos sistémicos y liberales europeos como el PP sean autoritarios, o en España el PSOE y el PP modifiquen su Constitución al objeto de favorecer a los bancos y a los acreedores de grandes grupos financieros, pero no pasa nada. Encima se echa en cara que los Hermanos Musulmanes no han sabido hacer disminuir el paro ni la pobreza, y eso lo dicen medios españoles en un estado cuajado de paro y corrupción bananera, y se quedan tan anchos y tranquilos ¿Pero qué está pasando en Grecia, España, Italia, Irlanda, etc.?

Pero todo es más mentiroso todavía cuando comprobamos que las teocracias feudales del Golfo, comenzando por Arabia Saudita, son aliados que además, si interesa, se apoyan a grupos islamistas vinculados a Al Queda para desestabilizar lo que corresponda o iniciar guerras civiles muy cruentas.

Resulta intolerable la intromisión occidental y judeo-cristiana, o como se permite sin rechistar un golpe de estado en Egipto, golpe de estado con toda la cuerda dada, y no se dice nada en contra de masacres y asesinatos masivos si estos los perpetran los aliados o sátrapas a sueldo de los estados OTAN. La crueldad y el racismo de los mandatarios y mandatarias occidentales no tiene medida, por lo que lo único que pretenden es controlar el tráfico energético y petrolero, defender al estado de Israel, y consolidar su poder militar mundial al objeto de defender sus intereses, es decir los de sus plutocracias ¿Si no porque partidos hermanos de la Hermandad Musulmana egipcia en unos estados son aliados y en otros enemigos? ¿Qué diferencias existen entre los partidos gobernantes en Marruecos, Túnez, Turquía y hasta ahora en Egipto? Ninguna.

Occidente ya ha bombardeado y/o destruido Irak, Afganistán, Libia, Siria y ahora Egipto. Los verdaderos culpables de incitar tanta muerte, destrucción y asesinatos son dirigentes cristianos occidentales, liberales y que viven y gobiernan en “democracias”. Tras enfrentamientos étnicos y tribales o políticos entre árabes, al final aparece la mano negra judeo-cristiana. La impronta de las cruzadas no ha desaparecido.

Pero al objeto de lograrlo, lo primero es pacificar el frente interno y controlar, engañar y comprar la dignidad de los propios pueblos y clases trabajadoras y populares occidentales y europeas de forma particular. La Unión Europea y su gobierno de eurócratas en Bruselas no es una democracia. Un parlamento sin funciones y una legislación pro-capitalista y privatizadora, que declara ilegales incluso políticas socialdemócratas consecuentes y de control estatal de la economía, no es sino un régimen autoritario encubierto, es decir (hablemos claro de una vez) liberal.

Las terribles mentiras y deformaciones de todos los medios públicos, privados y medio-pensionistas occidentales es terrible. La ignorancia o incultura de supuestos expertos en política internacional, auténticos charlatanes vendedores del bálsamo de Fierabrás, mercenarios sin escrúpulos, es igual de sanguinaria y falsa. O bien son talibanes cristianos y propagandistas políticos pro-capitalistas y judeo-cristianos furibundos y dogmáticos. Liberales autoritarios.

Cuando se contempla este panorama cada vez se echa más en falta la V Internacional Socialista y de los pueblos oprimidos del mundo. Comenzando por los pueblos de Europa y siguiendo por todos los de la madre tierra. A la geo-estrategia capitalista e imperialista solo se le puede responder con una estrategia internacionalista. Esto a partir de los Foros Sociales Mundiales quedó muy claro. Pero hay que profundizar más y organizarse mejor. Habiendo fallecido Hugo Chávez, tal vez Evo Morales debiera retomar la idea.

No nos engañemos: necesitamos en medio de tanto recorte, agresión, empobrecimiento y sufrimiento volver a coordinarnos las fuerzas sociales, democráticas y transformadoras del mundo. No solo ya de Europa. También en Europa. En el estado español el asunto es obligatorio y de extrema necesidad.

De cuando la derecha aprovecha la falta de valores para hacer demagogia

Hablemos claro sobre el Paraíso Fiscal y la Gasolinera insostenible instalados en la Colonia Británica ubicada en Andalucía

La hipocresía del gobierno del PP le ha provocado caer en su propia trampa, y es que ahora y cuando nunca lo había hecho -ni se le había ocurrido hacerlo- se ve obligado a denunciar y combatir los delitos ecológicos que la Roca gibraltareña comete a cientos diariamente.

También se ve obligado a denunciar el Paraíso Fiscal y lavadero de dinero negro español masivo que es Gibraltar. Sin embargo, ambas cosas perjudican los intereses de defraudares y empresarios sin escrúpulos -la mayoría por cierto sociológicamente de derechas y potenciales votantes del PP- pero tanto ha tensado la cuerda el gobierno que ahora…

Lo cierto es que durante años Ecologistas en Acción y ATTAC Andalucía han denunciado en solitario y con nulo éxito ambas cuestiones que ahora el PP se ve obligado a utilizar. Ningún gobierno nos había hecho caso -a Attac y a Ecologistas en Acción- y además se había protegido la actividad delictiva de cuello blanco, porque de lo contrario no se explica nada de esto. Lo dijimos hace tiempo y está escrito, ningún Caso Malaya hubiera sido tan fácil sin un Paraíso Fiscal a veinte minutos en “Mercedes”, ni Gürtel o caso PP-Barcénas hubieran tenido otra válvula de escape -por cierto, la colonia británica no ha aceptado las comisiones rogatorias de la justicia española sobre estos asuntos-.

La izquierda y el centro-izquierda institucionales no han estado muy finos en este asunto, y ahora le dejan al PP la baza de perseguir fraude y delitos ecológicos aunque sea obligado por las circunstancias. Con tal de llevar la contraria o llamar al dialogo le dejan al PP el campo libre en la defensa de intereses legítimos que nunca había defendido, ni están en su ADN defender. El problema no es Gibraltar español, que lo es. Gibraltar es una colonia tomada por la fuerza -como todas- y mantenida por la fuerza de las armas -como todas-. El problema es consentir un Paraíso Fiscal que roba dinero al fisco español y perjudica por tanto a la sanidad o la educación públicas entre otros servicios, y una base militar imperialista y agresiva que favorece el control del estrecho por los anglo-americanos exclusivamente.

La izquierda institucional, y no digamos los socioliberales, no se han enterado de que Gibraltar es rico porque la Línea y su entorno es pobre, y porque su Paraíso Fiscal y las consecuencias que produce empobrecen la zona e impiden su desarrollo. Hace años, discutí con un diputado “socialista” español por Granada, que me decía ante mis denuncias que Gibraltar no era un Paraíso Fiscal. Por otro lado, la principal industria gibraltareña es la bélica y en esa base se reparan también buques nucleares. Por eso Gibraltar no tiene paro.

El problema grave es que hay cuestiones de primer orden ideológico que han sido abandonadas por muchos dirigentes que se creen de izquierdas, como el anti-neocolonialismo, la justicia fiscal global, el reparto en beneficio de lo público, la persecución del fraude y la especulación, así como oponerse a la privatización de la política. Ahora y gracias a ellos, el PP puede comenzar a hacer demagogia y enarbolar la bandera que debiera haber defendido la izquierda. Solo encuentro dos explicaciones, que son: o bien el desconocimiento y la ignorancia, o bien la sumisión perruna a la OTAN.

Un consejo, mirad estos días cuantas web de izquierdas y personas de izquierdas que nos hemos atrevido a hablar claro sobre este asunto y con un mensaje de izquierdas. A mi personalmente no me sale del alma dejarle esta asunto al PP cuando hasta ahora ha sido consentidor mientras otros -rojos y rojiverdes a mucha honra- lo hemos denunciado y escrito está.

Finalmente ¿Alguien me puede dar un ejemplo de un Paraíso Fiscal cerrado o clausurado mediante el diálogo? De hecho no se ha eliminado ninguno. ¿Si China no fuera China y sus valores -que los tiene- Gran Bretaña hubiera respetado el tratado de los 99 años y devuelto Hong Kong?

El dinero robado y blanqueado en Gibraltar es tan criminal como los recortes sociales y una demostración de que, como se afirma en los muros de CLI-AS, sí hay dinero. Hay mucho dinero, de sobra, pero los ricos nos lo ocultan y los gobiernos europeos consienten.

Un pueblo que olvida se queda sin presente

(Reflexiones en un hermoso pinar que alberga miles de fusilados por el fascismo. Es decir por los abuelos de los poderosos que ahora nos recortan y vigilan).

Cuando la extrema derecha franquista y la derecha monárquica impusieron a la izquierda “institucionalizable” -PCE, PSOE, PSP y nacionalistas entonces de centro- el olvido y el perdón en la Transición, convirtiendo la primera amnistía del rey en una suerte de ley de punto final, sabían ellos -las derechas monárquicas herederas del franquismo- muy bien lo que hacían.

Por un lado, se dejaban sin juicio a cientos de criminales de guerra, torturadores, delatores interesados y crueles, policías sanguinarios y fascistas con las manos manchadas de sangre. Pero también se amnistiaba de facto altos funcionarios, empresarios y militares corruptos, que no solo y en este caso con toda justicia a presos y presas políticas. De esa forma, personas que habían cobrado “comisiones”, recibido prebendas y dádivas generosas a costa de la igualdad de oportunidades, o bien utilizado mano de obra esclava formada por miles y miles de prisioneros de guerra y políticos. Todas esas personas todavía y en muchos casos gozaban en 1978 de buena salud, lucidez, edad carcelaria, saneadas empresas, bancos y riquezas. Pero es que además se dejaba de informar a un pueblo atemorizado, sociológicamente franquista –que no fascista- o indiferente. También con la cabeza lavada por la iglesia católica reaccionaria que, en su gran mayoría, colaboró con la dictadura.

Si bien el pueblo de izquierdas, castigado, ofendido y humillado trató de levantar cabeza, se le dijo que había que olvidar y perdonar a los que nunca olvidan ni perdonan –los poderosos, los ultra-conservadores, los ricos monárquicos conservadores. Tan solo algunas personas, algunos grupos trataron de reivindicar no la memoria, sino incluso nuestro propio presente.

A cambio de una democracia vigilada por los poderes fácticos, una ley electoral con pucherazo incluido, y una Constitución con luces sociales pero sombras jurídicas y políticas. Una monarquía heredada de la dictadura garantizaba la continuación del súbdito, en lugar de alumbrar al ciudadano y la ciudadana.

Cierto que el pueblo de izquierdas, los sindicatos libres recién legalizados a base de miles de huelgas, despidos, represalias y luchas, lograron avances sociales y sobre todo cotas de bienestar y de derechos sociales muy importantes -incluso brillantes- arrancándoselas a una derecha en retirada o que deseaba hacerse perdonar, o bien se veía obligada a pactar. Por cierto, ahora se nos arrebatan todas esas conquistas logradas a partir de finales de los sesenta del siglo pasado, en medio de quejas, sí, pero también de una pasividad pasmosa ante tanto atraco y crueldad. Pasividad tan solo rota por unos cientos de miles de activistas, vistos con simpatía por millones de televidentes que los valoran en las encuestas, pero no se les unen en la calle o en las huelgas.

La Transición con sus miedos, sus olvidos y sus negaciones, acabó destilando una izquierda domesticada que pronto, en el caso paradigmático del PSOE, pasó al centro-izquierda para descubrir la modernidad y todo lo más mantener unas cotas de progresismo social y moral, reorganizar el estado e implementar medidas de protección social, pero jamás la transformación, justicia igualitaria y reparto. La misma oligarquía económica enriquecida durante el franquismo controla hoy en día, verano del 2013, los bancos, el ladrillo, el turismo y todo lo que enriquezca. Una jerarquía católica, cada vez más reaccionaria y exigente, jamás está satisfecha con su poder y sus negocios, y sigue controlando la educación de la pequeña burguesía e incluso de capas populares gracias a las subvenciones de gobiernos que se creen progresistas. Esos “progresistas” que olvidaron, ahora subvencionan curas y monjas, defienden a los banqueros y hablan de la libertad de mercado y competitividad, como señal de nivelación social. Nada es por casualidad.

El pasado 14 de Agosto, unos amigos visitamos los lugares de la represión granadina. Miles de víctimas del fascismo, procedentes en su mayoría de poblaciones próximas –Atarfe, Albolote, Maracena, Granada, Fuentevaqueros, Santa Fé, Alfacar, etc.- con algunos cientos de miles de habitantes menos que en la actualidad. Cuando se hablan de más de 10.000 ejecutados pensamos en los parámetros de población actuales y no en los de la época. Si hacemos ese sencillo calculo, nos encontramos con que la población granadina fue diezmada o incluso más que diezmada en el verano de 1936, teniendo en cuenta que más de la mitad de la provincia permanecía en esos momentos en manos del Gobierno legal de la República, y que por tanto esos miles de fusilados, lo eran tan solo, hasta 1939, de la comarca de la Vega de Granada.

En Viznar, lugar de miles de ejecuciones y enterramientos en las cunetas y en fosas comunes por parte de los señoritos falangistas, el frente republicano y las fuerzas leales y antifascistas estaban en el Peñón de la Mata -a unos diez kilómetros en línea recta- o en la Alpujarra a no más de cincuenta. Pero pone más los pelos de punta visitar el lugar de Fuente Grande en Alfacar, a un kilómetro de distancia y también lugar de ejecuciones sumarias criminales y de enterramientos y en en lugar donde, entre otros, fue asesinado Federico García Lorca, solo hay poesías inocuas aunque muy hermosas o muy lejanas alegorías, y ni una reivindicación o denuncia de la causa o del porqué fue el poeta ejecutado. Ni una denuncia de sus criminales ni una mención al régimen legal de la República. El Parque García Lorca no hace justicia a los asesinados. Solo banderas republicanas o discursos y actos ocasionales, promovidos por personas o colectivos muy determinados, han exigido memoria y reparación. Es un monumento a la cobarde y olvidadiza Transición. Ahora que el PP es su gestor -pues es propiedad de la Diputación- puede celebrar hipócritamente el 18 de Agosto, aniversario del asesinato del poeta, sin ningún símbolo que hiera la sensibilidad de los nietos políticos de los que asesinaron al autor del Romancero Gitano.

Pero en el barranco de Víznar, en un cartel reciente se recuerda a los que ofertaron sus vidas. Allí ni dios ofertó su vida. Allí fueron fusilados en contra de su voluntad miles de sindicalistas ugetistas y cenetistas, socialistas, personas de izquierdas, obreros del campo, republicanas y republicanos, así como autoridades democráticamente electas por el pueblo. Fueron conducidos en camiones y camionetas en la madrugada, por ser fieles a la legalidad republicana, la causa de la clase obrera y no por su iniciativa precisamente. Asesinados con frialdad y enterrados por aterrados y obligados habitantes del lugar. Ruego se cambie el texto del cartel.

Ese es el olvido. Incluso el recordar con miedo. El no decir la verdad. El no querer molestar a quienes nos volverían a hacer lo mismo si pudieran.

Por eso la memoria hay recuperarla. Se perdieron unos años preciosos. Por eso ahora un pueblo desmemoriado, con la dignidad hurtada y los valores ocultados por sus claudicantes oligarquías políticas, camina sin referencias, sin ancestros, sin ejemplos. Y encima los nietos de los criminales predican que todos y todas eran iguales, fabricando su historia y negando la crueldad sin límites de la dictadura franquista. Franco fue más asesino que Mussolini. Si todos somos iguales y todos somos lo mismo, que gobiernen los ricos, los conservadores, los corruptos, pues ellos conocen los mecanismos del poder y saben lo que hacer.

Ahora se nos fusila robándonos la sanidad, rebajándonos y congelándonos las pensiones, obligando al copago -o mejor repago- de los medicamentos, o enviándonos criminalizados a las colas del paro. Ahora el nuevo exilio son los miles de jóvenes titulados y formados expulsados del Reino de España por el inútil y rentista capitalismo español.

Por eso me ilusionó recordar que muy cerca de los campos y barrancos de la vergüenza, jóvenes granadinos o llegados desde Alcoy, Cartagena o Valencia, conformaban un frente estable en la sierra de Huétor, en Sierra Nevada o finalmente en Calahonda, y resistían enarbolando la bandera republicana durante casi tres años.

Les enseñe a mis amigos mi mayor tesoro, las cartas del joven teniente del Batallón Otumba Valero Martínez Blay, recién licenciado en derecho, enviadas desde Guadix o desde el Cortijo de Iznalloz en el término de Deifontes, en el frente granadino. Unos meses después, Valero desaparecía en combate en la dura batalla de Brunete, en su batallón -el Otumba- del ejército regular republicano encuadrado en la XIII Brigada Internacional, de la que formaban parte dos batallones de soldaditos españoles, el citado y el Juan Marco.

Por eso, como afortunadamente no me robaron la memoria, resisto, igual que tantas y tantos activistas jóvenes que la están recuperando, y por tanto rebelándose frente a tanta injusticia pero también miedo y olvido. Además la memoria nos brinda principios, referentes y héroes.

El desempleo, el paro, el olvido. Yo acuso

El paro que sufrimos ya sabemos que es alarmante, y sus cifras escandalosas son la demostración de un fracaso. Del fracaso de las políticas neoliberales y de los economistas neoclásicos. Fracaso de las imposiciones de la Troika y fracaso de las llamadas reformas laborales, es decir facilidades de despido y limitaciones antidemocráticas de la libertad sindical.

Es muy alarmante comprobar que los últimos datos y encuestas serias sobre las cifras del desempleo indican que este se dispara en el sector industrial, siendo este en estos meses el que más paradas y parados aporta. Un país que presume de desarrollado sin base industrial es como un jardín sin flores. Sencillamente no se sostiene.

¿Quiénes son los culpables del desierto industrial? En primer lugar los poderes financieros y las grandes empresas que controla la oligarquía rentista y la bancaria españolas. Ellos saben que invertir en industria, y más en industria sustentable y medioambientalmente respetuosa, es una inversión que no produce efectos inmediatos, no es especulativa y necesita trabajadoras y trabajadores cualificados. Por tanto, no les interesa, pues además exige innovación constante y pensar.

En segundo lugar, la Unión Europea “alemana” que sufrimos, obligó a cerrar todo el sector público de la industria pesada, prohibió las ayudas públicas al mantenimiento del empleo y de la minería en beneficio de los inversores centroeuropeos en su tarea de deslocalizar toda la industria europea, fundamentalmente del sur de Europa. Carlos Solchaga fue un campeón de los cierres empresariales, desmontando el sector público industrial, y Felipe González el más decidido “privatizador” de todos los tiempos contemporáneos en este Estado. Ese fue el precio de entrar en Europa. España tenía playas y sol, un territorio estatal grande según los parámetros europeos y cientos de miles de kilómetros en la costa que colmatar y edificar. ¿Para qué se iba a producir?.

En tercer lugar, José María Aznar acabó de privatizar lo poco que quedaba público. Hizo una apuesta de estado por convertir a Madrid en un centro financiero internacional e invirtió en la ciudad manchega todo, a costa del resto del estado. En las zonas costeras se creó una riqueza ficticia a base de construir y llenar de hormigón todo lo posible y lo imposible, creando empleo en una construcción desaforada, cara, corrupta y a su vez destructora de futuro. Aznar rescato el españolismo papanatas, centralista y hortera, pero además propició el egoísmo social, creó un numeroso segmento de nuevos ricos e hizo creer que eramos un reino poderoso. A costa de favorecer el crecimiento hoy, sin pensar en el mañana, y condenando este estado a volver a ser un país de sol, pandereta y chiringuito, pero sin tejido productivo. Rato, Álvarez Cascos y otros merecen estar en el cuadro de honor.

Zapatero ni supo, ni pudo. Llegó con la burbuja inmobiliaria en pleno rendimiento y el estado chiringuito en pleno auge. Con grandes constructores enriqueciéndose obscenamente, alcaldes con tasa y precio en la frente en demasiados municipios –no en todos, y la terrible y traidora falsedad de que bajar impuestos era de izquierdas. Estalló la burbuja, como era no solo lo previsible, sino lo advertido, y no supo que hacer, pues muy pronto y gracias a sus rebajas impositivas, se encontró sin fondos. Zapatero era un liberal tan honesto como mal preparado que creía que un gobierno no debía intervenir en la economía. Es decir, el pobre hombre era cualquier cosa menos socialdemócrata. Pero comenzó a recortar y de su mano el PSOE nos dejó la peor herencia, que no es la del ladrillo pinchado -ese merito en realidad es de Aznar y de Rato- sino la modificación del artículo 135 de la Constitución, que pone a los bancos y grandes acreedores extranjeros por encima de las clases populares españolas y los derechos humanos. Claro que para eso contó con el apoyo y asesoramiento de Miguel Sebastián y su gente, la ministra Elena Salgado y por supuesto el aliento del poderoso Botín siempre en su cogote.

Con Rajoy, la crueldad. El paro como problema a distorsionar y no a combatir. Por supuesto nada de apoyar a los y las que lo sufrimos. Al revés: webs de chivatos en lugar de empleo. Desmantelamiento de la sanidad y la educación pública y más paro despidiendo trabajadores y trabajadoras públicos, de paso toda la pequeña empresa subsidiaria al cierre.

Pero el desempleo es el éxito del Gobierno Rajoy y la gran patronal. Por fin hay un “coco” con el que asustar. Por fin hay una excusa para hacer gratuito el despido, rebajar los sueldos y tener seis millones de personas -dicen que solo seis millones- dispuestas a conformarse con lo que salga y a lo que paguen. Ya no somos clase trabajadora, mucho menos clase obrera –eso requiere una conciencia y dignidad que hoy no existe-. No, ya somos mano de obra. Mano de obra barata y cualificada, en un estado de la Unión Europea que cada vez exige menos preparación a sus “empleandos” y más sumisión. Por tanto, yo acuso a los que han destruido el tejido productivo y el sector público, y yo acuso que el paro es un buen negocio para la oligarquía rentista y financiera española.

Ahora, si analizamos que fórmulas de reactivación de la economía tiene la derecha española desde su atalaya madrileña, vemos que el ladrillo vuelve a ser el reclamo, de ahí la modificación de la ley de costas. Las grandes fábricas serán los casinos y muy pronto los prostíbulos, si el ejemplo de La Junquera cunde. Todo se andará. Turismo, ladrillo y juego. Es decir mafias, corrupción y sumisión.

Lo malo del paro, lo peor, son sus víctimas. Lo peor es que hemos tolerado la construcción de una sociedad capitalista-consumista en la que la mayoría de las personas paradas, no solo no son conscientes de la terrible injusticia que sufren, sino que tampoco son capaces de ser conscientes de su tremendo potencial movilizador si se unen y se ponen en marcha.

No será fácil cambiar la tendencia. Pero mientras tanto, vamos a luchar por una renta social digna para las y los parados y olvidarnos de programas de caridad y reparto de comida. Hay que propiciar, conseguir un salario de la dignidad para las personas paradas en contra de su voluntad. Lo demás, comedores de niños, almacenes de reparto, programas que siempre se acaban otorgando a estructuras religiosas, no es sino una tirita para un cáncer y claudicar ante el sistema. Con lo que han robado los plutócratas y la corrupción, tanto política como por parte de los corruptores, habría ya más que suficiente para poner esta medida en marcha. La solución no es volver a la leche en polvo y el queso de los americanos que se vivió en el franquismo. No, la solución temporal mientras cambiamos tantas cosas y renacionalizamos, volvemos a levantar un poderoso sector público, conseguimos la banca pública y la reforma fiscal justa, es un salario digno para personas paradas.

Hay que recuperar tantas cosas. Hay que volver a los pueblos y acabar con esta sociedad loca e insostenible que nos han creado. Hay que resistirse a ser el prostíbulo de toda la porción de mundo que esté a menos de cuatro horas de avión. Hay que recuperar la dignidad. Hay que vencerles y echarles, a ellos a los del 135, los de los sobres, los que están al servicio exclusivo de los poderosos y los ricos, que son los que sí se benefician de tanto paro.

“Rajoy y Aznar al fin y al cabo son distintos perros con los mismos collares”

Entrevista en Radio San Borondón.

Cuestionado por las exigencias de la troika, se pregunta “cómo toleramos los ciudadanos tanto desmán de los políticos y que estos corruptos nos gobiernen”

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- Carlos Martínez, presidente de ATTAC Andalucía y miembro de Construyendo la Izquierda-Alternativa Socialista, dijo en La Trapera de Radio San Borondón que cada día se hace más duro tener que soportar la falta de altura política del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al ser cuestionado sobre si Rajoy es tan malo como Aznar como presidentes, afirmó que aunque tienen estilos diferentes, no debemos perder de vista que gobiernan para los poderes económicos.

“Quizás Aznar tenía más aplomo, más seguridad en sí mismo, porque manifestaba menos dudas” explicaba el activista social al ser cuestionado sobre las diferencias entre Rajoy y Aznar como presidentes del gobierno del Estado, tras lo que añadió que por esas razones que esboza es posible que la ultraderecha política y económica de España prefieren al ex presidente frente a Mariano Rajoy, aunque “como decía mi abuelo, son distintos perros con los mismos collares”.Cuestionado por las exigencias de la troika para que Rajoy aplique un brutal recorte salarial a los españoles, a pesar de que esos dirigentes cobrar desorbitados sueldos, Martínez se pregunta “cómo toleramos los ciudadanos tanto desmán de los políticos y que estos corruptos nos gobiernen”, no en vano está claro que la gente de la calle sabe que están muy bien pagado cualquier alto directivo de una empresa, de un banco, cualquier burócrata de la UE, en definitiva cualquier miembro de la casta política de la que forman parte Durao Barroso y Oli Rehn, que no debemos olvidar que son personajes que mueven los hilos en Europa a pesar de que son personajes no electos políticamente.Al respecto, explicó que en los últimos meses ha tenido que viajar a Bruselas en varias ocasiones por temas de ATTAC y para preparar movilizaciones sociales a nivel continental, viajes en los que ha podido mantener encuentros con sindicalistas y activistas sociales, quienes mostraron el enorme enfado que hay entre los ciudadanos porque “esta gentuza” ha provocado que por ejemplo los alquileres en la ciudad sean muy elevados, ha provocado que los restaurantes sean todos muy caros.

De este modo, Carlos Martínez sostiene que “los bruselenses no pueden ir a restaurantes, aunque sean de medio pelo, porque esta gentuza ha conseguido que los precios en la ciudad sean muy caros”, para llamar la atención sobre la existencia de varios miles de personajes, que entran en esta casta de semifuncionarios y semipolíticos, que viven en las afueras de la ciudad, en urbanizaciones de chalets y complejos comerciales, que hacen que no mantengan ningún tipo de contacto con la población.

“Estos tipos, que además están todos al servicio de las grandes empresas y de la banca privada, que son comisarios políticos del neoliberalismo, incluido Joaquín Almunia, cobran unos sueldos escandalosos y se permiten el lujo de tratar de abaratar los sueldos de mileuristas”, algo intolerable, pero se trata de una cuestión que conoce la masa ciudadana “y sin embargo permitimos que esta gentuza nos gobierne”.

Luego tenemos el problema de que somos también los ciudadanos los que hemos permitido que la peor derecha nos gobierne y afirma “No se sabía ya desde hace tiempo que las grandes empresas financiaban al PP” sin embargo la gente vota a ese partido “por miedo, por le comen la cabeza y porque mucha gente humilde sigue pensando en este país que quienes tienen que mandar son los ricos, porque son los únicos que pueden solucionar los problemas, porque para eso Dios ha creado el mundo con clases”, un atavismo de siglos con el que debemos acabar cuanto antes “porque se trata de servir al señor por muy mal que nos trate”.