De como enfrentarnos a la esclavitud en el reino de España

En el estado español vuelve a haber esclavitud

No es tan solo por las sucesivas reformas laborales –que por cierto han sido varias y con gobiernos de los dos colores ficticios del turnismo-, ni siquiera tan solo por los más de 6.500.000 paradas y parados. Es porque las mentes y los espíritus de muchas personas, dirigentes, sindicalistas, políticos y activistas están resignados. Y no digamos población abrumada por un futuro incierto y un presente peor, sin prestación alguna, sin poder pagar luz o el agua o sin poder seguir dando estudios a sus hijos.

Es que demasiados millones de personas con inteligencia, ansias por seguir viviendo y pensamientos, emociones y deseos, ya no saben que hacer contemplando con resignación como los poderosos se salen con la suya. Los brotes verdes, de los que habla el Gobierno genocida que sufrimos, son las rebajas salariales, la carencia de derechos sociales y las grandes rebajas en subsidios, pensiones, becas y prestaciones: todas ellas conseguidas con luchas y sacrificios y además pagadas por nuestros bolsillos, pues en el estado español, de forma proporcional, cuanto más rico eres, menos impuestos pagas. Claro, todos estos recortes y descuentos animan a los poderes financieros y a la oligarquía rentista que nos domina, así como a inversores extranjeros deseosos de invertir en nuevos reinos autoritarios y sin obligaciones.

Tal es la desesperación que las personas ya ni se preguntan antes de aceptar un empleo precario y por días, cuánto van a cobrar o en calidad de que les van a asegurar. Es la ocasión de los desaprensivos. Es el poder dictatorial de ricos, banqueros y empresarios sin escrúpulos, que por cierto, y ya está bien de cuentos, es una especie demasiado abundante en el estado español. El “eso es lo que hay, y si no ahí tienes la puerta” es un comentario empresarial, tan español como la tortilla de patata y que yo llevo toda mi vida escuchando.

Cierto es que hay excepciones, en empresas sociales o cooperativas medianas, también en empresas que tuvieron fuertes luchas sindicales o por parte de algunos empresarios medianos y pequeños. Pero, honradamente, no es lo que abunda ya. Pero siguiendo: hace unos años los derechos existieron porque estuvieron legalmente mucho más protegidos, fruto de luchas generalizadas en los años sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado. Después, nada, derrotas, cesiones, traiciones y pelotazos. El reino bananero de la corrupción, el ladrillo y el empleo creado a base de destruir territorio, cementar playas y aplanar montes. Deslocalizaciones, venta de nuestra industria para conseguir entrar en la Comunidad Europea y nuestra dignidad y soberanía a cambio de kilómetros de autovía.

Lo avisamos. El objetivo era acabar con las conquistas sociales y el poco estado social en este reino de opereta, nueva corte borbónica de los milagros. Como el euro no se puede devaluar por voluntad gubernamental española, pues nos devalúan a todos y todas. La devaluación que está habiendo, pues la está habiendo, es rebajar salarios y pensiones, cerrar centros de salud, gastar mucho menos en educación pública, no investigar y cerrar kilómetros de ferrocarril. Es privatizar lo que queda y así que una burguesía rentista, inútil, burra y autoritaria, siga haciendo negocio como siempre a costa del estado, de lo público.

En este reino de opereta lo más subvencionado que hay son los bancos, las grandes empresas, las grandes fortunas y la Iglesia Católica, a ver si se entera de una vez tanto tonto útil a los poderosos, desviando la atención o cargando contra otras instituciones.

Ante tanta miseria moral, tan excesivamente generalizada, no cabe hacerse ilusiones, sino luchar, organizarse y agrupar a todas las personas con dignidad, vergüenza y valores.

Ha habido respuestas, sí. Pero al poder neo-franquista que nos domina, a las cúpulas bipartidistas vendidas y a las grandes y medias patronales, no les asusta, ni preocupa seriamente.

Nada que no se pueda seguir arrancando en un pacto. Nada que no se consiga negociando miseria y cómo se reparte. Nada que no logre una sentencia judicial. Nada que no despejen las Unidades antidisturbios. Nada que no se logre haciendo perderse a los “dirigentes” políticos en pasillos, comisiones, despachos y hemiciclos. Se ha cambiado la rueda de prensa por la movilización y el mitin de agitación. Se ha renunciado a la calle y el pasquín por los tuits y el feisbuccreyendo, inútiles de nosotros, que la brecha digital de millones de personas humildes, sencillas y pobres no existe. Así nos va.

Lo de la sociedad del conocimiento es la sociedad del control, el espionaje electrónico y el reino del videojuego, el porno y descargarse música, acabando de paso con la cultura.

Ya lo sabemos. Ya lo hemos estudiado. Ya tenemos miles de grupos de trabajo y comités científicos. Ahora lo que necesitamos es salir, mover, pegar carteles, hacer actos de agitación, ir al encuentro de los desesperados y sin futuro. Organizar la solidaridad y olvidarnos de la discusión estéril.

Sí hay soluciones, pero no están en el sistema.

¿Cómo salimos de esta?

Ante lo difícil de la tarea, debemos unirnos y debemos recobrar la esperanza. Pero ¿Cómo? Pues si los aparatos, ya sean políticos, sindicales, sociales y alternativos, incluido los aparatos del anti-aparato y el sectarismo, nos dejan: estando todas y todos juntos. Buscando la convergencia y pasando del infierno al purgatorio, y desde ahí construir el cielo. Es decir, con acuerdos amplios y posibles, asumibles y, sobre todo, que al pueblo soberano le parezcan alcanzables. O no nos creerán, pues por mal que nos sepa el personal anda muy descreído.

Veamos la historia para proyectar el futuro. Podemos estar como en los años veinte, con una monarquía podrida, una profunda crisis social, económica y política, con un parlamento sin ideas dominado por las fuerzas del Pacto del Pardo – que por cierto era bipartidista- y tan solo unas minorías de izquierdas obreras y republicanas incrustadas en la Carrera de San Jerónimo, pero sin capacidad de conseguir nada. Tras la huelga general del 1917, reprimida duramente se alumbra por el ejército, los burgueses rentistas y el rey Alfonso XIII una dictadura a las órdenes de un generalote jerezano, muy pocos años después. Pero a pesar de ello, a pesar de esos años de plomo, las fuerzas políticas, culturales y sociales, son capaces de agruparse y conseguir un objetivo político. Es decir se proponen una opción política y esta es unas elecciones, sin renunciar a la movilización y la agitación social y política. Elecciones municipales, que no son parlamentarias, no son para determinar un gobierno de España, no, son municipales y sin embargo, la victoria de las candidaturas republicanas en las capitales de Provincia y pueblos grandes traen la democracia: es decir, la República.

Hay visión, organización, pacto y saben aprovechar una oportunidad. Ahora se nos presenta otra: Las elecciones europeas. Así pues, hay que construir un pacto desde abajo. Un programa desde abajo y obligar a los aparatos de todo tipo y condición -excepto los del turno bipartidista y sus adheridos nacionalistas de derechas- a conformar una candidatura que demuestre, y nos demuestre, que sí se puede.

Si no aprovechamos esta oportunidad y la perdemos, será culpa sólo nuestra. Necesitamos moral, necesitamos agrupar fuerzas. Necesitamos darles el susto. Necesitamos ir todas y todos juntos a acabar con las políticas neoliberales, tanto en el estado español, como ir a su corazón, a Bruselas a clamar contra ellas y decir alto y claro que los pueblos del estado español, no las aceptan, que son nuestra ruina y nos hacen sufrir.

Estas elecciones europeas serán el paso que nos haga avanzar hacia la república de las y los iguales. Si esto no se entiende y se prefiere la dispersión, o bien ser cabeza de ratón a cola de león, el bipartidismo sumará, contará y seguirá a lo suyo. Por eso llamo a que todas y todos le exijamos a los profesionales otra política y otra forma de hacerla y de entenderla. Como en 1930, podemos despertar una ilusión. Podemos tener nuestro triunfo que sea el inicio. Pero advierto: aunque nos juntemos, no será fácil y habrá que dejar de trabajar tan solo la red y las ruedas de prensa. Y…  Y a los sindicatos -incluido los mayoritarios- esto también va con ellos y mucho. No sirve mirar para otro lado y menos seguir confiando en cadáveres.

El pacto PP-PSOE o el inicio de la Gran Coalición

Cuando hace ya muchos meses algunas y algunos advertíamos acerca de la gran coalición bipartidista que ya se oteaba en el horizonte, habían signos evidentes, como los editoriales de El Mundo y El País, voz de los grupos económicos y de poder que hay tras ellos, pues son medios empresariales. También ciertos consejos de banqueros como Emilio Botín, o del ex presidente del Gobierno Felipe González. Igualmente reflexiones políticas -de supuesto mayor calado en el pensamiento- lanzadas por profesores, juristas y analistas políticos “orgánicos y del sistema”, muy preocupados por el grave deterioro del régimen de 1978, la monarquía que es su piedra angular, y el descredito de los políticos y partidos sistémicos y de gobierno.

La gran coalición es algo más que el último pacto, pues no es primer acuerdo PP-PSOE que, por cierto, son más frecuentes de lo que parece. Los motivos que llevan a ambos partidos -clave de bóveda del régimen de 78- a pactar, es la necesidad de conservar el status quo que les ha permitido hasta ahora conservar el poder a sus respectivas oligárquicas políticas, pero también y de forma principal a las oligarquías económicas y la plutocracia rentista que domina el estado español. El pacto vigente, que podríamos denominar el “Pacto de la Moncloa permanente”, es el que se materializa, vía ley electoral tramposa y alianza mediática y propagandística del régimen, afirmando machaconamente que sólo hay dos partidos con posibilidad de gobernar el estado. Nunca cuestionan los firmantes el poder de la Banca, son dinásticos y defienden la Europa neoliberal construida por la Unión Europea. Todo lo más con el apoyo de las derechas nacionalistas vasca y catalana, a pesar de los pesares. Es cierto que ahora cuentan con el apoyo y el supuesto aire fresco que supone UPyD que, por cierto, no pudo pactar, pues los portavoces de PP y PSOE suspendieron la reunión parlamentaria ante la ausencia de CiU y PNV (que dicho sea nuevamente son parte del sistema del 78, a pesar de ciertas disensiones).

Así pues, este pacto es más profundo de lo que parece, y es necesario entrar en su letra pequeña. No se trata de una simple operación de aparecer unidos ante Europa -es decir, la Gran Alemania conservadora- dado que ya han advertido ambas instancias que les da igual como llegue el estado español. Por tanto, dicho acuerdo es toda una declaración de principios neoliberal, pues asume y pide se ponga en marcha el pacto fiscal, frente al cual se han manifestado desde la CES (Confederación Europea de Sindicatos) a los movimientos sociales europeos y las izquierdas transformadoras europeas. Pero el pacto también apoya a la Directiva de Servicios de Interés General, que no solo acaba con los derechos laborales a nivel europeo, sino que perjudica gravemente a pymes, autónomos y abarata, por efecto contagio, los salarios, además de introducir factores de privatización obligatoria. Esta directiva es, para que muchos y muchas me entiendan, la Directiva Bolkestein pero un poco retocada. Pero además, el pacto PP-PSOE pide que se active y se ponga en marcha ya el tratado de libre comercio con los EE.UU. por parte de la UE, que como es sabido se encuentra en avanzado estado de gestación. Este último punto es sencillamente -y seré muy claro pero no simple- una traición a los intereses del Estado Español.

Un pacto que contiene esas lindezas es algo más que un acuerdo tendente a conseguir el enésimo plan de empleo juvenil, jamás ejecutado. Es algo más que un acuerdo contra la austeridad y a favor de mayor inversión, puesto que pedir se aplique la Directiva Bolkestein es austeridad y empobrecimiento, así como el pacto o acuerdo fiscal es austeridad y recortes químicamente puros. El acuerdo con EE.UU. es favorecer el ingreso masivo de productos incluidos los agrarios con menos controles que los europeos, es decir una drástica limitación de la seguridad alimentaria y un nuevo golpe contra la ya muy precaria y limitada industria del estado español. La potencia industrial, agraria y de servicios de los EE.UU. nos puede poner en serios aprietos, lo que supondría para poder competir con ellos, ir a una profunda reducción salarial y mayor pérdida de derechos sociales y laborales. En este tema -en el que yo estoy radicalmente en contra- no puede ser tratado sin un amplio y previo debate social y una seria evaluación de los efectos que este tratado provocará.

Ahora yo me pregunto: ¿Conocen los afiliados y afiliadas de base del PSOE estos términos del acuerdo? Si tras estas y otras informaciones que socialistas de izquierdas y antineoliberales les estamos suministrando (nosotros y nosotras que sí que somos socialistas) siguen apoyando a sus cúpulas, también será ya su problema. Es decir, son claramente neoliberales, por tanto lo asumen con todas sus consecuencias. Esto no es apoyar o no un acuerdo de gobierno o una ley, esto es mucho más y pactar con el PP la línea dura de políticas públicas neoliberales.

Explicado esto y recomendando la lectura de la letra pequeña del pacto PP-PSOE, solo podemos decir que la alternativa socialista existe ya y está en construcción. Por tanto, el sentido de la responsabilidad para con los pueblos del estado español, las clases trabajadoras y populares y la coherencia con las ideas socialistas -que no socioliberales, ni siquiera socialdemócratas- nos lleva a denunciar  ese acuerdo. Exigir la retirada de las letras S y O de las siglas del PSOE y llamar a sus militantes a construir una alternativa y volver a estar orgullosos de ser socialistas, como fuerza política al servicio de las clases populares y trabajadoras y de los intereses de los de abajo.

Pero lo que hay en construcción es una alternativa participativa, democrática y horizontal, con cada militante un voto y cargos revocables. Una alternativa que busca la unidad con las clases trabajadoras a través de la conformación de un Frente Amplio de las izquierdas, una alianza ciudadana y popular frente a la austeridad, los recortes, las privatizaciones, y a favor de un nuevo proceso constituyente de cambio de régimen. No hay medias tintas, pues la guerra de clases de los ricos y los poderes financieros contra los de abajo, los y las humildes, lo impide.

No es camino de rosas. No será fácil, pero al menos lucharemos por la dignidad, con dignidad.

“El texto aprobado por la Federal de IU para buscar la unidad de la izquierda es muy esperanzador”

Entrevista en Radio San Borondón

Con él Izquierda Unida asume el planteamiento de ir a saco a construir un amplio bloque social y político de progreso, dijo

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- Carlos Martínez, miembro de Construyendo la Izquierda y de ATTAC España, reflexionó sobre el trabajo que se está haciendo para conformar proyectos unitarios de la izquierda alternativa, como las jornadas celebradas en Madrid el pasado fin de semana, y dijo que se está consiguiendo que el mensaje cale a fuerza de pelear por ello y de demostrar las contradicciones tremendas en que se incurre si no se trabaja por la unidad.

Martínez valora que se está consiguiendo crear el ambiente propicio para la constitución de un bloque social y político de las izquierdas. De este modo, explicó que de las jornadas desde Abajo celebradas en Madrid se concluyen las demandas que hacen los movimientos sociales a las organizaciones políticas en cuanto a la construcción efectiva del bloque unitario de las izquierdas.

Explicó que para septiembre se están preparando nuevas jornadas en donde se pretende que haya mayor grado de debate político participativo, con el fin de explorar vías de entendimiento, para proponer medidas concretas, para ir construyendo e impulsando ese bloque de izquierdas, dicho lo cual sacó a colación un hecho muy esperanzador como es la reciente aprobación en el Consejo Federal de IU de un documento redactado por Enrique Santiago, responsable de las relaciones con otras formaciones políticas.

El portavoz de Construyendo la Izquierda insiste en que ese texto es esperanzador porque con él Izquierda Unida asume el planteamiento de ir a saco a construir un amplio bloque social y político de progreso. Sin duda, este posicionamiento de IU es muy positivo, por eso espera que se convierta en realidad porque no se puede negar que la posición de fuerza que está adquiriendo la formación política en algunos lugares como Galicia se debe fundamentalmente a la unidad lograda con otras formaciones de la izquierda alternativa, situación que se da también por ejemplo en Cataluña.

Carlos Martínez entiende que ha calado la idea de que para las próximas elecciones europeas es imprescindible presentar una candidatura única de la izquierda porque ante la deriva actual con ese bloque unitario esas elecciones se pueden ganar perfectamente, ante un PSOE que vive momentos de pánico ante la caída libre a la que se enfrenta, no en vano las encuestas internas de ese partido le otorgan entre 5-10 eurodiputados, lo cual es un desastre para ellos; el PP bajará sustancialmente pero mantendrá en torno al 30% de votantes, porque en torno a ese partido convergen las familias de la derecha y la ultraderecha española, pero como es lógico habrá que pelear por el 70% restante.

Por ello opina que si ante un PSOE hundido las fuerzas de la izquierda alternativa no se muestran inteligentes y convergen en un bloque unitario, se habrá perdido una ocasión histórica para entrar en las instituciones con fuerza y con capacidad para conectar aún más con las clases populares tremendamente castigadas, no solo parados, pensionistas y jubilados, sino pequeños y medianos empresarios, contratistas, estudiantes, etc.

Ya no encuentro palabras

Nos están robando las pensiones de forma miserable. Nos están robando la sanidad pública y la salud. Nos están robando la dignidad de poder trabajar cerrando empresas, administraciones, comercios o almacenes. Nos están robando poco a poco la democracia ¡Y nadie nos llama a salir a la calle de una vez! Nadie nos grita a saltar ya de una vez. Nadie convoca nada que no sean conciliábulos de debate, asambleas, congresos, conferencias, encuentros. Pero nadie llama al estallido social de una vez.

Pero claro, en las colas del paro hay silencio y vergüenza. Los y las funcionarias públicas ven como se despiden a sus hermanos laborales en silencio y no se les ocurre pensar que ellas y ellos van detrás, especialmente si trabajan en ayuntamientos. Los precarios se alegran por contratos de cinco jornadas a 40 euros día. Los padres no revientan aunque les roben las becas a sus hijos.

Solo se me ocurre pedir un poco de dignidad. Que no nos roben también el valor y el derecho a ser personas libres e iguales sin rechistar siquiera.

Hay demasiado sindicalista superado por la situación y sin saber que hacer. Demasiado cargo público pensando que en los pasillos de un parlamento o el despacho de una consejería se puede hacer algo mientras nos roban y encima insultan. Demasiado facha pepero mandando y sin ninguna vergüenza. Demasiado socioliberal meándose en la memoria de Pablo Iglesias. Demasiado activista perdiendo las horas en facebook solo en su casa, sin juntarse con nadie de su barrio y creyendo el pobre que eso de la brecha digital no es una monstruosa verdad. Demasiado espíritu pequeño burgués imaginando desde internet la revolución, a pesar de que las y los excluidos no tienen internet.

Hay demasiada reunión y poca unión. Unión en la lucha y lucha social y política, pero en la calle, las plazas, los talleres, aunque sean de pensamiento.

No os dais cuenta de que nos han recluido en casa. Nos están abrumando de trabajo en los parlamentos. Están acabando con los sindicatos y su espíritu de clase y de lucha, a cambio de negociar derrota tras derrota. No os dais cuenta de que nos están volviendo a ganar, mientras nosotras y nosotros somos incapaces de conquistar ni siquiera las barras de los bares de parados, sub-empleados y esclavos y esclavas varias así como de los pensionistas acabados y esquilmados.

Ya no hay palabras. Ya lo sabemos todo. Tenemos las soluciones y los programas. Pero nos falta fe, fe en nosotras y nosotros mismos. Fe en el éxito de nuestra lucha y muy pocas ganas de jugarnos el tipo y luchar por un futuro común.

La gente- lo siento en el estado español no hay pueblo. Los pueblos se forjan y aquí solo hay una masa informe adormecida y demasiado enterado.- ¿La gente no ve acaso lo que está pasando en Grecia? Y que solo vamos entre tres y seis mesas detrás de ellos. ¡¡Que esperamos!!

Amigas y amigos vamos a montar algo. Vamos a ser dignos. Vamos a luchar ya de una vez.

El informe de los “expertos” es un alegato a favor de los fondos de pensiones privados ¿Hasta cuando?

La banca privada del Reino de España, muy poderosa política y mediáticamente, hace años acaricia varios botines. Con razón el banquero jefe y hombre políticamente más poderoso del estado español se llama Botín. El primer botín de la Banca en la burbuja neoliberal fue el mercado hipotecario y endeudar fuertemente a las familias para esclavizarlas. El segundo botín de la Banca fueron las Cajas de Ahorros, bancarizándolas al objeto de quitarse un competidor, y apoderarse por ese sistema de ahorro popular que opera fundamentalmente en esas entidades, y que en su momento fueron las únicas suministradoras también de crédito a las clases populares. El tercer botín son los servicios públicos, a través de empresas interpuestas aseguradoras. Y el botín de honor, desde hace años, es el sistema público de pensiones.

Las pensiones públicas españolas llevan ya años siendo atacadas y puestas en cuestión por los “expertos” mercenarios de la banca y de sus fundaciones como FEDEA, con un rápido y constante acceso a la Casa Real y a los Gobiernos -todos los Gobiernos-.

Hace años ya que desaprensivos catedráticos y economistas neoliberales afirman que el sistema está en peligro, y de hecho los argumentos del informe presentado al Gobierno y a la “Virgen del Rocío” en el día de hoy, son los mismos que muchas personas inquietas, preocupadas y alternativas llevamos años escuchando y rebatiendo. Estos personajes desaprensivos ni quieren el bien del sistema público de pensiones -del que son ideológicamente enemigos- ni mucho menos les preocupa la suerte de las clases trabajadoras y que tengamos una vejez digna. Solo les preocupa el negocio de las grandes aseguradoras privadas, en las que los bancos a su vez tienen muchos intereses.

Esto es el reparto de las rentas de las clases populares por los ricos, los capitalistas y los banqueros que, tras la salud, el ahorro público y la sanidad, ahora le corresponde el turno a las pensiones. Es la historia de un robo anunciado, que todavía estamos a tiempo de frenar si somos rápidos y deseamos vivir todos y todas, pero en especial los más jóvenes -con contundencia- si deseamos vivir una madurez y vejez dignas.

El fondo de pensiones públicas está saneado. Son los fondos de pensiones privados los que han tenido grandes quebrantos con motivo de la crisis financiera actual. Yo acuso que nos quieren robar nuestro fondo de pensiones públicas para sanear los fondos privados, y convertir a las empobrecidas pero asustadas clases populares y medias en clientes cautivos de sus fondos privados -insisto-, los cuales a su vez son propiedad fundamentalmente de los bancos.

Yo no soy un demagogo, digo la verdad. Ellos son unos corruptos intelectuales defendiendo el negocio asegurador privado, en contra de un sistema público que hasta ahora ha funcionado muy correctamente. Nuestras pensiones les importan una higa.

También CCOO debe repudiar de inmediato –si no lo ha hecho ya- al “listo” -perdón, “experto”- vinculado al sindicato que ha aparecido por esa comisión de comerciales de empresas aseguradoras.

¿Qué esperamos? ¿Qué más nos deben hacer? Esto no se puede tolerar más. Hay que llamar a la insumisión y la rebelión obrera y ciudadana. Esto es ya intolerable. Nos están causando un gran sufrimiento y, si no lo frenamos en seco, seguirán.