Preocupantes palabras de Javier Fernández presidente de la Gestora del partido que sustituye al PSOE. Propuesta constructiva

El día 4 de Octubre en la Cadena SER y entrevistado por Pepa Bueno, Javier Fernández que preside la gestora del PSOE, demostró ser tan solo un político profesional lleno de lugares comunes y con un discurso plagado de errores de comunicación, muy lejos de los anhelos de las y los socialistas transformadores y democráticos. Una persona gris, sin chispa y partidaria de no impedir el acceso al poder de un partido corrupto, autoritario y antisocial. Pero lo que es peor, partidario de no dar la palabra a la militancia socialista.

Este señor de orden, reconociendo que el PP es el partido de la corrupción y la mentira, sin embargo aparece resignado, cuando no dispuesto a facilitar Gobierno, por el Bien de España ¿De que España? La de Patricia Botín, Carlos Slim (que a pesar de ser mejicano influye y manda mucho en España y además es el empresario de Felipe González), de la de PRISA, la Conferencia Episcopal, las grandes familias que desde inicios del siglo XX siguen controlando este estado. De la España borbónica y reaccionaria, o de la España que sufre el paro, el empobrecimiento, la ausencia de libertad sindical y el monstruoso precariado. Porqué es que ambas son como el agua y el aceite y o se favorece a una u otra.

Pero lo peor es como ha hablado de la militancia socialista, negándole su derecho a votar y a expresarse en aras de la democracia representativa y minusvalorando las primarias. Claro es que siempre que hay primarias gana el que no quiere el aparato o luego le sale respondón. En fin, triste personaje, triste entrevista, tristes afirmaciones en labios de un tipo que afirma ser socialista.

Están destruyendo la capacidad innovadora, transformadora, luchadora por la justicia y el reparto de la riqueza del socialismo. El socialismo de Corbyn y Sanders, ese es el futuro y es el que nosotras apoyamos. Un laborismo de clase y de izquierdas que conecte con los precarios y los nuevos sectores de la clase obrera aunque ellas y ellos, jornaleras de franquicias, grandes cadenas y ocio no sepan todavía lo que son.

Solo desde el socialismo y desde la convicción de que el socialismo es patrimonio de quienes lo defendemos y tal nos llamamos, escribo estas líneas.

Como socialista, no del PSOE, pero socialista hasta la médula, exijo que el partido que fundó Pablo Iglesias, no permita por acción u omisión que la mafia derechista llegue al poder. Ningún diputado ni diputada del PSOE con sus votos puede permitir que el PP gobierne. Hemos de exigírselo claramente y en la cara.

Las y los socialistas de dentro y de fuera del PSOE, hemos de encontrarnos y resolver esta situación de una vez. Hemos de rescatar el socialismo de esas personas sin ideas, agotadas y sin discurso ni experiencia en la vida, los centros de trabajo, las colas del paro o la emigración. Vamos a ello.

 

Carlos Martinez es de Alternativa Socialista y el comité de enlace de SOCIALISTAS/SOC

Golpe en el PSOE. El socialismo organizado existe

No soy ya del PSOE aunque me duele. Soy muy critico con el PSOE, pero la campaña que Felipe, los poderes fácticos y sus medios de comunicación y periodistas mercenarios han organizado contra Pedro Sanchez es una de las mayores campañas de acoso y derribo mediático que nunca se ha implementado hasta ahora. Ni Iglesias Turrión de Podemos ha recibido jamás tantos ataques y tan crueles, en santa alianza de PP, felipistas,establishment,patronal y toda la red clientelear del PSOE sumada. Sanchéz es un sisnsustancia, pero al menos su enfrentamiento con el PP y la mafia corrupta le engrandece. El PSOE debe facilitar un debate democrático interno. El socialismo democrático es el único futuro.

No obstante hay partido. El socialismo no va a desaparecer, que nadie ose repartirse sus despojos. Las socialistas que los somos y defendemos el legado de Pablo Iglesias vamos a renacer y hay que hacer una llamada a la esperanza. Llamada como la que se hace desde: http://cli-as.org/2016/09/hay-proyecto-socialista-al-margen-de-la-desilusion/ cuya lectura recomiendo.

Pedro Sanchez, no es el Corbyn español. Corbyn tiene una trayectoria personal ya larga ubicada en la izquierda laborista y un programa en el que se defienden las nacionalizaciones de servicios básicos y públicos. Sanchez se ve forzado a ocupar la izquierda, pero a pesar de ello y al menos por ahora les está plantando cara a quienes desean ubicar definitivamente al PSOE en el más puro socioliberalismo y “blairismo” permitiendo que el partido mafioso y corrupto PP gobierne España.

Pero sepan los militantes de izquierda en el PSOE que hay ya fuerzas socialistas y socialdemócratas de izquierdas organizadas.

Hay que reconstruir el socialismo.

Carlos Martinez

co-primer secretario de Alternativa Socialista y comité de enlace de SOCIALISTAS/SOC

Reivindicando el socialismo democrático

Hace unos días, compartí una charla con una persona muy activa, honrada y bienintencionada procedente de la cultura comunista y militante comunista, que merece todo mi respeto por los tres aspectos. Pensé por aquello de la unidad de la izquierda que se lleva tiempo buscando que era bueno también compartir autores e intelectuales del socialismo y la socialdemocracia obrera y de clase marxista, junto a teóricos e intelectuales de la escuela comunista que podemos reivindicar. Cierto que no todas y todos, pero si Rosa Luxemburgo por poner un ejemplo.

Me pegue un patinazo. Yo no acudía buscando confrontación y la di por superada, pero me di cuenta abruptamente que no. Ya dos meses o tres antes hablando con un amigo de la escuela comunista le hable de Kaustky y tuvo una reacción similar. Los autores socialistas marxistas democráticos, por lo visto siguen estando vetados y son citados con lugares comunes en ciertos ambientes de la izquierda (En esto el problema de las y los socioliberales es su supina ignorancia sobre sus antecedentes). Nunca he querido recurrir a la sal gorda, como aquello de quien respetó e hizo más por la clase obrera de su Estado, si Olof Palme o   Brézhnev por ejemplo. No, tan solo reivindicaba un legado, pero ojo también una práctica de luchar por el socialismo pero en libertad y con libertad. Las y los socialistas, hemos dicho y hecho mucho y bueno y podemos estar orgullosos de serlo.

Hace poco surgió en Madrid una iniciativa de la que ya no he vuelto a escuchar nada, reivindicando el socialismo. La leí con atención y respeto; surgía del entorno de Izquierda Unida digamos “renovadora” y la verdad, excepto a Marx, no citaba ni a un solo autor del socialismo clásico, ni una o uno, menos más actual. Todos eran comunistas. La verdad es que con esos juncos es muy difícil construir un cesto conjunto. También la práctica, claro, también. Hasta 1917 todos los socialistas estuvimos juntos. Es decir desde el joven Marx y su escuela, hasta 1917 toda la construcción del movimiento obrero de orientación marxista y la lucha de clases es socialista, pero no merece, parece ser, ninguna atención y ay del que ose reivindicarla.

Pero ahora nos estamos dando cuenta cuenta de que a la hora de construir una sociedad diferente en el siglo XXI la única opción posible en las sociedades llamadas desarrolladas o en vías de desarrollo –nombres que utilizo por situar un espacio, no por reivindicar nada- la única forma de construir justicia, igualdad, combatir el neoliberalismo y salvar el planeta tierra, pasan por el socialismo democrático. Claro, cuando llegamos aquí nos encontramos con  que la socialdemocracia de clase y transformadora, también ha tenido al igual que la práctica comunista su digamos evolución “China”, su trasformación en una fuerza que banderas aparte ya sea en China, Vietnam, Italia, Francia, España, Alemania…, construye capitalismo y defiende estructuras capitalistas. No transforma realmente; en todo caso construye un capitalismo nacional y nacionalista. Pero es que ser socialistas y pro-capitalistas y ha llegado ya la hora de decirlo, es una contradicción y un falseamiento de las aspiraciones de las gentes humildes y pobres, de la clase obrera que se queda sin herramientas y no obtiene más refugio que los populismos, la mayoría de ellos de extrema derecha.

El Keynesianismo solo, no es solución para resolver los problemas de la clase trabajadora, la pobreza, el paro. Es, puede ser una intervención de urgencia, pero no garantiza el futuro que solo un robusto, fuerte y bien organizado sector público e industrias clave y sectores energéticos y estratégicos pueden garantizar, junto a la banca pública que apoye y se complemente todo lo anterior con una economía social vigorosa. Si seguimos sin construir nada nuevo público y/o nacionalizar no hay futuro. No habrá empleo de calidad. No habrá pensiones y servicios. Por eso hacen falta medidas socializadoras. Por eso hace falta que todos los bienes que nos ofrece la naturaleza sin intervención humana, sean públicos.

Es por todo eso por lo que hay que reivindicar el socialismo democrático. Socialismo Democrático que por cierto el acervo legal de la Unión Europea convierte en ilegal en la práctica y prohíbe por ley europea. Léase directivas y reglamentos que impiden reconstruir el sector público, el estado social, la democracia republicana e independencia soberana de los pueblos de Europa y obligan a privatizar todo y a destruir las conquistas sociales y sindicales de la clase obrera europea. No miento, solo hay que leer directivas y reglamentos UE o las disposiciones y estatutos del Banco Central Europeo y comprobar que todo este párrafo es rigurosamente cierto. Luego Europa de la Unión no tiene plan B posible, solo tiene una solución desde el socialismo democrático y es su total reconstrucción bajo otro paradigma democrático y social, diferente por tanto de su función real de elemento al servicio exclusivo del mercado, la competitividad capitalista y la prevalencia del sector privado. La democracia en la UE es muy difícil pues no hay, no existe división de poderes, cuando las competencias de su parlamento, son de risa y por tanto no hay democracia. Por todo esto, las clases trabajadoras se están cuestionando la Unión y por eso hay también que reconstruir una fuerza socialista democrática europea que esté junto a las clases trabajadoras y populares de Europa. Al igual que con las clases obreras del mundo y tenga una estrategia no solo nacional o patriótica, sino internacional. Porqué el socialismo democrático tiene mucho que decir en el mundo, si pensamos que todo el planeta tiene derecho a tener libertad y está preparado para la libertad. El neoliberalismo y neoconservadurismo han construido un mundo terriblemente injusto, sucio y peligroso.

En consecuencia desde los partidos socialistas que no hemos renunciado al ideal socialista, republicano y de lucha de clases la función de reivindicar nuestra aportación y legado, pero también la construcción de futuro es tan importante.

Permítaseme una consideración final: desde el socialismo democrático español, no se puede consentir ni por activa, ni por pasiva que un partido corrupto como el PP, que además ha hecho sufrir tanto a las personas, ha dejado un legado de falta de libertades democráticas, destrucción del estado del bienestar y laminación sindical, gobierne. No es el PP la CDU ni de lejos. Estamos ante una mafia que se ha enriquecido a costa del estado y financiado, además de crear una situación en la que los trabajadores/as de este país, activas, jubilados o desempleadas/os en su inmensa mayoría o no llegan a fin de mes o lo hacen con dificultades o son pobres directamente. La única gran coalición posible es la de las fuerzas populares y democráticas que aspiran a limpiar y regenerar. A esto los socialistas democráticos, podemos añadir, y seguir luchando por una nueva constitución republicana que garantice la democracia y nos permita garantizar, democracia con igualdad.

 

Carlos Martinez es politólogo y miembro de Alternativa Socialista/SOCIALISTAS

¿Tú te pondrías un burkini?¿Tu obligarías a tu hija de 13 años a ir con velo siquiera a misa?

Lo de la defensa del Burkini de forma irresponsable por parte de “modernos” occidentales, haciéndolo de forma indiscriminada, es una solemne tontería, fruto de nuestro liberalismo decadente y poca solvencia ideológica. La izquierda laica, lo es con todas las religiones y si exigimos a la Iglesia Católica no injerencia política y denunciamos sus imposiciones, el velo islámico es una imposición contra la mujer en la mayor parte de los casos. Además de esta forma no apoyamos a las feministas árabes, perseguidas y asesinadas muchas de ellas. Lo del burka o nikab es una imposición tribal y religioso-fascista contra la mujer. No está claro que sea propiamente del islam. Es como si la iglesia católica obligará a las mujeres a ir con velo y cubiertas hasta los pies, (de hecho lo hizo y fue combatida por los republicanos laicos, Liberales consecuentes, feministas y la izquierda).
Nos rebelaríamos todos si los curas volvieran a golpear en los colegios o discriminar a las niñas.

La mujer musulmana está sometida a una tremenda presión y violencia estructural. Parece mentira que “progresistas” defiendan el burkini. Una cosa es prohibirlo y otra jalearlo. Seguramente las personas que lo hacen ni conocen el mundo arabo-musulmán rigorista ni a a musulmanes radicales, yo si. La verdad no deseo a ninguna mujer vivir en ese ambiente. Por favor no habléis de libertad. Si nos podemos reír y lo hago de las monjas y denunciar los curas y lo hago, los musulmanes rigoristas también deben ser objeto de nuestras denuncias. Hay que ser solidarios ya de una vez con los árabes progresistas y de izquierdas y laicos que están siendo masacrados por el ISI y sus satélites e incluso musulmanes no radicales.
El socialismo es satán y la izquierda es el diablo, tanto para un musulmán ortodoxo como para un cura de los años cuarenta del siglo pasado era un republicano o un rojo.

Nasser, el gran y lúcido líder egipcio, socialista y antimperialista encarcelaba a los Hermanos Musulmanes ¿Por qué?

Los árabes de izquierdas están siendo perseguidos, asesinados y prohibidos en muchos países musulmanes. El otrora importante movimiento socialista árabe y laico a sido masacrado entre Arabia Saudita, el islam rigorista, los Hermanos Musulmanes, Israel y la CIA en santa alianza.

Vamos a comenzar a ser sensatos de una vez y de paso solidarios con las hermanas y hermanos socialistas árabes y dejar de reír las gracias a los fascistas religiosos, sean de la religión que sean, también del islam rigorista.

El PP chantajea. Otros presionan y el PSOE en medio calla, no es no; pero ¿Para hacer qué

Todo el mundo en la izquierda y entre los populistas progresistas está hablando de un gobierno de progreso. Pero ¿cuál será su política económica? La economía es política y ahora ya nadie habla de economía y eso es muy peligroso y quiere decir que o bien no quieren cambiar nada y por tanto se callan o bien la ignoran, solo saben marketing y entonces también malo.

El PP ya sabemos lo que va a hacer si forma gobierno. Tal vez con alguna concesión pero su programa es lo que Bruselas diga y lo que Berlín mande. Austeridad, ósea recortes y seguir con la política de acumulación de capital a base de salarios pobres para dar liquidez a las grandes empresas. Pagar la deuda para darle negocio a los bancos. Keynesianismo radical de utilizar fondos públicos al objeto de salvar bancos privados, negocios privados y privatizar lo que quede público. Keynesianismo al fin y al cabo, es lo que la Unión Europea está haciendo, dando inmensas cantidades de dinero público, para salvar el sector privado y que este sea el motor del desarrollo. Pero es que son inversiones públicas. Keynesianismo al servicio de los ricos y sus bancos. Este es el programa económico de los conservadores. Porqué ojo, se están invirtiendo inmensas cantidades de dinero público.

Por eso su chantaje contra el PSOE es tan fuerte. Pero es que el programa económico del sector progresista o la bancada del centro-izquierda y el cambio (PSOE incluido), solo contrapone como modelo económico un keynesianismo en sentido contrario o tal vez más correcto. No es malo esto, es mucho mejor sin duda. Pero el keynesianismo digamos social, plantea que hay que invertir en protección, ayudas al empleo e inversión pública que permita volver a hacer crecer la sanidad, la educación, la cultura, las pensiones… Es un claro avance, sí. Pero ahí nos toman la medida: Si entre keynesianos anda el juego y en el fondo nadie plantea ningún cambio y todo se mueve en el terreno de juego del sistema, del capitalismo, hay que captar y recaudar más impuestos y eso ya no le gusta a todo el mundo y menos a los electorados de clases muy altas y poseedoras, pero también a ese magma llamado clase media. Luego aquí comienzan las dificultades.

El problema es que en el mundo progresista nadie se atreve a plantear un programa que supere a la economía neoclásica, al neoliberalismo y por tanto defienda un programa socialdemócrata lo cual produce terror. Se está en un programa socioliberal o de populismo progresista, pero en ambos casos no se cuestionan asuntos de mayor calado.

Bueno, ¿Cuál es la diferencia? Pues sencillo. Un programa socialdemócrata y estoy hablando de seguir las tesis de Berstein y de otros clásicos más moderados  o los laboristas británicos de 1945 por ejemplo, -sin plantearse cambios más radicales-, habrían nacionalizado todos los bancos rescatados. Habría nacionalizado los sectores estratégicos, comunicaciones y telecomunicaciones. Toda la red de protección pública y la enseñanza sería pública. Si estamos dando dinero público a las grandes empresas privadas, al objeto de que estas se mantengan, pues lo lógico es nacionalizarlas y es más barato. Porqué que afirmar que los privados y capitalistas gestionan mejor, es absolutamente falso o en caso contrario ni habría crisis, ni quiebras, ni paro.

Porqué la economía señoras y señores ciudadanos se está gestionando según principios liberales ortodoxos precisamente para violarlos a base de transferir dineros del tesoro público al sector privado y enriquecer a especuladores, grandes empresas constructoras corruptas, fabricantes de armas, químicas, farmacéuticas, o a conseguidores diversos de dinero público para enriquecer los capitalistas privados, que de capitalistas puros tienen bien poco, pues viven insisto del dinero público.

Ese es el problema. Los estados occidentales se han convertido en un gran banco que presta duros a cuatro pesetas a los constructores de grandes infraestructuras o de medios de transporte, comunicaciones, medicamentos o de bancos.

Por tanto no hay programa económico diferente, solo hay enmiendas parciales a la ley de acero de la economía neoclásica y neoliberal.

 Y ni esas acepta el IBEX y los banqueros. Por eso los chantajes para impedir un gobierno que introduzca cambios, por elementales que sean. Solo un gobierno neoliberal garantiza las transferencias masivas de renta de pobres y clases populares a ricos y el IBEX. Aunque si el gobierno es de signo diferente, a nadie le quepa duda que la extorsión continuará y de forma muy fuerte con el inefable apoyo de Bruselas y Frankfurt; la City y Wall Street.

Sería pues imprescindible, cuestionar el papel indigno del Banco Central Europeo y de la propia Unión Europea, que siempre actúa en favor de parte, los poderosos. Habría que nacionalizar los bancos y cajas de ahorros rescatados. Nacionalizar los sectores de distribución y generación energética así como empresas de comunicaciones y telecomunicaciones. Sería más barato para el estado y las personas por tanto.

Mientras la principal tarea de los gobiernos sea transferir fondos a los intereses privados, no será posible ningún cambio real y apoyar con fuerza a la economía social, las pymes, la agricultura, la soberanía alimentaria y por supuesto la sanidad y farmacia, la escuela, los cuidados y la protección acabando con la austeridad y garantizando pan, trabajo y techo, incluidas rentas tipo básica. Construir infraestructuras verdaderamente necesarias para las personas.

Los demagogos son ellos, los que nos hacen creer que la economía no tiene ideas políticas y que no es posible ni más justicia, ni avanzar hacia el socialismo en democracia. La economía es el arma de dominación de los poderosos.