Reflexiones desde un 25 de Abril

El hueco de una socialdemocracia consecuente y de izquierdas, de un socialismo transformador y democrático, comprometido con la revolución ciudadana, el hueco del socialismo en Europa vinculado a figuras contemporáneas como Oskar Lafontaine o Mélenchon, solo puede ser llenado por socialistas y en el estado español, hay muchos y buenos socialistas. Hay millones de votantes socialistas en la abstención desorientados, hartos, traicionados por lo que creían su partido, que no han vuelto a votar o a confiar en nadie. Esa confianza la pueden recuperar socialistas. Digo pueden, si se trabaja y si no se engaña. Una Plataforma socialista en la izquierda y por la construcción de la izquierda, de una izquierda más amplia, es imprescindible, de hecho está en construcción.

Pero estos socialistas también somos conscientes de que es imprescindible abrirnos a otras personas e intentar nuevas formas y formulas organizativas, que la ciudadanía hoy nos demanda. El fracaso de la vieja política junto a su agotamiento hace imprescindible un nuevo tipo de movimiento político más amplio y cívico.

La profunda crisis social que las clases populares sufrimos y las agresiones contra nuestras vidas encaminadas a un nuevo capitalismo decimonónico, que se nos está imponiendo, nos obligan a reaccionar ya. Sabemos que la socialdemocracia ya fracasó pero el socialismo es justicia, es igualdad, es reparto, es poder compartido y es libertad. El socialismo es futuro e ilusión. Está por construir.

Hoy 25 de Abril recuerdo emocionado los claveles rojos en las bocas de los fusiles de asalto. También el 25 de Abril fue traicionado, pero ahora el pueblo portugués reacciona cantando el Grandola Vila Morena que sacó las tanquetas de la libertad a la calle. Vuelve a haber ilusión y ganas de luchar.

Hoy 25 de Abril reflexiono y pienso que las ideas pueden ser traicionadas, pero las ilusiones y las ganas de cambio no, las ansias de lucha por la justicia, no. Por eso sé que triunfaremos sobre ellos y lograremos volver a salir a la calle a reconquistar la libertad y la igualdad.

Declaración política de Construyendo la Izquierda

Los valores políticos no son métodos, son ideas y ser coherentes: el ejemplo italiano.

Declaración de CLI-AS.

Desde hace un tiempo los medios de comunicación y las redes sociales llevan surgiendo numerosas noticias y demandas de una parte de la sociedad y de las bases de partidos considerados de izquierdas, respecto a la necesidad de la mejora de la calidad democrática en las organizaciones políticas y en el Estado a todos sus niveles. Saludamos todos estos debates que son sanos y necesarios en la situación de crisis política en la que nos encontramos en la democracia española, en una situación donde el avance del neoliberalismo en la UE amenaza con poner en suspenso la democracia en los países miembros, como hemos ido viendo -de forma más evidente-, desde 2010.

Dos de los grandes grupos a los que aludimos pretenden dos estrategias, que no son excluyentes aunque no hayan querido ni sabido encontrarse, pero que desde CLI-AS consideramos que aunque necesarias son insuficientes y realmente no son radicales (de ir a la raíz del problema). La primera consiste en la necesaria creación de mecanismos de participación democráticos efectivos y de elección de cargos en los partidos políticos, debido a la creciente acumulación de poder en manos del Secretario General, y otros altos cargos como el Secretario de Organización, y las nulas formas de control sobre su gestión. La segunda es la obsesión metodológica de algunos sectores ligados a la antigua DRY, que ven como caballo de batalla principal la lucha por una mayor democratización de las instituciones del país, desde los que proponen medidas “físicas” y locales de participación, en forma por ejemplo de Presupuestos participativos y otras medidas del estilo, como los que proponen una democracia online a base de wikigobierno, Democracia 4.0, etc.

Vamos a poner dos ejemplos, extraídos de la experiencia italiana, para demostrar que los dos caminos elegidos son insuficientes en los términos que se han propuesto, y luego al final del artículo propondremos la solución en la que creemos en CLI-AS. Para el primer ejemplo expondremos la situación del PD, y para el segundo el del Movimiento de las 5 Estrellas de Beppe Grillo.

El caso del PD es paradigmático de la desaparición de la izquierda de escena. El mítico y glorioso PCI (Partido Comunista Italiano), fue transformado en un socialdemócrata PDS (Partido Democrático de la Izquierda) que terminó transformándose en el PD (Partido Democrático) con la fusión de los restos del PSI y del Partido democristiano, que con la caída de la URSS y el repliegue mundial de las posiciones de izquierdas, terminó por derivar en un partido de centro. Es cierto que la presencia de ex miembros del PCI en el PD le da cierta halo de centro-izquierda, pero su política y sus propuestas son liberales y democristianas “de izquierdas” en su inmensa mayoría.

La democracia italiana ha sufrido además años de “berlusconismo” fruto del hundimiento del sistema de partidos que había gobernado Italia hasta ese momento en el escándalo del “Tangentopoli”, que produjo la casi desaparición del PSI y del PDC, que a su vez generó una desideologización cívica sin precedentes, que encumbraron a Berlusconi al poder. La transformación del eurocomunismo, que había sido alternativa seria con Berlinguer, hasta su muerte, a las políticas democristianas en Italia y modelo de superación del capitalismo, en el PD supuso la desaparición de la única alternativa seria en Italia al modelo que se había implementado en Italia tras la II Guerra Mundial, donde EEUU había jugado un papel clave en impedir que el PCI gobernase a toda costa.

Muchos ciudadanos italianos tras comprobar que el PD no era la solución que buscaban tras el fracaso del gobierno de Romano Prodi, y tras años de “berluscolinización” de la política, de manos del magnate más importante de los medios de comunicación en Italia, que dejan a “ciudadano Kane” a la altura de un aficionado, vieron con cierto respiro que Europa apartase a Berlusconi de la política, aunque con muchas dudas al producirse su desplazamiento a través de la imposición antidemocrática del tecnócrata Mario Monti (ex-Goldman Sachs), empezó a ver con ciertas simpatías la irrupción del M5S, de mano de su líder (el cómico) Beppe Grillo. El M5S prometía una “regeneración” de la vida pública a través de un programa de 5 puntos (estrellas), se declara contrario a la tradición antifascista, contrario a la “partitocracia” que según Grillo había gobernado Italia hasta entonces, con ciertos tintes racistas y con una filosofía política “ni de izquierdas ni de derechas”, una especie de política postmodernista muy aplaudida por algunos sectores de DRY.

El PD viéndole las orejas al lobo, reaccionó con un sistema de elecciones primarias abiertas y dotándose de estructuras de organización diferentes. Muchas y muchos vieron como el PD podía volver a ilusionar con nuevas formas y mayor democracia interna. Pero el aparato venció las primarias y al ser elegido Bersani como candidato no cambio gran cosa en el partido. El resultado de las elecciones fue adverso para el PD que contaba en las encuestas con una cómoda ventaja sobre el resto de sus contrincantes, sin embargo esta ventaja conforme pasaban los semanas y se acercaban los comicios empezó a esfumarse, hasta tal punto que con todos los sondeos a favor el PD ganó por un estrecho margen. De hecho, los “Mercados” y sus voceros de los medios de comunicación “propusieron” el resultado que les gustaría que se produjese en las elecciones, querían o a Monti gobernando, o sino es posible querían un pacto Bersani-Monti, que fue imposible por el resultado tan marginal que logró Mario Monti, no perdonándole los italianos ser el hombre de la Troika en Roma. Es bastante indignante que los “Mercados” decidan que gobiernos les gusta y cuales no y en caso de salir un resultado adverso “castiguen” al país.

Tras ser presentadas por parte del PSOE las primarias del PD como el ejemplo para recuperar el pulso de la calle y ser esta la vía que debe seguir en España para recuperar el voto perdido durante estos años y volver a ser alternativa de gobierno, sin embargo, los hechos ocurridos esta semana para la elección del presidente de la república en Italia nos demuestran que:

Bersani no era el cambio real que esperaban las bases del PD ya que tras las elecciones, incluso antes de estas, sus movimientos eran más cercanos a Monti (centro derecha neoliberal) y Berlusconi (derecha neoliberal) que a partidos de izquierda. Los errores cometidos durante la elección del Presidente de la República, al no apoyar al candidato de izquierdas propuesto por el M5S y al estallar una rebelión en su partido contra un posible pacto con Berlusconi, que al final se ha producido con la reelección de Napolitano, han dinamitado lo poco que le quedaba de liderazgo a Bersani que ha forzado su dimisión y abre un panorama negro para su formación política.

La triste conclusión, es que si bien el PD ha adoptado nuevos métodos, es un partido que ha olvidado sus raíces transformadoras eurocomunistas y socialistas, y que además sigue aferrado a la vieja tradición de las oligarquías políticas, no siendo un instrumento de cambio, mucho menos de conquista de la igualdad social y el reparto de la riqueza. Lo cual aplicado al PSOE quiere decir, que la desconfianza hacía él de las clases populares y medias más castigadas por la crisis y de los jóvenes, no va a desaparecer y que su solución no será tampoco cambiar a Rubalcaba por Madina, puesto que cuando hay temas de calado que afectan al capitalismo financiero PP y PSOE coinciden y si no preguntemos al secretario del grupo parlamentario socio-liberal Eduardo Madina, por qué votaron recientemente contra una moción que proponía la auditoria de la deuda española y no pagar la deuda ilegitima. La deuda es lo que nos tiene contra las cuerdas y la causa, más bien excusa, de tanto recorte y sufrimiento, pero auditarla y no pagar lo que no es realmente público, perjudica los intereses de los grandes bancos privados europeos, incluyendo los españoles. En ese caso funciona la gran coalición y eso es un espejo del apoyo Bersani-Monti-Berlusconi. Por consiguiente, la solución no son las primarias, es romper o no romper con el capitalismo financiero, y desde las posiciones social-liberales no se puede, y como ha dicho Iñaki Gabilondo hace poco son un giro a la derecha.

El Movimiento 5 Estrellas que parecía al menos por ahora representa la protesta ciudadana interclasista, lo cual es muy necesario, ha demostrado su incapacidad de introducir cambios reales cuando han tenido la oportunidad. Su negación de la posibilidad de pactar con Bersani y aplicar su programa electoral ha llevado a resucitar a Berlusconi como elemento clave de la política italiana y ha frustrado el deseo sincero de muchos ciudadanos honrados italianos de que se produjese un cambio real en la situación de su país, de hecho ha llevado Grillo a la ingobernabilidad a Italia, y ha terminado resucitando a dos personajes que el odiaba, a Berlusconi y a Napolitano. El gran problema del M5S es el excesivo poder dentro del movimiento de Grillo, apoyado por uno de los grandes empresarios de comunicación del país, y de hecho que el M5S sea un “trade market” (marca comercial registrada) no augura que esto sea precisamente una solución rupturista con la situación de crisis que padece Italia. La pretendida “radicalidad democrática” a la que hacía mención el propio Grillo se diluye en el autoritarismo de su persona, además que al ser un proyecto que agrupa propuestas de izquierdas con propuestas de derechas, y al haber captado parte del voto de las clases medias en riesgo de proletarización, del voto fuga de la izquierda y del partido de Berlusconi (en el Sur de Italia), le va a ser muy difícil mantener la unidad de su propio movimiento. El uso novedoso de las redes sociales para la elección de candidatos y propuestas, demuestra más una concepción de participación bastante estrecha, ya que la participación es bastante más baja que la que se logró movilizar para la elección del candidato del PD. Sin embargo, en contra de lo que piensan muchos de los “extasiados por la tecnología” que hay en España, Grillo ha logrado gran popularidad gracias a el uso continuo de la plaza y el mitin como elemento de agitación y propaganda, además del uso de pasquines, voluntarios, etc.

En conclusión la excesiva fragmentación y postración de la izquierda más a la izquierda del PD, la milagrosa resurrección de Berlusconi, un sistema electoral reformado por Berlusconi con efectos perversos pensado para darle continuamente la mayoría privilegiando sus feudos, la incapacidad del PD de ofrecer un proyecto creíble y transformador a la sociedad italiana, ha permitido la aparición del “fenómeno Grillo” y del populismo demagógico en el que se mueven detrás oscuros intereses empresariales. En los dos casos, el del PD como el del M5S, han demostrado ser dos caminos fallidos para solucionar el problema en Italia, por mucho que los métodos hayan cambiado sin ideas, sin una ideología radicalmente transformadora, sin un compromiso ético, sin un camino marcado a romper la dinámica neoliberal en Italia, llegan, por consiguiente, a un punto muerto, a una vía que no lleva a ninguna parte, terreno abonado para la aparición del fascismo o de una solución más autoritaria.

Ante todo esto entendemos que la obsesión casi durkheimniana por los métodos, sin ir a la raíz del problema, que es el capitalismo financiero y su andamiaje institucional, no es la solución a los problemas de Europa, ni a los problemas nacionales o regionales, tal y como demuestra el caso italiano. Creemos de CLI-AS, y estamos andando por esa senda, que para poder revertir esta situación de eliminación de derechos duramente conquistados, de imposición de una agenda de contrarreformas del capital contra el trabajo, de la imposición, en definitiva, de una solución antidemocrática y autoritaria, sólo se sale desde la construcción de un amplio movimiento popular en el que participen los partidos políticos más a la izquierda del PSOE, los sindicatos de clase y los movimientos sociales, tal y como han marcado la experiencia griega (SYRIZA) y los partidos-movimientos de América Latina, que han demostrado que si hay esperanza, que se puede revertir la “larga noche neoliberal” y caminar por la senda de una mayor democratización del Estado y de la economía, de un mayor respeto por el medio ambiente y la implementación de un programa de ecología política y económica, de que, en resumidas cuentas, la economía esté al servicio de las personas y no las personas al servicio de la economía.

Desde CLI-AS consideramos que los métodos son importantes, pero son útiles cuando estos llevan detrás aparejadas ideas, proyectos y una finalidad justa, no sirven por sí solos, ni revertirán una situación como la del PSOE o la del PD, ni del Estado, porque este es “solo” uno de sus problemas que tienen su origen en el abandono del programa transformador de la sociedad y superador del capitalismo. El capitalismo financiero es el enemigo de la democracia, y lo está demostrando día a día, si erramos con el análisis de la causa, difícilmente encontraremos la solución acertada. Por consiguiente, CLI-AS considera que es necesario la construcción de una fuerza política radicalmente democrática, que busque empoderar a los ciudadanos, que luche desde la honradez y el buen ejemplo de sus miembros por la causa de los más desfavorecidos, que ayude a la defensa del Estado del Bienestar, que luche por la vida y el empleo digno, que sirva como instrumento de los más desfavorecidos, de los trabajadores, de las clases medias, para alcanzar el poder y servir de elemento de transformación que recupere las esencias del socialismo, que sirva para la llegada de ese futuro postcapitalista que ponga a la fraternidad universal, a las personas, a sus sueños y al Planeta en el centro de nuestras preocupaciones, donde la solidaridad, la igualdad, la libertad, la justicia social y la apoyo mutuo sean su estandarte y una realidad y no sólo palabras bellas para los discursos.

Bibliografía sobre el caso italiano:
– “La catástrofe del centroizquierda italiano”. Dossier. Rossana Rossanda y Norma Rangeri: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5895
– Italia: Miradas sobre Grillo y sus grillitos. Dossier: http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/italia2.pdf
– Tangentopoli: http://es.wikipedia.org/wiki/Manos_Limpias_(Italia)

El ciudadano Correa

Ecuador y su Revolución Ciudadana es una de las respuestas latinoamericanas más contundentes al neoliberalismo mundial. A esta afirmación debemos añadirle que también lo es exitosa. El gobierno de Correa, parte esencial del ALBA, ha logrado importantes victorias frente al conservadurismo y al capitalismo mundial entre las que, de forma paradigmática, se sitúa su auditoria de la deuda y la nueva Constitución, que fue la primera en introducir un concepto tan importante, como el del buen vivir frente al consumismo, destructor de mentes y espíritus como genocida del planeta tierra.

Pero si algo hay que agradecer a los mandatarios y mandatarias progresistas latinoamericanos desde el resto del mundo, y desde Europa en especial, es su claridad de ideas y de acciones. Correa es muy claro y además posee la autoridad de su doctorado en economía y su profundo conocimiento del funcionamiento del capitalismo financiero. También la de sus victorias electorales frente a la oligarquía ecuatoriana. Por eso en su reciente gira por la vieja Europa se ha permitido dar lecciones -afirma que sin pretenderlo- a unos mandatarios torpes, reaccionarios y neoliberales, que nos conducen irremisiblemente al abismo social.

Escuchando al presidente Correa en Valencia, no pude sino sentir envidia del pueblo ecuatoriano. Lo que Correa afirmó es lo mismo que, desde el estado español, llevamos tiempo afirmando y denunciando todos y todas las activistas sociales antineoliberales y anticapitalistas, y es sencillamente que para el neoliberalismo imperante en Europa lo importante son los bancos privados, no las personas. La mal llamada deuda pública -la mayor parte de ella privada en realidad- cuyo pago a costa de recortes y austeridad contra los de abajo se ha situado en el Estado Español, incluso con rango constitucional por encima de los derechos humanos.

Latinoamérica advierte con contundencia: Están cometiendo los mismos errores que cometieron las oligarquías derechistas en su continente en los años ochenta y noventa del siglo pasado. La crisis, en consecuencia, se profundizará y el empobrecimiento de las clases populares producirá mucho sufrimiento.

Se puede salir de la crisis capitalista, claro. Correa lo afirma a voz en grito desde los distintos escenarios de encuentro con Latinoamericanos, y ecuatorianos en particular, que ha tenido estos días de gira por tierras de este bananero Reino. Pero haciendo justo lo contrario de lo que se está imponiendo desde todos los gobiernos europeos, lacayos todos del capitalismo financiero.

Lo que Correa no podía hacer, en calidad de jefe de estado extranjero de visita, es llamar a la revolución ciudadana en nuestro Reino corrupto y empobrecido por sus gobernantes y sus banqueros. Pero nosotras y nosotros sí podemos, es decir sí se puede.

La crisis tiene soluciones, si. Pero la solución ni es más neoliberalismo, ni es menos democracia. La crisis capitalista tiene un origen político y solo tiene una solución política. Esto muchas y muchos llevamos tiempo afirmándolo, pero es de agradecer que el presidente ecuatoriano lo recalque también en el desierto europeo de forma alta y clara.

Como recientemente ha afirmado Ignacio Ramonet, Europa tiene mucho que aprender de Latinoamérica y yo añadiría de forma especial, esencial, de los estados del ALBA.

Solidaridad con el pueblo humilde y trabajador y los socialistas de Venezuela

No me gustan los panegíricos, no me gusta adular. Pero no soporto la violencia fascista y racista de la oligarquía venezolana.

Tampoco soporto las mentiras de sus amigos los grupos de presión y comunicación, y la derecha y extrema derecha española, que sin excepción están silenciando los asesinatos y violencia del caprilismo y la derecha venezolana.

Las elecciones han demostrado que Maduro y el PSUV tienen mucho trabajo por delante, y que además muchos sociólogos y politólogos coincidimos en que se ha diseñado una mala campaña. Maduro tenía que haber sido más él mismo y no la sombra de Chávez. El presidente Chávez es irrepetible y único. Ahora sigue el proceso y el tránsito hacia el socialismo. Ahora se trata de un proceso colectivo, y eso es más difícil.

El Presidente Maduro tiene potencial, pero lo debe desarrollar y demostrar. Nunca un cambio -y más si es frente a los poderosos- es fácil. Recordemos a Salvador Allende o a la II República Española.

Las socialdemocracias europeas nunca han molestado a las oligarquías, por eso han tenido gobiernos más tranquilos. E incluso a pesar de ello, por ejemplo en el reino de España se han gastado muchos millones en derribarlas. Pero si algo está demostrando la oligarquía venezolana es que es fascista y que ya tenía preparada de antemano esa reacción. No triunfarán a pesar de sus algaradas y crímenes.

Cuando lo que se cuestiona es el poder y el poder económico, es decir la democracia económica y avanzar hacia el reparto, entonces las burguesías amenazadas reaccionan con violencia, dando golpes de estado si hace falta. En Venezuela había uno preparado, pero ha fracasado. Una Venezuela gobernada por socialistas es una garantía para los pobres del mundo, por eso todas las derechas y oligarquías se han volcado en EE.UU. y en Europa a defender a la derecha pro-imperialista venezolana. Pero ¿Que pueden hacer un grupo de potencias decadentes y con una profundísima crisis capitalista, además de causar dolor? Nada ya, mal que les pese.

Por todo esto, todas las izquierdas mundiales deben apoyar con decisión a sus hermanos y hermanas venezolanas.

Esto también es una lección en el estado español, para los que afirman que ya no existen las izquierdas y las derechas. Esa falacia la han desmontado del todo siete crímenes en Venezuela. Siete personas asesinadas por ser socialistas -eso si, socialistas, no socioliberales, ni terceras-vías ni otras zarandajas. También ha demostrado que las oligarquías harán cualquier cosa por defender sus privilegios de casta y de clase. Esto forma parte de la lucha de clases mundial.

Lo que nos hace falta es recuperar en nuestro estado español la esperanza, la ilusión por el cambio, los valores y crear una amplia convergencia de los de abajo.

En Venezuela, las clases altas desprecian a los humildes -a los de abajo- hasta limites insospechados. La mayor parte de los periódicos y canales de televisión son privados y antichavistas: Que se deje ya mentir, pues esa es la fuerza de la oligarquía incluso por allí. Televisiones y periódicos de la oposición capitalista que intoxican diariamente y a pesar de ello, de no estar ya el llorado Chávez, Maduro ha ganado.

En Europa, en el reino de España también nos desprecian. Nos roban y agreden. Pero también hay personas humildes, pobres que votan a las derechas y se creen sus mentiras por miedo, por ignorancia, por sumisión, aunque también por falta de alternativas y de mensajes claros, comprensibles e ilusionantes.

Mirad la que están liando con los escraches. Son pacíficos, pero no soportan a la chusma ante sus casas cómodas y calientes, sin amenaza de desahucios, o con una hipoteca que les pagamos entre todas y todos. Pues si eso pasa con los escraches, cuando los de abajo, los progresistas, las izquierdas, los y las socialistas que lo son y creen en el reparto y están dispuestos a enfrentarse a los bancos, ganemos las elecciones y gobernemos, el camino también será duro, difícil y complicado. Por eso las izquierdas transformadoras políticas y sociales del sur de Europa nos hemos de unir y coordinar para las luchas y para alcanzar los gobiernos.

Mi solidaridad con el pueblo trabajador y bolivariano de Venezuela. Mi solidaridad con la democracia y el socialismo venezolanos. Mi deseo de que Nicolás Maduro sea él mismo. Los hijos de Chavéz somos todos, por lo cual le pido fuerza, reparto, afianzamiento del poder popular y participativo y de un proceso de cambio colectivo.

“Hay dinero de sobra, solo hay que legislar para traerlo”

Martínez ya defendía hace 11 años que el sistema capitalista y el neoliberalismo “traen la ruina”

En los últimos años les han repetido más de 40 veces que podrían tener razón. “Incluso políticos, académicos, y personas de relevancia social. Gente que antes se burlaba de nosotros y nos llamaba catastrofistas ahora dice que el sistema capitalista y el neoliberalismo traen la ruina, tesis que venimos defendiendo desde hace más de 11 años en España”. Habla Carlos Martínez García (Valencia, 1952), presidente en Andalucía de ATTAC (Asociación por una Tasa a las Transacciones Cambiarias para apoyar a los Ciudadanos), que nació en Francia en 1998 y ahora cuenta con una importante presencia internacional. En Andalucía abandera proyectos de democracia participativa, banca pública, y garantía de derechos sociales y públicos. Martínez fue asesor de Hugo Chávez, presidente de ATTAC en España, y es politólogo y urbanista. De izquierdas, sindicalista y republicano. Cuenta que ha sufrido despidos por hacer huelga y por enfrentamientos ideológicos.

Pregunta. ¿Cómo sienta que les den la razón a sus ideas diez años después?

Respuesta. Y no solo eso, también utilizan ahora nuestro discurso, que nos parece bien porque para eso está. Aunque personalmente he tenido que llegar a soportar respuestas hirientes al exponer unas ideas que están escritas y que preveían esta crisis. Pero también es de justicia reconocer que en Andalucía siempre se nos ha escuchado, incluso en periodos anteriores.

P. ¿Dónde marcan el hito de esta crisis financiera?

R. En el periodo de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Incluso en la época de Richard Nixon. Ahora no estamos sufriendo más que una de sus fases más virulentas. Pero el origen está ahí, es la consecuencia del triunfo del neoliberalismo.

P. ¿Qué ha dejado de herencia Hugo Chávez?

R. Sus ideas no han muerto. Hay países en Latinoamérica, África y Asia que siguen su estela. Y Venezuela, con sus problemas y sus defectos está emergiendo mientras España y Europa están en recesión, en decadencia. Si yo fuera presidente del Gobierno pediría unirme a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, nos iría mejor… (risas). También admiro a Lula da Silva y a Dilma Rousseff. De ella es la frase ‘No estamos sufriendo lo mismo que Europa porque hacemos justamente lo contrario a ellos’. Me encanta.

Había un plan de acabar con el estado social, y efectivamente está siendo ejecutado, debilitado

P. ATTAC es prácticamente sinónimo de alternativas. ¿Qué proponen?

R. Pues eso. Hacer precisamente lo contrario de lo que se está haciendo. No nos podemos dejar engañar. Hay dinero. Hay dinero de sobra, pero está en paraísos fiscales. Habría que suprimirlos, planificar una economía de impuestos progresivos. Debería conocerse el dinero ilegal del fraude, el proxenetismo, del tráfico de drogas… y revertirlo en los estados que se hayan generado. Con un impuesto recaudatorio y de control como la tasa Tobin se puede saber el origen de los gastos. Todas las potencias emergentes, con Brasil a la cabeza, tienen impuestos sobre el movimiento del capital. El problema es que en Europa no quieren que su dinero pague y sea controlado.

P. ¿Qué otras medidas podría destacar?

R. Es necesario acabar con las Sicav, utilizan subterfugios legales para no pagar a Hacienda; deberíamos diseñar una banca pública al servicio de los ciudadanos que no sea Bankia, que ha entrado por la puerta falsa. Incluso Alemania, que tanto daño nos está haciendo, tiene una banca pública; también es un error eliminar el empleo público, eso crea movimiento económico, habría que incrementarlo. Son recetas básicas, pero en lo simple y lo sencillo se esconde lo real.

P. No coinciden demasiado con las del Gobierno…

R. Había un plan de acabar con el estado social, y efectivamente está siendo ejecutado, debilitado. Era un plan diseñado por parte de los poderes financieros y se está cumpliendo.

Potencial andaluz en la banca

El presidente de ATTAC en Andalucía, Carlos Martínez, forma parte de un grupo de trabajo para la redacción de un documento para la creación de una banca pública en Andalucía. “Hay que inventar un sistema financiero andaluz que sea abierto, democrático y participativo. Es escandalosa la desaparición de las cajas andaluzas. Es una tragedia”, considera Martínez, que ve en Andalucía un potencial importante en la economía social, la capacidad de agroindustria, las energías renovables y la formación y cualificación de sus ciudadanos. “La Unión Europea nos ha destinado a ser el solarium del Europa, al ladrillo y al turismo. Pero tenemos que cambiar de paradigma económico, si no, iremos por un camino errático y sin rumbo. Desde Andalucía se pueden plantear alternativas”, destaca.

P. ¿Y pierde poder el Estado?

R. El Estado tiene más capacidad de lo que creemos. Está teniendo fuerza para desmontarse a sí mismo, para agredir y legislar en favor de lo que creen. Lo que pasa es que en estos momentos su capacidad es destructiva. Hay que cambiar la correlación de fuerzas con los mercados.

P. Se pierde entonces valor en la democracia…

R. Desde que cayó el muro de Berlín, al capitalismo le sobra la democracia, no le hace falta. En España se consiguió un triunfo social importante, pero también un fracaso político. La democracia formal no funciona, no sirve, y es el germen de la corrupción que florece en todos los partidos.

P. ¿Los ciudadanos están preparados para implicarse en una democracia más participativa, como proponen?

R. Lo primero que tenemos que impedir es que nos roben la esperanza. El ciudadano lleva años sufriendo una propaganda constante para no estar informado. Pero por suerte, desde hace tres años, la sociedad está volviendo a interesarse y a luchar en la calle. Lo vemos también en que se está rompiendo por fin el bipartidismo en España.

P. Aunque las encuestas revelan que el PP volvería a ganar.

R. Es que hay valores de derechas como estar en contra del aborto, el autoritarismo o la religión. Eso, al votante del PP no le cambia en su decisión del voto, aunque exista el caso Bárcenas.

P. Otra de sus líneas de actuación es la refundación de la izquierda. ¿Qué necesita?

R. Hace tiempo que ATTAC plantea el empoderamiento de la ciudadanía de forma participativa, que se tomen las riendas desde la sociedad por encima de lo económico. Y personalmente creo que es imprescindible un movimiento de recuperación del socialismo. Que alguien me diga que es socialista y monárquico es como un cristiano practicante y ateo. A la izquierda le hacen falta valores y valor para transformarnos hacia un socialismo más parecido al de Venezuela.