La segunda fase de la revoluci贸n tunecina. Amenazas y posibles lecciones

No es el asesinato de una persona ninguna lecci贸n y si una amenaza. Si alguien o algunos reaccionan con tal violencia y voluntad de provocar y truncar un proceso pol铆tico 驴Qu茅 estar谩 ocurriendo en T煤nez? La Revoluci贸n de esta rep煤blica norteafricana fue la primera de lo conocido como “Primavera 脕rabe” y la que prendi贸 a su vecino Egipto.

Fue una revoluci贸n laica apoyada fundamentalmente por las organizaciones democr谩ticas y de izquierdas toleradas por la dictadura de Ben Ali -o no-, as铆 como por la poderosa organizaci贸n sindical UGTT y diversos movimientos sociales y de derechos humanos. Los principales actores fueron una conjunci贸n de profundo malestar de j贸venes universitarios urbanos y de titulados parados o sub-empleados junto con luchas obreras, que las pol铆ticas neoliberales de la dictadura inspiradas por Occidente, es decir Uni贸n Europea y EE.UU. -de los que Ben Ali era un aliado fiel- hab铆an provocado en este peque帽o gran estado.

El detonante de la quema a lo bonzo de un joven parado prendi贸 el fuego de la revoluci贸n. Cuando tal autoinmolaci贸n se produce, los j贸venes de clase media llevaban tiempo moviliz谩ndose desde las redes sociales, pero en el sur del pa铆s. Los mineros en huelga sufrieron unos meses antes una dura represi贸n que se sald贸 con 16 obreros de las minas, asesinados por las fuerzas del orden de la dictadura.

Las protestas prenden el pa铆s, convoc谩ndose diversas huelgas generales regionales. Cuando la UGTT convoca en T煤nez capital, la mecha prende ya sin remisi贸n. Los obreros capitalinos deciden la convocatoria y se lanzan a las calles, hermanados con otros segmentos sociales y sobre todo una emergente juventud formada, parada o precaria y laica. Pero鈥

Tras las elecciones generales del 2011, el partido islamista moderado Ennahada vence y Ghannouchi es nombrado presidente del Gobierno, si bien su partido no obtiene mayor铆a absoluta en el Parlamento y gobierna con apoyo de partidos laicos de centro-derecha. La frustraci贸n para los y las revolucionarias es que vence las elecciones un l铆der islamista ausente veinte a帽os de T煤nez, exiliado en Londres y que no ha participado en las luchas, ni su partido como tal tan poco. Pero la segunda y m谩s grande frustraci贸n es que el nuevo gobierno aplica pol铆ticas neoliberales y se convierte en un protectorado econ贸mico de la Uni贸n Europea.

La llamada primavera 谩rabe lo es en T煤nez y Egipto, no as铆 en Libia en la que juegan otros factores y actores externos e imperialistas. Provoca ciertamente importantes cambios en ambos estados mediterr谩neos. Pero estos no son como muchas veces y con simplicidad se analiza. Existen otros factores regionales muy importantes, y es que adem谩s del peso occidental y neocolonial europeo, dos fuerzas confluyen tratando de controlar el polvor铆n 谩rabe. A saber, Arabia Saudita m谩s las monarqu铆as teocr谩ticas del Golfo y Turqu铆a.

Tanto en Egipto como en este caso que especialmente nos interesa, T煤nez, tras las revoluciones populares emergen con fuerza partidos isl谩micos moderados ya existentes, como la Hermandad Musulmana y Ennahada. Estos partidos vienen a ser para entendernos como lo que ser铆a en Europa la Democracia Cristiana o el Partido Rep煤blicano en los EE.UU, es decir partidos de derechas con fuertes v铆nculos religiosos y ribetes populistas. Veamos, el caso del PP espa帽ol es muy semejante. Estos partidos son pro-capitalistas, est谩n dirigidos por una peque帽a burgues铆a aliada a grandes empresarios, pero debido al factor religioso cuentan con el apoyo de amplias capas populares.

Adem谩s estos partidos -los isl谩micos- han sufrido una larga represi贸n por parte del laicismo 谩rabe o del socialismo 谩rabe como el que n铆tidamente represent贸 Gamal Abdel Nasser en Egipto. Tambi茅n por parte del Destur en T煤nez -partido de la independencia, laico y socializante en sus inicios- lo cual provoc贸 el聽incremento de la simpat铆a de muchos sectores religiosos de las clases humildes y control de muchas poblaciones rurales muy religiosas. Si a esto le sumamos que聽los partidos isl谩micos poseen amplias redes de caridad y sanidad en zonas muy pobres, subvencionadas por fundaciones religiosas sauditas de car谩cter rigorista, el puzzle est谩 listo.

La Hermandad Musulmana, con ramificaciones en T煤nez, Siria, Jordania y otros partidos hermanos en Marruecos y otros pa铆ses como Libia, tiene adem谩s en la Turqu铆a que gobierna el AKP de Erdogan un potente aliado, pues el partido gobernante turco se presenta a s铆 mismo como la versi贸n isl谩mica de la democracia cristiana. Turqu铆a adem谩s se ser una potencia emergente juega a potencia regional sunnita y de hecho junto a Egipto poseen ambos los ej茅rcitos m谩s numerosos de la zona. Si bien, no olvidemos, Turqu铆a forma parte de la OTAN. El puzzle est谩 completo cuando vemos como la alianza saudita-islam rigorista-hermandades musulmanas-Ennahada-OTAN-UE-EE.UU, cierra el c铆rculo y completa el dibujo y por si faltaba alguien, pues aparece la alargada sombra de Israel. Esto a las clases populares 谩rabes, no se les escapa y por tanto en T煤nez y tambi茅n en Egipto, est谩n estallando revueltas no solo laicas y 鈥渓iberales鈥 sino antineoliberales y de car谩cter progresista, incluso socialista, con fuerzas nasseristas y marxistas cada vez m谩s organizadas y sindicatos obreros muy combativos.

En T煤nez hace pocos meses se ha constituido un Frente Popular que agrupa a todos los partidos democr谩ticos y de izquierdas, y movimientos sociales, entre los cuales est谩n ATTAC, CDTM, Derechos Humanos, organizaciones feministas y la central sindical UGTT. Este Frente Popular va a concurrir a las pr贸ximas elecciones legislativas y municipales, as铆 como esta co-organizando el Foro Social Mundial que en esta ocasi贸n tendr谩 lugar a finales de Marzo en T煤nez.聽Tiene esta alianza pol铆tica, un ambiente muy favorable, pues la situaci贸n del pueblo sigue siendo de paro, pobreza y escasez.

Lo que los asesinos de Chokri Belaid han tratado de hacer es amedrentar a las fuerzas populares, sacar el espantajo del terrorismo isl谩mico reaccionario y crear un miedo que consolide a Ennahada en el poder, favoreciendo a las clases dirigentes que tanto durante la dictadura como ahora dominan al pueblo tunecino.

La represi贸n de las revueltas populares en Egipto, la represi贸n en Marruecos recientemente denunciada por Attac Marruecos -por cierto tambi茅n con una partido isl谩mico 鈥渕oderado鈥 en el poder, la deriva opresora y neoliberal turca y las operaciones e intromisiones militares occidentales en toda la zona, tienen el objetivo de segar las revoluciones de car谩cter social que en estos pa铆ses se est谩n larvado.

Las revoluciones 谩rabes se encuentran en una segunda fase y, al objeto de aniquilarlas, se vuelven a aliar los islamistas burgueses y los cristianos neoliberales. Esto, y con perd贸n, no es nuevo. Ya en los a帽os sesenta y setenta del siglo pasado se lamin贸 al nasserismo, socialismo 谩rabe y al marxismo organizado del 谩rea que era muy importante tambi茅n en la Resistencia Palestina. Se ejecut贸 el plan occidental, bien prostituyendo a muchos dirigentes y/o potenciando golpes de fuerza o de estado internos, pero tambi茅n eliminando f铆sicamente a otros dirigentes y sus organizaciones.

T煤nez tiene la potencia de haber hecho una revoluci贸n. T煤nez posee unas fuerzas sociales bien estructuradas y con un amplio apoyo intelectual y obrero. Las gentes transformadoras y de izquierdas de T煤nez adem谩s demuestran ser mucho m谩s inteligentes que la izquierda socio-pol铆tica del estado espa帽ol. No solo fueron decididos al objeto de conseguir la democracia y el cambio de r茅gimen sino que, con el Frente Popular, han sido capaces de unirse, converger, coaligarse, organizar una fuerza c铆vico-pol铆tica, con el 谩nimo de gobernar y cambiar. De enfrentarse realmente al neoliberalismo no solo con discursos o actos simb贸licos, por lo que se han constituido en una amenaza real para el poder religioso-econ贸mico dominante. Las fuerzas sociales y pol铆ticas tunecinas no se han amedrentado por el asesinato del l铆der marxista Belaid, sino que el viernes 8 de Febrero han convocado con 茅xito una huelga general. El pueblo de T煤nez est谩 movilizado y hay que apoyarlo decididamente, tanto difundiendo informaci贸n como acudiendo al Foro Social Mundial todo el movimiento socio-pol铆tico europeo y latinoamericano.

En T煤nez, varios de los partidos del Frente Popular ya tienen diputadas y diputados, pero no solo no han mirado por encima del hombro a los que no los tienen, ni a los movimientos sociales, sino que se han puesto a trabajar todos ellos codo con codo y construir una fuerza real antineoliberal y unitaria. Gracias a personas como Fathi Chamki, entre otras y otros, los movimientos sociales han sido capaces de, con inteligencia, valent铆a y generosidad, sentarse a la misma mesa de la UGTT y de partidos pol铆ticos y remar juntos, al objeto de enfrentarse a quienes venden su revoluci贸n. Que gran lecci贸n. Muchas veces cuando nos quejamos, no podemos sino afirmar que tenemos lo que nos merecemos. Aprendamos de T煤nez. Apoyemos al pueblo de T煤nez, porque la lecci贸n que nos brinda es impagable. Seamos tunecinos.

Est谩n muy nerviosos. Es la hora

Las contradicciones de Rajoy, los聽vaivenes聽de Cospedal, la mirada melanc贸lica de la vicepresidenta Soraya, la insistencia de “El Pa铆s” y “El Mundo”, la solemne cara dura y聽desverg眉enza聽de Ana Mato. Todo ello -y otras evidencias- tejen un negro panorama en torno a un Gobierno que se est谩 manifestando como聽in煤til, desastroso e ineficaz, excepto para reprimir las protestas populares, aplicar recortes sociales y laminar derechos fundamentales.

Tambi茅n digamos “mosquea” el聽silencio聽c贸mplice聽de CiU, el amagar y no dar del PNV y la timorata reacci贸n de Rubalcaba, que pide dimisiones, pero no elecciones. Todos ellos saben que su suerte y la del PP es la misma. Esa es la explicaci贸n, esa y que “la gran coalici贸n” otea en el horizonte.

Me dicen algunos, elecciones 驴para que? 驴para que dimita el PP y gobierne el PSOE? 隆Pero si el PSOE est谩 todav铆a peor que el PP en intenci贸n de voto, por favor! El problema de sus nervios es que ahora no tienen m谩s recambio real que el pueblo y sus organizaciones y movimientos, y eso les聽da聽p谩nico. Pero ojo,聽tambi茅n聽a muchos progresistas les produce miedo. Es un momento de ser consecuentes, inteligentes y valientes.

En mi anterior art铆culo muchas personas聽creyeron聽ver que denunciaba una conspiraci贸n contra Rajoy. Que聽esta existe es evidente, si no no se explican tantos datos, silencios y contradicciones -nervios al fin y al cabo-. Pero la CONSPIRACI脫N real es contra las clases populares y la democracia. Algunos, los que manejan el Estado Espa帽ol, insisto, al margen de los partidos, pues operan e influyen en todos las fuerzas sist茅micas, en todo el espectro centro, centro-derecha, en que incluyo el grupo de Rubalcaba ahora, Zapatero hasta hace poco, y Felipe Gonz谩lez siempre.

Personas poderosas que son y han sido, que manejan datos e informes, la banca y los palcos de los campos de聽f煤tbol聽de la Villa y Corte, son las y los que de verdad obligan a tomar decisiones (por supuesto conectados con los centros de poder financiero, y por tanto聽pol铆tico, todav铆a m谩s contundentes de Frankfurt, Londres o Nueva York)聽y lo hacen con la intenci贸n clara de ganar m谩s dinero a costa nuestra. Gracias entre otras cosas a la estafa de la llamada, de forma muy discutible, “deuda de Espa帽a”.聽Tambi茅n por dominar e imponer su forma de seguir haciendo negocio y para ello, con una democracia puramente formal y capitidisminuida, les sobra.

El PP es el partido de la derecha y la extrema derecha. Del cacicato provinciano y de las clases medias cat贸licas pre-conciliares, tan conservadoras como asustadas. UPyD, el partido confusi贸n, en ocasiones con un discurso eficaz pero en el fondo con m谩s conexiones e ideas en com煤n con la derecha de lo que parece. Es la cara supuestamente amable y justiciera del espa帽olismo m谩s rancio y del liberalismo m谩s decidido, as铆 como del no cambio de聽r茅gimen (como mucho “su limpieza”). Siempre han apoyado medidas neoliberales en econom铆a.

El PSOE no es consciente todav铆a de su grav铆simo problema. Convertido en un partido sist茅mico m谩s y sin alternativas radicales, como son las que ahora hacen falta. El PSOE adem谩s est谩 atado por聽numerosas聽hipotecas con el r茅gimen vigente del que es parte fundamental y por tanto, por m谩s gui帽os que haga ahora en la oposici贸n a sindicatos, desahuciados o paradas y parados, no es cre铆ble ni lo va a ser. El PSOE ha gobernado durante decenios sin modificar jam谩s la legislaci贸n hipotecaria, ni impulsar una reforma bancaria, al聽rev茅s聽ha privatizado y bancarizado las cajas de ahorros. Tampoco ha defendido jam谩s el patrimonio p煤blico en sectores estrat茅gicos como la energ铆a y la industria pesada. Ha privatizado, ha hecho recortes y, a pesar de avances聽innegables聽en sanidad y educaci贸n, as铆 como en pensiones y en materia de derechos civiles e igualdad de g茅nero, siendo cierto esto: siempre ha practicado una聽macro-pol铆tica econ贸mica de derechas. No ha disminuido nunca el poder de la oligarqu铆a financiera y del ladrillo que domina el Reino de Espa帽a. Adem谩s, ha sido incluso聽rid铆culamente cortesano y din谩stico.

Cuando la representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca Ada Colau, en el聽Congreso el聽martes聽5 de聽Febrero critic贸 duramente a los partidos sist茅micos por su pasividad ante la Banca y el sufrimiento de los afectados en paro y exclusi贸n, la portavoz del PSOE se sorprendi贸 y molest贸, pues el grupo socioliberal hab铆a cedido su turno para presentar la iniciativa legislativa popular. Esta se帽ora no entendi贸 que la ciudadan铆a activa y movilizada no conf铆a ya en ese partido por m谩s gui帽os que haga. No son de fiar y su reciente pasado les avala, pero es que adem谩s el聽derecho聽c铆vico a la denuncia y las luchas sociales son las que han permitido llegar al Congreso -a pesar del PSOE- la ILP contra la ley hipotecaria. La democracia actualmente donde de verdad se est谩 defendiendo es en la calle y en las movilizaciones. Adem谩s, si tan experta es la molesta diputada 驴porqu茅 no ilumin贸 con su sabidur铆a al Gobierno Zapatero? Por ejemplo.

Izquierda Unida y la Izquierda Plural, si bien conectan con las luchas y est谩n en ellas teniendo una larga trayectoria de oposici贸n, y numerosos de sus militantes est谩n en los movimientos sociales, sindicales y聽cr铆ticos聽-al igual que lo est谩n socialistas de izquierdas y antineoliberales- contemplo a煤n a riesgo de equivocarme y tal no percibo, que est谩n un poco perdidas en la mara帽a institucional. Demasiado condicionados por el calendario parlamentario y excesivamente confiados -se que no todos y todas- por una subida en las聽encuestas聽de intenci贸n de voto, que a pesar de todo son claramente insuficientes para gobernar. Creo que por no hablar de SYRIZA, la amplia聽coalici贸n聽de izquierdas griega -que evidentemente no son- se pueden mirar en espejos m谩s cercanos como el de Alternativa Galega de Esquerdas. Solo con una amplia Coalici贸n c铆vica y antineoliberal podremos acabar con esta situaci贸n y gobernar. Gobernar, pues es lo que les hace falta a las clases populares. Gobierno y proceso constituyente, para cambiar el r茅gimen聽corrompido y聽corro铆do聽que sufrimos.

Pero como gobernar ser谩 muy duro, pues habr谩n muchos y poderosos enemigos y聽dificultades,聽previamente聽hay que empoderar a las clases populares y trabajadoras y hacer del com煤n de las gentes la alternativa. Un gobierno de progreso en el estado espa帽ol que audite la deuda y pida moratorias, nacionalice de verdad gran parte de la banca y derogue las contrareformas laboral y de la sanidad, el desempleo y las pensiones. Deber谩 acometerse adem谩s una profunda reforma fiscal y muy progresiva entre otras medidas como imponer la Tasa聽Tobin. Pues bien, ese gobierno聽o tiene un amplio respaldo popular y un elevado sistema de聽participaci贸n y co-decisi贸n ciudadana, o los poderes neoliberales espa帽oles y europeos lo har谩n fracasar en poco tiempo. Y esto a algunas personas de izquierdas tambi茅n les pone nerviosos. Se nota. Es m谩s聽c贸modo el modelo聽andaluz, pero este, que聽por聽cierto no evita recortes y despidos p煤blicos muy duros, no es posible trasladarlo al Estado, y de fracasar como fracasar铆a al no atreverse los socioliberales a enfrentarse a la contenci贸n artificialmente impuesta del d茅ficit, abrir铆a las聽puertas聽al fascismo.

Por eso, ante la rotunda crisis聽pol铆tica, moral, social y econ贸mica del聽r茅gimen, no cabe m谩s alternativa que la convergencia. El encuentro urgente de las fuerzas sociales y聽pol铆ticas, as铆 como聽pol铆tico-sociales, dispuestas a trabajar por la justicia, la igualdad, la libertad y la democracia y ponerse a trabajar y elaborar ya un programa com煤n de las fuerzas populares de gobierno y cambiar esto, comenzando por la jefatura del estado. Tambi茅n una estrategia de confluencia y聽alianza con las fuerzas sociales y pol铆ticas聽de las izquierdas europeas. Sin olvidar un giro en聽pol铆tica聽exterior.

Eso es lo que le pone nervioso al poder y al PP, que est谩 posibilidad -que existe- se d茅. Que logremos agruparnos, no para echarlos, sino para cambiar. El dilema es claro: o se est谩 con las fuerzas y las componendas del Sistema, o se est谩 por el cambio de r茅gimen. Y esto no se demuestra con palabras y apoyos, se demuestra con hechos, con la pr谩ctica聽pol铆tica聽y la conjunci贸n de los de abajo.

Algunos dir谩n “este聽escribe聽esto y se queda tranquilo”. No. Los y las que me conocen saben que estoy trabajando activamente por lograr esa convergencia y por que nos encontremos, arremanguemos y pongamos manos a la obra.

Algo muy grave est谩 pasando

Advierto, los movimientos en la prensa de Madrid y las esferas del poder central de estos 煤ltimos d铆as, a煤n habiendo conseguido algo muy positivo como es la reacci贸n de much铆simas personas, bien de forma activa ech谩ndose a la calle de聽numerosas ciudades del estado espa帽ol exigiendo la dimisi贸n de este Gobierno corrupto, o firmando escritos de dimisi贸n, e incluso manifestando聽su malestar en encuestas demoledoras para con Rajoy y sus amigos, tienen en su origen una carta guardada en la bocamanga. Es muy bueno que salgamos a la calle diciendo chorizos fuera y que esta crisis es una estafa, pero tambi茅n que sepamos qu茅 se cuece en las esferas gatopardianas del poder real. De los que, m谩s all谩 de partidos, manejan el estado. Debemos intuirlo para聽actuar聽en consecuencia.

Los papeles B谩rcenas los sacan al alim贸n “El Mundo” y “El Pa铆s”, es decir un sector del PP y un sector muy poderoso del PSOE. Puede parecer evidente que tras estos medios hay poderosos intereses tanto econ贸micos como pol铆ticos,聽y que medios empresariales tan influyentes deben tener serios indicios para arriesgarse a sacar a la luz estas noticias. No son jueces, pero est谩n muy informados, y eso es evidente y palmario.

Algo hay detr谩s. En una asociaci贸n de izquierdas muy seria y respetada en esta opci贸n ideol贸gica, hace algunos meses ya recibimos informaci贸n muy solvente acerca de una golpe de sal贸n que se preparaba contra Rajoy -si, contra Rajoy- pues un sector muy importante del poder entend铆a que le faltaba fuerza y liderazgo para acometer una crisis que compromete seriamente los intereses de las oligarqu铆as, del establishment madrile帽o que acumula el poder. Los oligarcas desean m谩s contundencia, m谩s “reformas” y una聽concentraci贸n聽mayor de poder.

Se sabe adem谩s que el聽r茅gimen聽ha perdido toda la confianza popular, y los partidos del sistema ya no solo no son de fiar, sino que est谩n bajo m铆nimos. La monarqu铆a, su otro basti贸n de poder, ha perdido confianza y las personas comienzan a percibir su inutilidad, as铆 como sus claros s铆ntomas de “debilidades聽econ贸micas”.聽Cuando todo se derrumba urgen soluciones r谩pidas y no siempre ortodoxas.

El poder financiero hace tiempo que exige un gobierno de concentraci贸n y/o una gran coalici贸n PP-PSOE-Derechas Nacionalistas, que salvaguarde los intereses de la oligarqu铆a que nos domina. Tambi茅n del entramado聽pol铆tico-econ贸mico del聽r茅gimen聽del 78, incluidos los beneficios adicionales que este produce. El hundimiento en las encuestas del PP y del PSOE, indican que unas elecciones generales anticipadas tampoco pueden ser la soluci贸n, luego mucho ojo y atentos. Pues a pesar del recambio de UPyD en la derecha, las cosas no est谩n claras. Si a esto le sumamos el problema catal谩n y el vasco que ya se vuelve a otear, todo est谩 servido. Pero lo que m谩s les asusta es la reacci贸n social, el imprescindible por nuestro bien -el de paradas y parados, pensionistas, j贸venes y clases trabajadoras- estallido social, que tambi茅n, no solo ya se intuye, sino que cada vez de forma inexorable se aproxima m谩s. Luego un golpe de tim贸n conservador, un golpe neoliberal, est谩n en el horizonte.

La reacci贸n popular y las manifestaciones no solo son la respuesta l贸gica, sino hay que incrementarlas y seguir con ellas y con las huelgas obreras en la limpieza, servicios p煤blicos y los transportes. Pero necesitamos con urgencia un frente amplio del pueblo trabajador, apoyado por la Cumbre Social, que se enfrente con 茅xito a esta operaci贸n que todo parece indicar que se est谩 fraguando.

No hay tiempo. No es聽momento de聽echarse聽nada en cara, ni de ajustar cuentas. Es, eso si, un tiempo en el que hay que actuar a la vez con responsabilidad y valent铆a, y conformar sin p茅rdida de tiempo una Coalici贸n Social y de las izquierdas y los y las antineoliberales.

Llevo tiempo聽dici茅ndolo y machac谩ndolo. Tanto Socialismo21 como Construyendo la Izquierda, entre otras fuerzas, lo est谩n exigiendo y poniendo聽encima聽de la mesa a todas y todos los que nos quieran escuchar. Tambi茅n hace tiempo se lo propongo, directa o indirectamente, a ATTAC Espa帽a y otros movimientos sociales. Y la verdad me gustar铆a estar equivocado, pero…

IU no puede pensar que un 15% -si es que se diera efectivamente- en un panorama de elecciones anticipadas es la panacea. La intenci贸n de voto total es de un 53%, seg煤n la encuesta聽de Metroscopia del 3/2/2013; es decir, que muchas personas tanto hartas como manipuladas se van a quedar en casa. La derecha solo desea que la izquierda sociol贸gica y social se quede en casa para volver a mandar, y a la postre ya saldr谩 UDyD para hacerles el apa帽o. Eso o hacerle el av铆o al PSOE. Por eso es tan necesario el frente amplio de las izquierdas y la indignaci贸n. Los socialistas, que no socioliberales o simples liberales emboscados en el PSOE, sabremos como actuar. Sabremos cual es nuestro lugar.

Hoy Domingo 3 de Febrero, Rubalcaba ha pedido la dimisi贸n de Rajoy para nombrar a “otro presidente” que pueda pilotar este barco a la聽deriva, pero no ha pedido elecciones anticipadas -era lo l贸gico tras pedir la dimisi贸n del l铆der del PP- ni ha anunciado por ahora una moci贸n de censura. A mi me ha chirriado, no se si a ustedes tambi茅n.

No hay tiempo ya. La respuesta antineoliberal no puede tardar. Rajoy debe dimitir, claro. Pero no solo por hacer algo que ya sab铆amos que se hac铆a entre la derecha y otros liberales y era moneda com煤n en el partido de las derechas, sino por estar empobreciendo las clases populares del Estado, para enriquecer a ricos y poderosos y vender nuestra dignidad y la independencia del estado espa帽ol.

Gobierno dimisi贸n ya. Coalici贸n y Convergencia ya!! Esto est谩 podrido

En estos momentos hay que reaccionar con contundencia. La crisis del r茅gimen del 78聽vive su momento m谩s聽谩lgido. La corrupci贸n rampante en la Corona y el partido de gobierno, el PP, as铆 como tambi茅n casos no resueltos y聽vivos en los otros partidos del turno y din谩sticos al igual que en la derecha nacionalista catalana, apoyo sustancial del r茅gimen, obligan a tomar medidas urgentes. A esto hay que sumarle 6 millones de parados y paradas y la ofensiva neofascista del PP al pretender limitar todav铆a m谩s la democracia, atacando a los ayuntamientos, 煤ltimo basti贸n m谩s cercano al pueblo y m谩s controlable, al igual que la operaci贸n de volver聽al estado centralista.

Este gobierno corrupto carece de legitimidad para gobernar. Sus聽pol铆ticas聽de austeridad y recorte nos est谩n llevando a la pobreza, el hambre y la exclusi贸n de amplias capas de poblaci贸n y聽destrozando聽el tejido productivo, mientras los ricos son cada vez m谩s ricos.

La Constituci贸n del 78, reformada por PSOE y PP por la v铆a de urgencia en su articulo 135, es la excusa perfecta y la base legal para recortar, imponer聽pol铆ticas聽de austeridad y que los derechos de los bancos est茅n por encima de las personas. Adem谩s ha dejado al descubierto la falacia de la igualdad ante la ley y el聽car谩cter聽de clase de la reforma favoreciendo tan solo a los poderes financieros. El bipartidismo demostr贸 con ese acto su聽verdadero rostro.

Vivimos en un estado injusto, desigual, donde las grandes fortunas y empresas no pagan impuestos, y los bancos operan en para铆sos fiscales con total impunidad.

En consecuencia, creo firmemente que hay que exigir la dimisi贸n del Gobierno ya. Salir a la calle a defender la democracia y la igualdad y exigir un proceso聽constituyente.

Para encarar con 茅xito las pr贸ximas elecciones, hay que constituir ya una Coalici贸n amplia y social, con un programa que todas y todos los altermundistas, socialistas de izquierdas antineoliberales, indignados y constituyentes, comunistas y militantes de IU as铆 como nacionalistas de izquierdas y dem贸cratas聽con conciencia social, tenemos ya muy claro y en mente. Para encarar un nuevo tiempo que viene hay que constituir una nueva Convergencia聽pol铆tica amplia y com煤n para gobernar, y reformar la Constituci贸n o redactar una nueva, que ser铆a lo ideal.

En cualquier caso, si los movimientos sociales, sindicatos, partidos no corruptos ni implicados en recortes y ciudadanas y ciudadanos conscientes y combativos no nos ponemos de acuerdo, la聽culpa聽ser谩 solo nuestra. Aunque tambi茅n aqu铆 habr谩 diferentes grados de responsabilidad. Insisto, no se trata de subir en las encuestas e intenci贸n de voto o formar “un gobierno de progreso”, se trata de gobernar, se trata de vencer, se trata de frenar esta聽sangr铆a聽social, se trata de plantar cara, se trata de cambiar.

Entrevista en Radio San Borond贸n. Sobre la convergencia pol铆tica, el paro y la necesidad de movilizarse

Carlos Mart铆nez (polit贸logo): 鈥淭odas las encuestas ponen de manifiesto que la capacidad de liderazgo y la credibilidad de Rubalcaba est谩n bajo m铆nimos鈥

A la gran desconfianza que sufre el PSOE por parte del pueblo, debemos unir la p茅rdida de sus bases electorales tradicionales

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.– El polit贸logo Carlos Mart铆nez, miembro de Construyendo la Izquierda y presidente de ATTAC Andaluc铆a, reflexion贸 en La Trapera de Radio San Borond贸n entre otras cosas sobre la postura que est谩 manteniendo el PSOE en estos momentos y dijo que aunque lleve muchas d茅cadas en pol铆tica y pueda tener cierto sentido com煤n en determinadas cuestiones, Alfredo P茅rez Rubalcaba no tiene capacidad de liderazgo real, algo que est谩 notando el partido, como se demuestra en cada oleada de encuestas.

Tras opinar que los ciudadanos y colectivos alternativos est谩n demasiado parados ante la que est谩 cayendo, Mart铆nez record贸 que todas las encuestas ponen de manifiesto que la capacidad de liderazgo y la credibilidad de Rubalcaba est谩n bajo m铆nimos, tras lo que a帽adi贸 que ese es un problema que afecta a todos los dirigentes socioliberales, cuya credibilidad es cada d铆a menor dado que la gente no es tonta, ni olvida.

En este sentido, critic贸 que todos digan que van a eliminar el paro cuando est谩n en la oposici贸n, pero cuando llegan al gobierno se olvidan de sus promesas, de modo que esta es la situaci贸n que en estos momentos est谩 sufriendo el PSOE en su conjunto debido a la gran desconfianza por parte de la ciudadan铆a, lo que ha propiciado una p茅rdida de sus bases electorales tradicionales, que prefieren la abstenci贸n a respaldar a esa organizaci贸n que se ha puesto del lado de los poderes econ贸micos neoliberales.

Carlos Mart铆nez aclara que la enorme abstenci贸n que se est谩 produciendo en Espa帽a no se debe al 15M, ni a la labor de sectores libertarios, como se ha dicho en determinados sectores pol铆ticos y medi谩ticos, sino que se debe al segmento de socialistas que est谩 descre铆do de la pol铆tica de ese partido, tras lo que insiste en que no puede conectar con la poblaci贸n un hombre como Rubalcaba que pertenece al Felipismo, que sigue con una alianza a muerte con Felipe Gonz谩lez y el Grupo Prisa.

Sobre la propuesta del Plan de Empleo de Rubalcaba, el polit贸logo opina que es m谩s de lo mismo. Como es l贸gico es bueno que se inviertan 20.000 millones de euros para crear empleo en un pa铆s con 6.000.000 de parados, pero el problema es d贸nde est谩 ese dinero. En base a ello, afirma que si no se junta ese Plan de Empleo con pol铆ticas que hagan que el cr茅dito vuelva a fluir, con pol铆ticas que obligue a la banca nacionalizada, como Bankia, a actuar como banca p煤blica, con que se haga una reforma fiscal en condiciones, de modo que los ricos empiecen a pagar impuestos, estos planes no tienen ninguna viabilidad.

El presidente de ATTAC Andaluc铆a insiste en que si las pol铆ticas que se ponen en marcha inciden en m谩s recortes y m谩s despidos, menos cotizaci贸n y menos ingresos por impuestos, adem谩s del acrecentamiento en la bajada de la demanda de consumo, dado que no hay ninguna otra f贸rmula de entradas, ni un planteamiento coherente sobre la deuda, resulta imposible una recuperaci贸n.