Pongamos el Socialismo en el centro del debate para rescatar el Socialismo

En el Reino de España, el espectro mediático, académico y político situado en torno al Sistema, que forma parte del conglomerado socio-político que apoya la plena vigencia de la Constitución del 78, la monarquía y la permanencia en el poder de las oligarquías económica y política que nos dominan, está muy preocupado, sobre todo en Madrid. Veamos.

Un seísmo está afectando a la política española, y es la crisis que atraviesa el PSOE. El PSOE forma parte del sistema del Reino de España y es actualmente algo parecido al Partido Demócrata de los EEUU, si bien este último tiene sectores a su izquierda. Pero estamos en este caso afortunadamente en Europa latina y el bipartidismo existente es, digamos, imperfecto. Así ha sido siempre. De hecho, a pesar de las trabas legales y el favoritismo mediático y legal hacia los dos partidos que se turnan el gobierno, no podemos hablar de bipartidismo.

El diseño de Estado de la UCD, pero también de Manuel Fraga y los asesores de la monarquía en el inicio de la transición, crearon una estructura tendente a que la derecha económica pudiera controlar siempre el estado. El modelo -mediáticamente imperante todavía a pasar de su actual crisis- establecía un bipartidismo, solamente “tocado” con los nacionalismos de derechas, democristiano en el caso vasco, y neoliberal en el catalán, a los que el sistema asumía bastante bien y de hecho -a pesar de las tormentas- se siguen considerando parte del juego.

I Crisis del Socialismo en el estado español. Inicios y renuncias ideológicas

Tras un breve periodo de tiempo con posiciones socialdemócratas incluso republicanas en el inicio de la transición, el PSOE se convirtió en un partido de un amplio sector de las clases populares, dominado por una clase media sin instinto de clases, carente de conexión con el socialismo y la lucha de clases, moderada, “moderna” y “progresista”, que abandonó el análisis marxista, por tanto el socialismo y la socialdemocracia clásica e incluso abjuró en su sector mayoritario del Keynesianismo. Con una sólida implantación en la clase obrera en un principio, a la que contribuyo a hacer desaparecer al menos en sus sectores más combativos, con las reconversiones industriales y mineras que protagonizó. Su amor por los servicios y su empeño en deslocalizar nuestro débil tejido industrial, siguiendo los imperativos de la UE (entonces Comunidad Europea). Solo dos segmentos obreros no desaparecían: albañiles, y camareras y camareros. La UGT, en principio su Sindicato, acabó en el mandato de Nicolás Redondo rompiendo amarras y caminando por libre. Cierto es que manteniendo vínculos, lo cual no le ha impedido montar huelgas generales a gobiernos psoistas y distanciarse, al igual que lo hacían sectores de las clases trabajadoras.

Es pues el psoismo actual un fenómeno de clase media, media y baja, incluso alta ilustrada, que conserva todavía importantes bolsas de votos populares y que vive de expolear la vieja -pero importante- tradición socialista en el estado español, eso sí, cuando está en la oposición.

El stablishmen madrileño que domina España, según tesis del profesor Navarro y que yo comparto, está preocupado porque su fuerza para mantenerse y seguir chupando del bote necesita del bipartidismo y el mal llamado socialismo, que es un muro de contención de las aspiraciones populares. La lástima -y motivo de preocupación para el sistema- es que las clases populares comienzan a darse cuenta, y sobre todo los más jóvenes y politizados ligados al 15M -o los que reciben su influencia que son muchos y muchas-, así como los allegados a la izquierda, piensan que el PP y el PSOE son lo mismo. Si la conciencia de que el PP y el PSOE son iguales se extiende más todavía, ocurrirá en todas partes del estado lo mismo que en Galicia, Euzkadi o próximamente en Cataluña. Excepto tal vez en Andalucía y Extremadura, gracias al balón de oxigeno que le está prestando al PSOE -en este caso IU, aunque sea por razones diferentes- pero coincidentes en el resultado final.

A pesar de ello, la dirección torpe del decadente PSOE actual entiende que lo que hay que hacer es aguantar, y confía en que las aguas volverán a su cauce. Son malos tiempos que hay que saber superar. Todo lo más, han preparado una generación de personas más jóvenes, casi todas y todos ellos profundamente socioliberales, desconocedores de la historia de su propio partido hasta 1982, formados en el marketing de marcas comerciales y electoral anglosajón, ignorantes de marxismo y socialdemocracia clásica y criados en despachos de aparatos, que jamás han sufrido mobbing laboral, un despido injusto o una nómina falseada, pero tampoco han vivido las luchas sociales, las huelgas o la angustia de no poder hacer frente a una hipoteca. Son profesionales, formadas y formados por profesionales, que creen ser algo todavía, a pesar del creciente desprecio que las clases populares sienten por ellos, tal y como vienen demostrando los diferentes sondeos electorales. El sistema les ampara y se sienten con derecho divino a ser los y las elegidas.

Ante este panorama, un partido históricamente de tipógrafos, mineros, agricultores, maestros, fundidores o profesores universitarios, pasando por carpinteros y escayolistas, ha pasado a la historia. Se ha olvidado. El socialismo es solo pensiones mejores –sin exagerar y solo lo “sostenible”-, escuela para todos, eso si, incluyendo la concertada con curas y monjas, servicios públicos aunque con externalizaciones, y la igualdad. Pero ya no es la igualdad de sexos y el fin de la opresión de los de abajo por los de arriba, sino la mejoría de determinadas situaciones de género, que también es importante, pero no solo. La igualdad es el fin del patriarcado, de la explotación capitalista, de la dominación sexista.

Las cúpulas y cuadros socioliberales piensan que todo volverá a su lugar cuando el PP se queme. Pero no analizan que lo que se está quemando es el régimen, la Constitución que ellos -aunque ahora abjuren y se disculpen- vendieron a los bancos y los mercados para nada bueno hacia las clases populares. La deuda nos esclaviza y encima esta esclavitud es constitucional gracias al Gobierno psoista de Zapatero y al Partido Popular que le apoyó.

II Las respuestas populares y la recomposición de las ideas Socialistas

Los y las dirigente del socioliberalismo español piensan que radicalizando su lenguaje en la oposición, e incluso sacando pancartas contra recortes que ellos comenzaron a imponer, se olvidarán sus daños casi irreparables en este sistema y se volverá a confiar en una oligarquía profesional de mediocres sin ideales. Ahora reclaman la dación en pago, con condiciones y cuando gobernaban votaron en contra. Votaron a favor y en contra de propuestas totalmente al revés que los socialistas franceses por ejemplo. Ante todo esto los socialistas no podemos permanecer callados ni consentir tanto atropello a la moral política y a las personas.

Pienso que la solución es volver a poner el Socialismo en el centro del debate. El sistema capitalista ha fracasado. Nunca había habido tanta pobreza y miseria en el mundo. El peligro de guerras e invasiones se multiplica. El paro avanza inexorable. Los estados del bienestar europeos son desmontados y eliminados poco a poco o bruscamente. En Europa, la democracia, de más baja calidad cada día, está en peligro.

Ante esto, surgen propuestas de nuevas organizaciones sociales y socio-políticas capaces de unir a las y los de abajo frente a los de arriba, y defender la democracia buscando la justicia y el reparto.

En Europa como en Latinoamérica hay fuerzas políticas nuevas que se reclaman socialistas y lo son. Desde regímenes democráticos y con formulas democráticas luchan por el socialismo, es decir por la igualdad real entre hombres y mujeres y la superación de las clases y el sistema de dominación. No solo por la simple igualdad de oportunidades, sino por la igualdad, el reparto y la propiedad pública de los bienes estratégicos y naturales por parte de de la sociedad así como por la democracia plena y participativa. En Alemania, Francia, Grecia, Holanda, Dinamarca, Portugal, surgen fuerzas socialistas de izquierdas y radicales como nuevos nuevos referentes ante una socialdemocracia sin proyecto propio más allá de dulcificar el liberalismo. En América Latina, hay nuevas fuerzas socialistas-no precisamente las ligadas a la Internacional llamada socialista, que ampara a partidos derechistas, pro-norteamericanos aliados a sus oligarquías, además de corruptos como por ejemplo Acción Democrática-. En Brasil, Venezuela, Bolivia o Uruguay entre otras repúblicas, nuevos partidos socialistas, ejecutan políticas al margen del neoliberalismo y defendiendo sus patrias, a sus sus pueblos.

Antiguos adecos -ex militantes de AD en Venezuela- forman parte hoy del PSUV, el partido socialista que preside Hugo Chávez. Socialdemócratas alemanes y socialistas franceses constituyen hoy partidos como Die Linke y el Parti de Gauche, que forman parte de Partido de Izquierda Europeo, o en Portugal el Bloco de Esquerdas, en el que socialistas de izquierdas, neotrostkistas y cristianos de base han alumbrado una interesante, novedosa y combativa izquierda con mucho apoyo juvenil, ante un Partido Socialista neoliberal e iniciador de los crueles recortes portugueses.

No es el problema el nombre. Ni es lo importante el ropaje externo a veces puro marketing comercial. Cuando Pablo Iglesias participó en la fundación del PSOE quería llamarle Partido Obrero a secas. Jaime Vera, solo Partido Socialista, al final fusionaron nombre y todos contentos. El problema no son las siglas, es el contenido. Un partido que se llama socialista y solo le preocupa apuntalar el capitalismo y cree en un sistema liberal, es un fraude y da igual como se llame.

III Del socialismo y del tránsito hacia el socialismo

Sin complejos pongamos el socialismo en el debate político, en la agenda social. Hagamos ver las contradicciones del capitalismo para con las clases populares, como este sistema conduce a las crisis y las crisis al paro, la pobreza y la exclusión, la injusticia y como el sistema capitalista para superar su crisis, lo hace a costa de transferir rentas de trabajadores a capitalistas, despidiendo y rebajarando el sueldo a los pobres, a los trabajadores y trabajadoras para de esa forma acumular capital y seguir explotando. Por tanto la solución a la crisis, pasa por repartir, defender lo público, hacer fluir el crédito en condiciones no especulativas, para lo cual hay que socializar la banca y fortalecer la economía social, al igual que la propiedad social de los medios de producción estratégicos. Hay que defender el medio ambiente y la madre tierra, defendiendo el carácter público no privatizable del agua, la energía y el oxigeno y perseguir el machismo sea criminal o cultural.

El Socialismo es reparto, es propiedad pública, es medio ambiente colectivo, nunca privado y defensa de mares, ríos y bosques. El Socialismo es gestión pública y cooperativa del crédito y de la economía. El tránsito hacia el Socialismo exige intervención en la economía, banca pública, profunda reforma fiscal, reparto, fuertes sistema públicos de protecciones sociales, educativas y sanitarias, derechos laborales garantizados. Industrias estratégicas y transportes públicos de propiedad pública y total libertad expresión, además de democracia real con todos los cargos del estado electivos y con igualdad de derechos y deberes. El Socialismo del Siglo XXI exige un tránsito no solo nominal o publicitario sino real. La tercera vía, el liberalismo y sobre todo el neoliberalismo han fracasado, están en crisis y solo saldremos de esta crisis haciendo lo contrario de lo que han propiciado. No hay alianza posible entre justicia, solidaridad y capitalismo, son como el agua y el aceite.

Todas estas sencillas premisas las bebemos de los clásicos, de Marx, de Engels, de Kaustki, de Jaures, de Iglesias, de Besteiro, de Gramsci, de Allende, de Mariateguí, de Paco Fernández Buey, de Oskar Lafontaine, de Mélenchon, de Ignacio Ramonet, de Bernard Cassen, de Samir Amin, de Marta Harnecker, de Françoise Houtard, de Susan George, de Alvaro García Linera, de Rafael Correa, de Frei Betto, de tantas y tantos que han pensado y piensan en justicia, reparto, estado social y socialismo.

Como tenemos ideas, propuestas y alternativas, las personas socialistas del estado español, debemos agruparnos al margen de un grupo de profesionales y gestores liberales, en algún caso con tintes sociales, que no se cuestionan el sistema y se rinden a él. El problema del PSOE, no es de nombres propios, lo es de proyecto y si ese proyecto es socialista, es decir transformador y superador del liberalismo o no. Si no lo es ¿Para qué perder el tiempo apoyando a una oligarquía política tremendamente desprestigiada e incluso despreciada socialmente? ¿Para qué confiar en recambios cono Carmen Chacón, quien fue miembro de la Comisión Trilateral, es decir un oscuro lobby pro-capitalista y anti-socialista? Al igual que su compañera Trinidad Giménez protectora de todos los lobbys anti-socialistas y contrarrevolucionarios de América Latina ¿Para qué seguir favoreciendo las aspiraciones de cachorros socioliberales que jamás han tenido que fichar o buscar trabajo y además han demostrado en su militancia ser tremendamente cainitas y vengativas o vengativos? ¿Es ese el recambio? ¿Tanto nos ciega la marca?

IV El presente y futuro del Socialismo

Se decida lo que se decida en el seno de las oligarquías políticas, la ciudadanía de este Estado, están tomando otros rumbos. Personas como Xose Manuel Beiras o Mélenchon están demostrando que el liderazgo real y la política no tienen edad, pero si ideas y coherencia. Que la izquierda se está reconstituyendo al margen de la voluntad del sistema y a pesar del sistema. Que el 15M ha contribuido a crear una nueva forma de entender la política y esta formula ha venido para quedarse. Que no serán jóvenes-viejos moderados y cobardes frente a los poderosos los que articulen las izquierdas sociales y transformadoras.

Hoy en el Reino de España hay ya asociaciones y coaliciones que desde diversos puntos de vista trabajan por el socialismo, como: Socialismo21, Construyendo LA IZQUIERDA, Alternativa Galega de Esquerda, ISI, pero también fuerzas nacionalistas de izquierdas, eco-socialistas, militantes y partidos en el seno de Izquierda Unida y socialistas que, al margen de la oligarquía socioliberal, trabajan por construir un referente socialista que acompañe a la conformación de nuestra imprescindible SYRIZA o Frente Amplio y de izquierdas, que sea capaz de elaborar un programa de gobierno y ser alternativa de gobierno a la derecha y al sistema e impulse la lucha contra la austeridad, la estafa de la deuda y le plante cara a la neoliberal Unión Europea y al capitalismo y los bancos alemanes. Una fuerza amplia y moderna, nueva y combativa que beba en los clásicos pero sea capaz de liderar el tránsito hacia el Socialismo del siglo XXI.

Una fuerza que se articula en calles y plazas, en manifestaciones y huelgas generales, que apoye procesos constituyentes y alternativos. Una fuerza que esté por el socialismo, es decir la superación de un sistema de dominación de clases y por la propiedad pública de los servicios públicos y los medios de producción estratégicos y los de consumo, evitando la especulación, acaparación y monopolios a costa del pueblo. Esto no es un slogan, debe ser un camino que exige ya el ir haciéndolo. No recorrer esa senda no es socialismo.

Una fuerza que proponga alternativas a la crisis capitalista, porque las hay. Cuando los neoliberales, pro-capitalistas y miembros de la tercera vía, afirman que no se sabe qué hacer para acabar con la crisis y que las únicas recetas posibles son las suyas, faltan a la verdad. La crisis sistémica se anunció y denunció, el sistema la ocultó por que favorecía a sus intereses bancarios y especulativos. Hay alternativas, están explicadas y publicadas. Aunque, el socioliberalismo y el neoliberalismo, miran a otro lado y las consideran reflexiones de grupo de locos y locas e iluminados. Podemos afirmar sin embargo, que ellos son unos fracasados y nos están llevando a la miseria, la injusticia y la represión. La respuesta es simple, los fracasados y fracasadas liberales no pueden encontrar soluciones, no están capacitados, ni esperanzados. No quieren repartir la riqueza, sino las sobras del pastel. Las personas socialistas trabajamos por repartir la tarta, no las guindas, y propiciar un mundo diferente con un orden distinto.

Suicidio-asesinato en Granada. Hasta la vida roban los poderosos a los invisibles

El asesinato por la Banca de un frutero empobrecido de un barrio de Granada, cuando se le iba a desahuciar su bajo embargado y modus vivendi, su pan, indica hasta que punto la banca es criminal y se hace imprescindible su socialización, su nacionalización. La creación de un sistema financiero público es imprescindible y que las Cajas de Ahorros, recientemente nacionalizadas, actúen como servicios públicos que son, transparentes y de gestión democrática y social.

Las gentes de bien de Granada hemos de reaccionar y ya. Llamo a la Cumbre Social, a las plataformas sociales y fuerzas socio-políticas granadinas a no dejar pasar este crimen y a reaccionar movilizando. Llamo a convocar, con más rabia si cabe, la huelga general ciudadana contra los recortes.

Mientras un hombre se suicidaba acosado por los bancos, el jefe del estado que Franco impuso decía en la India lo buena que es la política del PP y sus recortes, y como en un estado sin derechos laborales los capitalistas hindúes pueden invertir tranquilos ya que hay una nueva legión de parias, de invisibles, de intocables en el Reino de España a los que explotar, y que en un año todo funcionará bien, para los poderosos, los ricos y banqueros, claro.

Mentiras, crímenes económicos y pobreza, eso es la corte de los milagros del Reino de España, con una banca con poder dictatorial.

ATTAC Granada, las Mesas de Convergencia, Construyendo la Izquierda,… todas y todos debemos reaccionar cuanto antes. Hay que actuar y decir algo ya ¿Porqué es el Reino de España el paraíso de los banqueros? Nuestra legislación pone a los derechos comerciales de la banca por encima de los derechos humanos, y las personas de la piel de toro sufren leyes injustas hace decenas de años, siglos y nadie ha tenido la valentía de tocarlas, de pensar en los humildes, de hacer de este reino de opereta una verdadera democracia.

Josemi ha dejado de ser invisible. Pero hay alternativas y soluciones como ilusionar a las personas humildes en la lucha social. Hay futuro, pero debemos conquistarlo. Hay alternativas, aunque la suya -la del neoliberalismo- solo sea imponer el miedo, el miedo hasta morir. Por eso vamos hacer lo contrario, luchar para vivir.

Análisis electoral de urgencia. El PP baja

Dos naciones del Reino de España han tenido elecciones autonómicas. Sus resultados responden a realidades con diferencias y matices, así como a comportamientos históricos de su población con diferencias, pero aún así manifiestan también ciertas semejanzas y conclusiones políticas globales conjuntas.

Aún a riesgo de posibles equivocaciones, escribo que en Euskadi todo ha transcurrido según lo previsto. En el Pais Vasco la cosa era si vencía el nacionalismo de centro-derecha o la izquierda radical y/o socialdemócrata independentista vasca. La derrota del PSOE estaba clara, y solo faltaba saber si el PP resistía o no como primera o segunda fuerza nacionalista españolista.

En Galicia, la esperanza estaba en que el PP no obtuviera la mayoría absoluta. La ha obtenido a pesar de haber perdido más de 137.000 votos. Gracias a la ley electoral tan injusta que sufre el reino de España, este partido de extrema derecha ha obtenido más diputados, con menos votos. De ahí lo acertado de la declaración de Beiras la noche electoral “El PP no ganó”. La derrota sin paliativos del PSOE ha sido contundente y demuestra que las personas progresistas y de izquierdas o indignadas, no creen sus mensajes, ni su “oposición”, pues ya les han defraudado lo suficiente. La abstención fue muy importante, pero la suma de AGE y BNG da más de cincuenta mil votos sobre los socioliberales. El ganador moral es Beiras, el viejo luchador, coherente y líder natural de la izquierda gallega, así como la dialogante y convergente Yolanda Diaz entre otras y otros, encabezando esta operación que ha permitido su exitosa “SYRIZA de Galiza”.

El PP, que baja en el País Vasco tres escaños, sufre la doble derrota de perder asientos y de contemplar la presencia contundente de EH BILDU como fuerza muy superior y opuesta a sus recortes sociales, pero también a su política represiva y opresiva contra la izquierda nacionalista vasca y el pueblo vasco en su conjunto. A pesar de los esfuerzos de paz de este sector político y de otras personas que tanto han apostado por él, y justo es aquí citar a Jesus Eguiguren. Pero el PSOE también se ha derrumbado. Su pacto con el PP, alentado por la dirección madrileña, ha sido infumable y lo ha pagado.

El PP no ha ganado, baja en Euzkadi y baja en votos en Galicia. Por tanto, ante el 14 de Noviembre estamos en buena posición las y los que deseamos el triunfo arrollador de la Huelga General y las luchas sociales contra los recortes. Cierto es que el PP obtiene en Galicia la mayoría absoluta, pero con Alternativa Galega de Esquerda va a tener una piedra en su zapato y la izquierda social un referente político de primera calidad al que el BNG se debe sumar, y creo lo hará.

Los medios del sistema -todos los mayoritarios- hablan del balón de oxigeno a Rajoy en Galiza, obviando a Euskadi y su preocupación por el hundimiento del PSOE, pues al ser la otra muleta del sistema y no recambio real a la derecha, su derrota preocupa al ser tan contundente e indicar rechazo popular. Ese es otro aviso a socialistas honrados que hay todavía en el PSOE, que su partido es hoy -y lo es con fuerza- una opción del sistema, pues Chacón y Rubalcaba en política económica, internacional y europea, son lo mismo. Eso indica, en mi más profunda convicción, que el sistema capitalista siente el PSOE como algo suyo. No desea el establecimiento madrileño imperante en el Reino de España (la gran coalición de facto banca-medios-oligarquía política sistémica-rentistas del ladrillo) un cambio real y una izquierda social alternativa.

En Galiza ha quedado demostrado que una opción plural, participativa, antineoliberal y novedosa es posible. Un líder natural y no inventado por aparatistas también, y se que esta afirmación, aun siendo cierta, no es políticamente correcta en el mundillo alternativo. Para la política lo importante no es la edad, sino las convicciones, la coherencia y la honradez.

El PSOE tiene la crisis que se ha buscado. Su dirección socioliberal, monárquica y profesional, que no activista, lo está hundiendo, pero sus bases, con su clamoroso silencio y consentimiento, también. En el PSOE se ha perdido ya la militancia abnegada y comprometida con el cambio socialista y las luchas sociales y de clase. Para empezar, no creen ya ni en la lucha de clases, en el momento en que no es que haya lucha, es que hay guerra de los ricos para machacar a los pobres.

La izquierda en el Reino de España puede construirse y hacerlo como alternativa de Gobierno frente al sistema y el turno de El Pardo vigente. Pero solo se puede conformar como en Galiza o en Grecia. Ya lo he dicho y escrito mil veces. Socialistas, sindicalistas, activistas sociales, ecosocialistas, comunistas, ecologistas y republicanos y republicanas, debemos unirnos a las clases populares y sus organizaciones y formar la amplia alternativa que nos permita enfrentarnos al depredador y criminal neoliberalismo.

Así pues, el PP no obtiene una victoria política en estas elecciones nacionales, sino un grave problema, pues Euzkadi vota nacionalista sin paliativos y en Galiza se re-conforma la izquierda, surgiendo con fuerza una nueva izquierda real. Por cierto, sería muy de desear establecer lazos y colaboración solidaria con BILDU y viceversa. Los nacionalismos de derechas sean vascos, gallegos o catalanes, son eso, de derechas.

De la abstención, sus causas y responsables, reflexionaré en el siguiente artículo.

Las victimas no pueden esperar. Los invisibles necesitan voz

La situación de las personas asalariadas, cooperativistas, autónomos, pequeños y medianos profesionales, artesanos, pequeños comerciantes y precarias es ya insostenible. Las de las personas paradas, jóvenes sin primer empleo, mujeres maduras solas o divorciadas, jubilados y jubiladas con pensiones antiguas, excluidos e invisibles es ya desesperante.

El fantasma del hambre, la incertidumbre sobre si se podrá hacer frente o no a una hipoteca, la continuidad en el trabajo o la vejez próxima en un mundo sin apoyo solidario social y bienestar tiene nombre y apellidos y está dañando la salud mental y arrebatando la vida poco a poco a millones de personas ya.

Las políticas públicas, iniciadas a partir de 2009 y consagradas por la reforma “exprés” de la Constitución, son simplemente criminales, traidoras y violan los derechos del pueblo trabajador, atacando a las personas en beneficio de los bancos y de los ricos. La extrema derecha gobernante en la actualidad está ya aplicando claramente una guerra de clases contra los y las trabajadoras, paradas, pensionistas y autónomos, contra las clases populares.

En el Reino de España estamos ya millones de invisibles, sin derechos y sin futuro, sintiendo en silencio, miedo, desesperación y al mismo tiempo rabia y deseos de lucha y de cambio social. Al menos de una vida digna. No podemos ser ya más sujetos de estudios, investigaciones o de carne de soflamas. Sabemos lo que hay que hacer, solo es imprescindible hacerlo ¿Qué más podemos perder? Al menos si esto revienta no tendremos que seguir pagando hipotecas aún estando sin empleo.

El Reino de España es el paraíso de la banca. Ni los EEUU tienen una legislación tan favorable a los bancos y contra las personas como este puñetero Estado ¿Por qué esto no lo ha remediado nadie en democracia?

Por eso los invisibles debemos sublevarnos, y las y los que todavía tenéis empleo, si es que tenéis dignidad, reventar de una vez.

Escribo estas líneas lleno de rabia, si, es verdad. ¿Por qué? ¿Cuántos millones estamos destilando indignación, hartura y lo peor descreimiento?

Por eso, desde el silencio de los desempleados, maldigo a los ricos egoístas y criminales, a sus banqueros y a los gobiernos que están o han estado a su servicio. No es la hora de las tibiezas. No se se pueden hacer recortes o despidos y decir que se es de izquierdas, porque es mentir y tomarnos por tontos. Gobernar ahora -si se es de izquierdas- es rebelarse y sobre todo negarse ha aceptar el déficit y la deuda y tener la dignidad de ni engañar, ni engañarse. O irse a la calle y luchar.

Este estado de cosas necesita que nos organicemos ya. La Cumbre Social o la Coordinadora 25S son un paso, pero hace falta más y sobre todo hace falta que la Cumbre Social y sus fuerzas mayoritarias CCOO y UGT de forma especial, sean conscientes de que el Pacto Social, el estado del medio-estar en afortunadas palabras de Gaspar Llamazares ya no volverá. Y no lo hará porque la Unión Europea no lo permite y machaca desde hace años el bienestar, impone la privatización del los servicios públicos e impone el neoliberalismo en nombre del capitalismo de las potencias centrales, de las grandes fortunas y empresas centro-europeas, anglosajonas y también españolas.

Como el estado del bienestar está siendo eliminado y el PSOE ha sido colaborador imprescindible en desmontarlo en España y Europa, digan lo que digan ahora sus profesionales dirigentes, de clase media. Hace falta un proyecto de futuro. Un proyecto de futuro radicalmente democrático e igualitario. Justicia, libertad y reparto.

Ante la crisis y previsible retroceso electoral del PP, la derecha y los poderosos han abierto dos ofensivas, una contra la política y otra por hacer emerger nuevas fuerzas atrapalo-todo y basura. Fuerzas anti-políticas conducidas por viejos y viejas políticas -como es UPyD- o la ya veterana en estos temas CiU catalana. Aunque también con propuestas de reivindicar un capitalismo puro, como forma de solución. Una casta capitalista de profesionales expertos en economía y finanzas que nos conducirán a una arcadia feliz. Ese es el neo-fascismo real moderno. No hace falta democracia, ni política, solo técnicos. Claro, esos técnicos y expertos son los y las que han provocado el casino financiero y la fase actual de la crisis capitalista. El PP, no obstante, sigue siendo poderoso pues embrutece mentes, es demagogo y provoca miedo, reprime, asusta e implementa un estado policial.

Por eso el 14 de Noviembre hay que apoyar y promover con todas nuestras fuerzas y sin miedo una huelga general. Debemos explicar también como pueden secundarla las personas sin empleo o pensionistas y estudiantes: pues transformándose en piquetes de huelga extendiéndola y defendiéndola. No consumiendo, no llamando por teléfono más que para urgencias, o avisar donde hay esquiroles. Llenando calles y plazas y cortando el tráfico en todas las rotondas y cruces.

Pero tras el día 14 de Noviembre ¿Que? Tras el día 14 de Noviembre la política. No la reflexión, la influencia, el pensar. No, la política, el construir la alternativa política. Construir el nuevo e imprescindible actor político del pueblo invisible, harto, golpeado y recortado. Construir ya una fuerza socio-política participativa e inteligente, buscando el referente colectivo y el liderazgo social aceptado, no el auto-propuesto, sino el decidido colectivamente y consensuado.

La acción política requiere inteligencia, decisión y suma. La acción política necesita en estos momentos ser participativa y democrática. El carácter asambleario de muchas tomas de decisiones ha venido para quedarse, al menos en las sensibilidades que podemos definir como de izquierdas o transformadoras. Pero también hacen falta referencias, organizativas, de ideas, programáticas y personales. Si, también personales.

Si no somos capaces y ya de construir el referente político, con las fuerzas sociales y políticas antineoliberales, seremos derrotadas y derrotados. La Cumbre Social debe dar un paso más. Las propuestas políticas fracasadas y sin proyecto, más allá de un colaboracionismo con el capitalismo y como mucho encontrar su lado humano, cuando si algo es inhumano es el propio capitalismo, ya no nos sirven. Ellas solas se han hundido. No es nuestro problema, en todo caso lo es rescatar lo digno que quede en esos lares y seguir el camino por la justicia y el reparto.

Hay que ponerse manos a la obra ya, si no queremos traicionar y vender las luchas sociales que se avecinan. Hay que levantar una bandera política del pueblo altivo, digno y soberano y enfrentarse a los recortes, la dominación del capitalismo y los conservadores extranjeros. La opresión conservadora y la dictadura cada vez menos virtual que sufrimos.

Hay ya diversos llamamientos y propuestas, por eso espero que fuerzas que actúan en la Cumbre Social y en las asambleas y movimientos cívicos a la vez, convoquen y se pongan de acuerdo en día, hora y lugar. Si no, trabajaremos mucho y con dedicación por que así sea.

Las y los invisibles no podemos esperar más. Algunos con sueldos y poltronas tal vez si, pero las personas desahuciadas, paradas, despedidas, con la persiana del negocio familiar echada, no.

Comunicado de Construyendo La Izquierda llamando a crear con urgencia un Frente Antineoliberal

Al pueblo trabajador y a las organizaciones antineoliberales

POR LA CONSTRUCCIÓN URGENTE DEL FRENTE ANTINEOLIBERAL Y DE IZQUIERDAS
AL PUEBLO TRABAJADOR Y LAS ORGANIZACIONES SOCIALES, SINDICALES Y POLÍTICAS ANTINEOLIBERALES

Desde Construyendo LA IZQUIERDA como espacio y coalición socio-política de carácter socialista, ecosocialista y repúblicano- federalista, que nace en mayo de 2012 con la voluntad de promover un frente amplio antineoliberal y de izquierdas, hacemos este llamamiento buscando la reorganización política de las izquierdas y la construcción de un instrumento participativo e inclusivo, que sirva de herramienta para que las clases populares, los jóvenes y las personas paradas se organicen políticamente y actúen. No nacemos con voluntad electoral, pero si actuamos convencidos y dispuestos a colaborar y acompañar la construcción del actor político imprescindible para poder dar la vuelta a la trágica situación de nuestro país. Saludamos en este sentido el ejemplo que se está dando ya en Galicia con la coalición Alternativa Galega de Esquerda, la cual camina en la dirección que se propugna desde CLI.

Sabemos que hay fuerzas de izquierdas con presencia institucional y extendidas por todo el Estado o de carácter nacional fuertes en su comunidad o territorio popular de implantación y por tanto, su aportación es imprescindible y necesaria. Pero la ciudadanía, los nuevos movimientos cívicos y los nuevos movimientos sociales y de protesta, exigen también una respuesta diferente y sobre todo una nueva articulación participativa alejada de las viejas prácticas de aparato y repartos de poder internos al margen de las y los ciudadanos. Desde Construyendo LA IZQUIERDA entendemos que tras el hundimiento de las expectativas electorales y la quiebra de la confianza de las ciudadanas y los ciudadanos en el PP-PSOE, manifestada y comprobada en todos los estudios demoscópicos, es irrenunciable la construcción de un referente colectivo y político que recoja la confianza perdida y permita el cambio y un proceso diferente radicalmente democrático.

La subida de las fuerzas parlamentarias de la izquierda ajena al sistema bipartidista, se compensan en parte con la alternativa de recambio de la derecha, que es UPyD, cuyas declaraciones ambiguas, populistas y demagógicas confunden a muchas y muchos electores progresistas, víctimas de la crisis, y a personas con voluntad de regeneración democrática, despotricando contra los políticos, pero salvaguardando de sus diatribas a banqueros privados, capitalistas especuladores y grandes grupos empresariales, verdaderos y únicos culpables de la crisis sistémica que padecemos. La actitud anti-federal y dinástica de la nueva derecha disfrazada es la demostración de su carácter conservador e incluso centralista y autoritario.

No entendemos que pequeños avances electorales puedan satisfacer a nadie con inteligencia, generosidad y altura de miras. No creemos que llamamientos y programas no destinados a gobernar y cambiar el rumbo de las cosas de la res-pública puedan convencer a las amplias capas subalternas machacadas y asqueadas. No creemos que sea el momento de mirarnos al ombligo o dedicarnos tiempo a nosotros mismos como colectivos y coaliciones organizadas, sino a pensar en las personas que sufren. Los millones de parados y paradas, los jóvenes sin futuro y la gran limpieza de personas mayores y jubiladas que se está preparando por parte de los centros de poder asentadas en las ideas neoliberales que se están poniendo en práctica a través de la política de recortes y la mal llamada política de “austeridad”, que esconde la voluntad de querer enriquecer más al rico y hacer más pobre al pobre y abrir nuevos negocios con los despojos del Estado de Bienestar.

Por todo esto, con humildad, Construyendo LA IZQUIERDA propone que sin más dilación las fuerzas sociales, políticas y sindicales nos juntemos, nos sentemos y empecemos a trabajar en la creación de ese Frente antineoliberal y de progreso. Pensamos también en la Coordinadora del 25S y en las Asambleas populares. Pensamos en los movimientos sociales, que además han articulado el discurso y las ideas y alternativas que ahora todas y todos los de abajo, los invisibles, manejamos y defendemos y justo es reconocerlo. Nos dirigimos a los y las diputadas y diputados de diversos parlamentos y a los partidos de izquierdas a los que representan. A alcaldes y alcaldesas y también a dirigentes sindicales de clase. A todos ellos y sus partidos, que tienen una gran responsabilidad que deriva del tiempo histórico en el que vivimos. Nos dirigimos a las y los activistas sociales y sus muy activos movimientos. Nos dirigimos a todos ellos porque es vital la re-apropiación de la política en manos de la ciudadanía para poder resistir con éxito esta oleada antidemocrática neoliberal, que está poniendo en peligro no sólo el Estado del Bienestar, sino la misma esencia del Estado democrático, social y de derecho al convertirla en una democracia “limitada”.

Proponemos:
Reunirnos con urgencia las y los que estemos dispuestos a trabajar en esta dirección.
Proponer la creación de un frente POLÍTICO de carácter antineoliberal y de izquierdas, que pretenda la transformación de la sociedad hacia una sociedad más justa, equitativa, libre y soberana. Proponemos que este frente se construya de forma participativa conforme a una coalición amplia y popular, para la que se puede seguir el ejemplo de la SYRIZA en Grecia o el Front de Gauche en Francia.
Las candidaturas a todos los niveles se decidirán de forma participativa mediante elecciones primarias por parte de activistas-militantes-simpatizantes activos y activas previamente inscritos en censos.
Los acuerdos políticos exigirán consensos y pactos transparentes y públicos.
Las fuerzas sociales y políticas coaligadas, actuarán con lealtad y respetando a las personas por encima de las siglas.

Proponemos confeccionar un programa mínimo consensuado y claro al objeto de alcanzar el poder cívico y gobernar, con al menos las premisas de:
Mandatos revocatorios y democracia participativa.
Profunda reforma fiscal progresiva y persecución del fraude.
Derogación del los decretos leyes de recortes y contra-reforma laboral y financiera.
Derogación urgente de la contra-reforma constitucional exprés.
Banca Pública y ética.
Auditoria y moratoria de la deuda.
No sumisión a potencias extranjeras y aprobación mediante referéndum vinculantes los tratados emanados de las instituciones comunitarias, o de las antiguas instituciones Bretton Woods
Reclamamos otra forma de entender las relaciones internacionales, basadas en el respeto mutuo y en la paz y el diálogo para la resolución de conflictos, al igual que la profunda reforma de la ONU y la asunción de la realidad del mundo multipolar, que ya es una realidad.

Si este llamamiento no tuviera eco, llamamos a las personas con dignidad y fuerzas para resistir este cruel ataque neoliberal y voluntad para impulsar un profundo cambio social y democrático a auto-organizarse POLÍTICAMENTE y dar la cara, con un programa de regeneración democrática y transformación social.

Mientras tanto apoyamos decididamente las convocatorias de movilizaciones, manifestaciones y Huelgas Generales necesarias e imprescindibles para detener tanta agresión autoritaria y neoliberal, así como forjar la unidad de la clase trabajadora y las clases populares en calles y plazas. Convencidos de que es urgente organizarse políticamente y re-apropiarnos de la política al objeto de impulsar un cambio y un gobierno del pueblo y para el pueblo, no al servicio de los bancos, los poderosos y las grandes fortunas.