Crónica de la convocatoria de una huelga general anunciada

La Huelga General es un recurso histórico de la clase obrera, que tenía un carácter revolucionario en los principios del movimiento obrero. Era el medio de conseguir subvertir el orden burgués y a veces resultaba más una herramienta incluso teórica que posible.

En la medida en la que los movimientos obreros se extienden y adquieren fuerza, la huelga general deja de ser solo un método revolucionario, pero nunca pierde su carácter político. En el estado español, la mítica Huelga General de 1917 es la primera y, si bien tenía el objetivo de no solo combatir la carestía de la vida, lograr una mejor redistribución de la riqueza acumulada por los propietarios e industriales durante la I Guerra Mundial, y denunciar el estallido de la burbuja bélica –digamos-, también pretendía denunciar el corrupto y fracasado régimen monárquico de la Restauración. Una monarquía podrida, instaurada sobre el cacicato, la institución militar y la poderosa iglesia católica estaba dando ya muestras de su incapacidad, así como de la profunda injusticia sobre la que se fundamentaba.

La Huelga General de 1917, convocada en un principio por la UGT a la que se unió con todas sus consecuencias la CNT, también convocante, a punto estuvo de acabar con un poder carcomido. Solo la salida de las tropas a la calle salvaron al Rey y a la oligarquía, terminando con este movimiento de forma violenta y represiva. Pero la Huelga General del 1917 al final logró gran parte de sus objetivos el 14 de Abril de 1931.

La Huelga General de 1917 fue el principio del fin del régimen de la Restauración borbónica y del turno de El Pardo. La Huelga del 17, si bien fue convocada por la UGT y la CNT, también lo fue por un amplio movimiento socio-político que incluía al PSOE de la época que sí era socialista, a partidos republicanos y federalistas-republicanos, incluidos sectores intelectuales, todavía alejados del movimiento obrero. El comité de huelga terminó encarcelado, pero el impulso tomado ya no se pudo detener sino tras dos golpes de estado, el de Primo de Ribera y el que encabezó el dictador Franco.

La Cumbre Social va a convocar una Huelga General. Diversos sindicatos forman parte de esta Cumbre. También sindicatos corporativos y gremiales, junto a los dos de clase mayoritarios -CC.OO y UGT- además de numerosas organizaciones sociales, OSC y ONG, colegios profesionales, movimientos y espacios socio-políticos. Por primera vez ha tomado la palabra en ella un miembro de la Coordinadora del 25S y, además, la Cumbre Social ha condenado la represión desatada por el Gobierno del Reino de España contra el movimiento de “Rodea el Congreso”.

La Huelga General que viene será ciudadana, es decir global y de toda la sociedad productiva, pensionista, parada o en formación. Será de todas las actividades y sectores económicos y sociales. Será un movimiento huelguístico más abierto que tan solo el mundo laboral asalariado, por tanto será política. Será una huelga política contra los recortes, los presupuestos generales del estado más antisociales que ha parido gobierno alguno desde 1978, y será también un aldabonazo frente a la injusta y neoliberal Europa que se ha construido. Será igualmente la Huelga General del Sur de Europa.

Así pues CC.OO, UGT, la Intersindical o Las Mesas de Convergencia, Attac, Socialismo21, FACUA, así como diversos movimientos y fundaciones, son igualmente convocantes. Lo cual quiere decir que adquieren la misma responsabilidad que los sindicatos a la hora de apoyar, extender y defender la huelga, la protesta, la acción cívica, en defensa de una sociedad maltratada en defensa de los bancos, los poderes financieros y los ricos. La oligarquía rentista que nos domina debe comenzar a preocuparse, su régimen instaurado en 1978 ha entrado en crisis.

Al igual que en 1917, una monarquía gastada y manchada, un pacto del El Pardo, con un turno político desprestigiado y una burbuja reventada -la bélica entonces, la financiera y del ladrillo ahora- marcan ciertos paralelismos. Cierto es que no todos los convocantes llegan tan lejos, pero también que no todos analizan la situación con la misma determinación, valentía y rigor. Lo bueno es que hay un cemento que nos une, y es el rechazo de los recortes y la mal llamada austeridad, en realidad robo y estafa masiva del poder, del capitalismo a las clases populares, a las clases obreras, a las clases medias.

La propia Constitución de 1978 no les sirve ya a sectores del turno monárquico. Después de su reforma exprés de 2011, introduciendo el neoliberalismo a través de la contención del déficit, y la obligación de dar primacía al pago a los bancos de la deuda llamada pública. Constitucionalizando los recortes, es ya papel mojado la carta magna del 78. Nos hace falta una constitución democrática, pues esta no lo es.

Pero el problema es Europa. Europa de la UE, concebida como un espacio no democrático, liberal, privatizador y antisocial. Basada ahora en una moneda sin fundamento económico sólido y en la destrucción del estado del bienestar, al objeto de acumular capital los poderosos y competir ante un mundo en proceso de cambio. El objetivo es competir con China, convirtiéndonos en “chinos socio-económicos”, dicho sea burdamente y con todo respeto por el pueblo Chino.

Ante esto, todo el sur de Europa debe saltar como un resorte. Las clases populares del Sur, empobrecidas, despreciadas, oprimidas y sangradas por oligarquías propias y centroeuropeas, así como anglosajonas en general, se deben rebelar ya. Nos están hurtando la democracia, nos están dejando sin soberanía popular y nos han robado ya la soberanía nacional. Nos estafan con la trampa de la llamada deuda pública.

La Cumbre Social debe tender puentes con las Asambleas y movimientos ciudadanos, con el 25S y a partir de este domingo 7 de octubre comenzar ya a marchar frente a tanta injusticia y mentira. Porque sí hay dinero, lo que ocurre es que está en los paraísos fiscales, las SICAV y las cajas fuertes de los ricos, los traficantes, los especuladores. Ya no podéis engañarnos más.

Denuncia de la represión y llamamiento de Attac por la convergencia antineoliberal

Attac España exige el sobreseimiento de los cargos de los detenidos del 25S y el cese de los responsables policiales y políticos

En un ejercicio de soberbia y completo autismo, el 25 de septiembre de 2012 se blindaron las Cortes para no tener que escuchar de cerca los lamentos de un pueblo que día a día va muriendo en sus esperanzas de vivir en una sociedad más justa y más libre, mientras que se prestan oídos y caudales a las peticiones, cuando no exigencias, de los poderosos (bancos, empresas de automóviles, constructoras, intereses extranjeros) que se apropian de nuestro futuro.

Las personas que en ejercicio de su libertad asistieron a las manifestaciones creían garantizada su seguridad por un despliegue de fuerzas policiales, que en lugar de actuar como esa policía democrática de servicio al ciudadano, se comportó como el aparato de represión de un estado autoritario. Las imágenes que circulan y que no han podido ser censuradas, dan buena muestra de la desproporcionada actuación policial la noche del 25S en la plaza de Neptuno y Atocha.

Responder con una brutal represión policial a las pacíficas movilizaciones ciudadanas, no puede quedar impune. Es ineludible una investigación a fondo de los sucedido que desenmascare a los provocadores infiltrados y saque a la luz las órdenes dadas por la autoridades gubernativas y luego aplicadas por los mandos policiales. Este gobierno tendrá que responder sobre qué amenaza ve en que la ciudadanía pacíficamente reclame estos ideales para tener que desplegar más de 1200 antidisturbios, fortificar el Congreso y ordenara el apaleamiento a cientos de personas.

Estamos asistiendo de hecho a una escalada de violencia que se inició con la represión preventiva contra compañeros de la PAH durante el 15S y siguió con el encausamiento de otros 8 por delito de sedición en la Audiencia, acusados de formar parte de la Coordinadora 25S que organizaba un acto de repulsa totalmente pacífico

El jueves 27 han sido puestos en libertad los 34 detenidos, entre los que se encontraba nuestro compañero Miguel Quinteiro de Attac Galicia, pero una vez conseguida su liberación, desde ATTAC España queremos exigir el inmediato sobreseimiento de todos los cargos que se les imputan, pues estas valientes personas se limitaron el 25S a ejercer su derecho constitucional de manifestarse, para reclamar simplemente democracia y justicia, y ello en un momento en el que el gobierno español no hace sino acatar sumisamente los dictacks de instancias no democráticas, como es la troika (CE, BCE y FMI), aplicándose en un desmantelamiento suicida de los servicios públicos que no van a acabar con la crisis pero si con la democracia.

ATTAC España, al tiempo que exige responsabilidades políticas por lo sucedido, empezando por el cese del Director General de la Policía y continuando por el de la Delegada de Gobierno en Madrid, llama a la ciudadanía a continuar movilizándose y organizándose desde los diferentes análisis y enfoques para, de forma pacifica, oponernos a las políticas neoliberales, e insta a las organizaciones sociales y políticas a iniciar procesos encaminados a generar espacios de convergencia anti-neoliberales que nos permitan librarnos del sometimiento por parte de los agentes financieros y sus cómplices en los gobiernos.

Comunicado Urgente de Construyendo La IZQUIERDA

Construyendo la IZQUIERDA manifiesta de urgencia que en muy poco espacio de tiempo, las clases populares y trabajadoras han ocupado las calles de Madrid. En 15 de Septiembre y el 25 de Septiembre. En ambos casos la protesta contra los recortes y las medidas neoliberales que oprimen al pueblo en beneficio de los banqueros ha sido contundente y numerosa. El Estado Español, solo está preocupado por pagar la deuda mal llamada pública, puesto que un porcentaje muy elevado de la misma, es privada, al tiempo que ataca a pensionistas, personas paradas y con empleo, jóvenes y estudiantes.

Construyendo La IZQUIERDA, manifiesta su solidaridad con las personas que rodean al Congreso y tratan de rescatarlo para la soberanía popular y denuncia que el PP y los partidos del sistema no cumplen con su obligación de defender la soberanía nacional.

Construyendo La IZQUIERDA llama a seguir las luchas y a profundizarlas uniendo las diferentes plataformas de lucha y abriendo la Cumbre Social.

Pensamos que la Cumbre Social debe denunciar la represión tanto en torno al 25S, como las detenciones de sindicalistas, huelguistas y las restricciones a los derechos de reunión, huelga y manifestación y declararse claramente en contra de las políticas neoliberales que ejerciéndose desde 2010, están empobreciendo a las clases populares.

Construyendo La IZQUIERDA de forma clara y contundente exige a los políticos del turno monárquico, que si no son capaces y están demostrando no lo son, se vayan todos. El Congreso es el templo del pueblo, de la soberanía popular y no de los mercaderes. Tal y como se describió en el evangelio, el pueblo deberá echar a los mercaderes del templo. Basta de represión!! Ya no le tememos!!

Prensa y Medios
prensa@construyendolaizquierda.com

Europa ¿La solución o el problema? Unión Europea enferma

El Sábado, dando una conferencia en San Fernando -Cádiz- reflexione sobre este tema no menor y la lectura de la entrevista a Yanis Varoufakis, que recomiendo, pues el protagonista además de un magnifico académico es asesor económico de SYRIZA, me han animado a reflexionar sobre el papel de Europa. Nuestro papel en Europa y ya sabemos que, por influencia de la cultura neoliberal, al hablar del continente lo hacemos de la Unión Europea, no siendo lo mismo.

La Unión Europea no es solo un invento de un grupo de visionarios y federalistas europeos, liberales y democristianos fundamentalmente. Joan E. Garcés en su libro “Soberanos e Intervenidos” -Editorial Siglo XXI, Madrid 1996-, en su segunda parte especialmente, señala con rigor no exento de valentía, los orígenes y el porqué real de la UE actual. Recomiendo ambas lecturas.

Una tercera persona, que hace años está denunciando la situación europea y de las negatividades del Euro, es Pedro Montes, economista jubilado del Banco de España, activista social, marxista y presidente de Socialismo21. Pedro tiene numerosos artículos y trabajos denunciando los problemas tan graves que, tanto a las clases populares como al Reino de España, les está causando el euro y las políticas neoliberales europeas. En este sentido también es muy recomendable Bernard Cassen, co-fundador de ATTAC. Algunos de los que les tomaban por visionarios hace unos años comienzan a aceptar sus tesis, incluso desde el socioliberalismo y el keynesianismo de gabinete.

Lo cierto es que, y con ánimo de buscar el debate y poner encima de la mesa el problema, subrayo que hoy por hoy la Unión Europea -el enfermo del mundo- no es la solución, sino el problema. Habría que construir en cualquier caso otra Europa muy diferente y de los pueblos, no de los mercados y la OTAN como lo es la actúal.

La Unión Europea nace en los estados mayores de los ejércitos aliados occidentales en la II Guerra Mundial, como un juego de hipótesis acerca de como gobernar en el continente tras la derrota del nazismo, evitando tanto la reaparición de una Alemania agresiva militarmente, como la influencia de la URSS y de las izquierdas en las potencias centro-europeas. Militares Británicos y Estadounidenses dibujan posibles escenarios y proponen la forma más barata y efectiva de “ocupar” Europa.

No negaré que no hubiera federalistas europeos. Los había y seguramente bienintencionados. Pero desde la Comunidad del Carbón y del Acero, pasando por el Mercado Común hasta nuestros días y con el remache teórico de la Constitución Europea -que afortunadamente los pueblos francés y holandés tiraron por la borda- el principal empeño de la unión continental -mutilada- ha sido desmontar el estado social europeo, privatizar los bienes públicos robándoselos a los pueblos de Europa y proteger los intereses de los grandes grupos financieros y empresariales, especialmente germanos y anglosajones.

La UE es un gran tinglado neoliberal y forma parte del complejo militar imperial de los EE.UU., y desconocer esto es no estar en el mundo, ni en la realidad. Se puede estar a favor. Pues claro, pero dígase. Se puede estar en contra, arguméntese.

Se puede proponer otra Europa, y es positivo que tal exista. Pero esta chapuza neoliberal y destinada tan solo a defender los intereses de los poderosos y ricos de la Europa occidental no se sostiene tal y como está concebida. Pero como a pesar de ello interesa a banqueros, grandes industriales y especuladores varios, pues los pueblos europeos pagamos a nuestras únicas expensas la aventura del capitalismo europeo.

Los pueblos sienten que con la UE viven peor. Esto es cierto. La Europa del progreso y el estado del bienestar, del pacto liberal y socialdemócrata ha muerto. Por eso no hay que tener falsas ilusiones, sino desplegar la alternativa social, democrática y justa, a una Europa radicalmente injusta y encima decadente que nos están construyendo los liberales, social-liberales, conservadores y banqueros.

Las movilizaciones de Portugal, Grecia y las que comienzan en el Reino de España, marcan el único camino posible. Las duras advertencias de Mélanchon y de partidos de Izquierda europeos son un aldabonazo a seguir. La Huelga General Europea es ya imprescindible. Pero sabiendo el terreno que pisamos y lo que vamos a proponer.

El proyecto que inexorablemente está construyéndose por parte de la burguesía y los poderes oligárquicos europeos tiene, sencillamente, el objeto de competir ante la reordenación del sistema-mundo, eliminando derechos y creando zonas y segmentos sociales, tipo tercer mundo, semi-esclavos, miserablemente pagados, nada educados y embrutecidos en la Europa desarrollada. Compitiendo de esta forma con las potencias emergentes y el nuevo mundo que surge, ya imparable, pero… Y ahí está la cuestión, haciendo o tratando al menos de hacer lo contrario que las decadentes potencias centrales destrozan.

La alternativa comienza por saber y proponer que no solo existe Europa en el mundo y que las potencias emergentes no son el enemigo sino la oportunidad. Un nuevo mundo sin imperialismos agresivos, dominantes, peligrosos y encima equivocados y que tanta muerte, hambre, corrupción y extensión de la pobreza están causando, no es el camino.

La Unión Europea que las y los neoliberales nos han construido, no es sino el problema. Seguiremos reflexionando, pero sobre todo proponiendo. Por lo pronto, debiéramos comenzar a mirar a Latinoamérica con más humildad y fraternidad.

Advierto, en nuestras luchas en el Reino de España hemos de saber que, si no tenemos en la cabeza este escenario europeo e internacional y no sabemos que la imposición de las medidas neoliberales y el empobrecimiento provocado de las clases populares de este Estado es una imposición de los poderes financieros y oligárquicos europeos y estadounidenses, no podremos construir una alternativa exitosa, no entenderemos lo que ocurre y por tanto no seremos capaces solos de derribar esta muralla de opresión, explotación y manipulación. Y esto le afecta igualmente al País Vasco y a Catalunya, también a Andalucía.

No es hora de panegíricos, sino de la acción

Nos recibió en una salita repleta de libros y cuadros regalados por pintores amigos. Muy buenas firmas, destacaba algún Alberti. Periódicos, papeles y un orden no agobiante. Sonrisa franca y gruesas gafas. Un hombre alto para sus noventa y cinco años, sosegado y eterno fumador. Yo antes solo lo había visto en mítines, conferencias, había incluso departido con él, pero junto a más personas. Fue mi primer y último cara a cara con Santiago Carrillo. Lo volví a ver, pero con más personas.

No entraré ahora en los juicios -incluso de mal gusto algunos en estos momentos- por parte de tirios y troyanos. Para mi Santiago Carrillo siempre será la persona que regresó clandestinamente a Madrid y aquel valiente que, a pesar de las ráfagas de subfusil, no se arrojó al suelo el 23-F, dando una lección de entereza y de desobediencia ante unos golpistas fascistas.

Nos dijo en la entrevista, en la que fuimos a pedirle su apoyo y el de sus amigos y amigas para con las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción, afirmando que si nos apoyaría. Pero que no quería ser un obstáculo y que su firma restara otras, pero nos dió su firma y complicidad, con humildad. De hecho, amigos y discípulos políticos suyos han trabajado y mucho por la idea que supusieron las Mesas, en un momento en que no se oteaba en el horizonte ninguna propuesta unitaria y de convergencia socio-política.

Carrillo creía en lo imprescindible de la unidad de las izquierdas y fue muy crítico tanto con el gobierno Zapatero como con el PSOE. Eso es así, fue duro y se mostró decepcionado y fuimos dos las personas presentes. Manifestó que las políticas que ya iniciaban hace unos tres años Zapatero y su partido nos llevarían a todos al desastre. Así ha sido. Carrillo propuso crear algo nuevo que agrupara a las izquierdas. Una nueva e ilusionante formación amplia y plural, distinta de las existentes, aunque partiendo de ellas. Esa era la idea y lo sigue siendo. El tratar de aglutinar una fuerza antineoliberal que se enfrente con éxito a las derechas cerriles, cavernícolas y golpistas que sufrimos y al socio-liberalismo convertido ya en un engranaje del sistema.

Ahora, y tras su muerte, el panorama está más que analizado desde la óptica progresista y altermundista. Los lúcidos análisis de las personas de los Comités Cientificos de ATTAC son realidad, y sus causas pocas y pocos las contradicen, excepto desde posiciones radicalmente neoliberales y suicidamente conservadoras. Las Mesas de Convergencia siguen con tozudez denunciando, tratando de aglutinar, y proponiendo la unión de los diversos foros y plataformas surgidos en estos meses, curiosamente siguiendo su estructura alguno de ellos.

La Cumbre Social ha lanzado ya importantes movilizaciones, solo le falta ser más participativa, permanente y constante. Avanzando en debate interno y en propuesta de acciones de forma participada. Pero la Cumbre Social, si no fracasa, es un fermento muy importante para forjar un frente social antineoliberal.

Al socioliberalismo imperante también le ha surgido, con fuerza y decisión, espacios criticos que reclaman la articulación del socialismo militante y de base frente al neoliberalismo, el regimen ya caduco, y con una clara posición socialista, es decir anticapitalista. Así, desde Socialistas a la Izquierda, Construyendo la Izquierda, Tribuna Socialista, Iniciativa Socialista de Izquierdas, y grupos de personas de base, surgen las voces empeñadas en rescatar el socialismo para las clases populares, las clases trabajadoras, la clase obrera. De hecho alguno de ellos como CLI rebasa ya esos objetivos.

Pero el panorama es sombrío todavía. Si no comenzamos a ponernos de acuerdo en Noviembre, malo. Muchas organizaciones estamos pidiendo la dimisión del gobierno, pero si este dimite y se convocan nuevas elecciones, ahora y en esta situación, volvemos a donde estábamos, con el agrabamiento de que una fuerza neoliberal, españolista, monárquica y centralista, sube captando la quemazón del PP; es decir, la vieja derecha ya tiene sustituto, por si hace falta.

Así pues, frivolidades las justas y ahora menos. Pero desmoralización, tampoco. Hay que resistir, movilizar, organizar y converger. Hay que recuperar la ilusión y decir alto y claro que deseamos gobernar para hacer otra cosa, diferente. Estamos por rescatar a los y las ciudadanas y no a los bancos. Estamos por recuperar la soberanía popular. Pero hemos de darnos prisa, mucha prisa, lo advierto una vez más.

Este régimen corrupto que sufrimos nos está arrastrando a otro rescate, pues el primero es el de la banca ¿Qué vamos a hacer? Pero sobre todo ¿Qué estamos haciendo?

No hemos logrado conectar de verdad con las gentes humildes y abandonadas de los barrios, que no piden discursos sino hechos. Personas envenenadas por la televisión basura y la manipulación. Aterrorizadas por el sistema, que son millones y que no ven, descreen y que no son ni mucho menos transformadoras, sino supervivientes. Ese es el lugar a ocupar y donde trabajar. La clase media ilustrada de izquierdas, las minorías obreras concienciadas y sindicalizadas ya están, son parte de la lucha. Pero ¿Cómo trabajamos en y con el ejército de reserva del capitalismo?

Acabo. Santiago Carrillo, que ni pretendía ser ya referente de nada, ni siquiera molestar, opinó: Hace falta una fuerza diferente en formas y métodos que agrupe a las izquierdas, los progresistas, los demócratas, los y las sindicalistas, las personas indignadas. Algo que nos agrupe a todas y todos frente al sistema y su crisis. El fascismo es un peligro real.