Declaración de guerra

Hace tiempo que vivimos una guerra de clase contra las clases populares y trabajadoras. Hace tiempo que se están combatiendo con dureza los derechos sociales, laborales y salariales de las clases trabajadoras-asalariadas como uno de los efectos más de la globalización neoliberal.

El capitalismo financiero globalizado esta atacando desde los años ochenta del siglo pasado al estado del bienestar europeo y en ello la Unión Europea ha sido aliado de lujo. Al capitalismo le sobran los trabajadores y trabajadoras con derechos y sindicatos. Su modelo es el precario, contratado por horas, con titulo universitario, diplomatura o formación profesional cualificada. Jovén, carne fresca para los leones capitalistas y semi-esclavo. Ese es su modelo laboral.

Hoy mientras Rajoy entre los aplausos de la derecha española anunciaba persecuciones contra los parados y los enfermos dependientes, contra todos pues la subida del IVA es un mazazo contra los humildes, se posicionaba a favor de los ricos. Mientras la clase obrera aparecía por las calles de Madrid. La clase obrera en lucha, pues mineros, profesores o parados son la clase obrera en marcha. Los mineros han señalado el camino, la calle, las luchas, la unidad de precarios nuevos y sindicalistas veteranos. Los puños cerrados han vuelto. Mientras Madrid vibraba de emoción, Rajoy se afanaba en vencernos y la Espaeranza Aguirre se burlaba de todas y todos nosotros.

Rubalcaba criticaba, pero también proponía un acuerdo nacional. No, ni se puede ni se debe acordar nada con este gobierno. No hay ya con un pacto social roto y un medio-estado del bienestar herido de muerte no hay ya tercera vía posible.

Ante tanta desfachatez y tanta agresión criminal contra los y las pobres, los parados y paradas, las personas dependientes, pero para mayor abundamiento se aplican impuestos injustos que gravan el pan, la leche y el arroz, mediante la subida del IVA. Al tiempo que amnistían a los defraudadores, los delincuentes fiscales y los corruptos privados. Porque también hay y los son todas las grandes empresas corruptas, transnacionales corruptas, constructores corruptos, profesionales corruptos y estos cuantan con el apoyo del PP. Mientras todo eso ocurre, estamos otra vez en la calle.

Hace falta ya otra huelga general. Hace falta seguir, hace falta luchar. Esto ya no se debe consentir.

 

Ya estamos intervenidos ¡¡ Resistencia !!

Ya estamos intervenidos. El PP impondrá mañana nuevas medidas de agresión contra las clases populares. Mientras tanto, muchos y muchas buscan soluciones, al objeto de incrementar la resistencia y buscar nuevas alternativas en la postmodernidad y en la renuncia del de “ni de izquierdas, ni derechas”, para colocárle a gentes de izuierdas el producto y que lo apoyen. No son las renuncias postmodernas y supuestamente populistas basadas en el derecho constitucional, más que en la resistencia popular, las que nos harán autoorganizarnos y es imprescindible y ya el hacerlo, además con contundencia.

Hoy afortunadamente el referente, el único referente, son los mineros. Han debido volver los restos de la clase obrera histórica, para señalarnos el camino. Para emocionarnos con su paso y los cantos e himnos que nos hicierón reaccionar y luchar en otros momentos y que ahora regresan con fuerza.
Así el PP, ya tiene motivos para estar preocupado. No por la oposición colaboracionista de un PSOE tan autista como decadente y en crisis, por no ser ni de izquierdas, ni referente más que de otra forma de gestión del capitalismo.

Cuando todo parecía hundido nos han quedado los movimientos sociales, cívicos y los sindicatos de clase. Estos no se hundido, es más han surgido con fuerza nuevas expresiones de protesta y rechazo al neoliberalismo. A pesar de vacilaciones y confusiones, de miedo y de duda, al final hemos sabido estar.

Por eso mañana, y no importa el calor, estaremos en la calle. Además seis millones de paradas y parados y varios millones de precarias, precarios y eventuales, no podemos hacer vaciones, por tanto hemos de responder y ya. Por eso mañana día 11 en las marchas mineras y concentraciones solidarias de otros puntos del estado – Como la de Granada,- hemos de comenzar la respuesta contudente y la organización para triunfar contra la Europa de los capitalistas, banqueros y mercaderes y el Estado Español, de ricos, rentistas y constructores, que nos domina y nos hunde en la misería.

Ellos han fracasado, han fracasado – los partidos del sistema, los banqueros, los economístas neoliberales, los burócratas de Bruselas – y nos están hundiendo, por eso ha llegado la hora de la convergencia socio-politica, de la alianza de las clases obreras y populares, la alianza sindical y el orgullo de ser de izquierdas, es decir de ser portadores de la semilla de un mundo nuevo. Solo el socialismo, el socialismo transformador, repúblicano e igualitario, nos permitirá frenanr la barbarie y la pobreza, en la que conservadores, neoliberales, liberales y socialdemocrátas de la tercera vía y monárquicos, nos han traido.

 
Hay un modelo liberal, con una democracia de baja intensidad y el dominio totalitario de los mercados y las derechas y otro que sitúa la soberanía popular, la justicia, la igualdad y el reparto, por encima de los intereses de los poderosos. Proponer el crecimiento, el crecimiento sin más, como solución a una crisis sistémica y multiple, pero sobre todo ambiental, es falso, engañoso y suicída.
 
Amigas y amigos, logremos la amplia alianza social, sindical, popular y de las izquierdas transformadoras, que Susan Geroge entre otras mucha personas propone. Permitidme un recuerdo grato en estos tiempos de recuperar emociones que nos permitan conectar entre los y las de abajo y es la imagen de la bella y veterana luchadora social Susan George entonando la Internacional en la universidad de de verano de ATTAC en Saarbruquen en el Sarre alemán. Era toda una parabola, que se daba en la cuenca del Rhur, patria de nacimiento de Die Linke y un nuevo movimiento social reunido y reflexionando.
 La postmodernidad, no nos hará libres, nos hará discutir y pensar, es cierto, pero el camino es duro, duro como la marcha minera hacía Madrid, duro como el pedernal, pero sin emociones e ideas seancillas de fraternidad e igualdad, no hay futuro. Para que haya futuro hay que proponer un proyecto ¿Cual es nuestro proyecto?

La acción, es lo que nos hará converger. Las víctimas del capital son el referente

No es tiempo de manifiestos, sino de acción, de educación popular y de movilización. Un movimiento cívico, solo se construirá en las calles, las plazas, los centros de trabajo y los pueblos y los barrios. Hay que conectar y estar, pero físicamente, con la gente que sufre.
No podemos construir nada, si no estamos con los y las paradas y los precarios o las y los amenazados por los despidos. No son los manifiestos los que movilizan sino patear los barrios sin esperanza, reunirse y hablar con las victimas, que se sienta nuestro aliento y se nos vea donde anida la desesperación.
Hay que convivir entre sindicalistas de base, gentes en dificultades y sin brillo ya en los ojos. Hay que volver a comer el pan agrio del paro, la tortilla plato único de las familias en crisis. Las vacaciones durmiendo en el balcón de un edificio proletario e impersonal, de gentes que lo más grave que viven es que gracias al dominio cultural neoliberal, perdieron su orgullo de clase y sus referencias.
Si no recuperamos barrios y pueblos. Si no conectamos con la desesperanza nada podremos hacer para cambiar esta situación.
A lo cual añade como conclusión, plausible y posible, la siguiente:
Primero, escuchar, acompañar y estar con los que sufren y luchan.
Segundo, buscar un referente colectivo y convergente, no personal, ni personalista.
Tercero, estar en la calle y convocando a la movilización. Solo eso, entiendo a riesgo de equivocarme nos hará estar con la mayoría. El referente ahora es un minero, una parado, un desahuciado, un despedido, una funcionaria recortada y ganando un treinta % menos de sueldo, que hace tres años. Un jubilado o los iaioflautas.
Cuarto, hay que buscar la confluencia con las y los que se están movilizando. Con estructuras de activistas sociales, con sindicalistas, con movimientos, con plataformas de lucha, con excluidos organizados, con la economía social y con las organizaciones socio-políticas que están ya trabajando.
Quinto, hay que hacer política convergente y no excluyente, ni sectaria. Hay lo que hay y lo que seamos capaces de construir. Pero para construir hacen falta ladrillos, cemento, albañiles y peones, no solo arquitectos.
Dicho esto, recopilado de un articulo mio por Javier Caso, reflexiono:
Metroscopia, en su última encuesta señala el camino, pues los dos grandes partidos sistémicos se siguen hundiendo, con la diferencia de que el PP aguanta, pues tiene el apoyo incondicional de la derecha tradicional, el nacional-catolicismo y la extrema derecha, excepto sectores aún menores nucleados entre Mario Conde y el partido nacionalista español y atrapalo todo UPyD. Si bien IU sube, una fuerza de izquierdas más amplias y con socialistas y socialdemocrátas de izquierdas y de clase, aún subiría más.
Por tanto, propongo, manos a la obra a por la convergencia socio-politica y la Syriza española.
Pienso que tal vez en un año hayan elecciones, por tanto que no nos pillen con el pie cambiado.
Estos días ya tenemos referente “Los Mineros” la clase obrera cabalgando de nuevo.
 Precarias y precarios con titulo superior, o paradas y parados jóvenos, parados expulsados del “mercado laboral” por ERES y despidos injustos y fraudulentos, vosotros también sois clase obrera del ejercito de reseva del capital.

Son malos, muy malos. Merecen que seamos inteligentes y sepamos sufrir

Los y las políticas neoliberales, los banqueros, los ricos, los capitalistas y sus gestores SON MALOS. Son dañinos, son crueles, son nuestros enemigos.

Son malos porque saben de sobra que las llamadas políticas de ajuste, de austeridad, del cumplimento del déficit, provocan daño y sufrimiento. Saben de sobra que hay jubilados y jubiladas que no se pueden pagar las medicinas. Conocen con exactitud el número de familias que no tienen ningún ingreso y son o están en trance de ser desahuciadas, así como cuantos y cuantas paradas dejarán de cobrar prestaciones y pasarán a la exclusión social. Lo que están haciendo en el estado español es deleznable y criminal.

Provocan con sus recortes paro, despidos e inseguridad e infelicidad, y lo siguen haciendo, pues tienen dos claros objetivos: el primero, provocar la mayor transferencia de rentas de las clases populares y los pobres hacia los ricos y sus instituciones y negocios, al objeto de salvar sus macro-negocios y sus ganancias, dada además la decadencia de la zona euro y del dolar ante el cambio del sistema mundo. Esto, redundo, en toda Europa, pero en la mediterránea con especial saña. En el Reino de España, con santa ira de nuestro rentismo dominante con sus fuerzas políticas y su régimen, se ceban aniquilando derechos y conquistas sociales. El pacto social ya no existe.

En segundo lugar, es su estrategia de clase para dominarnos y controlarnos mediante el miedo y la coacción y seguir detentando la riqueza, al menos en nuestro caso la riqueza en muy pocas manos en su mundo occidental y judeo-cristiano.

Tienen lacayos, lacayos socioliberales que nos engañan y confunden. Tienen políticos y políticas conservadores que hacen de la injusticia su ideología. Gentes que predican contra las ideas, la política, como instrumento que puede ser de liberación. Pagan y montan confusos partidos y movimientos que hablan de corrupción generalizada. Cierto que la hay, pero en los partidos del sistema. Pero esos mismos buscadores de la “integridad” no combaten las injusticias del capital ni de los poderes financieros. No critican a los detentadores reales del poder, los grandes capitales.

Ahora que la guerra de clases cruel y dañina se ceba con los ciudadanos y las clases más desfavorecidas, tenemos un nuevo peligro y es el de renunciar a las ideas de igualdad, reparto y lucha social, en base a un supuesto desprestigio de los ideales que nos unieron e ilusionaron, al objeto de crear un nuevo mundo.

No es tiempo de manifiestos, sino de acción, de educación popular y de movilización. Un movimiento cívico solo se construirá en las calles, las plazas, los centros de trabajo y los pueblos y los barrios. Hay que conectar y estar, pero físicamente, con la gente que sufre.

No podemos construir nada si no estamos con los y las paradas y los precarios o las y los amenazados por los despidos. No son los manifiestos los que movilizan, sino patear los barrios sin esperanza, reunirse y hablar con las víctimas, que se sienta nuestro aliento y se nos vea donde anida la desesperación.

Hay que convivir entre sindicalistas de base, gentes en dificultades y sin brillo ya en los ojos. Hay que volver a comer el pan agrio del paro, la tortilla plato único de las familias en crisis. Las vacaciones durmiendo en el balcón de un edificio proletario e impersonal, de gentes que lo más grave que viven es que, gracias al dominio cultural neoliberal, perdieron su orgullo de clase y sus referencias.

Si no recuperamos barrios y pueblos, si no conectamos con la desesperanza, nada podremos hacer para cambiar esta situación.

Hablemos de Latinoamerica y de sus movimientos amplios antineoliberales y pro-socialistas. Son un claro ejemplo. Sin pujantes movimientos campesinos, indígenas, sindicalistas, sindicatos agrarios, cocaleros y potentes movimientos vecinales, nada hubiera sido posible ¿Por qué olvidamos eso a la hora de analizar? Es que sin los movimientos sociales contra la privatización del agua no sería posible Evo Morales. Sin el Caracazo, Hugo Chávez es impensable. Sin las revueltas indígenas, Correa no estaría. Sin los piqueteros, los Kitchner no hubieran llegado al poder. Pero tampoco Lula, sin el PT, el MST y la CUT hubiera sido presidente.

Por tanto, amigos y amigas, no comencemos la casa por el tejado. Estos días del julio vacacional -para los que puedan-, las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción están llamando a solidarizarse y articular a la convergencia con las columnas mineras. Con su todos somos mineros, está indicando donde está la acción, pero también está educando en cual es el camino. Construyendo LA IZQUIERDA también está en eso, en llamar a la acción solidaria de clase con un hecho ejemplificador e incluso mítico en el movimiento obrero -el minero- y actualizándolo. Desde CLI se está hablando de desigualdad y de convergencia de la izquierda, frente a la crueldad explotadora.

También están en ello ATTAC, la HOAC o los cristianos de base, Ecologistas en Acción y otros, educando, formando e informando y concienciando.

Los mineros que cortan carreteras y se baten por enésima vez en su historia con la Guardia Civil, son en su mayoría afiliados a CCOO y al SOMA-UGT, luego nada hay que impida la convergencia. Nada hay que impida salir a las calles. Nada hay mejor que conectar, ser, estar juntas y juntos.

Nuestros enemigos y explotadores, son malos, muy malos y crueles. Pero son inteligentes, poderosos, ricos y mandan.

Conclusión humildemente, que yo entiendo como plausible y posible:

Primero, escuchar, acompañar y estar con los que sufren y luchan.

Segundo, buscar un referente colectivo y convergente, no personal, ni personalista.

Tercero, estar en la calle y convocando a la movilización. Solo eso entiendo -a riesgo de equivocarme- nos hará estar con la mayoría. El referente ahora es un minero, un parado, un desahuciado, un despedido, una funcionaria recortada y ganando un 30% menos de sueldo que hace tres años. Un jubilado o los iaioflautas.

Cuarto, hay que buscar la confluencia con las y los que se están movilizando. Con estructuras de activistas sociales, con sindicalistas, con movimientos, con plataformas de lucha, con excluidos organizados, con la economía social y con las organizaciones socio-políticas que están ya trabajando.

Quinto, hay que hacer política convergente y no excluyente, ni sectaria. Hay lo que hay y lo que seamos capaces de construir. Pero para construir hacen falta ladrillos, cemento, albañiles y peones, no solo arquitectos.

Son malos e inteligentes los capitalistas, las y los de la trilateral, Bildelberg, las y los monarcas, o nuestro Gobierno. Merecen que nosotras y nosotros seamos buenos, amigos y amigas, compañeros, humildes, rectos, nada sectarios y muy inteligentes, mucho. Pero buscando la inteligencia colectiva y, si hay referentes, que sean, estén, se les encuentre y sufran o estén dispuestos a sufrir con y por sus hermanos y hermanas. Si a alguien le hace gracia lo de hermanos que busque el significado de UHP.

Frente a las nuevas “reformas” que prepara Rajoy: Todos y todas somos mineros

Marcha NegraComunicado de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción.

Las agresiones contra las clases populares van a profundizarse este verano. El gobierno del PP nos prepara un nuevo paquete de medidas, tendentes a garantizar el cumplimiento del déficit, el pago de la deuda llamada pública a los bancos privados, y cumplir con la exigencias de el FMI, el BCE, la burocracia de Bruselas, Alemania y el cumplimiento del nefasto Pacto Fiscal y de gobernanza europeas.

Lo que interesa saber es que las pensiones y las prestaciones de desempleo van a sufrir negativas modificaciones, y que más recortes sanitarios están en ciernes. El IVA nuevamente subirá y esta vez gravando los alimentos y productos básicos.

Se anuncia la “reforma de la administración”, lo que supondrá despidos de funcionarios, cierre de ayuntamientos y mancomunidades y por tanto más privatizaciones, esta vez de servicios locales y autonómicos y nuevamente despidos de contratados y laborales.

No nos dejemos engañar: lo que hay tras el adelgazamiento de las administraciones son, por un lado, el vaciar al sector público de competencias, y por otro lado convertir en negocio privado los escasos bienes y servicios públicos locales. Por eso, condenamos los comportamientos corporativos de ciertos sectores de “funcionarios de carrera” que ahora precisarán de la solidaridad del resto de las clases trabajadoras. Defenderemos lo público porque es nuestro, es de todas y todos.

Las Mesas de Convergencia y Acción entienden que estamos ante una situación de emergencia que nos hace estar vigilantes y ser combativos frente a la ola de imposiciones neoliberales que estamos sufriendo y que anunciamos se van a incrementar.

Por esto, la Promotora estatal de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción llama a una solidaridad más activa con los mineros del carbón. El día 11 de Julio nos hemos de echar a la calle con ellos, y las y los que no podamos estar en Madrid organizar concentraciones mineras en todo el estado español. La lucha minera es un símbolo de la resistencia obrera contra el neoliberalismo europeo que obliga a cerrar los centros de trabajo y laminar los últimos restos de la cultura obrera.

¿Quien dice que ya no existe la clase obrera? Los mineros y las dos ultimas huelgas generales han demostrado que sí. Cierto que hay nuevos segmentos sociales procedentes de una clase media urbana proletarizada, pero esos y esas precarias no son sino obreros eventuales, titulados, formados y mal pagados, sin derechos sociales. Por eso hemos de CONVERGER con los sindicatos de clase y las luchas de los trabajadores y trabajadoras. También las clases trabajadoras desempleadas y azotadas por el paro y la desesperanza se deben, nos debemos, movilizar y ya.

¿Quien dice que no existen las izquierdas transformadoras y de cambio social? La democracia política, sin democracia económica, es solo una fachada, una impostura, un teatro. Por eso, no nos queda más camino que la lucha social y sindical. Pero también la lucha política. Convergencia política frente al Pacto Fiscal y de Estabilidad. Frente a la Europa de los banqueros y las transnacionales. Frente a las políticas llamadas de austeridad -en realidad de empobrecimiento para la inmensa mayoría- y de acumulación de capitales de los poderosos, a costa de la ciudadanía de la minoría poseedora, en contra las y los ciudadanos.

Por eso las Mesas de Convergencia y Acción llamamos a las y los ciudadanos a recibir y acompañar a los mineros en la marcha nocturna que se iniciará a las 22 horas el próximo 10 de julio desde el Intercambiador de Moncloa a Puerta del Sol, a manifestarnos de nuevo con ellos el 11 de julio a las 11 horas desde Colon al Ministerio de Industria en Madrid. A participar con ellos en las acciones que se convoquen, uniendo las reivindicaciones en defensa de los derechos sociales, contra los recortes, por el reparto del trabajo y la riqueza, por la derogación de la “contra-reforma laboral”, a las justas reivindicaciones de los mineros. Extendamos la solidaridad a lo largo y ancho del Estado Español.

¡¡Todas y todos somos mineros!!