Sobre los recortes sociales del gobierno andaluz

Carlos Martínez García, politólogo, y Juan Torres López, catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla. Ambos son miembros de ATTAC y promotores de las Mesas para la Convergencia y la Acción Social.

Es normal que tanta gente se haya escandalizado y esté sorprendida de la magnitud del recorte que acaba de hacer del gobierno andaluz. Dos mil quinientos millones menos de gasto son muchos y cuando se anuncia que van a producir, entre otras cosas, una disminución media de 3.000 euros anuales en el sueldo de los funcionarios, resulta lógico que una gran parte de la población se indigne y crea que haber formado un gobierno de coalición que decía enfrentarse precisamente a este tipo de recortes, no ha servido para nada (aunque también se podría decir que quizá no se habría tenido que llegar a tomar estas medidas si muchas más personas, y sobre todo funcionarios, se hubieran indignado con anterioridad, desde que se empezaron a recortar sus derechos).

Vaya por delante que estamos radicalmente en contra de que se lleven a cabo este tipo de medidas. Las rebajas salariales, la paralización de obra pública, y la disminución de los recursos destinados a financiar los programas de guarderías, libros de texto gratuitos o fomento de empleo tendrán un inevitable efecto negativo sobre la demanda y contraerán aún más la economía andaluza, ya de por sí con un pulso muy bajo y en crisis profunda. Harán que se pierdan más empleos en las pequeñas y medianas empresas y que se aleje la expectativa de la recuperación económica. Además de muy injustas, son contraproducentes e ineficaces para salir de la crisis. Y otras de las medidas, como las de copago, seguramente no permitan ningún ahorro a medio y largo plazo, tal y como se desprende las investigaciones científicas que se han hecho para conocer su incidencia efectiva.

También creemos que de ninguna manera se puede decir que se trate de medidas “inevitables” porque se podrían haber evitado si los poderes públicos no vinieran haciendo una política tan esclava de los grandes poderes financieros desde que empezó la crisis. Como se ha demostrado en libros y escritor de todo tipo, hay alternativas a estas políticas que, en lugar de llevarnos de nuevo a la recesión o a la depresión a donde vamos, nos hubieran permitido salir de la crisis. Es importante no renunciar nunca a la pedagogía, explicando claramente a la población lo que de verdad está ocurriendo.

Dicho esto, creemos, sin embargo, que se debe ser inteligente y no caer en una crítica descontextualizada de lo que hace este gobierno que solo favorecería al PP y a los poderes económicos. Desgraciada, o mejor inevitablemente, para transformar la realidad y sobre todo sociedades tan complejas como las nuestras en estos momentos históricos, no basta con hacer discursos retóricos o emitir condenas moralizadoras, sino que hay que hacer política, en el sentido de incidir en los factores concretos de los que dependen que ocurran o no las cosas que están ocurriendo. Precisamente por eso apoyamos la creación de un gobierno de coalición de izquierdas como el actual.

Y, desde ese punto de vista, creemos que para valorar adecuadamente las medidas que ha tomado el gobierno andaluz hay que tener en cuenta algo más que su propia inconveniencia, que acabamos de subrayar.

En primer lugar, no podemos olvidar que Andalucía no es un Estado sino una comunidad autónoma y que las políticas de ingreso y gasto que como tal lleva a cabo son una especie de resultado en cascada de las que toma el gobierno central, y mucho más en las actuales circunstancias, cuando éste último ha adoptado una posición muy beligerante contra las autotomías y cuando impone como de obligado cumplimiento medidas tan restrictivas como las que ahora condicionan las decisiones del gobierno andaluz.

En segundo lugar, y en relación con lo anterior, hay que tener en cuenta que estas medidas del gobierno andaluz no se realizan por voluntad propia sino como resultado de la obligación de no superar un déficit público superior al 1,5% contemplado en los Presupuestos Generales del Estado aprobados e impuestos por la mayoría absoluta del PP. Una obligación que si no fuese cumplida llevaría consigo la intervención de la Junta de Andalucía y consecuencias mucho peores y que es necesario evitar en todo caso.

Por eso resulta verdaderamente desvergonzada la posición política del Partido Popular andaluz cuando critica el recorte del gobierno andaluz obviando que ha sido ese partido el que realmente lo ha impuesto a través de su gobierno de Madrid.

En tercer lugar, hay que valorar positivamente el esfuerzo que hace el gobierno andaluz (y que esperamos que sea acertado en su aplicación efectiva y no solo sobre el programa) para que el recorte se aplique sin pérdidas directas e inmediatas de empleo (indirectas las va a haber, como queda dicho), con efecto más suavizado sobre los empleados con niveles más bajos de renta y afectando lo menos posible a servicios públicos esenciales que se hubieran deteriorado en mayor medida de haber aplicado directamente las propuestas del gobierno central.

En cualquier caso, y aún cuando podamos entender que se trata de una medida obligada, tal y como hemos señalado, no podemos dejar de manifestar que es lamentable la falta de comunicación y la escasa complicidad de los partidos que forman el gobierno con la población y en especial con la que ha apoyado su constitución.

Nos parece un error fundamental -y mucho más en las circunstancias en las que estamos- que este gobierno actúe simplemente como una oficina de gestión. Lleva muy poco tiempo en ejercicio pero ya se ha podido comprobar que no es lo suficientemente transparente ni participativo como se debe ser para conseguir que la población comprenda lo que hace y le arrope cuando adopta decisiones tan difíciles como las de ahora o como la que seguramente va a tener que tomar más adelante. O este gobierno es más valiente y cercano a la hora de hablarle a la ciudadanía, y más movilizador, o fracasará con rapidez. Y para serlo debe buscar con más acierto y apertura las complicidades y alianzas así como señalar mucho más claramente, en la práctica y no en el papel, la frontera que lo separa de la derecha y de los poderes financieros que realmente son las responsables de estos recortes.

Andalucía, debe ser un referente y no precisamente de sol, ferias y playa, sino de coherencia y defensa de los intereses sociales y democráticos. Si en Francia hay movimientos; si en Grecia se consolida la izquierda tras las próximas elecciones; si en Europa hay otras regiones rebeldes frente a la estafa neoliberal; si hay movimientos sociales y populares dispuestos a enfrentarse a esta debacle generalizada, no podemos permitirnos que fracase nuestro gobierno andaluz. Claro que para ello es imprescindible que los partidos que lo forman sean los primeros en hacer bien las cosas y que se apoyen en mayor medida en su base social y electoral.

Otra vez: Que se vayan todos!! Respuesta, valores y valor

Lo repito: ¡¡Que se vayan todos!! Ahora la respuesta social está en las calles. La Huelga general del pasado 29, el 12M, la huelga de la educación y las movilizaciones y concentraciones contra los recortes sanitarios y educativos.

El pacto social de la transición esta roto. Rajoy y su gobierno están practicando e imponiendo unas políticas suicidas que solo benefician a la banca y a los intereses de los conservadores y capitalistas alemanes.

La reforma exprés de la Constitución del 78 -aprobada por los socioliberales y el PP mano a mano, no lo olvidemos- ha acabado de romper todo y crear un Reino de España al servicio y esclavo de la deuda y las oligarquías españolas y europeas.

El pueblo, las clases populares, ya no importan. Solo sirven para financiar a los de arriba y todo lo de arriba. Encima vivimos más, somos un estorbo, y además queremos que nuestros niños y niñas estudien gratis. Esto no puede ser (eso es lo que realmente piensan de nosotras y nosotros).

No digo que hagamos como en Grecia, donde los partidos de la deuda, el recorte y al servicio de Alemania son ya minoritarios. No, al menos no solo, que también. Lo que propongo es que hagamos como en Argentina: echarlos. Salir a la calle y tirarlos. No nos preocupe, pues ni son demócratas, ni les importamos un bledo. Solo temen a los mercados y nos tienen que temer a nosotras y nosotros.

Una vez violada la Constitución, lo que hace falta es impulsar una nueva y crear un nuevo espacio democrático justo y pacífico que respete a las personas, y no esta situación de dictadura de los mercados.

Por tanto, no más paños calientes. Si no respondemos no nos harán caso. Además ¿Que tenemos que perder?

Nos mienten, nos engañan, y ahora esta derecha autoritaria, que nos gobierna sin vergüenza ni pudor, nos trata de atemorizar aún más, nos amenaza y recorta derechos, todo para proteger sus intereses y los de sus amos.

Por eso yo no llamo ya a la resistencia, sino a la ofensiva.

Acudamos a todas las concentraciones y manifestaciones.

Comunicado de Attac Andalucia sobre Bankia y por la banca pública andaluza

ATTAC Andalucía exige con fuerza una banca pública ya

Los sucesos en torno a Bankia, no nos extrañan. Es sabido que la banca española en general y muchas cajas de ahorros en particular, están fuertemente endeudas por la desastrosa gestión debida a la la burbuja inmobiliaria, así como otras inversiones especulativas, que durante años, han predominado sobre el apoyo a la economía productiva y social.

El ladrillo ha sido determinante en los negocios bancarios y su estallido, con la correspondiente cadena de ruinas y fracasos que ahora, perjudican gravísimamente a las clases populares, sobre las que se carga una irresponsable gestión bancaria privada y en exclusivo beneficio de las oligarquías madrileña y valenciana en el caso de Bankia .

Además, las Cajas de Ahorros andaluzas, excepto una, han sido privatizadas, hurtadas a los ahorradores y ahorradoras locales y transformadas en bancos. En estos momentos Bankia que está demasiado implantada en Andalucía, es víctima de los negocios ruinosos y la megalomanía del ladrillo en Madrid y en la costa valenciana, siendo lo peor que para estos actos especulativos ha captado también ahorro andaluz y ahora encima, los y las andaluzas serán coparticipes junto a la ciudadanía de todos los pueblos de España, de la inyección de dinero público que el Gobierno Central piensa acometer. Así mientras el gobierno de España, recorta en servicios básicos y esenciales, en salud y en educación, los bancos son rescatados, sin ningún pudor ni vergüenza y a pesar de ello, el crédito, sigue sin llegar a familias, pequeña empresa y economía social.

Attac España, hace ya tres años, que ante el panorama de privatización y acoso de la banca privada contra el ahorro popular que ya vislumbrábamos, propuso la nacionalización de las cajas de ahorros, al objeto de preservarlas y preservar el crédito a la ciudadanía y democratizar la gestión  del ahorro. Attac propuso, una banca pública y ética.

Todo esto nos hace exigir, que aquella entidad bancaria que precise de aportación pública sea intervenida. Que la privatización de las cajas ha acelerado su ruinosa gestión y que la banca privada, principal impulsora de la burbuja del ladrillo y tan afectada como ellas, puesto que fue quien realmente la impulsó, otea ahora cual buitres sin escrúpulos los despojos de las cajas, al objeto de enjugar sus déficits y tapar agujeros. Por tanto nacionalización ya del ahorro popular.

En Andalucía advertimos a nuestro gobierno, que la creación de un sistema financiero, ético y democrático andaluz, es imprescindible. No se trata de crear un simple ICO autonómico, eso ni es suficiente, ni facilita el acceso al crédito de la economía productiva andaluza. Se trata de seria, eficazmente y con profesionalidad, pero con ética y control democrático, que el ahorro y el trabajo andaluz, sirva para financiar el cambio de la estructura económica andaluza de la que tan necesitados estamos.

Attac Andalucía advierte ante las tentaciones neoliberales y ortodoxas de gestión económica, que por cierto han fracasado, que la gestión bancaria privada, supuestamente más profesional, también ha necesitado de rescates y subvenciones con dineros públicos, es decir de todas y todos. Attac denuncia que los banqueros privados son los principales responsables de esta crisis sistémica y que ahora ellos pretenden que la ciudadanía a costa de su bienestar y empobrecimiento pague.

Por todo esto llamamos al pueblo andaluz a salir a la calle el día 12 en todas las convocatorias del 15M a lo largo de Andalucía. También pedimos al gobierno andaluz, que sin dilaciones, se ponga manos a la obra, contando con los afectados y los ciudadanos y ciudadanas activos al objeto de implementar un sistema financiero andaluz, público, ético, social y real.

Junta de ATTAC ANDALUCÍA
9 de Mayo de 2012

No simplifiquemos. Gracias a los pueblos francés y griego

Lo cierto que los pueblos europeos que ayer pudieron votar en las urnas, dicen que no a las políticas neoliberales que aplica la Unión Europea, ese sería a grandes rasgos el resultado electoral final de Grecia y Francia.

Hay sin embargo dos simplificaciones que nos pueden inducir a error 1 Que las políticas neoliberales europeas son impulsadas por el capitalismo continental y estadounidense que nos domina y por tanto, hablar genericamente de Alemania sin más, es un error ¿O es que no hay alemanes y alemanas de izquierdas? Si, ahí están Die Linke, el Ig Metall, VERDI, ATTAC Alemania etc. etc. 2 El noeliberalismo no tiene fronteras y los pueblos han votado contra la Unión Europea conservadora, ultra-liberal e inútil para sus intereses y solo válida para los grandes mercaderes, que se nos han construido. Ahora ya sabemos que hay alternativas políticas y Grecia, error a parte del ascenso de los fascistas, que espero sea fruto del despiste y la desesperación, ha indicado en gran parte el camino.

Mis esperanzas están con SYRIZA y espero sean capaces de construir un camino. Europa, la UE más bien, no es querida por los pueblos, ese si es un diagnóstico real. Y 3 La prensa corporativa, está dando una imagen sobre los resultados griegos, racistas y xenófobos.
Bien por el pueblo francés y bien por el pueblo griego. Hoy las bolsas y los bancos ya están atacando ¡¡Esos son el enemigo!!

¿Porque el resultado griego es más significativo que en francés en mi opinión?Pues es sencillo, dado que Grecia está sufriendo de forma criminal y en sus carnes las políticas de ajuste y ha hundido a los partidos que las han apoyado. Los resultados griegos son una lección en si mismos, pues el pueblo heleno ha castigado a las dos fuerzas europeistas que construyeron la Unión Europea, a saber la derecha liberal y democristiana y la socialdemocracia, en la mejilla de ND y PASOK respectivamente, que se han hundido.

En su lugar aparece un magma de rebelión, pero que claramente encabeza SYRIZA coalición que pertenece al Partido de la Izquierda Europea como IU, que además llevaba en sus listas a los socialistas que fueron expulsados del PASOK por votar contra los recortes, y una escisión del mismo llamada Movimiento por la Unidad, han sabido juntos, captar mucho voto de izquierdas y sobre todo de la izquierda socialdemócrata, que ha compartido con otro partido nuevo MEDAS o Izquierda Democrática, este si socialdemócrata, digamos no socioliberal.

El KKE o comunistas ortodoxos, se mantienen, pero en algún momento tendrán que demostrar si son capaces de ayudar a construir algo. Solo criticar y cuestionar es sencillo, valga la redundancia, construir, es lo difícil y transformador. Además, se ha demostrado, que la lucha social sirve y puede cambiar a las sociedades, es decir acabar con los que están traicionando y machacando a sus pueblos. Por tanto moraleja local: el 12M y todo lo que venga de movilizaciones en nuestro estado español servirá y mucho.

En Francia ya en 2ª vuelta la opción era más sencilla. Hollande es un socioliberal con propuestas y programa próximo a la socialdemocracia, al menos neo-keinesiano. Su electorado fundamentalmente de izquierdas, deberá estar vigilante, pero si Hollande estuviera más en la órbita del primer Miterrand, puede ser positivo. Mientras tanto, el Front de Gauche debe prepararse para Junio y Mélenchon ya está listo. Ha felicitado a Hollande, tras haberle apoyado con sus votos y ahora exigirá desde sus cuatro millones de votantes, que se apliquen politicas al menos anti-neoliberales.

Por otra parte y hasta la llegada de Sarkozy las politicas públicas francesas siempre habían tenido autonomía y muy presente el concepto repúblicano del estado como bien común del pueblo y por tanto la protección de lo publico y las instituciones sagradas de la República.

Lo que está claro es que tras Andalucía -más de ocho millones de habitantes y mayor en tamaño que 16 estados de la Unión Europea- Ahora Francia y Grecia, cuestionan la austeridad, el recorte y la dictadura del mercado, que por cierto hoy ataca fuerte y vuelve a amenazar. Por tanto hoy se demuestra a la vez que al capitalismo le estorba la democracia. También que ayer los pueblos votaron contra los mercados. Por eso es muy importante en nuestras movilizaciones estatales, incidir en la critica del capitalismo y su influjo, negativo a todos los niveles, comenzando por el ambiental y acabando por los recortes que exige en nuestros derechos sociales, con el fin de captar recursos para superar su crisis, a nuestra costa.

Nunca hay nada perfecto, ni el escenario ideal existe más que en nuestra mente. Pero en la construcción del intelectual colectivo, es bueno trabajar con lo que hay y de la situación, extraer no solo conclusiones, sino fuerzas para seguir luchando. En cualquier caso ayer el pueblo francés me dio mucha envidia, estaban votando a su jefe de estado. Esa posibilidad, es lo que los convierte en propietarios del mismo y garantiza la democracia. No como aquí en el reino de España, con un jefe con titulo de rey que caza elefantes en África como un nuevo rico de la construcción y una familia digna de la serie Falcon Crest a la que encima debemos mantener.

La humildad es una virtud muy poco practicada por políticas y políticos que se creen mayoritarios

La Humildad es una virtud a la que el catecismo cristiano cooptó y falseó. La humildad -según me enseño un teólogo escolapio y progresista- consiste en reconocer lo que uno es. Es decir, lo que se es gracias a quien se es y lo que se representa, y lo que por sí mismo se es.

La humildad debiera ser, junto con la ética y el espíritu de sacrificio, una de las características fundamentales a pedir a las personas que ostentan cargos de representación politica.

Los representantes y dirigentes de los partidos mayoritarios y del turno suelen ser muy poco o nada humildes. Su mirada de condescendencia hacia los movimientos sociales -cuando no de incomprensión o ridículo deseo de cooptación de los mismos- solo es posible desde la ignorancia. En el caso del PP, la opinión es simplemente negativa y criminalizadora, lógico con sus postulados y políticas. En el caso del PSOE es simplemente suicida, pues la gente joven confía mucho más en los movimientos sociales que en ellos. A pesar de las terribles políticas antisociales y de limitación democrática del PP, su valoración demoscópica -la de los socioliberales- no sube, y la herencia que le han dejado al pueblo trabajador (que no es la que dice el PP, sino haber iniciado las contra-reformas y recortes) motivó contra su gobierno la huelga general del 29 de Septiembre. Y es que no se enteran de que la gente con conciencia social, ni se fía de ellos, ni el volver ahora a la pancarta es creíble tras haberle puesto la alfombra roja al PP para que venciera por mayoría absoluta.

Por tanto, al PP no le pido humildad. Tienen la prepotencia de los señoritos, la auto-confianza de los autoritarios y el dogmatismo de las sectas ultra-católicas. Pero a los dirigentes social liberales del PSOE no solo se la exijo, sino que se la recomiendo, pues les va ha hacer mucha falta. Dicho esto, no creo la vayan a tener y a las pruebas me remito: En Andalucía, el pueblo andaluz ha frenado a la derecha. Lo ha hecho impidiendo que el PSOE se hundiera, si bien no venciendo las elecciones, pues ha quedado como el 2º partido. Ha hecho subir de forma moderada, pero suficiente, a IU-CA y posibilitándole ser determinante y con fuerza, al tiempo que hundiendo, este si, al PP que ya estaba preparando sus listas negras de la venganza de clase y anti-democrática. Pues bien, oyendo a los dirigentes social liberales, pareciera que han vencido, no le deben nada a nadie y que solo ellos van a gobernar, olvidándose en demasiadas ocasiones que a la hora de lograr el gobierno de izquierdas, ha habido dos elementos esenciales: uno ha sido el sentido de la responsabilidad y el riesgo asumido por IU -y en especial el PCA y PCE- y, en segundo lugar, la posición a favor del acuerdo de la mayoría de sindicatos, economía social, movimientos ciudadanos y asociaciones progresistas de la sociedad civil.

Por tanto, creo que sus gestos, suficiencias y seguridades (y me refiero al PSOE) debieran cambiar. No he entendido porqué Griñan no ha tenido la elegancia de citar a IU-CA en su discurso de investidura. No entiendo como las y los social liberales piensan que solo ellos son la oposición -sin dar explicaciones de por qué han votado la contra-reforma financiera con el PP en el poder- mientras que el resto de las izquierdas reales se oponían a ella, pero también los sindicatos y los movimientos sociales. Cuando la oposición real, la que duele y está movilizando a las clases populares es la de los sindicatos y los movimientos sociales. Los sindicatos en estos momentos, con la compañía de muchos movimientos ciudadanos, son la oposición más efectiva y eficiente contra las políticas neoliberales que ahora de forma dura, sin piedad y sin descanso propugna el PP, la CEOE y la Banca, aplicándola de forma contundente y violenta.

Pero por si faltaba un argumento, el movimiento 15M este 12 de mayo vuelve a salir a la calle y su salida será sonada, pues toda la oposición cívica global la apoya, pero también lo hacen los sindicatos mayoritarios a través de la Plataforma por la Defensa de los Derechos Sociales y el Bienestar, que agrupa a más de cincuenta organizaciones junto a CC.OO. y UGT.

El 12M la ciudadanía en la calle y auto-convocada volverá a demostrar, que juntos, los ciudadanos y ciudadanas de a pie, podemos y que la exigencia de democracia real, sigue y que la defensa de la soberanía popular y la lucha contra los recortes sociales, está en la calle.

Los y las social-liberales del estado español están muy felices con Hollande, pero se olvidan de Grecia y del PASOK. Terrible y simbólico olvido. Adobado con la complicidad de los medios de información empresariales (como “El País” y “Le Monde”) que han ocultado y negado la existencia de la Izquierda, llamándole izquierda radical o radicales de izquierda a las nuevas opciones de IZQUIERDAS -estas si- que surgen en Europa con fuerza y poco a poco. Poco a poco, pues el principal enemigo de su surgimiento son las empresas informativas propiedad de bancos y grandes empresas transnacionales, que ocultan todo lo que pueda suponer un trastoque del status quo establecido, y para el que ya tienen su “izquierda” moderada en la recámara. Ya se sabe, que todo cambie, pero para que todo siga igual. En última instancia, el PS francés es un partido que hace primarias y tiene un debate político interno, que el PSOE ni mantiene, ni está dispuesto a que exista, ni siquiera tiene ya capacidad para hacerlo. Además, los teóricos del social liberalismo español siguen anclados en la tercera vía y, como mucho, se plantean su reforma -que no su abandono-, y si no leamos los artículos y escritos de sus fundaciones y publicaciones, o bien lo que sobre esto se publican en su órgano oficioso “El País”.

La humildad debe consistir ahora, en mi opinión, en ver y reconocer que el pacto de la transición ha sido roto, y lo han roto tanto la propia familia real, como la banca, la oligarquía económica y la derecha gobernante. Pero la reforma exprés de la Constitución de 1978, a propuesta de Zapatero, consagrando un principio puramente neoliberal y situando a “la deuda” (es decir, el negocio de los bancos) por encima de las personas, ha sido el petardazo definitivo en la voladura del pacto social de la transición. Por eso, hace falta y ya, una nueva Constitución.

Por todo lo expuesto, hace falta la reorganización, reconstrucción o fundación de LA IZQUIERDA. Por todo lo dicho, hace falta la convergencia política de las y los de abajo, con un programa antineoliberal y de recuperación de la soberanía popular.