¿Populismo de izquierdas? Si, y encima como novedad

El éxito de Mélenchon -que recuerdo es del Parti de Gauche, no del PCF, y candidato del Front de Gauche a la presidencia de la República Francesa- consiste en que, en primer lugar, es un grandisimo orador y sabe transmitir ideas, pues las tiene. En segundo lugar, ha contribuido a crear un nuevo socialismo que, además de profundamente antineoliberal, es ecosocialista, feminista y altermundista. En tercer lugar, a pesar de que Mélenchon fue ministro de Miterrand y del PS, ha sabido junto a su partido construir algo nuevo e incluso sacar al PCF del pasado en el que se estaba consumiendo. En cuarto lugar, con un populismo de izquierdas ha sabido penetrar en los duros barrios obreros de las grandes ciudades francesas y disputárselos a Marie Le Pen, a la extrema derecha, volviéndolos a conquistar para la Izquierda -que los tenía muy perdidos-. Y en quinto lugar, porque defiende la sexta República, es decir un proceso constituyente y predica la revolución ciudadana. Mélenchon con 60 años es un hombre nuevo que defiende las nuevas ideas de igualdad y república social con pasión, mucha pasión y esa es la principal virtud de este socialista de izquierdas, que ha reinstaurado los sentimientos en la política francesa. Que sana envidia produce.

Mélenchon además -y esto es para mi lo fundamental- propone alternativas diferentes a las del sistema. El Parti de Gauche ha sabido, partiendo de lo que fue la Izquierda Socialista francesa -denominada allí Socialistas por la República Social-, construir un partido nuevo, que si bien tuvo el apoyo inicial de Die Linke y del propio Lafontaine, obtuvo ya en sus inicios conexiones ideológicas y personales con ecologistas, feministas e independientes de izquierdas. Incluso de gente que había apoyado a los Verdes y se habían decepcionado de su deriva neoliberal y de su “dependencia alemana”.

Jean Luc Mélenchon, de origenes trostkistas de joven como una gran cantidad de cuadros y dirigentes del Partido Socialista de Francia, fue consciente de la necesidad de una nueva fuerza política que le diera color a la gris izquierda francesa para lo cual recogiera el relato de los potentes movimientos sociales franceses y la herencia del NO francés a la Constitución Europea, que el PCF por si solo ni podía, ni sabía recuperar.

Pero con todo y con eso, la principal aportación del PG y su lider a la izquierda europea -también la más valiente- es el discurso populista de izquierdas. El populismo de izquierdas, insisto, era una aportación valiente por incomprendida o denostada por todas las izquierdas europeas, sin excepción. Sin embargo, Mélenchon ha sabido no sólo recuperarlo para Europa y en Europa, sino que este sea exitoso y sobre todo que las clases populares francesas, los habitantes de los barrios y las y los activistas sociales, hayan captado el mensaje, el relato y los estén haciendo suyo. Porque con este pupulismo, como no podía ser de otra manera el pueblo, se está nuevamente articulando y organizando.

Me comentaba mi amigo y clarividente Bernard Cassen, que el PCF no lo tenía muy claro y dudaba apoyarlo como candidato -en principio-, pero que Mélenchon era la única persona que podía ilusionar y así lo ha hecho. Gran elección la del Front de Gauche con el candidato. Es pues una apuesta nueva, de una izquierda nueva, a la que todavía le quedan quemar muchas etapas. Pero yo que no deseo comerle la moral a nadie y por tanto, si quiere saber de que habló que introduzca en un buscador PARTI DE GAUCHE y compruebe por si mismo. Sí señalo abiertamente que veamos la experiencia francesa, la sigamos, aprendamos de ella y actuemos en consecuencia.

El Parti de Gauche es fruto de una grupo de socialistas que rompen definitivamente con el socioliberalismo y las prácticas neoliberales del PS en el gobierno y su plana y poco vibrante oposición inicial. Luego cuando Martine Aubry logra que el PS en la oposición se rehaga -y de hecho vencerá las elecciones presidenciales su candidato Hollande-, Mélenchon y el PG no se “arrugan” y actualizan su discurso. Por una parte, le dotan de nuevos contenidos, aprendiendo de los -insisto- muy potentes y activos movimientos sociales franceses, y con el Front de Gauche, expresión unitaria de la izquierda francesa al margen del PS, potencian un fuerte movimiento popular.

¿Cual es pues ahora lo que va a quedar tras la campaña electoral? Primero que el FG no está haciendo una campaña al uso, sino que esta educando a las multitudes -según una vieja expresión de la vieja izquierda de inicios del siglo XX-, está aplicando a rajatabla la educación popular, y sus mitines más potentes son marchas. Manifestaciones simbólicas como la de la Plaza de la Bastilla en las que no sólo se pide el voto, sino que se desgrana un programa de futuro y se llama a la revuelta ciudadana.

Es decir, el FG que es plural y abierto, con distintas fuerzas politicas en su interior, está creando fuerza popular y relato al mismo tiempo. Agrupando fuerzas y por supuesto condicionará las políticas futuras del presidente que resulte electo. Pero también quede claro que Mélenchon desea ser presidente. No hace una campaña el FG testimonial, no. Se están planteando, nada más y nada menos, que un cambio de regimen.

La Patronal francesa está muy preocupada. Buena señal. El PG ha sabido impulsar y el FG crear una izquierda antineoliberal, no testimonial y que puede tirar de Europa pues Mélenchon, de raíces andaluzas -su madre es jienense- y nacido en Argelia, lo primero que hace en sus mitines es mostrar su solidaridad con los pueblos español, griego, portugués y, a gran distancia de Sarkozy, no pide nuestro sacrificio, sino que nos brinda su apoyo.

De los presupuestos de la miseria a la convergencia por un futuro digno

Lo de los presupuestos ya lo sabíamos. Lo de la intervención de Merkozy sobre el reino de España también. Hay además excelentes artículos sobre el contenido de esta nueva agresión presupuestaria: de Juan Torres, Vicenç Navarro, o Alberto Garzón entre otros. Buenos, didácticos y con los que coincido, por lo que no es este el objetivo de este escrito. Mi propuesta no es explicar lo esperado, sino cómo pienso se puede combatir y enfrentar la situación gravísima que sufrimos.

El PP ha estado con Rajoy a la cabeza ocultando sus presupuestos hasta la celebración de las elecciones andaluzas y asturianas, al objeto de volver a ocultar sus verdaderas intenciones a la ciudadanía. El PP está aplicando de forma aún más descarnada las políticas neoliberales encomendadas por los capitalistas y la Unión Europea que lo hizo el PSOE, lo cual no exime de responsabilidad a su gobierno, sus cúpulas socioliberales, y las bases que callaron. Lo cierto es que Rajoy está actuando con la tradicional saña de la derecha caciquil y rentista española, muy conservadora y autoritaria -hecho este que algunos ingenuos parecían haber olvidado- pero que no solo esta poniendo en serios aprietos a las clases populares, sino que está cercenando poco a poco lo escaso que hay de democracia en este oligárquico reino.

Pero ¿qué respuestas ha obtenido ya la derecha españolista? En primer lugar, en solo tres meses y en dos regiones -Asturias y en la realidad nacional andaluza- el PP ha perdido 500.000 votos largos con respecto a las últimas elecciones celebradas. En segundo lugar, una Huelga General que, a pesar de su previa criminalización y de que en el reino de España el derecho de huelga real no lo disfruta más del 50% de las clases trabajadoras, fue sencillamente un éxito, habida cuenta de sus movilizaciones y de las masivas afluencias a las manifestaciones, muchas de ellas en horario laboral.

Esto abre un escenario de confrontación frente a las políticas neoliberales que hay que impulsar. Todas y todos los miembros activos de las izquierdas sociales, políticas, sindicales, e incluso el centro-izquierda, tenemos adquirida una gran responsabilidad puesto que en mi percepción:

– El pueblo andaluz de izquierdas votó contra las contrarreformas y contra la derecha, utilizara la papeleta que utilizara, de las dos fuerzas que se reclaman al menos progresistas. Votó contra la derecha y además sitúo a IU como su freno, pero el PSOE no se desplomó. El pueblo andaluz dijo no al neoliberalismo, y eso lo deben entender los acomodados socioliberales del PSOE y cargarse las pilas de humildad e ideas transformadoras, pero también la propia IU a la que definitivamente se le ha colocado en el papel central de la política andaluza y, en esa tesitura, las soflamas solo ya no sirven. Si se equivoca en la percepción y la obligación histórica de ambos, sea cual sea la fórmula, el fracaso será rotundo. Ver la situación en clave partidaria sería un error más. Hay muchas organizaciones sociales que se han movilizado al objeto de frenar la galopada de los señoritos, y ahora no solo merecemos “ser consultados” sino decidir y obligar. Además los partidos gozan de muy poca credibilidad social y por tanto necesitan de un refuerzo cívico, pero sobre todo si se predica la participación, la democracia participativa, esta o se ejerce o se manipula.

– En el caso asturiano, con sus matices, pero aún con un panorama más confuso por la irrupción de UPyD, la lectura política es similar, sobre todo en lo que al retroceso efectivo de la derecha se refiere.

– En el plano más socio-político, los sindicatos mayoritarios deben no defraudar e iniciar un diálogo participativo con los movimientos sociales y los nuevos movimientos cívicos. Dado el autoritarismo vigente en este reino, deberán buscar junto con los movimientos sociales fórmulas novedosas de movilización, combinadas con huelgas sectoriales, generales y concentraciones, ocupaciones, huelgas de consumo y denuncias constantes. La contrarreforma laboral sencillamente debe ser abolida, no cabe negociación alguna sobre tamaño atentado dictatorial, que además cercena la libertad sindical. El Gobierno y la CEOE -que están íntimamente ligados- no van a negociar: esto forma parte de la guerra de clases global del capitalismo contra los sectores populares y obreros, así de simple. Si les sobra la democracia ¿cómo no les van a sobrar los sindicatos?.

– Los movimientos sociales, el 15M en especial como revulsivo democratizador que es, también debe buscar el dialogo y el conocimiento mutuo entre ellos y otras fuerzas. Esta huelga general ha dejado claro que nos necesitamos todas y todos y que sin los sindicatos de clase, este reino no se paraliza, pero sin nuestra regeneración e imaginación tampoco se acaba de movilizar. Además, el 15M y los movimientos sociales están cuajados de afiliadas y afiliados sindicales, luego busquemos los puntos de encuentro, que no quiere decir que cada cual sea lo que es y cumpla con su cometido. Pero entendamos todas y todos que aquí se pelea por el pueblo, el reparto, el concepto republicano de justicia, igualdad, democracia y no dominio de los poderosos. En resumen, de reconquista de la soberanía popular.

En conclusión, converjamos. La convergencia de las fuerzas políticas de izquierdas transformadoras, existentes y/o nuevas y emergentes; las fuerzas sindicales, de clase y las cívicas y sociales. Todas debemos converger y hacerlo con sectores demócratas y progresistas antineoliberales. La barrera será la autoexclusión. Los partidos del sistema son la frontera, y aquellas y aquellos que han luchado con honradez y constancia desde el interior de la socialdemocracia, aquellos socialdemocrátas consecuentes y no del sistema, también. Su lugar está aquí, en esta convergencia y no en el apoyo a la contrarreforma financiera o el cumplimento de las normas que impone la troika, con la UE a la cabeza. El enfrentarse de verdad a las políticas de “austeridad”, es decir de recortes para transferir rentas de las clases populares a los ricos, a los capitalistas y a sus bancos.

Vivimos una situación de emergencia histórica. Estas políticas van a hundir la economía productiva tal y como la conocemos. Pero eso es lo que quieren. Quieren esclavizarnos, acogotarnos, vencernos por el miedo. De esta situación solo se sale con propuestas y movilizaciones. Hay alternativas y no solo neokeynesianas, también de democracia económica. Tal vez en la suma de ambas este la solución.

Si no sabemos estar a la altura de las circunstancias y converger, el pueblo, los pueblos del estado, se refugiarán en los autoritarios, en los amos, en los fascistas y estos, ya se sabe, son el último recurso de los poderosos, pero ahí están. Por tanto, se trata de construir un programa democrático de resistencia y alternativas.

Han habido victorias en Andalucía y Asturias. Si es posible, hagamos gobiernos de resistencia antineoliberal. La Huelga General ha demostrado tanto que juntos podemos, como que queda mucha pedagogía por hacer y demasiada gente a la que el sistema ha colonizado. Por tanto, la batalla de la formación e información es imprescindible.

Sepamos que estamos también en el punto de mira de la Europa social y de progreso. Las personas luchadoras, demócratas y antineoliberales, nos hemos ganado el respeto de Europa nuevamente tras el 15M y hemos logrado la admiración. El desprestigio del reino de España ante el mundo lo están propiciando los neoliberales y las derechas, puesto que el mundo no solo son las potencias centrales en crisis. El mundo es mucho más grande que eso -afortunadamente- y en la reciente reunión de los BRICS, los estados emergentes en India -Nueva Dheli- ya han advertido contra las políticas de austeridad y las políticas monetarias de la Unión Europea y de los EE.UU., y han vuelto a dar una vuelta de tuerca frente al FMI y el G7, por lo que veamos también lo que ellos opinan.

Acabo pues con esta reflexión, que en mi no es nueva. No podemos mirar solo a la vieja y conservadora Europa. Fuera del centro mundial de dominación hay vida, por cierto más dinámica. Veamos de tejer nuevas alianzas mundiales igualmente para salir de este pozo.

Huelga. Crónica de urgencia desde el corte de Cibeles

Cortando el tráfico de todo el centro de Madrid, en Cibeles, veo gente del 15M, juventud sin futuro, muchas y muchos trabajadores de CCOO y UGT, gente de CGT, Armando y yo allí, dicho sea de paso ambos de CCOO, las Mesas de Convergencia, Attac y vinculados al 15M y pienso ¿Porqué no nos unimos de una puta vez? Nos necesitamos, contra estos cabrones, nos necesitamos. La dictadura, el autoritarismo pepero es un realidad.

Sin los sindicatos, especialmente CCOO y UGT, NO SE PARA EL ESTADO ESPAÑOL. Pero hay que cambiar el lenguaje y las cúpulas sindicales, nos deben no solo pedir opinión, sino dar derecho de decisión. Nos lo estamos ganando a pulso.
Nos necesitamos, nos debemos unir, hacer un frente antineoliberal y duro, resistente, frente al capital. CCOO, UGT, CGT, 15M, Attac, Mesas etc. etc todas y todos juntos. Esto va a estallar. Los cabrones de los capitalistas además de chorizos son inÚtiles y esto va estallar. HUELGA GENERAL Y UNIDAD!!! PUEBLO EN MARCHA UNIDO!!! la HUELGA UN ÉXITO, PP MENTIROSOS DE MIERDA!!!

El Pueblo andaluz de IZQUIERDAS frena a la derecha

Las andaluzas y los andaluces han frenado a la derecha. El pueblo andaluz, y solo el pueblo andaluz, el sabio y viejo pueblo andaluz de izquierdas que ha sufrido como nadie la opresión de una burguesía cruel, vaga e inútil: ha frenado a la derecha. Qué orgullo ser andaluz de adopción.

Una clase empresarial, excepto las pymes y las cooperativas que, al mismo tiempo que vive de los subsidios -ellos, los grandes empresarios, no los jornaleros- critica al estado, a la Junta de Andalucía, que es la mano que a demasiados les da de comer. Unos propietarios rurales insensibles y muchos de ellos de fuera de Andalucia a los que, empezando por la duquesa de Alba, se les debe meter mano y que son la base y apoyo del PP, junto a los especuladores del ladrillo, constructores sin escrúpulos y corruptores necesarios en demasiados casos. Esa es la cúpula de la derecha extrema andaluza, mala y ruin por excelencia. La gran ventaja de los sabios y sabias andaluzas es que ellos sí saben que la derecha es mala, muy mala. Son mala gente.

Aquí a la derecha la fuerza política que la ha frenado es IU, solo IU. Es cierto que el PSOE esta vez no se ha hundido. Pero al PSOE le han salvado sus electores más de izquierdas, esos que no votan al social-liberalismo, sino al socialismo. Luego eso quiere decir que ese pueblo de izquierdas andaluz exige un giro a la izquierda.

Ahora hay que exigir al centro-izquierda socialdemócrata -y a la izquierda plural- responsabilidad. Mucha responsabilidad y sobre todo que no defrauden al pueblo, a ese pueblo trabajador sencillo y humilde, que seguramente no es activista: es simple pero sabio y ha frenado a los mercados, ha manifestado su oposición a la dictadura financiera. El PSOE debe ser humilde y pedir perdón por tanto inútil, impresentable y pretencioso pequeño-burgués subido a su chepa. De hecho, este PSOE socioliberal debe hacer muchos esfuerzos y librarse de los chorizos y los engreidos. Izquierda Unida, si hubiera sabido reaccionar a tiempo y atreverse a hacer algo más valiente, podría haber obtenido no menos de veinte diputadas y diputados, al menos.

Yo a ambos les pido que, matizándolos e incrementándolos, acepten los 10 puntos que les ha propuesto ATTAC Andalucía, como base de entendimiento. Que se enfrenten con fuerza y coraje al Gobierno de los señoritos en Madrid. Que no hagan caso a los cantos de sirena de los neoliberales que desde los medios y la academia traten desde posiciones liberales de transmitir al aparato del PSOE que no ceda ante la izquierda. Así como que sepan que entre la UE y el Gobierno de España, van a tratar de laminar y asfixiar Andalucía.

En consecuencia, el gobierno de progreso deberá ser de movilización. De acción solidaria con el resto del estado español sometido a las derechas y el PP, así como victíma de sus oligarquías y demuestre con los hechos que se puede vencer a la derecha.

Griñan, al que el aparato rubalcabista quería ver derrotado, debe desprenderse de ataduras madrileñas y ser autónomo y convocar de una vez a la Huelga General. Si Griñan quiere demostrar que puede ser el presidente del pueblo andaluz de izquierdas, el día 29 debe cerrar San Telmo y hacer la Huelga General.

Si eso no se hace y no se hacen gestos claros a la izquierda, el presidente debiera ser el más claro vencedor, Diego Valderas. En cualquier caso, por el bien de las gentes humildes y sencillas, trabajadoras y fieles a las izquierdas, entendimiento, comprensión y apoyo mutuo. Queda mucho por hacer, ahora por ejemplo, el 29 a la Huelga General.

Reflexión si. Pero acción contra el PP, ocurra lo que ocurra

Debemos reflexionar, qué hacer para que los señoritos chulos y crueles del PP no ocupen Andalucía. Lo cual incluye, si fuera posible, impulsar un acuerdo de gobierno de progreso y de defensa del bienestar y la economía social. Si los señoritos fascistas vencen por los votos y el hundimiento del PSOE -la cosa tiene culpables directos en los socioliberales- no perdamos la moral y articulemos un buen plan de resistencia.

Debemos reflexionar suceda lo que suceda, qué hace falta hacer para construir una izquierda alternativa que sea fiable, querida u compartida por los de abajo y eso obligará a muchos cambios, muchos.

Sabemos de esfuerzos que surgen ya desde el campo socialista de conformar una opción de izquierdas, que partiendo de esta tradición, construya algo nuevo en concordancia con lo hecho por el Parti de Gauche francés, e inspirada en Melenchón y en Oskar Lafontaine. También en Izquierda Unida hay personas y estructuras que están trabajando en esto. La experiencia de las Mesas Ciudadanas de Convergencia está resultando positiva e inclusiva y es un magnifico punto de encuentro. Algo se mueve.

El neoliberalismo que hoy impregna todo es muy duro y empobrece a las sociedades, pero también las embrutece. Solo eso explica que hayan personas paradas y explotadas dispuestas a votar al PP, incluso dudando si apoyar una huelga general imprescindible para salvar nuestra dignidad.

En cualquier caso, nos esperan tiempos duros y por lo que es imprescindible construir algo nuevo para enfrentarnos con garantías y con éxito al neoliberalismo, insisto. Deseo que Asturias y Andalucía no sean copados por este nuevo franquismo, ruinoso encima. Ocurra lo que ocurra, resistiremos y nos organizaremos y venceremos al sistema autoritario que el PP está imponiendo.