Archivo sobre "Andalucía"

“Hay dinero de sobra, solo hay que legislar para traerlo”

Martínez ya defendía hace 11 años que el sistema capitalista y el neoliberalismo “traen la ruina”

En los últimos años les han repetido más de 40 veces que podrían tener razón. “Incluso políticos, académicos, y personas de relevancia social. Gente que antes se burlaba de nosotros y nos llamaba catastrofistas ahora dice que el sistema capitalista y el neoliberalismo traen la ruina, tesis que venimos defendiendo desde hace más de 11 años en España”. Habla Carlos Martínez García (Valencia, 1952), presidente en Andalucía de ATTAC (Asociación por una Tasa a las Transacciones Cambiarias para apoyar a los Ciudadanos), que nació en Francia en 1998 y ahora cuenta con una importante presencia internacional. En Andalucía abandera proyectos de democracia participativa, banca pública, y garantía de derechos sociales y públicos. Martínez fue asesor de Hugo Chávez, presidente de ATTAC en España, y es politólogo y urbanista. De izquierdas, sindicalista y republicano. Cuenta que ha sufrido despidos por hacer huelga y por enfrentamientos ideológicos.

Pregunta. ¿Cómo sienta que les den la razón a sus ideas diez años después?

Respuesta. Y no solo eso, también utilizan ahora nuestro discurso, que nos parece bien porque para eso está. Aunque personalmente he tenido que llegar a soportar respuestas hirientes al exponer unas ideas que están escritas y que preveían esta crisis. Pero también es de justicia reconocer que en Andalucía siempre se nos ha escuchado, incluso en periodos anteriores.

P. ¿Dónde marcan el hito de esta crisis financiera?

R. En el periodo de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Incluso en la época de Richard Nixon. Ahora no estamos sufriendo más que una de sus fases más virulentas. Pero el origen está ahí, es la consecuencia del triunfo del neoliberalismo.

P. ¿Qué ha dejado de herencia Hugo Chávez?

R. Sus ideas no han muerto. Hay países en Latinoamérica, África y Asia que siguen su estela. Y Venezuela, con sus problemas y sus defectos está emergiendo mientras España y Europa están en recesión, en decadencia. Si yo fuera presidente del Gobierno pediría unirme a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, nos iría mejor… (risas). También admiro a Lula da Silva y a Dilma Rousseff. De ella es la frase ‘No estamos sufriendo lo mismo que Europa porque hacemos justamente lo contrario a ellos’. Me encanta.

Había un plan de acabar con el estado social, y efectivamente está siendo ejecutado, debilitado

P. ATTAC es prácticamente sinónimo de alternativas. ¿Qué proponen?

R. Pues eso. Hacer precisamente lo contrario de lo que se está haciendo. No nos podemos dejar engañar. Hay dinero. Hay dinero de sobra, pero está en paraísos fiscales. Habría que suprimirlos, planificar una economía de impuestos progresivos. Debería conocerse el dinero ilegal del fraude, el proxenetismo, del tráfico de drogas… y revertirlo en los estados que se hayan generado. Con un impuesto recaudatorio y de control como la tasa Tobin se puede saber el origen de los gastos. Todas las potencias emergentes, con Brasil a la cabeza, tienen impuestos sobre el movimiento del capital. El problema es que en Europa no quieren que su dinero pague y sea controlado.

P. ¿Qué otras medidas podría destacar?

R. Es necesario acabar con las Sicav, utilizan subterfugios legales para no pagar a Hacienda; deberíamos diseñar una banca pública al servicio de los ciudadanos que no sea Bankia, que ha entrado por la puerta falsa. Incluso Alemania, que tanto daño nos está haciendo, tiene una banca pública; también es un error eliminar el empleo público, eso crea movimiento económico, habría que incrementarlo. Son recetas básicas, pero en lo simple y lo sencillo se esconde lo real.

P. No coinciden demasiado con las del Gobierno…

R. Había un plan de acabar con el estado social, y efectivamente está siendo ejecutado, debilitado. Era un plan diseñado por parte de los poderes financieros y se está cumpliendo.

Potencial andaluz en la banca

El presidente de ATTAC en Andalucía, Carlos Martínez, forma parte de un grupo de trabajo para la redacción de un documento para la creación de una banca pública en Andalucía. “Hay que inventar un sistema financiero andaluz que sea abierto, democrático y participativo. Es escandalosa la desaparición de las cajas andaluzas. Es una tragedia”, considera Martínez, que ve en Andalucía un potencial importante en la economía social, la capacidad de agroindustria, las energías renovables y la formación y cualificación de sus ciudadanos. “La Unión Europea nos ha destinado a ser el solarium del Europa, al ladrillo y al turismo. Pero tenemos que cambiar de paradigma económico, si no, iremos por un camino errático y sin rumbo. Desde Andalucía se pueden plantear alternativas”, destaca.

P. ¿Y pierde poder el Estado?

R. El Estado tiene más capacidad de lo que creemos. Está teniendo fuerza para desmontarse a sí mismo, para agredir y legislar en favor de lo que creen. Lo que pasa es que en estos momentos su capacidad es destructiva. Hay que cambiar la correlación de fuerzas con los mercados.

P. Se pierde entonces valor en la democracia…

R. Desde que cayó el muro de Berlín, al capitalismo le sobra la democracia, no le hace falta. En España se consiguió un triunfo social importante, pero también un fracaso político. La democracia formal no funciona, no sirve, y es el germen de la corrupción que florece en todos los partidos.

P. ¿Los ciudadanos están preparados para implicarse en una democracia más participativa, como proponen?

R. Lo primero que tenemos que impedir es que nos roben la esperanza. El ciudadano lleva años sufriendo una propaganda constante para no estar informado. Pero por suerte, desde hace tres años, la sociedad está volviendo a interesarse y a luchar en la calle. Lo vemos también en que se está rompiendo por fin el bipartidismo en España.

P. Aunque las encuestas revelan que el PP volvería a ganar.

R. Es que hay valores de derechas como estar en contra del aborto, el autoritarismo o la religión. Eso, al votante del PP no le cambia en su decisión del voto, aunque exista el caso Bárcenas.

P. Otra de sus líneas de actuación es la refundación de la izquierda. ¿Qué necesita?

R. Hace tiempo que ATTAC plantea el empoderamiento de la ciudadanía de forma participativa, que se tomen las riendas desde la sociedad por encima de lo económico. Y personalmente creo que es imprescindible un movimiento de recuperación del socialismo. Que alguien me diga que es socialista y monárquico es como un cristiano practicante y ateo. A la izquierda le hacen falta valores y valor para transformarnos hacia un socialismo más parecido al de Venezuela.

Attac Andalucía ante la encrucijada social, económica y política. Ya no tenemos tiempo

Estamos viviendo una situación excepcional. Por un lado, una grave crisis financiera y del capitalismo en general y, por otra parte, una crisis de régimen en el Reino de España en particular. La gravísima crisis financiera, gracias a las políticas neoliberales que se ejercen para “resolverla”, está además generando una crisis social que se traduce en un alarmante incremento de la pobreza extrema -vuelve a haber hambre- y en una reducción genocida de prestaciones y servicios a las capas más humildes de la sociedad, junto a un empobrecimiento de las clases populares.

La ausencia de respuestas sociales organizadas, así como de alternativas políticas, que permitan vislumbrar un cambio o una mejor organización en las respuestas, es muy preocupante. Las agresiones contra los servicios y derechos sociales públicos son tan contundentes que exigen respuestas más continúas y una pedagogía popular que no se es capaz de aplicar, abrumados tal vez por la situación. Pero no hay tiempo. No podemos esperar más a reaccionar ya y con tanta contundencia como eficacia. No hay nada que perder. Los sueldos no llegan, las pensiones congeladas, el paro recortado, la educación y salud pública disminuidas, las tasas e impuestos a las capas populares al alza y el crédito, totalmente privatizado, ni llega ni se le espera ¿Qué más nos puede ocurrir? ¿Hasta cuando vamos a seguir aguantando? Solo las y los de abajo estamos sufriendo la crisis del capitalismo, soportando una de las mayores transferencias de rentas de los pobres a los ricos de los últimos decenios. En el colmo de la desfachatez, estamos subvencionando las clases trabajadoras a bancos y banqueros privados.

Andalucía sufre el paro y la pobreza con especial intensidad. El Gobierno de la Junta de Andalucía, también está despidiendo a trabajadores y trabajadoras del sector público: es mentira que no lo haga. Está aplicando recortes -cierto que obligada por el Gobierno de Madrid que está recortando transferencias en educación, sanidad, empleo, universidades e investigación y en prestaciones sociales- pero, al menos, sería de desear una mayor denuncia de la situación y nuevas e imaginativas propuestas para fortalecer lo público, incluido el crédito público como motor e impulsor de Andalucía.

Andalucía debe enfrentarse al ataque de los señoritos de derechas de Madrid, que desean acabar con nuestra autonomía y nuestros derechos. Una derecha cruel, falaz y cínica que, sin ninguna vergüenza, nos apalea desde el Gobierno central y, al mismo tiempo, reclama a la Junta. Pero también aquí se han cometido muchos errores y despilfarros. Todavía resulta inexplicable como se consintió la privatización de las cajas de ahorros andaluzas y nadie da cuentas de semejante atraco. Ni como parlamentarios y parlamentarias andaluzas votaron a favor de la reforma exprés de la Constitución de 1978, introduciendo en ella el germen neoliberal, y anteponiendo el pago de las deudas a bancos y un déficit limitado al gasto público. Ambas decisiones ahora resultan suicidas, y además les suministran razones jurídicas y legales a la derecha para ejecutar su plan injusto de recortes.

Sí hay dinero. Hay dinero de sobra, pero está en los Paraísos Fiscales y el capital desregulado, que circula por el mundo sin control y sin pagar impuestos. Esta en las SICAV, en las que los ricos de este Estado esconden su dinero y burlan legalmente sus beneficios, robándonos a todas y todos con amparo de la ley. A esto, hay que añadirle una escandalosa fuga de capitales, que antes era ilegal y punible y ahora se permite, fruto de las desregulaciones financieras y las leyes liberales impuestas por Gobiernos liberales -sean cuales sean sus siglas- que han creado indefensión para las y los ciudadanos y para los propios estados.

Andalucía debe reaccionar. El Gobierno andaluz, cuya composición Attac Andalucia apoyó, debe actuar con valor, valores y dejarse de paños calientes. No existe un liderazgo social andaluz, no se percibe. No se hace pedagogía, ni se informa lo suficiente. Las medidas socioliberales han dejado a Andalucía en una mala situación, y el apoyo a la burbuja inmobiliaria y el abandono del sistema de ahorro y crédito andaluces nos dejan en una situación crítica. Exigimos una reacción del Gobierno andaluz.

Ante esta situación, entendemos que solo un apoyo decidido a la economía social y cooperativa andaluza, un decidido apoyo a las Pymes y autónomos. Un mantenimiento del sector público andaluz y un enfrentamiento valiente a las imposiciones de Madrid y extranjeras y una respuesta dura a la burocracia de Bruselas, pueden comenzar a dar algo de luz. Sabemos que hay cuestiones que no son competencia del Gobierno autónomo, pero los paños calientes y las políticas tecnocráticas, ejecutadas por tecnocrátas, no nos han llevado a ninguna parte. Attac Andalucía exige un cambio de rumbo.

Attac Andalucia cree que hay que enfrentarse a las políticas públicas y económicas neoliberales que se nos imponen, y llama al Compromiso Social por el Progreso a ser exigente y defender los ciudadanos y ciudadanas andaluces y a todos los sindicatos de clase andaluces, los movimientos sociales y cívicos, el 15M andaluz y a todas las víctimas de la crisis a reaccionar. Muchos de nuestros recortes se imponen en Madrid, Bruselas y Berlín. Reaccionemos pues y preparemos una magna respuesta andaluza antineoliberal, con marchas en todas las provincias, ocupaciones pacificas y una resistencia civil organizada. Ya no hay tiempo.

DECLARACIÓN DE ATTAC ANDALUCÍA

Solidaridad con el SAT y denuncia de la represión social ante el incremento de la pobreza y la extrema pobreza

Independientemente de las consideraciones que a cada uno le merezca el acto o la eficacia de expropiar cuatro o seis carros de supermercado llenos de comida para donarlos a comedores sociales (y gente que ya comienza a pasar hambre), desde ATTAC Andalucía interpretamos esta acción desde un punto de vista ejemplarizante y que ha tenido, debido a su puesta, en escena una gran repercusión mediática. Esta acción pone encima de la mesa y denuncia la situación de pobreza y miseria que empieza a vivirse en el Reino de España en general y Andalucía en particular, así como la cruel repercusión de las políticas neoliberales contra las clases populares, contra los pobres.

Hay cada vez más gente que vive por debajo del umbral de la pobreza, que incluso pasa hambre, sin embargo el Gobierno lanza todo su aparato represivo contra un grupo de sindicalistas, que lo único que han hecho ha sido sacar alimentos de primera necesidad de unos supermercados propiedad de importantes corporaciones del sector de la distribución y del comercio para su redistribución entre la población más necesitada. Mientras, los responsables de la trama Gürtel, los ex-directivos de Bankia y los muchos defraudadores y delincuentes fiscales se pasean libres y protegidos. Hay bancos y empresarios españoles que actúan con total impunidad en Paraísos Fiscales robando al pueblo y al Estado, sin que los Ministerios competentes actúen. Todo ello no hace más que confirmar la percepción general de la ciudadanía de que en el Reino de España la justicia no se aplica por igual a todos y que los poderes públicos no se esfuerzan en perseguir a los auténticos delincuentes económicos o las conductas corruptas cada vez más frecuentes.

Proclamamos nuestra solidaridad activa con los sindicalistas del SAT, sabiendo que su acción pretendía, como así ha sido, denunciar la penuria que sufren ya millones de personas humildes en nuestro injusto Estado Español.

ATTAC Andalucía advierte además, en relación a estos hechos, que la futura eliminación del subsidio de en torno a los 400 euros que percibían hasta ahora las personas desempleadas de larga duración, va a suponer un agravante de la situación de pobreza de muchas familias en en el Reino de España y especialmente en Andalucía, donde las tasas de desempleo son especialmente alarmantes. Mientras, los bancos “con problemas” de nuevo percibirán en los próximos días miles de millones de euros, independientemente de que sus fallidos negocios a costa de la burbuja inmobiliaria les aportaran pingües beneficios.

ATTAC Andalucía denuncia que todo esto es la demostración palpable de la injusticia imperante en el Reino de España y es por ello que cada vez hay más razones para movilizarse y para dar una contundente y masiva respuesta el próximo 15 de Septiembre en acudiendo a manifestarnos en Madrid.

Exigimos el fin de la represión. Exigimos al gobierno de la Junta de Andalucía la puesta en marcha de programas de choque contra la pobreza y el fin de los despidos encubiertos que, a centenares, está llevando a cabo. Exigimos del Gobierno de España que deje de perseguir a los sindicalistas del SAT y que lo haga con la delincuencia fiscal.

ATTAC ANDALUCÍA
9 de Agosto de 2012

Por un sistema financiero andaluz, participativo y alternativo

Al asumir la presidencia de ATTAC Andalucía, he estado reflexionando junto a compañeras y compañeros andaluces acerca de qué propuestas concretas y realizables puede implementar ATTAC, al objeto de colaborar en mejorar desde ya la vida de los y las andaluzas, tan castigada por la crisis económica del capitalismo occidental, mediante acciones que nos permitan construir un modelo económico diferente.

Andalucía ha sufrido con especial dureza la burbuja inmobiliaria. La burbuja del cemento ha destruido en nueve o diez años paisajes, playas, bosques, olivares y vegas. Ha sumido a muchos ayuntamientos en una podredumbre moral y una ensoñación de crecimiento desarrollista, que solo ha servido a la postre para enriquecer a especuladores sin escrúpulos, ha corrompido tanto a ediles como a las almas y las mentes de pequeños ahorradores y agricultores cansados de fracasos, sequías y la neoliberal y funesta PAC -Politica Agraria Común-, así como ha convertido en empresarios de la construcción, ahora arruinados, a muchos advenedizos del sector.

También ha multiplicado el paro, sobre todo el paro juvenil. Pero igualmente ha dejado muy tocado el sistema financiero andaluz. Hay que reconocer que las Cajas de Ahorros andaluzas han colaborado de forma suicida con la burbuja inmobiliaria. Ahora privatizadas, hurtadas al pueblo andaluz, las Cajas de Ahorros ya no existen y sus bancos sustitutos tienen sus sedes reales en Madrid.

No hay pues ya nadie dispuesto a apoyar la economía real andaluza que sea “de los nuestros”. No hay ninguna institución pública financiera -al menos todavía- y ya se sabe y se dice por los mentideros de Las Cinco Llagas y las sedes politicas y sindicales que Madrid, es decir el PP, jamás consentirá un Banco Público Andaluz.

Pero lo cierto es que la economía social andaluza, toda una tupida, eficiente y solidaria red de empresas laborales y cooperativas, son una realidad pujante y las únicas que crean empleo, y/o mantienen el existente en condiciones dignas. La Economía Social Andaluza necesita apoyo y créditos blandos, lejos de la usura que sufre. He propuesto a amigos de ATTAC de este sector social que nosotros mismos nos organicemos. Es decir nosotros y nosotras solos -nada más y nada menos- organicemos nuestro propio ente financiero laboral, alternativo, popular, ético y participativo.

Desde ATTAC y la Economía Social debemos hacer un llamamiento a la sociedad y el Gobierno andaluces a crear una entidad cooperativa crediticia alternativa. Seamos prácticos y demosles donde más les les duele a los poderes financieros, que especulan a nuestra cuenta, montando de forma seria, profesional y segura una red de crédito no especulativa, profundamente andaluza y para Andalucía.

Pero no solo para la economía social, pymes, empresas familiares y autónomos, sino en la que todas y todos depositemos nuestros pocos ahorros y gastos en algo nuestro y que trabaje para nosotras y nosotros. Es posible. Si en otros lugares funciona y muy bien ¿por qué en nuestra tierra no?

Invito a ponernos manos a la obra ya. Es una actuación a la que un gobierno de progreso andaluz no puede darle la espalda.

Andalucía se debe convertir en un bastión antineoliberal. Lo debe ser porque el déficit le deje de obsesionar a nuestros gobernantes y el PP deje de condicionar. Lealtad con el gobierno de Madrid, ninguna, no la merece. Lealtad al pueblo andaluz y a su vez propuestas constructivas para el pueblo andaluz, al objeto de tomar el futuro en nuestras manos.

Andalucía. Hay que poner la venda antes que la herida

La primera en la frente

Se esperaba del nuevo Gobierno andaluz otras formas. La transparencia no solo consiste en cumplir escrupulosamente con el derecho administrativo y la ley de contratos del estado -que también- sino en ser transparentes a la hora de tomar decisiones, máxime si estas son graves y afectan a personas trabajadoras.

El gobierno andaluz, así como todos los andaluces y andaluzas, sabemos lo mal que está la situación económica debido a la crisis financiera y sistémica -es decir capitalista-, así como a la burbuja de la “deuda”, o lo que es lo mismo, la estafa de la deuda y la obligación impuesta por Bruselas y Madrid de no superar el 1´5% de déficit. Pero una medida cuya aplicación a la postre es negativa para importantes colectivos laborales -tal y como ocurre con el Plan Financiero de Andalucía, es decir los recortes muy recientemente decididos- no se puede aplicar por un gobierno que ha sido aupado por el pueblo para precisamente evitar los recortes, valga la redundancia, sin negociar, explicar, hablar y denunciar previamente.

Y digo denunciar previamente, porque el gobierno central, en base a sus atribuciones, obliga a las Comunidades Autónomas a hacer recortes. Esta criminal obligación impuesta por el gobierno del PP, ciertamente no es aplicada de la misma manera por cada autonomía. Pero de ahí a aceptar la obligación del deficit sin rechistar, hay un trecho. No solo se trata de decir Madrid me obliga, no. Hay que denunciar que esta obligación es, además de injusta, un fracaso.

Todas y todos podemos entender la situación difícil y la obligación en política demasiadas veces de elegir entre lo malo y lo peor. Incluso lo más negativo de una intervención de las cuentas andaluzas -que nos pondría en manos de un gobierno que seguro que aplicaba los recortes “valencianos”, “murcianos”, o “madrileños”- existe un chantaje intolerable del PP, la CEOE y la banca. Dígase. Aclarando que los recortes “made in PP” afectan sobre todo a los más débiles, las personas paradas, quebradas, mayores, enfermos, dependientes y jóvenes.

Pero así no se gobierna. Hay que dialogar con el pueblo andaluz y ser didáctico. También hay que explicar mucho más ampliamente que es una intervención de cuentas y en que consiste. Cual es la verdadera política del PP y al menos denunciar.

Por lo menos explicar y evitar como puede ocurrir -y así esta sucediendo- para regocijo de señoritos, banqueros y derechistas, que se cree una bronca interna monumental en el seno de las fuerzas sociales y políticas progresistas y de la izquierda, mientras la derecha se escapa de rositas y el impresentable y sinvergüenza de Arenas y los rentistas salen indemnes siendo ellos los auténticos culpables.

Si ha sido un seguir con los viejos reflejos del viejo PSOE, con años de gobierno en absoluto participativo y en excesivas ocasiones opaco -por ser diplomático- que ha envuelto a IU, le recomiendo más reflejos y mucha más apertura, pues ella es la que más tiene que perder. Si ha sido el agobio del gobernante ante una extorsión urgente, exijo más cintura, participación social y que nos agobiemos todas y todos juntos, que de eso las clases populares ya sabemos y mucho.

Esto hay que remediarlo y ya. O se gobierna de otra forma de verdad o la derecha y la extrema derecha tienen el campo libre y en ello van a estar. Algunos estamos dispuestos a entender muchas cosas, pero que no se abuse. Sobre todo que se sea más claro y traslúcido.

También es bueno que las personas de abajo, las izquierdas y las y los radicales sepamos que una cosa es predicar y otra dar trigo. Y en esto de dar trigo, a veces las cosas se ponen muy complicadas, y por tranquilidad prefiero no recurrir a la historia social, que no a la leyenda. Hay demasiadas leyendas circulando, incluidas las de supuestas arcadias felices que nunca existieron. Pero como hay que tener ilusión y esperanza, esta exige que todas y todos -o al menos, una mayoría social- nos sintamos implicados.

Ni un recorte. Hay que convertir a Andalucía en el bastión antineoliberal del estado, y eso será difícil y exigirá coraje, pero se debería comenzar por dar participación y acostumbrarse a gobernar con las personas.

Lo que ha ocurrido exige reparaciones, explicaciones y excusas, pero fundadas y coherentes y ejemplo, mucho ejemplo. Rectificación, humildad y co-decisión.

Propuestas de acción política

Siempre acabo en lo mismo, pero sin una convergencia social amplia no hay nada que hacer. El PSOE Andaluz debe decidir si está con dios o con el diablo. No puede seguir la senda socioliberal, porque será su tumba. La verdad es que tengo en ello nula confianza, pero lo afirmo. IZQUIERDA UNIDA debe favorecer procesos de debate internos más intensos, perder viejos, muy viejos tics, con respecto a que hacer y como tratar a los movimientos sociales y laborales. Desde el Gobierno será observada con lupa.

El Gobierno debe ser activo y verse que lo es. La participación y la transparencia, la comunicación, no pueden confundirse con una entrevista en Canal Sur o una rueda de prensa. Eso es una terrible equivocación.

Hay que decirle al pueblo andaluz lo que hay. Cómo estamos. Cual es la realidad de las cuentas y qué se puede hacer o no hacer. O bien que podemos hacer aunque nos arriesguemos a no poder pagar ni las nóminas y que se sepa. Es urgente y ya, un mecanismo de participación ciudadana de forma inmediata, insisto.

Banca Pública andaluza ética ya. No a un ICO autonómico. No a una “cosita” que no sirva a las y los emprendedores pequeños, la economía social y las familias.

Si en el Gobierno hay gente -y yo se que la hay- que todavía cree en el modelo neoliberal fracasado y en las recetas clásicas de la economía ortodoxa que nos han traído a esta ruina, paro y pobreza, que tenga dignidad y lo diga y, en ese caso y si se está dispuesto a aplicar recetas neoliberales, sería más honrado convocar nuevas elecciones.

Las izquierdas socio-políticas debemos unirnos y dar un empujón a formas ya viejas y caducas de hacer política. Pero ocurra lo que ocurra, es imprescindible hacerlo y buscar nuevas fórmulas, y ejemplos los hay. No sería malo que nos sintiéramos más griegos, de hecho anduvieron por aquí y somos tan mediterráneos como ellos ¿Porqué siempre nos fijamos en los alemanes o en los anglosajones? Miremos a los venezolanos, los argentinos, por ejemplo. Les va mucho mejor. O seamos solidarios con los helenos, al menos allí en medio de toda la desolación, hay una esperanza.

Andalucía debe ser parte de esa esperanza y no podemos defraudar a tanta gente del estado español que, bajo la bota del PP, nos observa con ilusión. No defraudemos y no nos defraudemos. Pero sabiendo que lo que nosotras y nosotros los de abajo, no construyamos desde abajo, nadie nos lo regalará.