Etiqueta: crisis (página 1 de 13)

España mejora. La luz sube y el salario mínimo se congela: El silencio de los corderos

Se abre el telón y sale Rajoy anunciando que la economía en el Reino de España mejora, la exportación sube y el turismo bate cifras récord. España funciona mejor. Sube a continuación en la misma rueda de prensa, la luz un 2,3% y congela el salario mínimo. Se baja el telón y las personas, delante de sus televisores, se quejan en el sofá y se llaman por el móvil diciendo “Has oído al Rajoy ese, será bandido y encima nos sube la luz”. Entran con ese móvil que les ha traído un extranjero, Papa Noel, conectan el Facebook y a ver más quejas. Pero todas y todos siguen en el sofá ¿Que película es?: El silencio de los corderos. Yo añadiría ¿En que país transcurre la acción? En el reino de España.

Encima Rajoy se permite en su comparecencia del 27 de Diciembre, agradecer la paciencia y resignación con que las gentes empobrecidas del estado español están aguantando sus políticas. Y es cierto, el jefe de la poderosa banda organizada más importante del reino bananero español tiene razón. Otra vez me acuerdo del todo atado y bien atado.

Pero como el sistema es el Sistema -y ellos lo tienen claro- la oficial RTVE retransmite también en directo la comparecencia de Rubalcaba -que votó la reforma del artículo 135 de la Constitución siendo ministro y sacraliza lo que hace Rajoy- afirmando y explicando lo malo que es su colega. Es decir yo salgo y digo que bien y el otro sale y dice que mal, pero al final todo queda en casa. ¿Por qué Rubalcaba propuso algo radicalmente distinto a lo de Rajoy? Por ejemplo que la electricidad sea pública y así poder controlar de verdad a esa mafia. Rubalcaba es tan amigo de las eléctricas que el otro día, en un debate televisivo, dijo que la luz no puede ser pública, pues eso nos aproximaría a la extinta URSS y no a Europa. Pobre ignorante o demagogo, pues Francia e Italia -entre otros estados de la Unión Europea- tienen poseen poderosas empresas públicas de electricidad. De hecho, la italiana ha penetrado en España ¿Y a que viene aquí? Pues a ganar pasta gansa.

Bien, todo queda en la TV pública entre colegas. Por lo que sigo con lo que interesa. Rajoy, nuestro presidente por votación popular, no se olvide jamás, dice que ha mejorado la economía gracias a las políticas que los votos le permiten hacer. Puede que si, ¿Pero gracias a qué ha sido esto? Pues muy sencillo, las bajadas de sueldos privados y públicos, los despidos masivos, los cierres de empresas, la reducción de “gastos” del Estado pagando menos pensiones, médicos, maestros y privatizando sectores públicos. Pero sobre todo inyectando miles de millones de euros a los bancos y destruyendo las cajas de ahorros al tiempo que vendiendo deuda pública a esos mismos bancos para que ellos se enriquezcan con los intereses, es decir comprando al final dinero a los mismos a los que a su vez les ha inyectado dinero. ¿Y lo del turismo? Camareros y camareras baratas y sin contratos, con horarios de peón agrario del 1951 y sin ningún derecho a la protesta. Sangre joven y preparada sirviendo copas de sol a sol o de puesta de sol al amanecer. En Andalucía, con menos empleados han atendido más turistas que antes de la crisis. Ese es el secreto de la mejora económica: seis millones de personas paradas, contratos precarios, sueldos congelados en el mejor de los casos y más cara la luz, más dinero para la banca y menos para becas y hospitales. Ese es el secreto ¿Demagogo? No, es que escribo en román paladino -en claro y llano- lo que está pasando.

Por si acaso y empezamos a decir las cosas por su nombre, igual la gente se entera y se acaba el silencio de los corderos.

No entiendo tanta pasividad navideña. Que inteligente es el sistema. Nos roban, nos estafan, despiden, maltratan a nuestros hijos y seguimos igual, esperando tal vez que los ricos -que son los únicos que están sacando tajada- sean más ricos e igual nos dejen alguna propina.

Las propuestas para salir y moverse están ya, se saben así que ningún “listillo” me diga ¿Qué hacemos? por ejemplo en www.attac.es o en www.cli-as.org o en Rebelión.es hay montones de propuestas y comunicados. En Socialismo21 hay colgada una estupenda conferencia política plagada de soluciones. No el problema no son las propuestas. Están las del PIE (Partido de Izquierda Europeo) por ejemplo, o las que ha lanzado a veces la Cumbre Social o las Marchas de la Dignidad. No, el problema es movilizarse, salir a las calles y a las plazas. Es reaccionar, es rebelarse y es dotarse de un liderazgo social y sobre todo ser capaces de organizarse y de que las organizaciones sociales digan algo. O bien si no se ven capaces de hacerlo que dejen paso a personas con ganas de luchar y rebelarse. Esta claro que hacen falta muchos cambios, internos en el seno del movimiento social y supuestamente transformador, así como en este Estado bananero y opresor de los débiles y los humildes.

Llamamiento a la movilización social contra los abusos de las eléctricas y las mentiras del Gobierno. Huelgas de luz

Convocatoria por una Huelga de Consumo Eléctrico

Comunicado de Construyendo la Izquierda – Alternativa Socialista

A todo el pueblo trabajador, consumidor y víctima de la crisis sistémica que padecemos. A las organizaciones sociales y populares, los partidos políticos democráticos y redistributivos, los sindicatos de clase, asociaciones y federaciones de consumidores, economía social y asociaciones de negocios familiares y pymes no controladas por la gran patronal. A las gentes que sufren los abusos de los poderosos y las injusticias y crueldades de este Gobierno:

Desde CLI-ALTERNATIVA SOCIALISTA entendemos que ante los abusos del poder protegidos por este Gobierno del PP y amparados en muchos casos por la reforma constitucional exprés del artículo 135 de nuestra Constitución, estamos soportando las clases populares de nuestros bolsillos y a costa de nuestros despidos y desempleo masivo las crisis y rescates bancarios así como de grandes empresas y grupos financieros. Todo por y para los poderosos mientras al pueblo solo los recortes y la represión.

El rechazo de la moción de la Izquierda Plural en el Congreso de los Diputados que proponía medidas paliativas importantes contra la pobreza y la exclusión eléctrica, por parte del PP en solitario, acompañado del anuncio de la subida de la luz en Enero por parte del citado gobierno derechista, son la gota que colma en baso de la resistencia y el aguante popular. Todo para pagar una supuesta y dudosa deuda eléctrica de las Compañías, las poderosas y grandes, egoístas y mentirosas compañías eléctricas que nos tienen de clientes cautivos a las familias, las pymes, los negocios familiares, cooperativas y autónomos.

Mientras se protegen los intereses de los consejos de administración de estas empresas en los que además de ricos y poderosos hay ex-presidentes de Gobierno y ex-ministros y ex-ministras de todos los partidos que han gobernado, se sube de forma inmisericorde la factura de la luz y se corta a personas paradas, precarias, pensionistas y familias a las que la crisis capitalista y bancaria a arrojado a la pobreza.

Mientras se defienden los intereses de una oligarquía eléctrica, se castiga a las energías renovables y limpias y se pretende poner un impuesto a las personas que disponen de medios de producción de energía propios y limpios, como si el sol o el viento fueran también propiedad de los ricos propietarios de las compañías de luz.

Ante todo esto CLI-ALTERNATIVA SOCIALISTA propone a todas las instancias socio-políticas unitarias, cumbres, marchas de la dignidad, mareas y asociaciones altermundistas y de consumidores la convocatoria de unahuelga de consumo eléctrico generalizado, con horario parcial y tres días de duración, al objeto de causar un daño real a las empresas y exigir la revisión y bajada de los recibos y tarifas de la luz. Medidas contra la exclusión y la pobreza energética financiadas por eses ricas compañías eléctricas y los bancos y un apoyo decidido del estado a los medios de producción eléctrica en los hogares, instalaciones agrarias y pymes y en pequeños municipios y barrios.

Solo con la resistencia y la acción decidida incluso sin salir de nuestras casas podremos vencer a tanta injusticia, crueldad y rapiña.

CLI-ALTERNATIVA SOCIALISTA PROPONE:

Huelga generalizada de consumo según las masas ciudadanas unitarias acuerden.

-Programas estatales y de las CCAA al objeto de apoyar renovables en los hogares y centros públicos.

-Medidas urgentes contra la pobreza y la exclusión energética. Ningún hogar sin agua ni luz. Ninguna familia sin calefacción.

Auditoria pública de las compañías energéticas y rebaja de las tarifas eléctricas.

Nacionalización de las empresas energéticas. La luz y el agua no son negocios, son derechos humanos.

Por un precio justo, ajustado y verificado por las asociaciones de consumidores y ciudadanos

No podemos seguir en nuestros sofás y barras de los bares quejándonos mientras nos roban, extorsionan y se enriquecen gracias a la crisis.

Huelga generalizada de consumo de luz.

¿Qué está pasando en este Estado?

La crisis social y política está claro que nos afecta a todos y todas. Nos abruma y nos asusta, o al menos esa impresión se da. Ninguna iniciativa política y social nos parece clara, todo tiene problemas y nos hemos vuelto huraños, desconfiados y desconfiadas. La solidaridad ante los poderosos es lo único que nos puede salvar. Si no hay apoyo mutuo entre los débiles estamos perdidos. Si no nos damos cuenta de que somos pobres, a causa de que los ricos quieren serlo todavía más, poco podemos avanzar.

Estamos en contra de los liderazgos, pero sin embargo somos manifiestamente incapaces de construir el liderazgo colectivo. Las asambleas de barrio o de pueblo en realidad, y de no ser por luchas puntuales, tan solo agrupan a minorías activas. Hemos perdido el contacto con la mayor parte de la ciudadanía sufriente, de la clase obrera cada día más explotada, con los excluidos condenados a la más pura supervivencia. Las personas empobrecidas, agobiadas por el recibo de la luz o la hipoteca, el desempleo que se acaba, antes ven el fútbol o programas de tele-basura que leen nuestras soflamas o bienintencionadas propuestas.

La cultura neoliberal se ha impuesto. La desconfianza en la política está causando un daño terrible entre las izquierdas reales y transformadoras, más incluso, mucho más que entre las derechas reaccionarias y ladronas. La corrupción es tan grave que nos hace a todas y todos iguales ante mucha, demasiada gente y yo me pregunto ¿Qué hacemos para remediar esto?

El sectarismo es un mal consejero. Pero la autocomplacencia o la satisfacción chata también. El conformarse con el mal menor es volver a las andadas. La claudicación socioliberal ha sido suicida para los propios partidos y sindicatos que fueron socialdemócratas, pero ya no lo son, pero lo más preocupante es el daño que les han provocado a las clases trabajadoras con su renuncia y su miedo a la lucha de clases, su aburguesamiento y su adaptación al mercado. Si bien tampoco el contentarse con 25 diputadas y diputados Izquierda Unida, nos sacará de pobres. Menos si tienen que pactar con quienes respetan las imposiciones de la Troika y gobernar con el objetivo de déficit.

Por eso hace falta algo nuevo y diferente. Nada relacionado con el régimen sirve. El ser el mal menor solo conduce a la resignación. Pero el tener miedo a las palabras, a la palabra, solo conduce a aceptar la derrota y el sistema de antemano.

Pero estamos en una dictadura mediática y como los medios “informativos” solo los pueden montar quienes tienen el dinero, pues estamos simplemente ante la dictadura neoliberal. Ya lo saben bien los capitalistas, como la política es palabras, propuestas y programas, razón, corazón y sentimiento, pues nos quitan la palabra y ya no llegamos a la gente. Desaparecemos. Nos conformamos con la red, la red de redes, el internet, pero eso no llega a los nuestros y los nuestros son los pobres, los excluidos, los y las obreras, las cajeras de supermercado, las limpiadoras, las secretarias o los jóvenes precarios de los barrios sin luz y sin futuro, en ocasiones violentos o mal educados, pero en otras ocasiones generosos y siempre amedrentados por una sociedad que no entienden y de la que solo les llega un mensaje “o tienes dinero o eres un pringado o una pringada”. Esos son los nuestros, aunque ellos no lo sepan, a causa de nuestra ineptitud para llegarles a su corazón.

Por eso nuestras peleas de aparto, de lista, de familia mal avenida, me hastían tanto ya. Hemos de recuperar la palabra y ser capaces de emocionar y si no, no hay nada que hacer.

Los primeros socialistas, como Pablo Iglesias (en el que ahora se mean y manchan muchos de los y las que se amparan en las siglas que el inventó, al objeto de medrar a su costa) fueron educadores de multitudes. Pedagogos de lo sencillo, pero claro los parias nos hemos de organizar y luchar frente a la opresión y el robo de los de arriba. Pero para ello la política y la lucha son imprescindibles. La dignidad de clase es un tesoro perdido a recuperar.

Hemos de saber que el pueblo de izquierdas se construye. No se hace solo desde un escaño parlamentario pueblo de izquierdas, ni en una conferencia para personas que ya están convencidas. Se construye en la calle, en los centros de trabajo o en los bares. Se construye con gente próxima. Se construye con un lenguaje fuerte y que sea convincente. Se construye transmitiendo emociones y vivencias.

Tras dos años de cada vez más paro, menos derechos sociales y educativos, copago de medicamentos, subidas eléctricas ladronas, corrupción y desprecio de esas derechas chulas, crueles y fascistas, el PP sigue siendo el partido más votado y los votos que pierde se los lleva la nueva extrema derecha españolista de la UPyD, así como otras opciones confusas. El PSOE se sigue cociendo en su crisis, pero ojo, sigue siendo el mal menor e IU -según ella misma reconoce en rueda de prensa- no sube más allá de los 34 diputados y diputadas. Con la que está cayendo, algo falla.

Quien se conforme con doblar el porcentaje de votos, nos traiciona. Hace falta un nuevo impulso y un nuevo liderazgo social y político. Hace falta algo que ilusione y levante los corazones de las gentes que sufren, pero son incapaces todavía de rebelarse salvo luchas concretas y sectoriales. Hace falta echarle valor.

Hemos de construir una nueva mayoría popular. Un imaginario y unos símbolos que nos unan y nos emocionen. Personas que digan algo alto, claro y fuerte. Me importa una higa -como decía Don Indalecio Prieto- que alguna o alguno diga que así no, que solo su grupo o su mini-asamblea de “enteraos y enterás” tras siete meses de discutir de método saben lo que hay que hacer. En momentos de tanta desconfianza esta solo se vencerá con la palabra alta y fuerte y con el ejemplo personal, pero también con el valor, con la valentía.

Basta ya de falsos dirigentes, en realidad intrigantes de aparato. Necesitamos personas capaces de organizar, pensar, escribir, gritar y al mismo tiempo capaces de ocupar una oficina, un banco, una fábrica o manifestarse ante la sede de los corruptos de la calle Génova.

Necesitamos personas que se crean que podemos ganar, no pactar con los obedientes de la Troika, no, sino que les podemos y debemos vencer.

Necesitamos convencer a los que sufren y no tienen futuro para vencerles a los amos inmisericordes y chorizos que nos dominan.

Pero claro, los periódicos, las radios nunca nos ayudarán y si alguna vez se cuela algo, pues a aprovecharlo. No hacen falta ratones de biblioteca, es la hora del activismo. Además sabemos de sobra lo que hay que hacer, que es justo lo contrario de lo que hacen y dicen los neoliberales, los amos y sus “expertos”.

La crisis socioliberal

La crisis de identidad e ideas del PSOE es muy grave. Para seguir las ideas de Pablo Iglesias, Largo Caballero o incluso Indalecio Prieto, el PSOE no es ya el instrumento adecuado. Convertido en una fuerza sistémica hace ya más de veinte y muchos años, no aporta ideas nuevas, ni puede renovarse pues tiene grandes ataduras con bancos, empresas energéticas, y el grupo PRISA entre otros. Además de un compromiso atlantista y monárquico que lastran sus iniciativas de futuro diferente y al margen de la gran crisis del sistema constitucional vigente. Esto no lo digo por atacar, es un análisis politológico, simple y de urgencia, pero irrefutable. Es pues un partido del sistema en permanente contacto con los grandes poderes. No es culpa en parte de sus afiliados, aunque claro… Ya son muchos años de aguantar lo mismo.

El problema es que en esta crisis que lo desangra hay militantes que se están marchando incluso a la extrema derecha, como es el caso de ciertas fugas a Ciutadans y para contribuir a crear nada más y nada menos que su plataforma estatal y andaluza. Es el culmen del despiste político de personas que nunca fueron de izquierdas, ni socialistas, aunque el PSOE oficial les encumbrara a parlamentarios y otros cargos públicos, laminando a socialdemócratas cabales. Pudieron ser liberal-progresistas, pero nada mas.

Las y los socialistas que hemos recuperado la lucha de clases, el análisis de clase y marxiano, así como el tránsito real del capitalismo al socialismo con democracia y libertad (ambas muy deterioradas, manipuladas y capitidisminuidas por ahora), necesitamos dotarnos de nuestro propio instrumento socialista y avanzar hacia la convergencia con las izquierdas transformadoras y antineoliberales.

Necesitamos una fuerza socialista transformadora real y consecuente que los partidos ligados a la llamada Internacional Socialista (que triste sarcasmo) ya no representan. Pero irse a Ciutadans, aunque su programa engañabobos y atrápalo todo contenga freses tan bonitas como huecas, es el síntoma de una enfermedad política y eso está pasando en Granada en estos días y al parecer en otros lugares, y que se agrava con una profunda sangría de votantes en Cataluña hacia esa formación derechista.

Eso le ocurre al socioliberalismo hegemónico en el PSOE por haber renunciado a ideas, valores, democracia interna, pero también y no de forma menor al no estar ya en la lucha social y no ser el partido de la clase obrera, de los pobres, de los humildes y las explotadas.

Por eso los socialistas que nos reclamamos del socialismo, como doctrina transformadora de la sociedad y generadora de un modelo alternativo al capitalismo, y no como una marca electoral gestora del sistema y cómplice con la corrupta monarquía que sufrimos, estamos construyendo la herramienta, un espacio, una alternativa socialista de acción política y transformación social. El camino entendemos muchos, ya, es el socialismo imbricado en el siglo XXI y en las profundas transformaciones sociales y políticas que están aconteciendo en el mundo.

Antiguas entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑