Archivo sobre "democracia"

Sobre las prioridades y los tiempos. Amanece la revuelta

Tiempos revueltos y tiempos de revuelta. Los activistas y las victimas de la crisis, muchas veces el mismo sujeto, necesitamos √©xitos y moral. Tambi√©n organizaci√≥n. Necesitamos organizaci√≥n permanente, porque sino otros y otras, profesionales de la cosa p√ļblica, se har√°n gratis con el fruto de nuestros esfuerzos y sacrificios. Esto ya lo anunci√≥ M√©lenchon, si venc√≠a Hollande a Sarkozy en Francia. No por que no hubiera diferencias entre ambos, sino porque el socialista del Front de Gauche ya advirti√≥ que Hollande no romper√≠a con el neoliberalismo, y sus √ļltimas medidas lo demuestran. Volviendo al estado espa√Īol, Rubalcaba en el Comit√© Federal del PSOE este s√°bado 18 de Enero, se√Īal√≥ la necesidad de grandes alianzas para salvar el modelo social. Es decir, se apunta la gran coalici√≥n. As√≠ que cuidado.

Por tanto, la pregunta ser√≠a cual es el camino. En primer lugar, posiciones pol√≠ticas claras y n√≠tidas. En segundo lugar, dejar de hablar de alianzas desde abajo para finalizar erigi√©ndonos¬†en l√≠deres medi√°ticos. Hablar de unidad, y antes de conseguirla montar plataformas diferentes con ideas similares. Tambi√©n el creer que todo pasa por mi casa y mi coalici√≥n, que aunque yo utilice viejos m√©todos y tics de aparatos ya trasnochados, la gente me va a votar sin m√°s aunque presente candidatos grises y no fajados en la calle o la fabrica. La unidad imprescindible se har√° en la suma, la suma de voluntades, esfuerzos y fuerzas. Los liderazgos personales, ser√°n los acordados en com√ļn y mediante procedimientos democr√°ticos o nos volver√°n a enga√Īar. Volver√°n a derrotar al pueblo.

¬ŅDonde puede estar la convergencia real? En las luchas. Gamonal ha sido una victoria por la f√©rrea voluntad de lucha de sus habitantes, la unidad de sus objetivos y la extensi√≥n a las reivindicaciones sociales y de clase. Tras Gamonal, las Marchas de la Dignidad. Hay en el horizonte un nuevo elemento de unidad en la acci√≥n y de programa elaborado desde abajo, sencillo, unificador, concreto y una acci√≥n protagonizada por las victimas de la crisis tanto paradas y parados, precarios como j√≥venes y trabajadores y trabajadoras sin futuro.

Las Marchas de la Dignidad, que el d√≠a 22 de Marzo confluyen en Madrid al objeto de denunciar la ausencia de brotes verdes, que son mentira para el pueblo empobrecido. As√≠ como la estafa de la deuda mal llamada p√ļblica -pues la mayor parte la han generado constructores, bancos y grandes empresas-, excusa para ejecutar recortes en educaci√≥n, sanidad, pensiones y desempleo. Poniendo en primer lugar la exigencia de rescate a las personas mediante rentas similares a la b√°sica y el reparto del trabajo, la primac√≠a de lo p√ļblico sobre los intereses privados. As√≠ como la denuncia del r√©gimen corrupto y decadente que sufrimos, son el compendio de una acci√≥n conjunta desde abajo -esta vez si y de verdad- en la que convergen sindicatos, mareas, asambleas de barrios, partidos y movimientos de parados, c√≠vicos y mujeres.

Es el enfrentamiento pac√≠fico y democr√°tico del pueblo contra la Troika y los gobiernos pasados y presentes que han asumido y asumen su mandato dictatorial que nos gobierna. Este gobierno de falsos patriotas que se enfrentan a la voluntad de pueblos y les niegan sus derechos democr√°ticos a decidir en nombre de Espa√Īa, y sin embargo venden el reino de Espa√Īa a Alemania, Francia, Gran Breta√Īa, los EE.UU. o a empresas multinacionales, debe dimitir. Ellos son los vendepatrias. Las Marchas de la Dignidad los denuncia.

Por tanto, la revuelta democrática y pacífica por parte del pueblo está en marcha a través de los resistentes que ahora pasamos a la ofensiva.

Ahora les toca a los pol√≠ticos de las fuerzas transformadoras y las personas que quieren hacer pol√≠tica, al objeto de derrotar al neoliberalismo, ponerse de acuerdo. No se trata de crear peque√Īas plataformas ilusionantes, no. Se trata de crear la fuerza emergente esperanzadora e inclusiva, que sea capaz de derrotar a los neoliberales y los conservadores del r√©gimen del 78, al objeto de levantar un gobierno popular y enfrentado a la Troika y los bancos.

Hace ya tiempo algunos advertimos de lo imprescindible que era construir la Syriza espa√Īola y que esta no existe, hay que organizarla. Pues bien, esa advertencia e ilusi√≥n ahora se torna en obligaci√≥n.

Mientras tanto, los y las sin trabajo, sin techo, sin pan, pero con dignidad nos estamos organizando, y por fin hemos encontrado el vehículo que nos lleva desde la protesta a la exigencia.

El programa es muy sencillo, queremos trabajo, no más desahucios, libertad sindical real y fin de la reforma laboral, restitución de lo robado, justicia y solidaridad. Solidaridad para tener pensiones dignas, salud digna, empleos dignos, instituciones democráticas dignas, electos dignos, subsidios y rentas para desempleados dignas y permanentes. Futuro digno. Lo exigimos porque sí hay dinero. Hay dinero de sobra, lo que pasa es que lo tienen los ricos, los corruptos, los bancos y las grandes empresas.

Por eso es 22 de Marzo todas y todos a Madrid a dar la cara y a decirle al PP que no nos enga√Īa. Que sabemos que algunas grandes empresas ganan ahora m√°s porque nos han robado los derechos y hacen trabajar a los nuevos obreros por un pu√Īado de higos. Gracias a nuestra pobreza que varias reformas laborales han provocado y a la reforma expr√©s de la Constituci√≥n consolidado, somos m√°s pobres, lo p√ļblico ha menguado y los ricos y los bancos son m√°s ricos y ha aumentado la desigualdad. As√≠ de sencillo es el programa. Ya lo tenemos. Amanece la revuelta.

La cosa es así de simple

Creo que estamos condenados a buscar acuerdos. En estos momentos, hay una situación en este país que es que el PP, a pesar de lo que está robando y de estar ejecutando un programa de manera autoritaria, sigue siendo el partido más votado en todas las encuestas. El PSOE está en un estancamiento del que no sale porque no tiene ideas y no tiene la confianza de la gente. IU ha crecido de una manera espectacular en intención de voto, pero parece que ya ha llegado a su techo. Eso es una explicación de que la gente está esperando otra cosa. Tenemos que ser capaces de romper con los proyectos autónomos y acercarnos todos, incluidos los nacionalismos de izquierdas a quienes les diría que, entre la cuestión nacional y la cuestión de clase, hagan prevalecer la cuestión de clase, sin olvidar el derecho a decidir. En este momento, lo importante es defender la democracia.

Las personas que aspiramos a ser sensatas tenemos la obligaci√≥n de decir lo que pensamos, al margen de aparatos, dedos se√Īalando silencio o el buscar nuestro propio inter√©s.

Si queremos el bien com√ļn y defender a las personas, contribuir a auto-organizarnos, resistir y vencer al autoritarismo, el fascismo, el neoliberalismo y a los vendidos al sistema capitalista, lo hemos de demostrar y estos tiempos exigen valent√≠a y tomar iniciativas.

Hay que echar al PP de una vez

La desverg√ľenza del PP y su Gobierno estatal o los auton√≥micos que domina exige, por limpieza democr√°tica y salud p√ļblica, que les echemos. Lleg√≥ al poder mediante enga√Īos, financiado corruptamente seg√ļn sus tesoreros, y no ha cumplido sus compromisos electorales. Adem√°s de que cada vez somos m√°s pobres los de abajo, naturalmente. No solo est√°n deslegitimados por ser un partido corrupto -en ese aspecto y si bien no a su nivel recaudatorio, no est√° solo por desgracia y todos los grandes partidos sist√©micos tienen excesivos casos en su haber-. Aunque llegados a este punto hay que advertir que no todos los partidos se han corrompido, pero PP, PSOE, CiU figuran en el cuadro de honor junto a otros, aunque m√°s alejados. Pero no solo hablamos de librarnos de esta franquicia pol√≠tica de la derecha por corrupta, sino tambi√©n por cruel para con las clases populares y trabajar solo en beneficio de los bancos y las grandes compa√Ī√≠as y fondos de inversi√≥n, mientras que enga√Īa y manipula a las clases populares.

Las pol√≠ticas del PP solo buscan salir de la crisis capitalista -es decir la de sus clientes- empobreciendo a las y los trabajadores, liquidando derechos laborales, sociales, educativos y sanitarios. Ahorrando a costa de las personas humildes y trabajadoras o desempleadas. Con un ej√©rcito de paradas y parados que supera ampliamente los seis millones y favorece el miedo, la sumisi√≥n y la precariedad de unas clases trabajadoras asustadas, sin referentes de ning√ļn tipo y embrutecidas en muchos casos, por canales de televisi√≥n basura tanto p√ļblicos como privados y una informaci√≥n en todos los medios corporativos, tendenciosa, falsa y pre√Īada de ideolog√≠a neoliberal o directamente conservadora y autoritaria.

Una poblaci√≥n hipotecada, enga√Īada por a√Īos de falso crecimiento econ√≥mico. Adem√°s los partidos con opciones a gobernar la han burlado de forma sistem√°tica, lo que ha conducido a pensar que todos son iguales y que fuera del sistema -de su sistema- no hay alternativas. El estallido de la burbuja inmobiliaria inici√≥ una subida feroz del paro. Siendo el estado espa√Īol un desierto industrial, puesto que el precio de su ingreso en la Uni√≥n Europea a cambio de migajas en forma de autov√≠as fue desmantelar su industria y convertirse en pa√≠s-balneario que sin ladrillo es incapaz de crear empleo. A ello se suma una oligarqu√≠a incapaz, rentista, reaccionaria y nada imaginativa, de car√°cter especulativo, as√≠ como profundamente retr√≥grada, y que sigue siendo la misma que domina el pa√≠s desde hace m√°s de cien a√Īos, con alguna anecd√≥tica adici√≥n. Por tanto, y no lo olvidemos, tenemos unas √©lites econ√≥micas que han cooptado a √©lites pol√≠ticas y que por tanto son las culpables por su chantaje econ√≥mico constante, sus golpes de estado o sus imposiciones, siempre. Pero tambi√©n de de nuestra nula capacidad productiva y la baja calidad democr√°tica.

A ello se une un pueblo desorientado, que tras la dura derrota de la clase obrera y la democracia en 1939, ha sido incapaz todav√≠a de generar una respuesta de clase y una alternativa democr√°tica frente a la plutocracia tradicional y el neofranquismo activo que el PP representa de forma clara y convencida. Al fin y al cabo el PP es el partido de los ricos, al que votan demasiados pobres enga√Īados, perdidos o sin dignidad. Pero tambi√©n fruto de la incapacidad de las izquierdas pol√≠ticas y sindicales de generar la respuesta que la reaccionaria oligarqu√≠a espa√Īola y espa√Īolista merece. Una falta de valores y de valor de alg√ļn partido formado de aluvi√≥n y con miedo en sus moderados dirigentes, a que sus bases reclamaran demasiado o no olvidaran tanta miseria, represi√≥n, miedo y hambres. Una ley electoral tramposa y divisiones sectarias en las izquierdas, hicieron el resto.

La gigantesca operaci√≥n del ser Europa, como muy bien se√Īala uno de los polit√≥logos m√°s l√ļcidos, Manuel Monereo, fue el gigantesco se√Īuelo que ahora nos tiene atascados.

En el Pa√≠s Valenciano hay un deporte tradicional llamado el tiro y arrastre o ‚ÄúTir i Arrastre‚ÄĚ, que consiste en pasar un carro cargado sobre una pista de tierra, blanda y arenosa en la que el carro se estaca si el conductor y el ‚Äúaca‚ÄĚ o caballo no tienen pericia. Est√°n conjuntados y saben que deben hacer. Adem√°s y afortunadamente el uso del l√°tigo est√° mal visto e incluso penalizado. Luego por analog√≠a, las izquierdas sociales, sindicales y pol√≠ticas, caminamos sobre una senda blanda, embarrada y sin consistencia debajo, con un carro cargado de cientos de kilos de sectarismo, divisi√≥n, miedo, ego√≠smo, falta de visi√≥n y estrategia pol√≠tica, en el que todos adem√°s queremos ser el carretero y nadie el noble e imprescindible caballo o yegua. El aca de los huertanos valencianos. Nadie para tirar sobre un camino lleno de barro, cieno y hojas muertas, olvidando que el caballo de las clases populares es imprescindible y que los carreteros no pueden ser los que a cualquier aparato se le ocurran o los que la prensa digital progresista invente. Adem√°s caballo o ‚Äúaca‚ÄĚ y carretero deben quererse, estar unidos y conocerse. Y ojo cualquiera no sabe conducir el carro y amar al caballo, sabiendo transmitir ese amor.

La lecci√≥n del 15M es la respuesta a tanto enga√Īo y el inicio de la crisis de r√©gimen. Pero renuncia a plantear formulas organizativas pol√≠ticas, que por otro lado no pod√≠a plantear. Si bien, pone el dedo en la llaga lo cual es muy importante. Gracias al 15M se reactivan adem√°s respuestas y plataformas ciudadanas y surgen novedosas f√≥rmulas de denuncia. Ha habido varias huelgas generales, pero sin embargo vivimos una apat√≠a generalizada en este ocaso del verano y las agresivas propuestas de la gran patronal la CEOE, no han tenido la contundente respuesta que merecen.

No encuentro otra vía de acción que conquistar nuevamente la ilusión, los valores, el valor y las emociones que nos inflamen y permitan crear un ambiente alternativo y de sí se puede.

Todo este esfuerzo exigir√° un nuevo formato organizativo plural de movimientos, sindicatos y fuerzas pol√≠ticas antineoliberales. Un sujeto como lo fuera ‚ÄúActivos contra la Crisis‚ÄĚ, que lleg√≥ a juntar en una mesa a todos los actores sociales, excepto aquellos a los que sus compromisos con el poder no les permit√≠an estar con las gentes de la calle. Por tanto, nada se podr√° reemprender con √©xito sin ese sujeto que ya se experiment√≥ con √©xito y nos permiti√≥ hacer un programa sencillo y consensuado frente a la crisis capitalista.

No se trata de reeditar nada, pero si tal vez de volver a poner en marcha estructuras similares y que además surgieron desde los movimientos sociales, aunque se dio entrada a partidos políticos incluso a personas.

Pero para echar al PP, tambi√©n se nos abre otra oportunidad y es derrotarlo en las elecciones europeas. Aprovechar un proceso electoral para manifestar nuestro rechazo al PP y al neoliberalismo en su conjunto. Este momento, exige, contundencia, seguridad en nosotras mismas y generosidad, pero tambi√©n inteligencia y ver qu√© es lo mejor para las clases populares, no para unos profesionales o para un sector determinado, sino para el conjunto de las v√≠ctimas de la crisis. Adem√°s ¬ŅNo se le dice al pueblo humilde y trabajador que la Uni√≥n Europea impone recortes? Pues bien vamos a decirle a la burocracia autoritaria y no electa democr√°ticamente de Bruselas, que no queremos recortes, ni m√°s subvenciones a la banca privada y m√°s dinero para los poderosos a costa de los de abajo.

Para lograr esto, humildemente y como activista social y político, propondría:

-La creación de un frente socio-político de movilización popular contra la forma de enfrentar la crisis de los neoliberales en general y el PP en particular, consistente en fortalecer a la gran banca privada y a la patronal CEOE, rebajando sueldos, derechos y servicios. Es decir, ROBAR A LOS POBRES Y DARSELO A LOS RICOS.

-Elaboración de un programa político, sencillo y comprensible, al objeto de marcarnos todo los más diez objetivos que nos permitan vencer en las urnas europeas y poder a partir de ese triunfo reorganizar la ofensiva antineoliberal, democrática y anti-oligárquica, de carácter político.

РUna candidatura de convergencia política de todas las fuerzas antineoliberales, de clase, las izquierdas transformadoras y reales y los sectores democráticos, sociales y culturales que nos permita la victoria y por tanto la preparación para lograr transformar a este Estado en un ente democrático, justo y representativo de los intereses de las clases populares y no solo de los de las oligarquías políticas y económicas.

Si cuando acabe Septiembre esto no est√° ya en marcha y organiz√°ndose, pienso que habremos sido una vez m√°s derrotados.

La hipocres√≠a de las ‚Äúdemocracias occidentales‚ÄĚ. De quejarnos del doble rasero a construir la V Internacional Socialista

Las mentiras de las potencias centrales. Para dominar, todo vale

Las democracias occidentales, que creen ser tanto la ‚Äúcomunidad internacional‚ÄĚ en exclusiva, como la esencia de los valores democr√°ticos y las libertades, no toleran sin embargo que el resto de los pueblos del mundo elijan su camino.

Muchas de estas ‚Äúdemocracias‚ÄĚ, tanto europeas como del norte de Am√©rica y sus ramificaciones en Ocean√≠a y Asia, son antiguos imperios y/o potencias coloniales, o bien en el caso de los EE.UU. un nuevo imperio con caracter√≠sticas novedosas de mediados del siglo XX, pero imperio al fin y al cabo.

Todos estos estados son capitalistas, y su ideología predominante es la liberal más o menos autoritaria, además de judeo-cristianos.

El hecho de haber sido potencias colonizadoras y cristianas les hace considerarse superiores, m√°s cultas y que sus par√°metros vitales u organizativos son los correctos, por lo que se otorgan el derecho de decidir que es civilizado o que es democracia. Ciertamente todas ellas celebran elecciones parlamentarias o presidenciales regulares, pero de facto est√°n controladas y gobernadas por oligarqu√≠as pol√≠ticas de casta y muy imbricadas con la plutocracia econ√≥mica, que es quien realmente tiene el poder y decide mediante un f√©rreo control de los medios de comunicaci√≥n y difusi√≥n, as√≠ como el chantaje econ√≥mico a quien pueda gobernar as√≠ como que pol√≠ticas p√ļblicas deben adoptar sus gobiernos. Como puede verse, tremendamente ejemplar. Adem√°s ya se sabe que, desde sus inicios, la democracia es cosa de ricos, y si no que se lo pregunten a los ilotas o siervos atenienses que, al igual que las mujeres, no pod√≠an elegir ni ser elegidos aunque fuera por sorteo, ni mucho menos decidir.

As√≠, las llamadas democracias son en realidad un conglomerado militar-empresarial dirigido y orientado a defender el capitalismo y la supremac√≠a de los poderosos occidentales o sus aliados financieros y energ√©ticos. Lo dem√°s son cuentos, mentiras y justificaciones. Lo que s√≠ que es cierto es que fue en estas potencias donde la llamada revoluci√≥n industrial antes prim√≥, lo cual les dio una posici√≥n de ventaja y adelanto. Inventos como los barcos de hierro y acero, la m√°quina de vapor adaptada a barcos y ferrocarriles, junto con la ametralladora, les otorgaron la superioridad necesaria b√©lica, y el cristianismo y su af√°n proselitista y muy activo, la fuerza necesaria para ocupar y ‚Äúevangelizar‚ÄĚ a otros pueblos bien con religiones m√°s pasivas e introspectivas, o bien sin un armamento tan modernizado e industrializado, junto con la ausencia de ej√©rcitos profesionales, lo que posibilit√≥ la ocupaci√≥n y el expolio econ√≥mico.

Tras la descolonizaci√≥n generalizada de √Āfrica y Asia ya en el siglo XX surgen nuevas formas de control y de neocolonialismo. Adem√°s de la lucha ideol√≥gica y de dominio frente al comunismo sovi√©tico. Pero ni entonces, en los a√Īos cincuenta y sesenta del siglo pasado, ni en estos momentos, las potencias centrales y ‚Äúdemocr√°ticas‚ÄĚ permiten -o al menos lo intentan- que ning√ļn estado, aunque sea de forma t√≠mida, intente conquistar y defender su propia soberan√≠a. La independencia real y la b√ļsqueda de modelos propios y alternativos de desarrollo y de reparto de la riqueza son combatidas, en la medida de sus posibilidades,por las ‚Äúdemocracias cristianas occidentales‚ÄĚ. Con mayor o menor √©xito, pues a pesar de su poder√≠o militar hay pa√≠ses y rep√ļblicas que est√°n buscando su propio camino y v√≠as democr√°ticas o de gobierno, pero tambi√©n econ√≥micas y comerciales, sobre todo a partir del inicio del siglo XXI.

No podemos olvidar a v√≠as de liberaci√≥n en el siglo XX como la de los ‚ÄúNo Alineados‚ÄĚ o el socialismo √°rabe, la guerra de independencia de Argelia, los m√≠ticos Cuba y Vietnam. Muchos otros como Ir√°n, Guatemala o posteriormente Chile fueron laminados en sus intentos de labrarse su futuro sin piedad y con sangre durante la llamada ‚ÄúGuerra Fr√≠a‚ÄĚ. Actualmente, son los estados del ALBA los que est√°n en el punto de mira, si bien con poco √©xito, entre otras cosas debido a los precipitados cambios que se est√°n produciendo en el sistema-mundo.

Pero veamos ejemplos concretos en estos √ļltimos dos a√Īos: la saludada e hip√≥critamente alabada primavera √°rabe no ha terminado sino demostrando la crueldad del doble rasero judeo-cristiano. Por ejemplo, en Israel y en los EE.UU. funcionan dos reg√≠menes teocr√°ticos y sectarios y no ocurre nada. Es m√°s, ellos dan lecciones a los dem√°s e imponen a sangre y fuego sus criterios sin respetar ninguna legalidad internacional y no pasa nada. Cuando en Egipto vence las elecciones un partido conservador y de car√°cter isl√°mico -tan isl√°mico como ‚Äúcristianista‚ÄĚ por ejemplo pueda ser el Partido Republicano de los EE.UU. o el Partido Popular en Espa√Īa- sin embargo les resulta intolerable la soluci√≥n √°rabe. Es tolerable que los partidos pol√≠ticos sist√©micos y liberales europeos como el PP sean autoritarios, o en Espa√Īa el PSOE y el PP modifiquen su Constituci√≥n al objeto de favorecer a los bancos y a los acreedores de grandes grupos financieros, pero no pasa nada. Encima se echa en cara que los Hermanos Musulmanes no han sabido hacer disminuir el paro ni la pobreza, y eso lo dicen medios espa√Īoles en un estado cuajado de paro y corrupci√≥n bananera, y se quedan tan anchos y tranquilos ¬ŅPero qu√© est√° pasando en Grecia, Espa√Īa, Italia, Irlanda, etc.?

Pero todo es más mentiroso todavía cuando comprobamos que las teocracias feudales del Golfo, comenzando por Arabia Saudita, son aliados que además, si interesa, se apoyan a grupos islamistas vinculados a Al Queda para desestabilizar lo que corresponda o iniciar guerras civiles muy cruentas.

Resulta intolerable la intromisi√≥n occidental y judeo-cristiana, o como se permite sin rechistar un golpe de estado en Egipto, golpe de estado con toda la cuerda dada, y no se dice nada en contra de masacres y asesinatos masivos si estos los perpetran los aliados o s√°trapas a sueldo de los estados OTAN. La crueldad y el racismo de los mandatarios y mandatarias occidentales no tiene medida, por lo que lo √ļnico que pretenden es controlar el tr√°fico energ√©tico y petrolero, defender al estado de Israel, y consolidar su poder militar mundial al objeto de defender sus intereses, es decir los de sus plutocracias ¬ŅSi no porque partidos hermanos de la Hermandad Musulmana egipcia en unos estados son aliados y en otros enemigos? ¬ŅQu√© diferencias existen entre los partidos gobernantes en Marruecos, T√ļnez, Turqu√≠a y hasta ahora en Egipto? Ninguna.

Occidente ya ha bombardeado y/o destruido Irak, Afganist√°n, Libia, Siria y ahora Egipto. Los verdaderos culpables de incitar tanta muerte, destrucci√≥n y asesinatos son dirigentes cristianos occidentales, liberales y que viven y gobiernan en ‚Äúdemocracias‚ÄĚ. Tras enfrentamientos √©tnicos y tribales o pol√≠ticos entre √°rabes, al final aparece la mano negra judeo-cristiana. La impronta de las cruzadas no ha desaparecido.

Pero al objeto de lograrlo, lo primero es pacificar el frente interno y controlar, enga√Īar y comprar la dignidad de los propios pueblos y clases trabajadoras y populares occidentales y europeas de forma particular. La Uni√≥n Europea y su gobierno de eur√≥cratas en Bruselas no es una democracia. Un parlamento sin funciones y una legislaci√≥n pro-capitalista y privatizadora, que declara ilegales incluso pol√≠ticas socialdem√≥cratas consecuentes y de control estatal de la econom√≠a, no es sino un r√©gimen autoritario encubierto, es decir (hablemos claro de una vez) liberal.

Las terribles mentiras y deformaciones de todos los medios p√ļblicos, privados y medio-pensionistas occidentales es terrible. La ignorancia o incultura de supuestos expertos en pol√≠tica internacional, aut√©nticos charlatanes vendedores del b√°lsamo de Fierabr√°s, mercenarios sin escr√ļpulos, es igual de sanguinaria y falsa. O bien son talibanes cristianos y propagandistas pol√≠ticos pro-capitalistas y judeo-cristianos furibundos y dogm√°ticos. Liberales autoritarios.

Cuando se contempla este panorama cada vez se echa más en falta la V Internacional Socialista y de los pueblos oprimidos del mundo. Comenzando por los pueblos de Europa y siguiendo por todos los de la madre tierra. A la geo-estrategia capitalista e imperialista solo se le puede responder con una estrategia internacionalista. Esto a partir de los Foros Sociales Mundiales quedó muy claro. Pero hay que profundizar más y organizarse mejor. Habiendo fallecido Hugo Chávez, tal vez Evo Morales debiera retomar la idea.

No nos enga√Īemos: necesitamos en medio de tanto recorte, agresi√≥n, empobrecimiento y sufrimiento volver a coordinarnos las fuerzas sociales, democr√°ticas y transformadoras del mundo. No solo ya de Europa. Tambi√©n en Europa. En el estado espa√Īol el asunto es obligatorio y de extrema necesidad.

Las tramas negras o como salir de esta

La corrupci√≥n est√° alcanzando en el estado espa√Īol cotas inaceptables. No solo por la financiaci√≥n ilegal del PP, que por cierto cualquier persona informada conoc√≠a hace a√Īos. Lo que ocurre es que ahora se puede demostrar, debido tal vez a que a alguien se le ha ido la mano, o no‚Ķ Es decir algo suena. El caso de los EREs en Andaluc√≠a, tambi√©n muy grave y encima chapucero, en el que el PSOE andaluz est√° pringado, quiera o no, y su t√°ctica de avestruz, p√©simamente gestionada, est√° resultando ser un bal√≥n de ox√≠geno para el ‚Äútocado‚ÄĚ PP, que de esa forma tiene la excusa del ‚Äúy t√ļ m√°s‚ÄĚ. Aunque la verdad es que lo de G√ľrtel, B√°rcenas y otros, as√≠ como el asunto CAM y otras lindezas superan ya todos los limites imaginables, y adem√°s sit√ļan a la derecha espa√Īolista en el lugar que ciertamente les corresponde en cuanto a su bajeza moral.

Pero no lo olvidemos: el caso ‚ÄúPP‚ÄĚ -que es como debiera llamarse el conocido como B√°rcenas- ha sido destapado al alim√≥n por dos piezas clave del sistema y r√©gimen vigente, como son El Mundo y El Pa√≠s, es decir los grupos econ√≥micos que hay tras ellos, lo cual hace sospechar que poderosas manos se mueven por detr√°s y preparan algo. El establishment madrile√Īo que domina el estado espa√Īol seguro que tiene recambio y soluci√≥n a sus problemas, y esta puesta al descubierto de las miserias del PP -seguramente preparada de antemano- tendr√° sus motivaciones y sus beneficiarios.

Hace tiempo que se sabe que Rajoy tiene poderosos enemigos y que la plutocracia dominante tiene la voluntad de controlar más férreamente una situación que se les puede ir de las manos, pues la gravedad de la crisis financiera se puede llevar muchas cosas por delante, incluida la monarquía, que es la clave de bóveda del ya corrupto régimen del 78 y los beneficios de los oligarcas que realmente mandan.

No obstante, tambi√©n hay otra corrupci√≥n no menor, y no menos da√Īina y asquerosa, y es la de las privatizaciones. El sector p√ļblico espa√Īol lleva m√°s de treinta a√Īos vendi√©ndose muchas veces como autentico saldo. Habr√≠a que auditar todas las privatizaciones de f√°bricas, astilleros, bancos, servicios y seguros, as√≠ como solares y tierras. Dilapidar lo p√ļblico o lo expropiado -como RUMASA o REPSOL entre otras operaciones- exigir√≠a una revisi√≥n. En el aznarato hubo privatizaciones muy numerosas y muy opacas, pero Felipe Gonz√°lez ya inici√≥ la tendencia con entusiasmo. Ahora ya sin sector industrial, ni bancario, ni de comunicaciones p√ļblico, en la √©poca de Rajoy le ha tocado el turno a lo √ļltimo que quedaba, y por tanto las ventas alcanzan a la sanidad, la educaci√≥n o las pensiones. Opino que las privatizaciones, que son expropiaciones de patrimonio com√ļn y de todas y todos en beneficio de propietarios privados -en especial empresas muy grandes y grandes bancos en situaciones de muy poca transparencia- son parte del germen del r√©gimen corrupto en el que ha devenido el de 1978. Todo esto sea dicho sin olvido ni menoscabo para con la gran corrupci√≥n, latrocinio y miseria generalizada que fue la cruel dictadura franquista.

Y ante tanto robo, expropiaci√≥n fraudulenta y ‚Äúliberalizaciones‚ÄĚ para construir monopolios privados, saldos con hospitales y universidades, financiaciones ilegales de partidos en especial el PP y negocios incluso de queridas reales ¬ŅQu√© hacemos?

La Uni√≥n Europea tambi√©n es responsable con sus pol√≠ticas neoliberales de nuestra ruina, expolio p√ļblico y desierto productivo. Todo ello en beneficio de capitales e intereses extranjeros. No lo olvidemos a la hora de hacer programa.

Oposición al régimen de expolios

La debilidad de la oposici√≥n convencional es bien visible. La ausencia de organizaci√≥n socio-pol√≠tica que sea capaz de generar la resistencia contundente y la ofensiva de las clases populares es exasperante. El PSOE no es capaz de frenar su propio hundimiento a pesar del mal gobierno y corrupci√≥n del PP, adem√°s el mismo partido socioliberal, tiene demasiadas causas pendientes. Por otro lado el PSOE es junto el PP pilar fundamental del sistema y por tanto, est√° preso de las mismas deudas y adem√°s en temas fundamentales como el sistema financiero o la llamada deuda p√ļblica y la monarqu√≠a pacta con el Partido Popular. Ambos son coincidentes en su defensa de la Europa alemana y neoliberal. El PSOE de Andaluc√≠a adem√°s se acaba de meter en un jard√≠n de unas elecciones primarias en las que est√° haciendo el rid√≠culo m√°s espantoso, e introduciendo de forma innecesaria una crisis suplementaria en el propio PSOE estatal y dejando a su socia de Gobierno, IU-CA, en una posici√≥n delicada, acrecentada por el esc√°ndalo de los EREs y las contradicciones casi diarias del Gobierno auton√≥mico. Es cierto que IU-CA ha dado pasos interesantes y tomado medidas decididas en vivienda y protecci√≥n social, pero el Gobierno andaluz gobierna respetando el objetivo de d√©ficit que Madrid y Bruselas imponen y existen serias dudas acerca de si esa situaci√≥n se va a poder mantener. Por otro lado, lo que sus socios del socioliberalismo pretenden tambi√©n con las ‚Äúprimarias‚ÄĚ es, adem√°s de apartar el c√°liz de los ‚Äúeres‚ÄĚ, tomar la iniciativa pol√≠tica, y creen los muy ingenuos pueden recuperar la mayor√≠a absoluta.

No olvido -y vuelvo hac√≠a atr√°s en el relato- que CiU y PNV tambi√©n son fuerzas sist√©micas -en especial CiU- y que √ļltimamente el PP ya ha encontrado su muleta en UPyD, que adem√°s capta la sangr√≠a de votos derechistas con h√°biles maniobras de despiste, acrecentadas por la ausencia de una opci√≥n de izquierdas, no ya con posibilidades de crecer -hecho este que indudablemente se dar√°- sino de gobernar, de ser recambio de poder, que al fin y al cabo es lo que importa.

La situaci√≥n de crisis pol√≠tica y del r√©gimen, as√≠ como de crisis financiera, econ√≥mica y social, pero sobre todo la inmunda transferencia de rentas de las clases populares en beneficio de los ricos que se est√° produciendo, exigen un profundo cambio tanto constitucional como de las pol√≠ticas p√ļblicas que se est√°n imponiendo.

IU debe decir y ya alto y claro, si desea ‚Äúexportar‚ÄĚ el modelo andaluz en el estado espa√Īol y si va a apoyar al socioliberal PSOE actual, si es que este se deja y sus compromisos con las oligarqu√≠as econ√≥micas no le aconsejan la gran coalici√≥n con la derecha (escenario m√°s que posible). O bien apuesta por acompa√Īar en la construcci√≥n de un amplio bloque popular de poder c√≠vico y antineoliberal. Un Frente Amplio, democr√°tico y con un programa social y de reconstrucci√≥n del bienestar, el reparto, la reforma fiscal y la banca p√ļblica, as√≠ como la defensa de la soberan√≠a estatal y popular. Lo repito, pues lo he escrito ya, cincuenta diputados sirven para hacer a Eduardo Madina o Rubalcaba, en el mejor de los casos, presidente del Gobierno. O para seguir siendo oposici√≥n.

Gobernar, alcanzar el gobierno, que es un paso para alcanzar el poder, es muy dif√≠cil e IU no tiene hoy por hoy y por s√≠ sola capacidad para ello, ni masa cr√≠tica que los sostenga en el gobierno del estado. Un gobierno de izquierdas y que aplique medidas realmente socialdem√≥cratas y de progreso tendr√° muchas dificultades, pero es imprescindible alcanzar el gobierno y cambiar las cosas, plantarle cara a Europa, acabar con las privatizaciones, recuperar y nacionalizar sectores estrat√©gicos. Garantizar las pensiones, recuperar el empleo p√ļblico y apoyar decididamente a pymes, econom√≠a social y las cooperativas, as√≠ como a sectores econ√≥micos no especulativos y productivos.

Para eso hacen falta no cincuenta, sino al menos ciento setenta diputados y diputadas y seis mil personas cualificadas, cuanto menos para llenar organigramas del estado y puestos que no se pueden dejar en manos de personas supuestamente neutrales, pues ya sabemos c√≥mo se las gastan los ‚Äúprofesionales‚ÄĚ.

Es posible alcanzar el gobierno

Yo diría que imprescindible. Hay que acabar con tanto latrocinio y con tanto robo de los de arriba a los de abajo y tanta privatización.

Han privatizado la pol√≠tica. Se est√°n repartiendo el Estado. Nos est√°n empobreciendo y vuelve a haber hambre. Nos llaman demagogos, bien, m√°s vale ser demagogo que chorizo y sinverg√ľenza.

Hay que construir una alternativa de Gobierno y tener voluntad de Gobierno. Dar confianza y seguridad, pero a los humildes, a las clases obreras, a los peque√Īos empresarios, a las y los que sufren, a las y los desempleados.

Hay que tener un liderazgo solvente capaz de generar esa confianza. Liderazgo político y social, pero también personal. Seamos serios, se puede ser muy participativo y democrático, pero alguien tendrá que representarnos y se puede tener una dirección colegiada, pero solvente y querida. Sin gobernar tampoco podremos avanzar hacia la democracia participativa y real, ni hacía el necesario cambio constitucional.

Es pues imprescindible construir una gran convocatoria convergente y ciudadana, una alianza de toda la izquierda transformadora, que ilusione y adem√°s puesto que se trata de una experiencia, participativa y diferente, con par√°metros pol√≠ticos novedosos, servir√° para empoderar al pueblo, a los pueblos del estado espa√Īol y adem√°s ese empoderamiento ser√° imprescindible, pues una opci√≥n de gobierno diferente, democr√°tica, social y socializante, as√≠ como con un nuevo paradigma econ√≥mico y ecol√≥gico, necesitar√° de mucho y decidido respaldo c√≠vico, pues ser√° atacada sin piedad.

Pero hemos de crear ilusión y generar confianza en nuestras capacidades, inteligencia, espíritu de sacrificio y honestidad.

Lo que hay ya se conoce y su tremendo fracaso tambi√©n. Si bien el fracaso social y econ√≥mico del neoliberalismo, es su triunfo pol√≠tico y sobre todo su beneficio, el beneficio de los de arriba, el de las escasas familias olig√°rquicas que dominan el estado espa√Īol. Todo se est√° haciendo en beneficio de unas castas ya conocidas. El sufrimiento y la desesperanza en el futuro de millones de personas, exige nuestra coalici√≥n ilusionante y tambi√©n nuestra capacidad para mover ya el patio. Todo est√° demasiado tranquilo para las tropel√≠as que est√°n cometiendo.

Aunque sea solo por dignidad habría que llamar ya a las movilizaciones y exigir la dimisión del Gobierno y nuevas elecciones. Pero mientras estas se producen o no, hay que llenar las calles.

Termino afirmando, que o nos movilizamos o las izquierdas ser√°n laminadas sin piedad por los enemigos de clase. Ellos, los amos, necesitan un gobierno m√°s fuerte y autoritario todav√≠a. Rajoy, su ‚ÄúMaricomplejines‚ÄĚ, est√° claro que no les es suficiente. Adem√°s la Troika y el FMI exigen m√°s. No nos enga√Īemos, las oligarqu√≠as hispanas y su rey est√°n felices con esas exigencias. Por tanto, ni vamos a poder negociar, ni nos van a dar tregua, ni podemos seguir esperando no se sabe qu√©. Falta energ√≠a, coraje, decisi√≥n y valor. Falta contundencia en la denuncia y en el verbo. Falta que digamos basta pero de verdad.