Etiqueta: derecha

¡¡Pero que más nos tienen que hacer!!

Nos suben la luz y pagamos el recibo: comeremos menos pollo.

Nos bajan y/o congelan la pensión y callamos: solo comeremos verdura hervida y pescado congelado una vez a la semana.

Nos congelan los sueldos por cuarta vez consecutiva: No haremos huelga, porque nos descuentan encima 80 euros y claro…

Nos roban, echan al paro, les quitan las becas a nuestros hijos: pero… es que con la de crisis que hay y el poco dinero público que tienen los gobiernos, pues claro…

Nos imponen el copago sanitario: pero claro, es que es para darle el dinero a los bancos y pagar su deuda con Alemania, y las deudas hay que pagarlas.

Pueblo de borregos, desinformados, triperos ante el televisor, sumisos con mente de esclavos: Esa es la mayor parte del pueblo español. Mucho protestar de boquilla pero luego solo ver la tele-basura y comentar lo guapa que se está poniendo Leticia poco a poco, gracias a nuestra pobreza.

Ya lo dijo Franco, todo atado y bien atado. Nos asesinaron a los y las valientes. Nos metieron en el consumo y la hipoteca y acabaron con la resistencia.

Nos dijeron que la política era mala y en lugar de acabar con los malos políticos traidores y servidores de los amos o crear nuevos sujetos políticos nuestros y con los nuestros, nos quedamos en casa, no votamos o lo peor votamos a nuestros enemigos.

Nos dijeron que la lucha de clases era una antigualla y Marx estaba pasado de moda. Nos robaron las ideas y la fé en un mundo nuevo con reparto, justicia, igualdad y socialismo y ahora somos eso, sus esclavos.

Hay tanto que recuperar, comenzando por los barrios pobres y de los y las desheredadas. Hay tanto que hacer…

Volvamos a recuperar la dignidad, la política, la esperanza en que el mundo, debe cambiar y dejemos de creer en los profesionales de la banca, la academia, la gran empresa, la política y volvamos a ser militantes. Comencemos a ser activistas. A los trabajadores y trabajadoras nunca nadie nos ha regalado nada.

Por ahora nos parecemos más al pueblo que, dominado por frailes y aristócratas, gritaba “viva las caenas” en 1808, que al heroico pueblo de nuestros padres, abuelos y bisabuelos que gritó “Viva La República” o “No pasarán”.

Exijamos que los ricos y los bancos y las grandes empresas paguen impuestos, y que la reforma laboral sea abolida. No a los recortes y sí a la vida. Exijamos la república justa de las y los iguales y echemos a la morralla criminal que nos atraca y nos domina. La lucha de clases es nuestra única fuerza, pero la nuestra frente a ellos y comencemos a organizar una HUELGA GENERAL INDEFINIDA.

Que se vayan todos

Ya hemos vivido nuestro jueves negro. Ayer las bolsas se hundieron y la deuda se situó por las nubes. Hay quien habla de huelga de inversores y de pánico. La realidad es el fracaso más rotundo de las medidas de política económica que están aplicándose y los ataques contra el bienestar y lo que queda del estado social.

Lo que están reventando, en Europa, es el estado y la protección social y ahora, advierto seriamente, lo que propondrán son todavía más ajustes, más sufrimiento de las clases populares y la “tercermundialización de la Unión Europea” para hacer frente a la recuperación económica de los mercados, a costa de cercenar derechos y empobrecer aún más a las clases trabajadoras, dejando un futuro negro a las personas más jóvenes.

Lo que estamos viendo en Grecia respecto a recortes, privatizaciones y despidos es lo que nos espera si nos sigue gobernado está clase política del sistema, que solo está entrenada para salvarlo. Unos porque esa es su ideología y son conservadores y neoliberales, y otros porque han renunciado a la utopía y se han convertido en un engranaje más del capitalismo, más preocupados por bancos y mercados que por las personas.

Son una pandilla de fracasados, consultando a fracasados economistas del sistema, que no tienen más receta que sacar dinero a costa de los de abajo. Esa receta, la de vivir a costa de pecheros, siervos, esclavos, ilotas, es muy antigua. Por eso hay que reaccionar. Los movimientos ciudadanos tenemos una gran responsabilidad, la misma que los sindicatos y las fuerzas políticas de izquierdas transformadoras y sociales.

Tenemos alternativas. Llevamos tiempo advirtiendo y acertando en todas y cada una de nuestras advertencias, sin que se nos haga caso alguno y por eso, por no aplicar nuestras propuestas, ignorando lo que Susan George, Ignacio Ramonet, Bernard Cassen, Vicenç Navarro, Juan Torres, Alberto Garzón, Walden Bello, Samir Amin, Inmanuel Wallerstein, Miren Etxezarreta… etc. etc. llevamos tiempo advirtiendo y proponiendo, estamos ahora en estas los pueblos. En el reino de España, los de FEDEA son culpables, los economistas orgánicos a sueldo de los bancos han marcado las políticas económicas a seguir y el gobierno en mano de los mercados, errático y confuso, ha implementado políticas neoliberales desastrosas siguiendo el dictat de Alemania, en lugar de enfrentarse a esta situación.

Debemos reaccionar. La alternativa en el estado español no son las derechas. Las derechas conservadoras son hegemónicas en la Unión Europea y por tanto ya sabemos sus recetas, que además ya se las han impuesto a los socioliberales.

La alternativa es el poder popular, la constituyente social, la profundización, no solo en la resistencia, sino en la propuesta y una gran convergencia político-social propositiva e inclusiva de todas las personas demócratas, trabajadoras y con voluntad de iniciar un nuevo camino, no para empobrecernos más, sino para articular un futuro -que existe- de reparto, justicia fiscal, economía social y vida digna, productiva, de revitalización del comercio local y la soberanía alimentaria. Porque lo cierto es que el consumismo y el crecimiento ilimitado son ya unas zarandajas que nadie con dos dedos de frente se cree. Exijamos pues una vida con dignidad, frugalidad, reparto y justicia.

La globalización neoliberal ha fracasado.

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑