Archivo sobre "elecciones"

‚ÄúLa derecha venezolana, como la espa√Īola, solo es democr√°tica si gana las elecciones‚ÄĚ

An√°lisis sobre las elecciones municipales venezolanas en Radio San Borondon

Capriles ha fracasado en su idea de convertir las elecciones municipales en un plebiscito contra el gobierno de Maduro, dijo

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- El politólogo Carlos Martínez, miembro de Construyendo la Izquierda, realizó un análisis de los resultados electorales venezolanos que han deparado la amplia victoria del chavismo y aseguró que el imperialismo ha vuelto a fracasar en su intentona de acabar con el gobierno socialista del pueblo en Venezuela.

Mart√≠nez opin√≥ que la campa√Īa criminal de la derecha olig√°rquica venezolana, apoyada en la prensa imperialista internacional, para tratar de poner al pueblo de Venezuela contra del socialismo que lidera Nicol√°s Maduro ha fracasado estrepitosamente, porque lejos de acercarse a su prop√≥sito, ha obtenido una derrota amplia y significativa.Los resultados electorales, escrutado un 98% de los votos emitidos, pone de manifiesto que el PSUV ha crecido, superando incluso las expectativas, lo cual demuestra que el socialismo y el chavismo siguen muy vivos en Venezuela, explic√≥ el experto en pol√≠tica latinoamericana, para quien hay que felicitar a los socialistas venezolanos que lucharon voto a voto en una campa√Īa muy dura, hay que felicitar a todo el Gran Pueblo Patri√≥tico, pero especialmente al pueblo de Venezuela que se ha levantado contra el golpe de estado econ√≥mico que la derecha y la oligarqu√≠a estaban dando en el pa√≠s para tratar de derrocar al gobierno de Maduro.

Desde su punto de vista, la derecha venezolana ha recibido un duro golpe por parte del pueblo, que le ha dicho en estas elecciones del domingo que la revolución bolivariana sigue adelante, tras lo que recordó que en los momentos más duros para el gobierno de Maduro, el presidente ha defendido que ese proceso iniciado por Chávez estaba muy vivo, lo que le llevó a tomar medidas drásticas, criticadas por la prensa internacional del sistema a través de la manipulación intencionada, que paradógicamente son las que han hecho avanzar al chavismo con respecto a las pasadas elecciones generales, hasta superar a la MUD por más de 6 puntos.

Hablamos de medidas que básicamente se han centrado en la lucha contra la corrupción política, actuando contra todo aquel político o funcionario que violara las normas, sin distinción ideológica, pero sobre todo centradas contra la corrupción empresarial que llevó a la oligarquía a esconder productos de primera necesidad, para especular con los precios, con el objetivo de llevar al pueblo en contra del gobierno.

Carlos Mart√≠nez puso en valor varios aspectos de estos comicios. Aunque normalmente es dif√≠cil hacer una comparativa entre elecciones municipales y presidenciales, destac√≥ que en Venezuela hablamos de municipios que acogen a millones de votantes, por lo que la victoria del PSUV y sus partidos peque√Īos en 257 de los 335 municipios se puede considerar de abrumadora, pero es que adem√°s se trat√≥ de unos comicios con una participaci√≥n m√°s elevada de los acostumbrado, lo que pone de manifiesto que el pueblo de Venezuela ha comprendido el enorme valor de estos comicios.

Tras recordar que a Henrique Capriles, lìder de la oposición, lo asesora entre otros Felipe González, dijo que la derecha y la extrema derecha de Venezuela han pretendido convertir estas elecciones en un plebiscito contra el gobierno de Maduro, pero esa estrategia de dura confrontación les salió mal porque no solo no ganaron, como pensaban, sino que han perdido feudos importantes, pero sobre todo han perdido muchos votos en los que consiguieron la victoria.

Lo peor para Capriles y la derecha venezolana es que no aprenden de sus errores, dijo el politólogo, quien recuerda que mientras los dirigentes del PSUV han reconocido las derrotas en los municipios ganados por la MUD, por escasas diferencias que fueran (algunas por debajo de un punto), la derecha no acepta que ha perdido y salen en la prensa sus dirigentes hablando de un país dividido.

Carlos Mart√≠nez recuerda que Venezuela es de los pa√≠ses que m√°s elecciones celebra en el mundo (casi una cada a√Īo) y en todos los comicios celebrados en los √ļltimos catorce a√Īos, salvo en uno, el chavismo ha ganado, la mayor√≠a de las ocasiones holgadamente, por lo que afirma que esa oligarqu√≠a venezolana, que es capaz de esconder productos de primera necesidad para colocar al pueblo en contra del Gobierno, carece de credibilidad, como ha puesto de manifiesto el pueblo d√°ndoles la espalda.

‚ÄúHay un sector de IU que todav√≠a cree en los Reyes Magos‚ÄĚ

Análisis de urgencia sobre las elecciones alemanas y hablando sobre Convocatoria en radio San Borondón

Afirma que ni dirigencia actual del PSOE ni los poderes económicos que influyen en ese partido consentirán un pacto con IU

ImageAudio de las declaraciones

SB-Noticias.-¬†‚ÄúNo digo que se pudiera dar un pacto con el PSOE si IU fuera indispensable para ocupar el Gobierno, pero realmente lo veo improbable‚ÄĚ. De esta forma se posiciono el polit√≥logo Carlos Mart√≠nez, portavoz de Construyendo la Izquierda y presidente de ATTAC Andaluc√≠a, a la hora de analizar el trabajo que se est√° haciendo por parte de un nutrido grupo de colectivos y organizaciones de la izquierda alternativa para construir un frente com√ļn.

Martínez afirmó que lamentablemente en Izquierda Unida hay un sector que todavía cree en los Reyes Magos, pensando que es importante seguir creciendo, aunque no les dé para hacerse con el poder, pensando que eso les daría para que el PSOE gobernara con ellos, lo cual se debe a varias cuestiones, la primera porque no saben cómo las gastan quienes dirigen a los socialistas, pero también porque se han hecho una composición de lugar totalmente equivocada, entre otras cosas de la situación actual que hay en Europa.

Aclara en este sentido, que las c√ļpulas del PSOE no desean gobernar con una formaci√≥n real de izquierdas, pero es que adem√°s las fuerzas econ√≥micas que inciden en ese partido, desde Endesa, pasando por el Banco Santander, hasta el Grupo Prisa, no van a consentir un pacto con IU bajo ning√ļn concepto.

‚ÄúNo digo que se pudiera dar un pacto con el PSOE si IU fuera indispensable para ocupar el Gobierno, pero realmente lo veo improbable‚ÄĚ, insisti√≥ el polit√≥logo, tras lo que a√Īadi√≥ que las personas de IU que se oponen ‚Äúaunque sea de forma disimulada‚ÄĚ a construir un Frente Amplio, a una convocatoria popular lo m√°s amplia posible, son aquellas que creen posible un gobierno de coalici√≥n siguiendo el modelo andaluz.

‚ÄúCreo que est√°n equivocados porque el modelo andaluz se da en esa comunidad aut√≥noma, pero es pr√°cticamente imposible que pudiera darse para el gobierno del Estado, porque es otra cosa muy distinta‚ÄĚ, afirm√≥ Carlos Mart√≠nez, quien entiende que IU deber√≠a apostar por construir un frente amplio y popular de izquierdas, con el que combatir a las fuerzas del neoliberalismo, entre las que est√° el PSOE.

El portavoz de Construyendo la Izquierda espera que en IU se den cuenta de c√≥mo es la situaci√≥n, pero sobre todo ‚Äúdejar de escribir la carta a los Reyes Magos, para pasar a trabajar todos juntos‚ÄĚ.

No dejar títere sin cabeza o tener cabeza

Repasar la actualidad estatal puede ser frustrante, no porque los se√Īoritos y se√Īoritas del bipartidismo reinante nos insulten constantemente con su engreimiento e ignorancia, sino porque nos toman por tontos constantemente, y la verdad motivos les damos con nuestra infinita paciencia y pasividad.

No hay en estos momentos ning√ļn aparato pol√≠tico -y digo ninguno- que est√© a la altura de las circunstancias. Unos se alegran de haber nacido a pesar de sus crisis y el rechazo cada vez mayor que sufren, pero todo lo f√≠an al sistema y su capacidad de dominio y manipulaci√≥n. Otros no son todav√≠a conscientes de que la situaci√≥n hist√≥rica exige soluciones hist√≥ricas y frentistas ante el austericidio y la limpieza √©tnica contra las y los humildes y pobres, cometida diariamente por el gobierno de la extrema derecha que nos oprime. De los experimentos de fuerzas de extrema derecha con mensaje confuso y mentiroso no hablo, pues aunque sus siglas son nuevas, sus trayectorias personales son ya muy antiguas.

Lo cierto es que la crisis del bipartidismo, corrupto y sin nuevas propuestas, no es tan r√°pida como se merece. A esta crisis se le apareja la de la jefatura del estado. Una Monarqu√≠a rancia y ultra-cat√≥lica que, con mirada despectiva y auto-suficiente, pide buena educaci√≥n al pueblo soberano. Mientras tanto ellos cazan osos y elefantes a nuestra costa, les facilitan negocios a sus queridas, utilizan el nombre de su dinast√≠a para enriquecerse, y se operan de cirug√≠a est√©tica constantemente y a nuestra costa. El heredero, un personaje derechista y militarista, mira con desprecio a quienes ante su vista y cada vez con m√°s frecuencia agitan banderas de la libertad, es decir los s√≠mbolos de la Rep√ļblica.

En Andaluc√≠a, modelo que algunas personas de cierto aparato quieren exportar al resto del Estado Espa√Īol, el presidente Gri√Ī√°n da la espant√°. En su lugar, este Inspector de Trabajo, funcionario profesional apoya -aunque lo niegue- a un depurado producto de la oligarqu√≠a pol√≠tica profesional en el m√°s negativo sentido de la expresi√≥n. Es la m√°s palmaria expresi√≥n de la endogamia partidaria y del acceso a la pol√≠tica de personas sin experiencia, no ya profesional, sino simplemente vital. Personas que no conocen a gente de la calle m√°s que de visita o de las audiencias oficiales. El PSOE andaluz est√° gravemente lastrado por casos de corrupci√≥n, tanto administrativa como urban√≠stica, as√≠ como imbuido de una prepotencia del que se cree el amo del cortijo, y ese modelo no es exportable. Defend√≠ el gobierno de coalici√≥n y esperaba m√°s del mismo. Tambi√©n reconozco que era imprescindible, pero de ah√≠ a sostenerlo en el tiempo -y menos a exportarlo- va un abismo.

Hay diversos intentos de fraguar algo desde abajo. Ser√° imprescindible converger, y para ello tanto el sectarismo como la prepotencia son enemigos mortales. Habr√° que buscar la coincidencia y un programa simple e ilusionante. Por eso bienvenidas sean las diferentes llamadas y encuentros, todas ellas, as√≠ como la confluencia entre ellas. Pero solo desde la generosidad y tambi√©n desde la convicci√≥n de que nada se podr√° hacer sin los y las miles de activistas que en los barrios, las plazas, los centros de trabajo o las colas del paro, est√°n jug√°ndosela diariamente, sometidos a multas, detenciones, espionaje y represi√≥n policial, pero tambi√©n al despido o al peligro de exclusi√≥n. Por tanto, los aparatos y los personajes deben saber que, sin miles y miles de gentes que llenan las calles, as√≠ como que diariamente se re√ļnen, esfuerzan, convocan y movilizan, no hay nada s√≥lido que construir. Adem√°s, esas personas fogueadas y luchadoras, afortunadamente no son f√°ciles de llevar, pero s√≠ tienen una fuerza y una capacidad de sacrificio impresionante. No contar con ellos y ellas, as√≠ como con sus plataformas, asociaciones, sindicatos y partidos es un error, que estoy convencido no se producir√° ¬ŅO s√≠?

Sin un bloque o frente popular amplio, ciudadano y trabajador, no podremos vencer a los del r√©gimen, y hay que vencerles y gobernar. Sacar cuarenta y cinco diputados y diputadas para que Patxi Lopez o Carmen Chac√≥n sean presidentes del Gobierno, y afiancen la monarqu√≠a a costa de los votos de la izquierda es un acto in√ļtil. Pero no tener la suficiente fuerza para impedir la gran coalici√≥n de las derechas y centros liberales -entre los liberales incluyo a las c√ļpulas del llamado PSOE- ser√≠a un acto suicida. Por eso, nuestra √ļnica soluci√≥n es apostar muy fuerte, con decisi√≥n, y vencer.

Las elecciones europeas son el primer reto. Las elecciones andaluzas el segundo -si no es que son simultaneas, hecho este casi seguro. En ambos espacios hay que buscar amplias alianzas de las izquierdas políticas y sociales. Pero esas alianzas deben ser al margen de los que aceptan el objetivo de déficit, así como reformaron el articulo 135 de la Constitución, traicionando a las clases populares y sacrificándolas a los intereses de los bancos y las imposiciones de la Troika.

Las elecciones europeas, afirmo una vez más, las podemos ganar y ese será el inicio de la regeneración y el cambio político y social.

No pretendo tener la razón, solo doy mi opinión fundada y advierto a quien quiera escuchar.

De como enfrentarnos a la esclavitud en el reino de Espa√Īa

En el estado espa√Īol vuelve a haber esclavitud

No es tan solo por las sucesivas reformas laborales ‚Äďque por cierto han sido varias y con gobiernos de los dos colores ficticios del turnismo-, ni siquiera tan solo por los m√°s de 6.500.000 paradas y parados. Es porque las mentes y los esp√≠ritus de muchas personas, dirigentes, sindicalistas, pol√≠ticos y activistas est√°n resignados. Y no digamos poblaci√≥n abrumada por un futuro incierto y un presente peor, sin prestaci√≥n alguna, sin poder pagar luz o el agua o sin poder seguir dando estudios a sus hijos.

Es que demasiados millones de personas con inteligencia, ansias por seguir viviendo y pensamientos, emociones y deseos, ya no saben que hacer contemplando con resignaci√≥n como los poderosos se salen con la suya. Los brotes verdes, de los que habla el Gobierno genocida que sufrimos, son las rebajas salariales, la carencia de derechos sociales y las grandes rebajas en subsidios, pensiones, becas y prestaciones: todas ellas conseguidas con luchas y sacrificios y adem√°s pagadas por nuestros bolsillos, pues en el estado espa√Īol, de forma proporcional, cuanto m√°s rico eres, menos impuestos pagas. Claro, todos estos recortes y descuentos animan a los poderes financieros y a la oligarqu√≠a rentista que nos domina, as√≠ como a inversores extranjeros deseosos de invertir en nuevos reinos autoritarios y sin obligaciones.

Tal es la desesperaci√≥n que las personas ya ni se preguntan antes de aceptar un empleo precario y por d√≠as, cu√°nto van a cobrar o en calidad de que les van a asegurar. Es la ocasi√≥n de los desaprensivos. Es el poder dictatorial de ricos, banqueros y empresarios sin escr√ļpulos, que por cierto, y ya est√° bien de cuentos, es una especie demasiado abundante en el estado espa√Īol. El ‚Äúeso es lo que hay, y si no ah√≠ tienes la puerta‚ÄĚ es un comentario empresarial, tan espa√Īol como la tortilla de patata y que yo llevo toda mi vida escuchando.

Cierto es que hay excepciones, en empresas sociales o cooperativas medianas, tambi√©n en empresas que tuvieron fuertes luchas sindicales o por parte de algunos empresarios medianos y peque√Īos. Pero, honradamente, no es lo que abunda ya. Pero siguiendo: hace unos a√Īos los derechos existieron porque estuvieron legalmente mucho m√°s protegidos, fruto de luchas generalizadas en los a√Īos sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado. Despu√©s, nada, derrotas, cesiones, traiciones y pelotazos. El reino bananero de la corrupci√≥n, el ladrillo y el empleo creado a base de destruir territorio, cementar playas y aplanar montes. Deslocalizaciones, venta de nuestra industria para conseguir entrar en la Comunidad Europea y nuestra dignidad y soberan√≠a a cambio de kil√≥metros de autov√≠a.

Lo avisamos. El objetivo era acabar con las conquistas sociales y el poco estado social en este reino de opereta, nueva corte borb√≥nica de los milagros. Como el euro no se puede devaluar por voluntad gubernamental espa√Īola, pues nos deval√ļan a todos y todas. La devaluaci√≥n que est√° habiendo, pues la est√° habiendo, es rebajar salarios y pensiones, cerrar centros de salud, gastar mucho menos en educaci√≥n p√ļblica, no investigar y cerrar kil√≥metros de ferrocarril. Es privatizar lo que queda y as√≠ que una burgues√≠a rentista, in√ļtil, burra y autoritaria, siga haciendo negocio como siempre a costa del estado, de lo p√ļblico.

En este reino de opereta lo m√°s subvencionado que hay son los bancos, las grandes empresas, las grandes fortunas y la Iglesia Cat√≥lica, a ver si se entera de una vez tanto tonto √ļtil a los poderosos, desviando la atenci√≥n o cargando contra otras instituciones.

Ante tanta miseria moral, tan excesivamente generalizada, no cabe hacerse ilusiones, sino luchar, organizarse y agrupar a todas las personas con dignidad, verg√ľenza y valores.

Ha habido respuestas, s√≠. Pero al poder neo-franquista que nos domina, a las c√ļpulas bipartidistas vendidas y a las grandes y medias patronales, no les asusta, ni preocupa seriamente.

Nada que no se pueda seguir arrancando en un pacto. Nada que no se consiga negociando miseria y c√≥mo se reparte. Nada que no logre una sentencia judicial. Nada que no despejen las Unidades antidisturbios. Nada que no se logre haciendo perderse a los ‚Äúdirigentes‚ÄĚ pol√≠ticos en pasillos, comisiones, despachos y hemiciclos. Se ha cambiado la rueda de prensa por la movilizaci√≥n y el mitin de agitaci√≥n. Se ha renunciado a la calle y el pasqu√≠n por los¬†tuits¬†y el¬†feisbuccreyendo, in√ļtiles de nosotros, que la brecha digital de millones de personas humildes, sencillas y pobres no existe. As√≠ nos va.

Lo de la sociedad del conocimiento es la sociedad del control, el espionaje electr√≥nico y el reino del videojuego, el porno y descargarse m√ļsica, acabando de paso con la cultura.

Ya lo sabemos. Ya lo hemos estudiado. Ya tenemos miles de grupos de trabajo y comités científicos. Ahora lo que necesitamos es salir, mover, pegar carteles, hacer actos de agitación, ir al encuentro de los desesperados y sin futuro. Organizar la solidaridad y olvidarnos de la discusión estéril.

Sí hay soluciones, pero no están en el sistema.

¬ŅC√≥mo salimos de esta?

Ante lo dif√≠cil de la tarea, debemos unirnos y debemos recobrar la esperanza. Pero ¬ŅC√≥mo? Pues si los aparatos, ya sean pol√≠ticos, sindicales, sociales y alternativos, incluido los aparatos del anti-aparato y el sectarismo, nos dejan: estando todas y todos juntos. Buscando la convergencia y pasando del infierno al purgatorio, y desde ah√≠ construir el cielo. Es decir, con acuerdos amplios y posibles, asumibles y, sobre todo, que al pueblo soberano le parezcan alcanzables. O no nos creer√°n, pues por mal que nos sepa el personal anda muy descre√≠do.

Veamos la historia para proyectar el futuro. Podemos estar como en los a√Īos veinte, con una monarqu√≠a podrida, una profunda crisis social, econ√≥mica y pol√≠tica, con un parlamento sin ideas dominado por las fuerzas del Pacto del Pardo ‚Äď que por cierto era bipartidista- y tan solo unas minor√≠as de izquierdas obreras y republicanas incrustadas en la Carrera de San Jer√≥nimo, pero sin capacidad de conseguir nada. Tras la huelga general del 1917, reprimida duramente se alumbra por el ej√©rcito, los burgueses rentistas y el rey Alfonso XIII una dictadura a las √≥rdenes de un generalote jerezano, muy pocos a√Īos despu√©s. Pero a pesar de ello, a pesar de esos a√Īos de plomo, las fuerzas pol√≠ticas, culturales y sociales, son capaces de agruparse y conseguir un objetivo pol√≠tico. Es decir se proponen una opci√≥n pol√≠tica y esta es unas elecciones, sin renunciar a la movilizaci√≥n y la agitaci√≥n social y pol√≠tica. Elecciones municipales, que no son parlamentarias, no son para determinar un gobierno de Espa√Īa, no, son municipales y sin embargo, la victoria de las candidaturas republicanas en las capitales de Provincia y pueblos grandes traen la democracia: es decir, la Rep√ļblica.

Hay visión, organización, pacto y saben aprovechar una oportunidad. Ahora se nos presenta otra: Las elecciones europeas. Así pues, hay que construir un pacto desde abajo. Un programa desde abajo y obligar a los aparatos de todo tipo y condición -excepto los del turno bipartidista y sus adheridos nacionalistas de derechas- a conformar una candidatura que demuestre, y nos demuestre, que sí se puede.

Si no aprovechamos esta oportunidad y la perdemos, ser√° culpa s√≥lo nuestra. Necesitamos moral, necesitamos agrupar fuerzas. Necesitamos darles el susto. Necesitamos ir todas y todos juntos a acabar con las pol√≠ticas neoliberales, tanto en el estado espa√Īol, como ir a su coraz√≥n, a Bruselas a clamar contra ellas y decir alto y claro que los pueblos del estado espa√Īol, no las aceptan, que son nuestra ruina y nos hacen sufrir.

Estas elecciones europeas ser√°n el paso que nos haga avanzar hacia la rep√ļblica de las y los iguales. Si esto no se entiende y se prefiere la dispersi√≥n, o bien ser cabeza de rat√≥n a cola de le√≥n, el bipartidismo sumar√°, contar√° y seguir√° a lo suyo. Por eso llamo a que todas y todos le exijamos a los profesionales otra pol√≠tica y otra forma de hacerla y de entenderla. Como en 1930, podemos despertar una ilusi√≥n. Podemos tener nuestro triunfo que sea el inicio. Pero advierto: aunque nos juntemos, no ser√° f√°cil y habr√° que dejar de trabajar tan solo la red y las ruedas de prensa. Y‚Ķ¬† Y a los sindicatos -incluido los mayoritarios- esto tambi√©n va con ellos y mucho. No sirve mirar para otro lado y menos seguir confiando en cad√°veres.

‚ÄúEl texto aprobado por la Federal de IU para buscar la unidad de la izquierda es muy esperanzador‚ÄĚ

Entrevista en Radio San Borondón

Con él Izquierda Unida asume el planteamiento de ir a saco a construir un amplio bloque social y político de progreso, dijo

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.-¬†Carlos Mart√≠nez, miembro de Construyendo la Izquierda y de ATTAC Espa√Īa, reflexion√≥ sobre el trabajo que se est√° haciendo para conformar proyectos unitarios de la izquierda alternativa, como las jornadas celebradas en Madrid el pasado fin de semana, y dijo que se est√° consiguiendo que el mensaje cale a fuerza de pelear por ello y de demostrar las contradicciones tremendas en que se incurre si no se trabaja por la unidad.

Martínez valora que se está consiguiendo crear el ambiente propicio para la constitución de un bloque social y político de las izquierdas. De este modo, explicó que de las jornadas desde Abajo celebradas en Madrid se concluyen las demandas que hacen los movimientos sociales a las organizaciones políticas en cuanto a la construcción efectiva del bloque unitario de las izquierdas.

Explicó que para septiembre se están preparando nuevas jornadas en donde se pretende que haya mayor grado de debate político participativo, con el fin de explorar vías de entendimiento, para proponer medidas concretas, para ir construyendo e impulsando ese bloque de izquierdas, dicho lo cual sacó a colación un hecho muy esperanzador como es la reciente aprobación en el Consejo Federal de IU de un documento redactado por Enrique Santiago, responsable de las relaciones con otras formaciones políticas.

El portavoz de Construyendo la Izquierda insiste en que ese texto es esperanzador porque con √©l Izquierda Unida asume el planteamiento de ir a saco a construir un amplio bloque social y pol√≠tico de progreso. Sin duda, este posicionamiento de IU es muy positivo, por eso espera que se convierta en realidad porque no se puede negar que la posici√≥n de fuerza que est√° adquiriendo la formaci√≥n pol√≠tica en algunos lugares como Galicia se debe fundamentalmente a la unidad lograda con otras formaciones de la izquierda alternativa, situaci√≥n que se da tambi√©n por ejemplo en Catalu√Īa.

Carlos Mart√≠nez entiende que ha calado la idea de que para las pr√≥ximas elecciones europeas es imprescindible presentar una candidatura √ļnica de la izquierda porque ante la deriva actual con ese bloque unitario esas elecciones se pueden ganar perfectamente, ante un PSOE que vive momentos de p√°nico ante la ca√≠da libre a la que se enfrenta, no en vano las encuestas internas de ese partido le otorgan entre 5-10 eurodiputados, lo cual es un desastre para ellos; el PP bajar√° sustancialmente pero mantendr√° en torno al 30% de votantes, porque en torno a ese partido convergen las familias de la derecha y la ultraderecha espa√Īola, pero como es l√≥gico habr√° que pelear por el 70% restante.

Por ello opina que si ante un PSOE hundido las fuerzas de la izquierda alternativa no se muestran inteligentes y convergen en un bloque unitario, se habr√° perdido una ocasi√≥n hist√≥rica para entrar en las instituciones con fuerza y con capacidad para conectar a√ļn m√°s con las clases populares tremendamente castigadas, no solo parados, pensionistas y jubilados, sino peque√Īos y medianos empresarios, contratistas, estudiantes, etc.