Etiqueta: elecciones (página 2 de 6)

“El texto aprobado por la Federal de IU para buscar la unidad de la izquierda es muy esperanzador”

Entrevista en Radio San Borondón

Con él Izquierda Unida asume el planteamiento de ir a saco a construir un amplio bloque social y político de progreso, dijo

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- Carlos Martínez, miembro de Construyendo la Izquierda y de ATTAC España, reflexionó sobre el trabajo que se está haciendo para conformar proyectos unitarios de la izquierda alternativa, como las jornadas celebradas en Madrid el pasado fin de semana, y dijo que se está consiguiendo que el mensaje cale a fuerza de pelear por ello y de demostrar las contradicciones tremendas en que se incurre si no se trabaja por la unidad.

Martínez valora que se está consiguiendo crear el ambiente propicio para la constitución de un bloque social y político de las izquierdas. De este modo, explicó que de las jornadas desde Abajo celebradas en Madrid se concluyen las demandas que hacen los movimientos sociales a las organizaciones políticas en cuanto a la construcción efectiva del bloque unitario de las izquierdas.

Explicó que para septiembre se están preparando nuevas jornadas en donde se pretende que haya mayor grado de debate político participativo, con el fin de explorar vías de entendimiento, para proponer medidas concretas, para ir construyendo e impulsando ese bloque de izquierdas, dicho lo cual sacó a colación un hecho muy esperanzador como es la reciente aprobación en el Consejo Federal de IU de un documento redactado por Enrique Santiago, responsable de las relaciones con otras formaciones políticas.

El portavoz de Construyendo la Izquierda insiste en que ese texto es esperanzador porque con él Izquierda Unida asume el planteamiento de ir a saco a construir un amplio bloque social y político de progreso. Sin duda, este posicionamiento de IU es muy positivo, por eso espera que se convierta en realidad porque no se puede negar que la posición de fuerza que está adquiriendo la formación política en algunos lugares como Galicia se debe fundamentalmente a la unidad lograda con otras formaciones de la izquierda alternativa, situación que se da también por ejemplo en Cataluña.

Carlos Martínez entiende que ha calado la idea de que para las próximas elecciones europeas es imprescindible presentar una candidatura única de la izquierda porque ante la deriva actual con ese bloque unitario esas elecciones se pueden ganar perfectamente, ante un PSOE que vive momentos de pánico ante la caída libre a la que se enfrenta, no en vano las encuestas internas de ese partido le otorgan entre 5-10 eurodiputados, lo cual es un desastre para ellos; el PP bajará sustancialmente pero mantendrá en torno al 30% de votantes, porque en torno a ese partido convergen las familias de la derecha y la ultraderecha española, pero como es lógico habrá que pelear por el 70% restante.

Por ello opina que si ante un PSOE hundido las fuerzas de la izquierda alternativa no se muestran inteligentes y convergen en un bloque unitario, se habrá perdido una ocasión histórica para entrar en las instituciones con fuerza y con capacidad para conectar aún más con las clases populares tremendamente castigadas, no solo parados, pensionistas y jubilados, sino pequeños y medianos empresarios, contratistas, estudiantes, etc.

Acerca del Frente Amplio y su puesta en marcha. Programa

Es noticia la voluntad de muchas fuerzas políticas y sociales, así como de grupos de personas, acerca de la imperiosa necesidad de construir un bloque social de progreso y de avance al objeto de frenar las políticas neoliberales y austericidas que las clases populares en el Reino de España soportamos y sufrimos.

La historia nos enseña que, en tiempos de graves crisis y posibles cambios, las fuerzas progresistas y obreras del Estado Español, siempre -al menos desde que existen sindicatos y partidos- se han unido. Así ocurrió con la Huelga General de 1917, primera huelga general española y que sumó a CNT y UGT, pero también al PSOE de entonces -muy diferente del actual- y a fuerzas republicanas, que constituyeron una especie de frente político de apoyo, ante la profunda crisis social y lo podrido del corrupto régimen monárquico del Pacto del Pardo. Posteriormente, en 1931 las fuerzas republicanas burguesas y las obreras volvieron a unirse, no sin algunos problemas, al objeto de alcanzar la implantación de la II República, en el llamado Pacto de San Sebastián.

Con el Frente Popular de 1936 nuevamente surgió esta alianza, y convivieron partidos burgueses republicanos, los socialistas y los todavía muy minoritarios comunistas. Tras el fracaso del movimiento insurreccional de 1934, que en Asturias fue una revolución, había que lograr ahora en la urnas frenar a una derecha antirepublicana y protofascista. La República no podía seguir en manos de la CEDA. En ese Frente convivieron liberales de la época, republicanos burgueses y fuerzas obreras. Por eso, cuando ahora hay personas que plantean un Frente Popular y/o Amplio, y lo plantean desde la hegemonía de tal idea, grupo o fuerza, se equivocan. Un frente popular se construye desde la igualdad y la inclusión, no desde la exclusión. El frente de 1936 lo fue de republicanos y de antifascistas. El de hoy, pienso, lo debe ser junto a fuerzas políticas de izquierda transformadora, de antineoliberales y también de demócratas y de alternativos al régimen y, por supuesto, de republicanos.

En 1936 había una situación, ahora otra, pero en el fondo la misma idea: defender la libertad, la justicia, el reparto y el progreso social. La frontera debe ser el oponerse a la corrupción y al régimen corrupto de 1978 que a estas alturas, incluso nada tiene que ver ya con la transición inicial. Debe ser el bloque unitario amplio, cómodo e inclusivo, si, pero coherente también. Lo único pues que debe ser cumplido, respetado y obligatorio, es el programa. El programa debe ser la base y el acuerdo previo, y en el hay temas clave como el de la deuda o el fin de las políticas de recorte social, así como de subvención de los bancos privados. Pero también de construir un nuevo paradigma económico, la prioridad del empleo, así como a implementar la renta básica y una profunda y verdadera reforma fiscal y financiera, pero al objeto de controlar la economía y las oligarquías que dominan el reino. Es decir, debe ser un programa antioligárquico y de reparto, con la inmediata supresión de las contrarreformas que, tanto el PSOE como el PP, han implementado a lo largo de la llamada crisis.

Sin olvidar los aspectos políticos que pasan por recuperar las libertades, e iniciar un nuevo pacto constitucional destituyente y dotarnos de una nueva ley electoral.

Pero no lo lograremos si de por medio hay descalificaciones. El invento nefasto de que querer gobernar para introducir cambios reales es un paso al centro, es sencillamente suicida. Además, todas y todos tenemos el mismo derecho a reclamar el frente amplio. Todos tenemos derecho a proponer la unidad ante las elecciones europeas, concretada en una candidatura unitaria ya. Unas elecciones que serán una oportunidad maravillosa para agrupar fuerzas y tener una victoria moral, incluso efectiva frente al bipartidismo.

Para construirlo -el frente amplio- no dañarnos será bueno. No decir y tú más. Tampoco lo de vamos a unirnos en la calle y ya veremos, dicho eso por personas que ocupan puestos de responsabilidad en gobiernos presididos por el PSOE resulta cómico. Es decir, vamos a no meter el dedo en el ojo y a agrupar e incluir. Partiendo del hecho de que nadie deseamos ser compañeros de viaje y sabiendo que ciertas bolsas de votos en la abstención solo podrán ser recuperadas por personas que sean de la confianza de ese voto de defraudados y defraudadas.

No estoy dando consejos a nadie. Estoy a las claras expresando mi opinión, con libertad como siempre. Pero como persona de izquierdas, permítaseme que también exprese, desde las ideas de clase y de transformación social y socialista, lo siguiente:

Desde tiempos de la primera Internacional, las fuerzas del movimiento obrero -y lo que ahora llamamos también ciudadano o de las clases subalternas- tienen un programa máximo, es decir el socialismo; o lo que es lo mismo, la sociedad sin clases y ni explotados, ni explotadores, hecho este en el que los socialistas -los que los somos, no confundir con socioliberales- y todas las familias procedentes del tronco común de la primera internacional, coincidimos. Así como un programa mínimo. Este programa lo es de transición, y al objeto de solucionar los males y la explotación que la clase obrera sufrimos y las clases populares en su conjunto igualmente.

Ahora, en estos tiempos, este programa se define mayoritariamente como antineoliberal. Nuestro principal problema es la desconfianza y el sectarismo. También las peleas entre hermanos y hermanas proletarias, que según Marx es un concepto también de ideas y de alianza, no solo de cuna. Resulta curioso como muchas personas en lugar de alegrarse de que surgan iniciativas tendentes a engrosar las filas de los dispuestos a enfrentarse al sistema, aunque sea solo comenzando por un programa mínimo, se enfaden y les recriminen siempre algo. Les exijan algo así como el programa de perfección. Había gente que criticaba a Salvador Allende, un socialista, por ser decían muy moderado, y la derecha le organizó un golpe de estado y Allende murió defendiendo la legitimidad de la Unidad Popular. No es pues el que se cree más radical el que lo es, sino el que con su acción y difusión de las ideas provoca al opresor y consigue mejoras sustanciales para las clases pobres, como hizo Hugo Chávez con un programa de tránsito hacía el socialismo.

Por tanto, en lugar de dudar, construyamos. Además no podemos decir que nosotros -ciertos movimientos y ciertas personas- somos lo nuevo y otros lo viejo. Lo viejo es el liberalismo y lo nuevo, lo que está por llegar, el socialismo.

También hay que ser impacientes, si, pero para organizarnos frente al régimen corrupto que sufrimos en el estado español y frente a la dictadura de los mercados -que muchas llevamos más de doce años denunciando, siendo Ramonet el autor de este término- así como frente a la tiranía de la deuda y el objetivo de déficit, preceptos ambos que el artículo espureamente modificado de la Constitución impone, es decir el 135. Todas y todos no podemos pensar igual, pero si estamos de verdad por un frente popular, por un frente de izquierdas deberemos coincidir. Las víctimas de la crisis no podemos esperar más.

Tampoco olvidemos el internacionalismo y la ubicación de este Estado en el panorama internacional. Posición de fuerza ante la Unión Europea y debate sobre el euro y sus profundas negatividades. Alianza social y antineoliberal con el Sur de Europa. Defensa de la soberanía tanto popular como estatal. Mirada hacia América Latina, pues entre otras muchas consideraciones de tipo político y afinidad ideológica, los necesitamos. Eso, programa.

Análisis electoral de urgencia. El PP baja

Dos naciones del Reino de España han tenido elecciones autonómicas. Sus resultados responden a realidades con diferencias y matices, así como a comportamientos históricos de su población con diferencias, pero aún así manifiestan también ciertas semejanzas y conclusiones políticas globales conjuntas.

Aún a riesgo de posibles equivocaciones, escribo que en Euskadi todo ha transcurrido según lo previsto. En el Pais Vasco la cosa era si vencía el nacionalismo de centro-derecha o la izquierda radical y/o socialdemócrata independentista vasca. La derrota del PSOE estaba clara, y solo faltaba saber si el PP resistía o no como primera o segunda fuerza nacionalista españolista.

En Galicia, la esperanza estaba en que el PP no obtuviera la mayoría absoluta. La ha obtenido a pesar de haber perdido más de 137.000 votos. Gracias a la ley electoral tan injusta que sufre el reino de España, este partido de extrema derecha ha obtenido más diputados, con menos votos. De ahí lo acertado de la declaración de Beiras la noche electoral “El PP no ganó”. La derrota sin paliativos del PSOE ha sido contundente y demuestra que las personas progresistas y de izquierdas o indignadas, no creen sus mensajes, ni su “oposición”, pues ya les han defraudado lo suficiente. La abstención fue muy importante, pero la suma de AGE y BNG da más de cincuenta mil votos sobre los socioliberales. El ganador moral es Beiras, el viejo luchador, coherente y líder natural de la izquierda gallega, así como la dialogante y convergente Yolanda Diaz entre otras y otros, encabezando esta operación que ha permitido su exitosa “SYRIZA de Galiza”.

El PP, que baja en el País Vasco tres escaños, sufre la doble derrota de perder asientos y de contemplar la presencia contundente de EH BILDU como fuerza muy superior y opuesta a sus recortes sociales, pero también a su política represiva y opresiva contra la izquierda nacionalista vasca y el pueblo vasco en su conjunto. A pesar de los esfuerzos de paz de este sector político y de otras personas que tanto han apostado por él, y justo es aquí citar a Jesus Eguiguren. Pero el PSOE también se ha derrumbado. Su pacto con el PP, alentado por la dirección madrileña, ha sido infumable y lo ha pagado.

El PP no ha ganado, baja en Euzkadi y baja en votos en Galicia. Por tanto, ante el 14 de Noviembre estamos en buena posición las y los que deseamos el triunfo arrollador de la Huelga General y las luchas sociales contra los recortes. Cierto es que el PP obtiene en Galicia la mayoría absoluta, pero con Alternativa Galega de Esquerda va a tener una piedra en su zapato y la izquierda social un referente político de primera calidad al que el BNG se debe sumar, y creo lo hará.

Los medios del sistema -todos los mayoritarios- hablan del balón de oxigeno a Rajoy en Galiza, obviando a Euskadi y su preocupación por el hundimiento del PSOE, pues al ser la otra muleta del sistema y no recambio real a la derecha, su derrota preocupa al ser tan contundente e indicar rechazo popular. Ese es otro aviso a socialistas honrados que hay todavía en el PSOE, que su partido es hoy -y lo es con fuerza- una opción del sistema, pues Chacón y Rubalcaba en política económica, internacional y europea, son lo mismo. Eso indica, en mi más profunda convicción, que el sistema capitalista siente el PSOE como algo suyo. No desea el establecimiento madrileño imperante en el Reino de España (la gran coalición de facto banca-medios-oligarquía política sistémica-rentistas del ladrillo) un cambio real y una izquierda social alternativa.

En Galiza ha quedado demostrado que una opción plural, participativa, antineoliberal y novedosa es posible. Un líder natural y no inventado por aparatistas también, y se que esta afirmación, aun siendo cierta, no es políticamente correcta en el mundillo alternativo. Para la política lo importante no es la edad, sino las convicciones, la coherencia y la honradez.

El PSOE tiene la crisis que se ha buscado. Su dirección socioliberal, monárquica y profesional, que no activista, lo está hundiendo, pero sus bases, con su clamoroso silencio y consentimiento, también. En el PSOE se ha perdido ya la militancia abnegada y comprometida con el cambio socialista y las luchas sociales y de clase. Para empezar, no creen ya ni en la lucha de clases, en el momento en que no es que haya lucha, es que hay guerra de los ricos para machacar a los pobres.

La izquierda en el Reino de España puede construirse y hacerlo como alternativa de Gobierno frente al sistema y el turno de El Pardo vigente. Pero solo se puede conformar como en Galiza o en Grecia. Ya lo he dicho y escrito mil veces. Socialistas, sindicalistas, activistas sociales, ecosocialistas, comunistas, ecologistas y republicanos y republicanas, debemos unirnos a las clases populares y sus organizaciones y formar la amplia alternativa que nos permita enfrentarnos al depredador y criminal neoliberalismo.

Así pues, el PP no obtiene una victoria política en estas elecciones nacionales, sino un grave problema, pues Euzkadi vota nacionalista sin paliativos y en Galiza se re-conforma la izquierda, surgiendo con fuerza una nueva izquierda real. Por cierto, sería muy de desear establecer lazos y colaboración solidaria con BILDU y viceversa. Los nacionalismos de derechas sean vascos, gallegos o catalanes, son eso, de derechas.

De la abstención, sus causas y responsables, reflexionaré en el siguiente artículo.

Entrevista sobre las elecciones venezolanas en radio San Borondon

Afirma que en estas semanas previas a los comicios hemos asistido a una gran campaña de manipulación desde medios como RTVE, El Mundo, ABC o El País, que se han estrellado

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- Carlos Martínez, ex presidente de ATTAC España, valoró en los micrófonos de Radio San Borondón la victoria de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Venezuela y, tras afirmar que ya era hora de tener alguna buena noticia, destaca la victoria incontestable de la Revolución Bolivariana y del pueblo venezolano que ha sabido estar a la altura ante la presión internacional para que la oposición venciera las elecciones.

Para Martínez, la victoria ha sido del Pueblo Patriótico, puesto que no debemos olvidar que Chávez no era el candidato del PSUV, sino de ese movimiento que daba cobertura a un entramado de organizaciones sociales, sindicales y políticas, que son en definitiva la base social de Venezuela que ha vuelto a dar su apoyo al presidente.

Opina que se ha demostrado que las encuestas realizadas en Occidente, sobre todo las realizadas en España, eran más que nada deseos de que Hugo Chávez no resultara reelegido por el pueblo. En este sentido, afirma que en estas semanas previas a los comicios hemos asistido a una gran campaña de manipulación desde medios como El Mundo, ABC o El País, este último un medio que aunque presume de ser serio en América Latina miente más que habla, sin olvidar el lamentable papel jugado por RTVE.

En este sentido, dijo que quien tenga conocimientos de cómo es Venezuela sabe que en los últimos días toda la información sobre los comicios ofrecida por el ente público esta grabada en barrios de la clase media-alta en donde reside la burguesía venezolana que apoyaba a Capriles, por tanto no estaban grabadas en los barrios o ciudades humildes, en donde residen las clases más populares que apoyan mayoritariamente al líder socialista.

“Esta prensa que tanto ha manipulado y mentido sobre estos comicios, se ha equivocado completamente porque los resultados han demostrado que las encuestas que ellos manejaban eran deseos y no realidades” insistió el economista, quien dijo que Capriles, el candidato de la oligarquía venezolana, que es gobernador del Estado de Miranda (en donde está situado gran parte de Caracas), no pudo vencer a Chávez ni en este Estado, puesto que ambos quedaron con el mismo porcentaje de votos pese a que estamos hablando de que en esa zona se sitúan importantes barrios de la gente adinerada que apoyaba a la oposición.

Carlos Martínez explica que otro dato muy interesante sobre las elecciones presidenciales en Venezuela es que en Zulia, que es el Estado petrolífero más importante del país y que tiene gobernador de las fuerzas de la derecha, Hugo Chávez ha ganado ampliamente, superando el 54% de los votos, con lo que se desmorona la teoría de que los Estado venezolanos ricos eran lugares en los que la oposición iba a cimentar su victoria.

“La victoria de Chávez en Zulia ha sido un esfuerzo de la población, incluso de aquella que no es de la misma ideología que el presidente, para evitar que la derecha, llegada al poder, volviera a privatizar los pozos de petróleo que ahora son de la República” dijo.

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑