Etiqueta: estiba

Una propuesta constructiva para apoyar la solución del conflicto de las estibas portuarias: a dios rogando y con el mazo dando.

En primer lugar, si los estibadores no hubieran convocado huelgas, concentraciones y asambleas, así como hubieran hecho ya diversas demostraciones de su capacidad de parar el comercio marítimo en España y dañar mucho el de Europa, ni la ola de solidaridad –a pesar de críticas e infundios lanzados- para con ellos existiría y la presión sobre el Congreso de los Diputados, no estaría siendo tan efectiva. De tal forma que el gobierno del PP en este asunto vuelve a estar solo o al menos nadie se atreve a acompañarlo en su operación de enviar al paro a 6.500 trabajadores y trabajadoras, favoreciendo exclusivamente a multinacionales, norteamericanas en especial J.P Morgan, pero también rusas y chinas.

En segundo lugar los estibadores también sienten sobre sus cabezas la presión de parar o no un país y sus consecuencias y manifiestan voluntad de negociar, con dos desconvocatorias de la huelga, al objeto de cargarse de razón. Pero nosotros que les hemos apoyado con resolución y sin otra voluntad que defender la dignidad obrera y combatir el precariado y las privatizaciones, hemos de señalar, que la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia es un eslabón muy débil para negociar, pues se posiciona claramente contra el registro de estibadores y exige el establecimiento de empresas internacionales de estiba.

Decían los grandes socialistas y sindicalistas Pablo Iglesias y Francisco Largo Caballero que cuando se inicia una huelga hay que estudiar o tener preparadas también las salidas. En el sindicalismo moderno, aunque sea de clase y combativo, pesan mucho las cuestiones jurídicas –demasiado- pues es un terreno que nunca es propicio a la lucha de clases, aunque se puede utilizar con resultados en ocasiones positivos. Lo cierto es que predomina un sindicalismo de consenso y de pacto social tripartito en absolutamente todos los sindicatos del estado español. Con matices, pero en todos. Sin embargo la organización, unidad y combatividad que las y los estibadores han demostrado ha influido y mucho para con parlamentarias, eurodiputadas, presidentas de comunidad autónoma e incluso empresas de origen nacional o nacionales de tamaño mediano y pequeño.

Partiendo de esa realidad y tan solo como socialista alternativo e independiente de los poderes y la corona, como sindicalista y ex trabajador portuario, si creo que mi obligación, dada nuestra implicación y apoyo a la huelga portuaria es proponer:

-La huelga ha sido y es la herramienta esencial. La lucha de clases es la única forma de defender los intereses obreros en este y en todos los sectores.

-La Unión Europea lleva años luchando contra los derechos y autoregulación de los trabajadores y trabajadoras portuarias de toda Europa y en el caso de Bélgica y España, con especial saña e implicación. La UE que jamás le exige nada a ninguna multinacional o gran empresa, más que medidas cosméticas y para quedar bien, en este caso desde 2011 está maniobrando contra la clase trabajadora estibadora –claro, no solo- y exige sin más el fin de todo monopolio –laboral claro- pues nunca entra en los oligopolios empresariales.

-La famosa sentencia del TJE no adopta como resolución jurídica la Directiva 20016/123 de Servicios en la que los puertos quedan excluidos, sino tan solo el Tratado de la Unión. Luego está coja y advertimos lealmente a los sindicatos de estibadores, es de parte. Es asquerosamente parcial. No podría ser de otra manera. Esto también se lo advertimos a partidos institucionalizados.

-La sentencia entra además en contradicción con otros tratados internacionales y son los de la OIT, pues estos tratados obligan al estado soberano firmante y aquí nos encontramos con una grave contradicción jurídica. Vulnera los acuerdos de la OIT y esto no solo es muy grave, sino que deja en franca indefensión a trabajadoras y trabajadores, además de ser motivo de otra causa judicial en este de caso de estibadoras y estibadores contra la UE, el TJE y el Gobierno de España.

– los acuerdos firmados por España en 1975 del Convenio 137 de la OIT, son vulnerados. Los apartados 2.1, 3.1, 3.2, y el 4.2 aunque este último es el que menos deseo reivindicar, pero hemos de señalarlo del citado convenio. No pretendemos descubrir el Mediterráneo, seguramente esto ya se conoce, pero la OIT señala a los puertos como centros de trabajo especializados, con especiales medidas de seguridad y defiende y reconoce la existencia de registros de trabajadores estibadores y estibadoras.

Conclusión, nadie nos ha regalado nunca nada a las clases trabajadoras. Solo la lucha de clases logró conquistas y la lucha de clases de los grandes empresarios, los lobby empresariales y patronales, los poderes financieros y las grandes fortunas, nos los están arrebatando. Solo con huelgas convocadas y seguramente realizadas conseguirán las estibas que se les escuche y se negocie con ellas. Pero invitamos a abrir la vía de la OIT, que también son tratados internacionales y que por cierto forma parte del consenso tripartito quede al descubierto que la UE y el PP están de parte y tan solo trabajan para que las grandes empresas y multinacionales obtengan más benéficos a costa de precarizar el trabajo del mar, de los puertos, de las estibas marítimas y terrestres.

Carlos Martinez politólogo y ex portuario
Co-primer secretario de Alternativa Socialista/Unión Socialistas

Escrito para el Semanario Socialista Nº 12

El Gobierno cede ante la Troika y Bruselas, apoyando a las patronales navieras multinacionales

La privatización de los puertos y la usurpación de los derechos laborales de los obreros portuarios eran un objetivo largamente añorado por la patronal del sector, el gobierno PP de España y la Unión Europea; ese invento –la UE- que al final tan solo funciona para perjudicar al pueblo trabajador en beneficio del “mercado”.

Los estibadores en huelga. La respuesta obrera ante la laminación de sus conquistas históricas, sus derechos y salarios, solo puede ser una: LA HUELGA.

El deseo de precarizar los puertos y expulsar de los mismos a los estibadores, con la excusa de una sentencia de Bruselas, es muestra de la sumisión a las políticas Troika del gobierno Rajoy, pero con el mandato también de las empresas consignatarias.

Desde aquí nuestra solidaridad, pero también nuestro llamamiento a extender el conflicto en apoyo de los portuarios y portuarias. Esta huelga es por defender la dignidad de la clase en uno de los últimos reductos en los que se respeta el derecho a un salario digno y el trabajo decente, aunque sea duro, pero decente.

El decreto del gobierno del PP, no puede ser refrendado en el Parlamento. Ningún grupo parlamentario decente puede ratificar el desaguisado legal del gobierno. Exigimos al parlamento que frene el robo de los puertos y el crimen social contra los estibadores.

Los y las portuarias tienen el apoyo internacional de los dockers del mundo, pero deben tener también la solidaridad activa de los sindicatos de clase del estado español en justa correspondencia con la solidaridad que los estibadores han demostrado en todas las huelgas generales de este país, parando siempre al 100%.

Es la hora de la lucha de clases y del sindicalismo militante y valiente. Un estado con sus trabajadores empobrecidos, precarizados y sin derechos, solo tiene una respuesta posible: la huelga general.

Por eso es imprescindible decir alto y claro que todas y todos somos estibadores. Es nuestra huelga.

Carlos Martinez
Ex portuario, es el co-primer secretario de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS/SOC

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑