Etiqueta: Francia

No simplifiquemos. Gracias a los pueblos francés y griego

Lo cierto que los pueblos europeos que ayer pudieron votar en las urnas, dicen que no a las políticas neoliberales que aplica la Unión Europea, ese sería a grandes rasgos el resultado electoral final de Grecia y Francia.

Hay sin embargo dos simplificaciones que nos pueden inducir a error 1 Que las políticas neoliberales europeas son impulsadas por el capitalismo continental y estadounidense que nos domina y por tanto, hablar genericamente de Alemania sin más, es un error ¿O es que no hay alemanes y alemanas de izquierdas? Si, ahí están Die Linke, el Ig Metall, VERDI, ATTAC Alemania etc. etc. 2 El noeliberalismo no tiene fronteras y los pueblos han votado contra la Unión Europea conservadora, ultra-liberal e inútil para sus intereses y solo válida para los grandes mercaderes, que se nos han construido. Ahora ya sabemos que hay alternativas políticas y Grecia, error a parte del ascenso de los fascistas, que espero sea fruto del despiste y la desesperación, ha indicado en gran parte el camino.

Mis esperanzas están con SYRIZA y espero sean capaces de construir un camino. Europa, la UE más bien, no es querida por los pueblos, ese si es un diagnóstico real. Y 3 La prensa corporativa, está dando una imagen sobre los resultados griegos, racistas y xenófobos.
Bien por el pueblo francés y bien por el pueblo griego. Hoy las bolsas y los bancos ya están atacando ¡¡Esos son el enemigo!!

¿Porque el resultado griego es más significativo que en francés en mi opinión?Pues es sencillo, dado que Grecia está sufriendo de forma criminal y en sus carnes las políticas de ajuste y ha hundido a los partidos que las han apoyado. Los resultados griegos son una lección en si mismos, pues el pueblo heleno ha castigado a las dos fuerzas europeistas que construyeron la Unión Europea, a saber la derecha liberal y democristiana y la socialdemocracia, en la mejilla de ND y PASOK respectivamente, que se han hundido.

En su lugar aparece un magma de rebelión, pero que claramente encabeza SYRIZA coalición que pertenece al Partido de la Izquierda Europea como IU, que además llevaba en sus listas a los socialistas que fueron expulsados del PASOK por votar contra los recortes, y una escisión del mismo llamada Movimiento por la Unidad, han sabido juntos, captar mucho voto de izquierdas y sobre todo de la izquierda socialdemócrata, que ha compartido con otro partido nuevo MEDAS o Izquierda Democrática, este si socialdemócrata, digamos no socioliberal.

El KKE o comunistas ortodoxos, se mantienen, pero en algún momento tendrán que demostrar si son capaces de ayudar a construir algo. Solo criticar y cuestionar es sencillo, valga la redundancia, construir, es lo difícil y transformador. Además, se ha demostrado, que la lucha social sirve y puede cambiar a las sociedades, es decir acabar con los que están traicionando y machacando a sus pueblos. Por tanto moraleja local: el 12M y todo lo que venga de movilizaciones en nuestro estado español servirá y mucho.

En Francia ya en 2ª vuelta la opción era más sencilla. Hollande es un socioliberal con propuestas y programa próximo a la socialdemocracia, al menos neo-keinesiano. Su electorado fundamentalmente de izquierdas, deberá estar vigilante, pero si Hollande estuviera más en la órbita del primer Miterrand, puede ser positivo. Mientras tanto, el Front de Gauche debe prepararse para Junio y Mélenchon ya está listo. Ha felicitado a Hollande, tras haberle apoyado con sus votos y ahora exigirá desde sus cuatro millones de votantes, que se apliquen politicas al menos anti-neoliberales.

Por otra parte y hasta la llegada de Sarkozy las politicas públicas francesas siempre habían tenido autonomía y muy presente el concepto repúblicano del estado como bien común del pueblo y por tanto la protección de lo publico y las instituciones sagradas de la República.

Lo que está claro es que tras Andalucía -más de ocho millones de habitantes y mayor en tamaño que 16 estados de la Unión Europea- Ahora Francia y Grecia, cuestionan la austeridad, el recorte y la dictadura del mercado, que por cierto hoy ataca fuerte y vuelve a amenazar. Por tanto hoy se demuestra a la vez que al capitalismo le estorba la democracia. También que ayer los pueblos votaron contra los mercados. Por eso es muy importante en nuestras movilizaciones estatales, incidir en la critica del capitalismo y su influjo, negativo a todos los niveles, comenzando por el ambiental y acabando por los recortes que exige en nuestros derechos sociales, con el fin de captar recursos para superar su crisis, a nuestra costa.

Nunca hay nada perfecto, ni el escenario ideal existe más que en nuestra mente. Pero en la construcción del intelectual colectivo, es bueno trabajar con lo que hay y de la situación, extraer no solo conclusiones, sino fuerzas para seguir luchando. En cualquier caso ayer el pueblo francés me dio mucha envidia, estaban votando a su jefe de estado. Esa posibilidad, es lo que los convierte en propietarios del mismo y garantiza la democracia. No como aquí en el reino de España, con un jefe con titulo de rey que caza elefantes en África como un nuevo rico de la construcción y una familia digna de la serie Falcon Crest a la que encima debemos mantener.

El legado de un “Mélenchon” colectivo. Por una nueva forma de hacer política

En caliente podemos pensar que los resultados del Front de Gauche en Francia han sido más cortos que las expectativas que tanto encuestas como los multitudinarios mítines hacían prever. Su avance, si bien es moderado, sin embargo es muy digno y significativo, pues hace avanzar a las izquierdas del PCF desde el 2,6% en las últimas presidenciales a un 11,3%. Las y los simpatizantes del “melenchonismo” podemos ponernos los cilicios, flagelarnos y sufrir, o bien auto-animarnos y engañarnos. Tratemos pues de encuadrar el tema y sacar conclusiones para el estado español. Yo me volveré a mojar dando mi opinión.

La izquierda europea clásica, con respecto al poder, tiene normalmente dos tentaciones y/o aspiraciones, a saber: la de querer ser solo eterna oposición y moverse en ella, o bien la de querer ser parte del poder o al menos compartirlo.

En ambos casos han habido degeneraciones, como son las sectas, el dogmatismo y el pensamiento de “todos se equivocan menos yo” que, además de ser minoritario, soy el único y verdadero intérprete del pueblo obrero. O la otra degeneración, y es la de convertirse en partidos atrápalo-todo, interclasistas y del sistema. Malos resultados en general con ambas posiciones, en mi humilde opinión. En un caso somos felices en nuestra minoría, en el otro nos vendemos. También hay experiencias positivas, sobre todo en América Latina.

La dificultad está no solo en acertar el camino, sino en cómo interpretar la voluntad y anhelos reales de las gentes sencillas y las clases populares. Hay, claro está, una tercera tentación, y es simplificando mucho la de la cabra y el monte. Yo no me apunto a ninguna de las tres, excepto claro está en ejemplos americanos.

Hay que analizar la situación actual de Europa, con datos actúales y ver las distintas experiencias y posibilidades, y sobre todo analizar el mundo en el que nos movemos y qué tipo de sociedad ha generado la cultura neoliberal.

Mélenchon ha hecho subir en votos y porcentajes la izquierda real y captar además el voto verde más comprometido. Pero Mélenchon ha sufrido el acoso del poder y de los medios “informativos” del poder, no lo olvidemos. Medios muy poderosos. Aunque también ha sido erosionado por “toques” a su “izquierda”, e incluso en su propia coalición. Mélenchon pertenece a la tradición con voluntad de gobierno y de poder -poder ciudadano en su caso- si bien ya ha dejado claro que no a cualquier precio. Mélenchon ha logrado aunar, junto con mucha más gente y otros partidos, a la izquierda opositora y no sistémica. Al núcleo duro del movimiento con el que aspira a gobernar si alcanzara una mayoría suficiente. Por eso, este experto y veterano político -si le dejan- es consciente de que el asunto, es decir las opciones reales, están en las próximas elecciones legislativas.

Con ocasión de las presidenciales solo podía ser un ciclón, el inicio de una esperanza, la revelación de algo nuevo. Una nueva forma de hacer política mediante la educación popular. Mélenchon, en la linea Jaures -imitada y seguida aquí por Pablo Iglesias, su coetáneo- se ha convertido en un moderno educador de multitudes. Ha llegado donde ha podido y le han dejado. Si bien ha sembrado su semilla, y además puede obligar a los socioliberales y socialdemócratas aliados con Hollande a girar al menos al centro-izquierda. No nos precipitemos pues y menos con análisis catastrofistas.

Para el sistema, la izquierda radical puede resultarle incluso muy cómoda, pues nunca le hará daño (en el contexto europeo, claro), pero si -y mucho- las izquierdas reales posibles. Lo que ha sufrido el Front de Gauche es que, al igual que Die Linke en Alemania, está siendo acosado por “la pinza” entre socioliberalismo-verdes y la derecha cristiano-demócrata y liberal. Eso dificulta la arrancada. Las fuerzas del Sistema, aliadas contra la izquierda. Además como, valga la redundancia, el Sistema ya se ha fabricado su propia “izquierda tranquila”, la otra le sobra, la ignora o desprecia.

El Front de Gauche y Die Linke -y hablando desde el estado español- no se pueden comparar con Izquierda Unida, ni tienen nada que ver con ella en cuanto a su origen orgánico, pues IU solo representa una pata de la izquierda clásica, mientras que Front de Gauche y la Linke en ambos casos aúnan las tradiciones socialista y comunista. Pero a los dos entes, además, se les han sumado otras fuerzas y, en el caso francés, los eco-socialistas tienen un peso destacado junto a socialistas muy radicalizados y a neo-trotskistas o antiguos trotskistas ya con el ex delante.

No siendo los procesos formales de constitución de ambas fuerzas políticas centro-europeas semejantes, pues en un caso es una coalición y el otro, el alemán, es un partido unificado, si bien es cierto que todos sus componentes mayoritarios pertenecen al igual que Izquierda Unida de España al Partido de Izquierda Europeo, hecho este en el que sí coinciden, al igual que en muchos planteamientos políticos.

LA RESPUESTA EN EL ESTADO ESPAÑOL. INTERROGANTES

El problema nuestro, es decir en el estado español, sería el encontrar el equipo perfecto o siendo más humildes, la fórmula que nos permita en una sociedad como la española, desvertebrada y desideologizada, con una gran incultura política y además muy pocos buenos ejemplos de politicos que llevarse a la boca por parte de las clases populares, en estos últimos tiempos. Lo curioso es que en Febrero de 2011 algunos creímos haber encontramos el instrumento, pero se siguen teniendo ciertas dificultades para que se crea en él, y eran Las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción, que pretendían -y siguen pretendiendo- aglutinar bajo un manifiesto simplemente, nada más y nada menos que antineoliberal -sin más- el objeto de unir las víctimas de la crisis capitalista sin etiquetas y con un mensaje sencillo y concreto.

El nacimiento del 15M, muy preocupado por el método, pues era novedoso y fruto de la llamada a una manifestación, surgía hace un año tan solo como algo total y absolutamente horizontal, nuevo, radicalmente democrático y apartidista. Pero seamos claros, aunque alguien se moleste conmigo, hoy en día representa a sus miembros al igual que otros movimientos sociales existentes y con mucha respetabilidad como ATTAC o Ecologistas en Acción. Con un no se si agravante o atenuante y es que todas y todos -al menos las o los que hemos estado en las plazas o en las asambleas algunas veces- podemos afirmar que somos del 15M. El movimiento que iniciara la convocatoria de DRY, que con todas sus muy valiosas aportaciones -entre otras su caudal de personas nuevas y jóvenes a la lucha social- no avanza en lo que dice representar en su conjunto, el pueblo indignado. Este pueblo, las clases populares, poseen diversas fórmulas de articulación y resistencia, que siguen funcionando, actuando y movilizando.

Se da pues el caso, y se ha demostrado que el 29M pasado en la convocatoria y ejecución de la Huelga General, se volvió a demostrar que, nos guste o no, para paralizar este país los sindicatos siguen siendo IMPRESCINDIBLES. Por ser inclusivo, afirmaré que todos los sindicatos de clase y por tanto hay que contar con ellos. De hecho, en las Mesas Ciudadanas de Convergencia hemos luchado mucho por una convergencia real y no siempre con comprensión. Al final podemos observar con agrado como los sindicatos mayoritarios apoyan las manifestaciones del 12 de Mayo. Espero pues que avancemos.

Además situaciones recientes desagradables en el seno de Democracia Real Ya ponen de manifiesto el que, para articular una dura resistencia y lucha social como la que nos espera, hace falta un mínimo entendimiento y objetivos claros. A la hora de hecho de proponer una estrategia antineoliberal han tenido serias disensiones, y además ahora comienzan a vislumbrarse intereses y finalidades no siempre claras.

PROPUESTAS DE ACCIÓN

El PIE -Partido de Izquierda Europeo- en la última reunión de Bruselas el 30 de Marzo convocada por su fundación Transform, llamó a una amplia convergencia político-social-sindical, es decir partidos de izquierdas, movimientos sociales nuevos y sindicatos de clase al objeto de enfrentarse a la crisis, pero también a la cada vez más debilitada democracia a su vez en crisis.

Las aportaciones de militantes, sindicalistas y activistas en este encuentro fueron muy importantes, pero también las de ex miembros de partidos socialdemócratas  o escindidos de estos partidos por su izquierda, en Grecia y Bélgica así como de ex trostquistas, por decirlo de una forma burda y con perdón, a la hora de analizar. Yo creo que fue una reunión muy importante, de hecho lo fue tanto, que en España, nadie ha hablado de ella y sus resultados. Nadie con algo de poder fáctico aunque sea, en el seno de la izquierda.

Yo propongo y pido que comencemos a buscar de forma efectiva la convergencia socio-política. Vivimos una situación de emergencia económica-política- social y cultural. No hay ya tiempo de pensar en si son galgos o podencos, sino de auto-organizarnos para combatir el latrocinio liberal al que nos estamos enfrentando y a la represión social y política que ya estamos comenzando a sufrir al objeto de consolidar por parte de los poderes financieros y los que los sustentan la estafa de la deuda y el robo de lo público.

Pero hay algo que deseo dejar muy claro y que ya es sabido por muchas personas: El Pacto Social de la post guerra en Europa y de la Transición en el Reino de España, se han roto. No hay vuelta atrás. Tampoco sirven ya pues los instrumentos políticos que alumbraron la transición, es decir su Constitución y su sistema oligárquico de partidos-sistema y el turno político imperante. Hay pues que crear nuevos instrumentos que sean creíbles y útiles. Una nueva Constitución y unas nuevas herramientas políticas que se puedan enfrentar con éxito a la extrema derecha gobernante por medio de la coalición PP-CEOE-Banca, pero también de otras fuerzas políticas nacionalistas y socioliberales, si estas, deciden seguir apuntalando el Sistema, pues este hace aguas, pero hace falta trabajar mucho, para construir un nuevo panorama democrático, justo, igualitario y participativo.

El Front de Gauche francés, proponía y Jan Luc Mélenchon defiende, una nueva Constitución, una revolución ciudadana y una Europa radicalmente diferente y solidaria y no este engendro mercantilista y monetarista ultra-neoliberal que nos está arruinando y/o empobreciendo. Ese es el legado “Mélenchon” colectivo claro está. Así pues con el pacto social roto y los tahúres en el poder, solo podemos construir nuevas herramientas, formulas e instancias de acción política popular.

Jean-Luc Mélenchon, esperanza de la izquierda europea

A Jean-Luc Mélenchon, el candidato a las presidenciales francesas por el Front de Gauche (Frente de Izquierda), que agrupa a siete formaciones políticas, entre ellas el Partido Comunista Francés y el Partido de Izquierda creado por el propio Mélenchon cuando abandonó el PS, la izquierda europea empieza a considerarle como el motor inicial del cambio necesario para todos en respuesta al acoso de los mercados y las finanzas internacionales.  Las multitudes griegas que en estos primeros días de abril 2012 se han concentrado en un gesto solidario con el jubilado que se suicidó en pleno centro de Atenas, lo mismo que las formaciones de la izquierda española que entre dos protestas por los recortes, y aprovechando que estamos en vísperas del 14 de abril, encuentran tiempo para reclamar el final de la monarquía borbónica y el esperado advenimiento de la III República, quieren encontrar su reflejo en el espejo francés de una campaña electoral en la que, de cumplirse los mejores augurios, la izquierda que representa Mélenchon va a tener un papel decisivo en la formación del siguiente gobierno.

En este sentido, el ciudadano español Pedro A. García Bilbao, sociólogo y republicano, ha escrito una carta abierta a Jean-Luc Mélenchon después de seguirle en el segundo de lo mítines multitudinarios de su campaña (más de 60.000 asistentes), celebrado en la Plaza del Capitolio de la ciudad de Toulouse, donde todavía se escucha el eco de los pasos de tanto republicano español que pisó sus adoquines, escapando de la dictadura franquista.


10 abril 2012
Al ciudadano Mélenchon,

Con emoción, como republicano y como hombre de izquierda conocedor de la difícil hora que sufren los pueblos de Europa en estos momentos, he escuchado sus palabras en Toulouse hace unos días. En la plaza del capitolio estaba presente como usted sabe, la bandera tricolor de la España republicana que nunca se rindió, ondeando junto a la bandera de la República francesa y las enseñas rojas de la solidaridad. Cuando usted saludó a nuestra bandera con respeto, debe saber que también tocó nuestros corazones. Quiero decirle que nunca hemos olvidado a los miles de voluntarios franceses de las Brigadas Internacionales que combatieron a nuestro lado en la guerra contra la agresión del fascismo propio y ajeno; fue hace mucho tiempo, pero el ejemplo de quienes lo dieron todo por la libertad, por encima de fronteras, es un principio moral imprescindible que siempre debemos tener presente.

Hoy los pueblos de Europa, los trabajadores de toda Europa, están sometidos a un dictado criminal que pretender esclavizarnos y sacrificar nuestras libertades y nuestros derechos. Es el momento de luchar juntos, de esforzarnos por lograr una coordinación social, sindical y política que permita derrotar a los mercados. En este combate la memoria histórica es imprescindible, no debemos olvidar las luchas sociales por los derechos de los trabajadores, de las mujeres, de los inmigrantes, que nuestros mayores protagonizaron y cuyos logros están siendo destruidos. Para ganar el futuro, debemos vencer en el presente y aprender del pasado. Es por eso que aquellas banderas ondeando juntas en Toulouse las interpretamos como una promesa de triunfo y una esperanza inquebrantable.

En España los que estamos decididos a combatir a los mercados y a vencer en esta lucha, combatimos también por un objetivo en el que resumimos nuestros deseos, la Tercera República, la República del pueblo. Este deseo nuestro, este grito, es hermano de su combate por la 6ª República, la «social», que defendéis vosotros, hermanos, en vuestra lucha.

En vuestra campaña estáis dando un formidable ejemplo de cómo se construye la unidad de la izquierda y de cómo llevar una campaña política que de fuerza y esperanza a los millones de personas, de ciudadanos y ciudadanas que están dispuestos a resistir al capital que pretende aplastar a Europa. Es un ejemplo que va más allá de vuestra frontera. Fuimos millones los europeos que escuchamos el grito de los hermanos griegos pidiendo que se alzasen los pueblos de Europa, pero son los trabajadores franceses los que estáis demostrando estar a la altura. Si los trabajadores franceses, si la ciudadanía se mueve y se organiza en un programa común, solidariamente, más allá de personas o líderes, pero con un sólido objetivo común, el que vosotros llamáis la 6ª República., ese día se podrá decir que un pueblo de Europa se alzó finalmente y el futuro cambió. Europa entera os mira, el triunfo del Front de Gauche en Francia no es sólo vuestro. La bandera roja de la solidaridad y la tricolor de la República se alzan con fuerza de nuevo, juntas son invencibles, no faltaran manos que las defiendan. Los republicanos españoles hacemos nuestra vuestra lucha.

Dejadnos gritar a nuestro lado
¡Viva la Resistencia!
¡Viva la República!
¡Por la « Social »! ¡Por la República del Pueblo!

Pedro A. García Bilbao
Comité provisional de la Federación Republicanos

Publicado en Memoria y República

—•—
Discurso de Jean Luc Melenchon en Toulouse, abril de 2012, plaza del Capitolio

¿Populismo de izquierdas? Si, y encima como novedad

El éxito de Mélenchon -que recuerdo es del Parti de Gauche, no del PCF, y candidato del Front de Gauche a la presidencia de la República Francesa- consiste en que, en primer lugar, es un grandisimo orador y sabe transmitir ideas, pues las tiene. En segundo lugar, ha contribuido a crear un nuevo socialismo que, además de profundamente antineoliberal, es ecosocialista, feminista y altermundista. En tercer lugar, a pesar de que Mélenchon fue ministro de Miterrand y del PS, ha sabido junto a su partido construir algo nuevo e incluso sacar al PCF del pasado en el que se estaba consumiendo. En cuarto lugar, con un populismo de izquierdas ha sabido penetrar en los duros barrios obreros de las grandes ciudades francesas y disputárselos a Marie Le Pen, a la extrema derecha, volviéndolos a conquistar para la Izquierda -que los tenía muy perdidos-. Y en quinto lugar, porque defiende la sexta República, es decir un proceso constituyente y predica la revolución ciudadana. Mélenchon con 60 años es un hombre nuevo que defiende las nuevas ideas de igualdad y república social con pasión, mucha pasión y esa es la principal virtud de este socialista de izquierdas, que ha reinstaurado los sentimientos en la política francesa. Que sana envidia produce.

Mélenchon además -y esto es para mi lo fundamental- propone alternativas diferentes a las del sistema. El Parti de Gauche ha sabido, partiendo de lo que fue la Izquierda Socialista francesa -denominada allí Socialistas por la República Social-, construir un partido nuevo, que si bien tuvo el apoyo inicial de Die Linke y del propio Lafontaine, obtuvo ya en sus inicios conexiones ideológicas y personales con ecologistas, feministas e independientes de izquierdas. Incluso de gente que había apoyado a los Verdes y se habían decepcionado de su deriva neoliberal y de su “dependencia alemana”.

Jean Luc Mélenchon, de origenes trostkistas de joven como una gran cantidad de cuadros y dirigentes del Partido Socialista de Francia, fue consciente de la necesidad de una nueva fuerza política que le diera color a la gris izquierda francesa para lo cual recogiera el relato de los potentes movimientos sociales franceses y la herencia del NO francés a la Constitución Europea, que el PCF por si solo ni podía, ni sabía recuperar.

Pero con todo y con eso, la principal aportación del PG y su lider a la izquierda europea -también la más valiente- es el discurso populista de izquierdas. El populismo de izquierdas, insisto, era una aportación valiente por incomprendida o denostada por todas las izquierdas europeas, sin excepción. Sin embargo, Mélenchon ha sabido no sólo recuperarlo para Europa y en Europa, sino que este sea exitoso y sobre todo que las clases populares francesas, los habitantes de los barrios y las y los activistas sociales, hayan captado el mensaje, el relato y los estén haciendo suyo. Porque con este pupulismo, como no podía ser de otra manera el pueblo, se está nuevamente articulando y organizando.

Me comentaba mi amigo y clarividente Bernard Cassen, que el PCF no lo tenía muy claro y dudaba apoyarlo como candidato -en principio-, pero que Mélenchon era la única persona que podía ilusionar y así lo ha hecho. Gran elección la del Front de Gauche con el candidato. Es pues una apuesta nueva, de una izquierda nueva, a la que todavía le quedan quemar muchas etapas. Pero yo que no deseo comerle la moral a nadie y por tanto, si quiere saber de que habló que introduzca en un buscador PARTI DE GAUCHE y compruebe por si mismo. Sí señalo abiertamente que veamos la experiencia francesa, la sigamos, aprendamos de ella y actuemos en consecuencia.

El Parti de Gauche es fruto de una grupo de socialistas que rompen definitivamente con el socioliberalismo y las prácticas neoliberales del PS en el gobierno y su plana y poco vibrante oposición inicial. Luego cuando Martine Aubry logra que el PS en la oposición se rehaga -y de hecho vencerá las elecciones presidenciales su candidato Hollande-, Mélenchon y el PG no se “arrugan” y actualizan su discurso. Por una parte, le dotan de nuevos contenidos, aprendiendo de los -insisto- muy potentes y activos movimientos sociales franceses, y con el Front de Gauche, expresión unitaria de la izquierda francesa al margen del PS, potencian un fuerte movimiento popular.

¿Cual es pues ahora lo que va a quedar tras la campaña electoral? Primero que el FG no está haciendo una campaña al uso, sino que esta educando a las multitudes -según una vieja expresión de la vieja izquierda de inicios del siglo XX-, está aplicando a rajatabla la educación popular, y sus mitines más potentes son marchas. Manifestaciones simbólicas como la de la Plaza de la Bastilla en las que no sólo se pide el voto, sino que se desgrana un programa de futuro y se llama a la revuelta ciudadana.

Es decir, el FG que es plural y abierto, con distintas fuerzas politicas en su interior, está creando fuerza popular y relato al mismo tiempo. Agrupando fuerzas y por supuesto condicionará las políticas futuras del presidente que resulte electo. Pero también quede claro que Mélenchon desea ser presidente. No hace una campaña el FG testimonial, no. Se están planteando, nada más y nada menos, que un cambio de regimen.

La Patronal francesa está muy preocupada. Buena señal. El PG ha sabido impulsar y el FG crear una izquierda antineoliberal, no testimonial y que puede tirar de Europa pues Mélenchon, de raíces andaluzas -su madre es jienense- y nacido en Argelia, lo primero que hace en sus mitines es mostrar su solidaridad con los pueblos español, griego, portugués y, a gran distancia de Sarkozy, no pide nuestro sacrificio, sino que nos brinda su apoyo.

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑