Archivo sobre "medios de comunicación"

“No tengo la menor duda de que la derecha venezolana desea la muerte de Chávez”

Que el proceso bolivariano sigue adelante es más que evidente y está más fuerte como evidencia el hecho de que el chavismo tenga más gobernadores que nunca, dijo

ImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- Carlos Martínez, politólogo y miembro de Construyendo la Izquierda, criticó en Canarias día a día de Radio San Borondón el papel que está jugando gran parte de la prensa española para ayudar a desestabilizar la política venezolana vertiendo informaciones falseadas sobre el estado de salud de Hugo Chávez con el claro propósito de engañar y desinformar a la ciudadanía sobre la realidad del país americano.

Para Martínez, el hecho de que buena parte de la prensa española, la misma que apoyó a Capriles en las pasadas elecciones presidenciales, esté utilizando la enfermedad de Hugo Chávez para tratar de dibujar a la ciudadanía española un panorama oscuro en el país americano demuestra que la Revolución Bolivariana hace mucho daño en los sectores más conservadores y reaccionarios tanto de Venezuela como de países como España.

No cabe duda de que el Gobierno venezolano gira en torno a la figura del presidente Chávez, persona que está dando la vida por su pueblo, sobre todo por los sectores más humildes, pero también es cierto que esa figura carismática no lo es todo en el Gobierno, como ahora se está demostrando cuando tiene que enfrentar la dirección del país tras la gravedad de la enfermedad que padece el mandatario.

Tras mostrar su plena confianza en que Chávez salga adelante porque tiene una gran fortaleza interna, insistió en su argumentación de que sin él el proceso bolivariano sigue funcionando perfectamente y el pueblo está del lado del proceso como muestran los resultados de los comicios a gobernadores, el cual se produjo con el presidente en La Habana.

Desde su punto de vista, a pesar de lo que se diga el chavismo está más fuerte hoy en día como demuestra que PSUV y el Gran Pueblo Patriótico hayan conseguido más gobernadores que nunca con Chávez gravemente enfermo, luego hablamos de un proceso que está muy vivo y que está funcionando muy bien a pesar de todo.

Tras acusar a la Cadena Ser de haberse convertido por intereses propios en antena de desinfomación con respecto a Venezuela, Carlos Martínez explicó que ese medio entrevistó este lunes a un politólogo venezolano, nada cercano al chavismo, quien reconoció públicamente que el proceso revolucionario goza de la mejor aceptación de su historia y que si hubiera elecciones a día de hoy sin Chávez, sería Nicolás Maduro quien ganaría los comicios.

Como perfecto conocedor de la política venezolana, no en vano ha pasado mucho tiempo en ese país desde la llegada al poder de Hugo Chávez, no tiene duda de que la derecha venezolana, que representa a la oligarquía de ese país, desea la muerte del presidente, porque la viene deseando desde que enfermó por primera vez.

“A mí no me lo tiene que contar nadie porque lo he escuchado personalmente” dijo Martínez para explicar que en su estancia en Venezuela fue testigo varias veces de declaraciones provenientes de la derecha venezolana en las que reconocían que la única forma de acabar con el chavismo era actuando de la misma forma “con la que se acabó con Kennedy”, o sea, a través de un magnicidio.

En este sentido, afirma que es público que prácticamente a diario se hacen llamamientos desde la oligarquía venezolana para que se asesine a Chávez, por lo que el deseo de que muera es latente.

Las intenciones neoliberales las descubre la publicidad en TV. Los “anuncios” desvelan la mentira

Las agresiones neoliberales contra el bienestar y las privatizaciones de los servicios públicos se nos venden como una mejora en la gestión -más barata- y una asistencia más personalizada. También se nos aconseja igualmente por el sistema a través de múltiples medios, el reforzar nuestra garantía de jubilación, complementando con un plan de pensiones privado.

Se dice que es por necesidades económicas para hacer frente a la crisis que las clases populares hemos generado “por vivir por encima de nuestras posibilidades”, por ahorrar y de esta forma garantizar la asistencia universal, eso si mediante sistemas mixtos o bien de gestión empresarial. Es decir, por nuestro bien.

Las órdenes de la Troika (FMI-BCE-Unión Europea) más las órdenes de Alemania y la propia ideología liberal dominante que el PP impulsa ahora que gobierna, obligan a privatizar la gestión sanitaria y ahorrar en salud, pero también en endurecer las condiciones para conseguir una jubilación, la edad mínima para lograrla y las percepciones. Todo esto se hace por hacer viable el sistema e incluso se tiene la desfachatez por parte de los mandatarios y mandatarias derechistas de afirmar que es por defender el estado del bienestar, haciéndolo viable.

Hay personas, asociaciones y movimientos que llevamos ya unos años denunciando que las privatizaciones de los servicios de salud y protección pública (Llevamos al menos 10 años anunciando y clamando en el desierto lo que ya ha llegado) no son sino una fórmula más al objeto de ampliar el negocio de grandes empresas, bancos y aseguradoras privadas a costa de las clases populares europeas y de otras potencias centrales. Así como tratar de impedir que las y los ciudadanos de los países empobrecidos accedan al bienestar público.

Desde la OMC -Organización Mundial del Comercio- con un invento llamado ACGS o Acuerdo General para el Comercio de los Servicios, se trató de hacer OBLIGATORIO mediante un Tratado Internacional la privatización de los Servicios de Sanidad, Educación, Pensiones, Agua, etc etc, por lo que desde ATTAC, pero no solo, se denunció infructuosamente todo lo que venía. Vivíamos bien en el reino de la mentira mediática y política, y todavía no le habíamos visto las orejas al lobo.

Si el AGCS no alcanzó el rango de Tratado Internacional, a pesar del fuerte apoyo e incluso el chantaje por parte los EE.UU. y la Unión Europea, fue por la resistencia de muchos estados latinoamericanos -ya se sabe…-, pero también asiáticos y africanos. El AGCS no obstante vive todavía en cajones y mentes de políticos liberales, socioliberales y conservadores que lo apoyaron, siguiendo las instrucciones de poderosas transnacionales. No esta cerrado -advierto- solo contenido gracias entre otros a unos setenta estados del mundo, entre ellos por cierto a una Venezuela muy activa en su contra.

Pero ya que el AGCS no se pudo imponer a los pobres o a los “locos” en Europa si que se tuvo una victoria parcial por parte de los neoliberales y las grandes empresas, y se aprobó una directiva de servicios de interés general y otras medidas desreguladoras -por cierto todavía recuerdo palabras de María Teresa Fernández de la Vega, defendiendo estas medidas antisociales y privatizadoras por buenas, pues esa era la política de la Unión Europa- que ignorancia como mínimo. Pues bien, todos estos esfuerzos de los poderosos no fueron en vano.

En la vieja e “inteligente” Europa de la Unión, los gobiernos mediante un plan diseñado, elaborado y pensado hace ya más de diez años, están aprovechando estupendamente su “crisis” al objeto de desmontar los “caducos servicios públicos y estatales”, privatizándolos. Lo hacen única y exclusivamente porque hay negocio. No hay otra razón. Aprovechan la coyuntura para enriquecerse grandes empresas, fondos de inversión y bancos.

Cuando hace ya al menos diez años escribíamos esto -y se puede comprobar perfectamente- prácticamente nadie captó el calado tan profundo de lo que afirmábamos y que personas creíbles ya y con mucho prestigio como Susan George anunciaron. Si tuvo todo mucho eco en los Foros Sociales Mundiales, así como entre algunos sindicalistas -pocos- y algún dirigente político, pero poco más -Latinoamérica aparte- y para realizar sus gobiernos progresistas lo contrario. Pero se nos llamó demagogos o se nos miró con suficiencia condescendiente de que eramos buenos chicos pero muy utópicos.

Pero ahora ya está. Nadie lo niega, es evidente y cuando el Gobierno de España, los asesores de la banca o los “economistas” ortodoxos y del sistema tratan de desmentirnos o simplemente de burlarse de nosotros, pues no hay más que enchufar la televisión, cualquier canal, al objeto de comprobar la multiplicación de anuncios de mutuas y aseguradoras privadas, de diversos seguros médicos y de bucólicas clínicas, inexistentes en la realidad dada la precariedad casi general de los medios sanitarios que poseen. Aunque no solo de aseguradoras médicas, sino también de fondos de pensiones, e incluso ya de colegios y universidades privadas. Ante esta oleada de publicidad yo me pregunto ¿Si no fuera un negocio la sanidad privada, los fondos de pensiones privados o la enseñanza privada se anunciarían en televisión? ¿Es acaso casualidad que sea precisamente en estos momentos cuando esa publicidad se dispara?

La publicidad capitalista de un concepto capitalista, y por tanto liberal de la salud y las pensiones, demuestran que se quiere privatizar para adquirir una grandísima cuota de negocio al objeto de enriquecerse más las empresas y accionistas que hay tras ellas.

Hay que multiplicar la riqueza para los más ricos, convirtiendo derechos sociales conquistados en negocios y eso nos perjudica a la mayoría. No solo porque se resiente la calidad, cantidad y dotación de los medios técnicos, sino que se juega con nosotros y nosotras demagógicamente, pues la salud no son gratuitos, ya los pagamos y es un reparto solidario de ventajas a las que contribuímos todos y todas, pues hasta las personas paradas con prestaciones pagamos impuestos y cuotas de seguridad social.

Como veis, esta crisis solo es una estafa y una reorganización capitalista para ganar más y hacerlo a nuestra costa.

Todas estas políticas ademas son fruto de una ideología determinada: el neoliberalismo. Son fruto de años de lucha política liberal extrema en contra de lo público y de la creencia de que todo lo resuelve el mercado. Hace ya años que están detrás del gran negocio de robar derechos sociales y alcanzar beneficios privados. Hay muchos documentos, libros, estudios pagados por grandes bancos y empresas farmacéuticas, sanitarias, de seguros, pagados generosamente a profesores y profesoras mercenarias, pero también documentos y acuerdos de partidos políticos liberales y del sistema con todas estas propuestas. Por tanto esto no es por su crisis. Los ataques a todo lo publico, es simplemente una oportunidad. La próxima vez a la hora de votar, si deseáis hacerlo, mejor pensáis un poco en vuestros hijos o en cuando os hagáis mayores. Por lo pronto a la calle que nos roban miserablemente y encima piensan que no somos inteligentes. La lucha social, las huelgas, las resistencias es el único lenguaje que ellos entienden. Hay alternativas y hay otro mundo posible.

Quien iba a decir que su propia publicidad les podía descubrir. Ah, ni te hagas un seguro médico privado -tienen menos medios y menos atención para casos graves-, ni un fondo de pensiones -por cierto muchos de ellos, están en quiebra, así que ojo-. Sal a la calle y defiende tu dignidad.

El mundo no es lo que los medios europeos y el Instituto Real Elcano nos cuentan

Llevo tiempo escribiendo y afirmando (junto a personas de más alta categoría intelectual que yo) que el mundo ya no es lo que era hace tan solo diez años. Plantearse cambiar el mundo, creer que otro mundo es posible y no analizar la nueva correlación de fuerzas, o pensar que estamos todavía como por ejemplo en 1998, es una simpleza que nos puede llevar a cometer errores o vivir en una depresión constante, pensando que el imperio y el capitalismo anglosajón son invencibles.

Ni una cosa ni otra. Cierto es que el poder de las potencias centrales sigue siendo fuerte y arrogante, pero menos. Como diría el castizo “menos lobos, Caperucita”. Sin embargo, observo que a la hora de analizar estos hechos por parte de los pensadores y pensadoras europeas, y españoles en especial, no se presta a la observación geoestratégica la debida importancia de rigor y veracidad. Mientras que en nuestro Estado, por parte de la prensa empresarial del sistema, sí se le otorga gran audiencia a los escritos y opiniones de voceros del “Real Instituto Elcano”, cuyos derechistas y descaradamente pro-neoliberales e imperialistas análisis son ampliamente difundidos e impuestos como la verdad a pesar de sus constantes fracasos, como por ejemplo en sus predicciones y opiniones sobre Venezuela y sus elecciones. Al tiempo que se silencian y censuran otros puntos de vista contrastados, que no coinciden con la propaganda pro-imperialista.

Entre otras cosas ahí radica parte de la diferencia entre los politólogos/as pensadoras/es europeos y angloamericanos de izquierdas o de derechas, pues mientras estos analizan hasta el milímetro las evoluciones políticas y económicas de los BRICS y los estados no neoliberales -o en proceso de dejar de serlo- arrimando el ascua a sus necesidades propagandísticas, los pensadores de izquierdas europeos y europeas estamos todavía mayoritariamente abrumados por la fuerza de la dominación cultural, ideológica y económica del poder establecido en nuestro espacio vital e intelectual.

Sin embargo, muchos pensadores de izquierda latinoamericanos, asiáticos y africanos han adoptado ya otro visor de la realidad mundial, cierto que con reservas y prudencia, pues las dentelladas del viejo lobo imperial, aún en su decadencia, pueden ser peligrosas y dañinas; sin embargo, sí se atreven a analizar el declive imperial del norte.

El hecho es que, siguiendo a Wallerstein, podemos afirmar -y de hecho lo afirmo, basándome en su autoridad- que el sistema-mundo está cambiando.

La solución neoliberal

El hecho de vivir en el área regional más ultraliberal del mundo, la Unión Europea, no nos deja en ocasiones vislumbrar lo que ocurre a nuestro alrededor, abrumados tal vez por la metódica tarea de los gobiernos europeos y la burocracia de Bruselas en desmontar, destruir y desprestigiar precisamente la mejor aportación de la Europa contemporánea al mundo, según Susan George: el estado social.

Lo que realmente está ocurriendo es que la receta de las oligarquías político-económicas europeas para competir en el nuevo mundo que llega, es precisamente desmontar todas las cargas y controles democráticos de los capitales anglo-europeos, cercenando para conseguirlo los derechos sociales, y conducir a una “tercermundialización” de las clases populares y trabajadoras europeas. Es decir, ellos sí saben que esto cambia, luego su receta es desmontar todo obstáculo fiscal, social y democrático que impida al capitalismo “europeo” el ser “competitivo” frente al peligro asiático.

Por otra parte, los medios de comunicación de las potencias centrales siguen haciendo creer a sus clientes cautivos, a las masas narcotizadas por su desinformación, que la comunidad internacional de valores, la democracia y por tanto la cultura y la fuerza están en manos exclusivamente de angloamericanos y europeos. Para cualquier periódico o televisión de Europa occidental y del norte de América, la comunidad internacional no son más de diez estados, todos ellos blancos, cristianos y occidentales o bien aliados japoneses, israelíes, incluyendo como mucho a sátrapas a sueldo en el tercer mundo.

El racismo anti-islámico, la fobia y el miedo ante el chino, el oscuro objeto de deseo del mulato o mulata -bueno para la danza o el fútbol, pero incapaz para la política “democrática”, además de corrupto- nos hace vivir en un mundo tan irreal como ya inexistente. Será que, por estos lares, no hay corrupción y cientos de chorizos, sin oficio ni beneficio, metidos en política.

Se califica de dictadores a líderes electos democráticamente por porcentajes de voto que harían palidecer de envidia a cualquier dirigente europeo, y se quedan tan anchos.

¿Pero mientras tanto cual es la realidad y cuales los síntomas de la decadencia del Norte y su sistema mundial ante su “exportación de la democracia y la civilización”, aunque sea a tiros? Empantanadas las operaciones y expediciones militares de conquista, la estrategia se les vuelve más complicada. Los generales usamericanos y británicos saben que no pueden vencer y optan por la vieja técnica de los ejércitos coloniales de principios del siglo XX de comprar y pensionar a jefes territoriales y/o religiosos para no ser atacados, mientras sus colegas españoles le rezan a la Inmaculada -patrona de la Infantería española- para no sufrir emboscadas en Afganistán. Las aventuras coloniales, desde finales del siglo XIX, siempre han acabado en fracaso a medio plazo.

Así pues, al menos hay que controlar las retaguardias metropolitanas y para ello, la propaganda es clave. Los medios de comunicación se encargan de ello, atemorizando contra los chinos, mintiendo descaradamente sobre los procesos latinoamericanos, a pesar de que ni Fidel o Raúl Castro, Chávez o Evo Morales tengan absolutamente nada que ver con la crisis financiera del Norte y los abusos inmorales de su banca. Al revés, el único sitio donde los bancos españoles ganan algo de dinero es en Latinoamérica, para más “INRI”.

Europa versus BRICS

Pero resumiendo mucho esa es la situación: control sobre las clases trabajadoras y reducciones de sueldos y derechos, privatizaciones de servicios públicos, favoreciendo el negocio privado a costa de las clases subalternas, sosteniendo a los bancos subvencionándolos con abundantísimo dinero de la Hacienda pública, lo que incrementa la deuda y, para colmo de todo, rebajas impositivas a los más ricos. Justo lo contrario de lo que está ocurriendo en la mayoría de los BRICS.

El gasto social, los paulatinos incrementos salariales, las nacionalizaciones o re-nacionalizaciones, así como la existencia en todos ellos de poderosas bancas públicas y sectores de producción estratégicos en manos de las Repúblicas son las políticas dominantes en los BRICS y en potencias cercanas a ellos, como Argentina, Venezuela, Turquía entre otras. No olvidemos tampoco que la Sudáfrica creada por Mandela ya es BRIC -de ahí la S-.

Al igual que Brasil y China, que han hecho de la abandonada a su suerte África sub-sahariana objetivo prioritario de inversiones y comercio, pero también de penetración geoestratégica, no se olvide.

Se nos habla de su ausencia de democracia o la mala calidad de la misma en el resto del mundo no cristiano-occidental, cuando por ejemplo Brasil tiene un sistema electoral más moderno, transparente y eficaz que los Estados Unidos de América. Europa ha sufrido en los últimos diez años la mayor restricción de derechos democráticos, comenzando entre otros muchos ejemplos por la ley de partidos o la muy anterior ley electoral españolas, ejemplos tan poco edificantes como exportables. Por no decir las leyes represivas y racistas británicas o el estado autoritario que vive Italia, aunque claro, es un autoritarismo liberal y por tanto asumible por las y los poderosos judeocristianos.

Siendo justos, en todas partes cuecen habas. La democracia imperfecta y capitidisminuida campa por todo el mundo y esa es parte de nuestra lucha y denuncia.

Pero empecemos por enunciar como están las cosas, al menos:

– Estamos seguramente ya en la post-globalización y la actual guerra de divisas y monedas es un ejemplo de ello.

– Los emergentes -y los chinos en especial- practican un nacional-capitalismo. El Partido Comunista Chino, como afirma mi amigo Manuel Monereo, les dio definitivamente la independencia a chinas y chinos, pero no ha construido el socialismo. Tal vez lo primero era poder ser por fin independientes.

– Las alianzas indo-rusas en el aspecto tecnológico y militar. El creciente interés de Alemania por China y Rusia indican que en las oligarquías centroeuropeas algo comienza a olerse, y se sabe que Francia y la RFA se están resituando al mismo tiempo que nos hunden a España y Grecia.

Podría ser más prolijo, pero esto pretende ser un artículo de divulgación, con algunas alternativas.

Por lo que, ante la decadencia de los EE.UU., la Unión Europea, pero también su aliado japonés, está claro que unir nuestra suerte económica y mundial a la santa alianza entre la City de Londres y Wall Street de Nueva York, no solo es una torpeza, es que no conduce a nada. Además de los ataques constantes que el euro sufre del dólar y también de la libra, pero sobre todo de la moneda imperial, artificialmente creada y por todo el mundo sostenida. El dólar hace décadas que lo sostenemos en el resto del mundo y los EE.UU. basan su economía exclusivamente en su potencial militar, pero eso también comienza a estar en cuestión al menos en unos años.

Hay Alternativas

Que alternativas podemos dar desde la izquierda:

– En primer lugar, informar correctamente y hacer saber a todas las gentes los cambios económicos y políticos que están produciéndose en el mundo.

– Hacer ver como Latinoamérica y África fueron hundidas y arruinadas por imponerse planes tipo FMI, que son los que se están implementando en Europa, y en España de forma especial. Como las privatizaciones masivas condujeron a Argentina al corralito y también como la República Argentina, haciendo lo contrario, re-nacionalizando y rescatando de la privatización al sistema público de pensiones, entre otras medidas, está saliendo y rápidamente -cierto que con fallos, pero saliendo- de la postración a la que se le condujo.

– Hay que hacer ver lo sinvergüenzas y mentirosos que son los “expertos” que nos están llevando como corderos al matadero. Están defendiendo y vendiendo como soluciones prácticas neoliberales ya fracasadas.

– Hay Gobiernos amigos de las clases populares y trabajadoras del mundo, y esos Gobiernos ni son los europeos, ni los del Norte. Por eso nos mienten sobre todos aquellos que siguen políticas diferentes y que, sin ser perfectos ni mucho menos, al menos se enfrentan con gallardía a los mercados, a la banca occidental a los tratados comerciales injustos.

– El reino de España debe cambiar de política económica y exterior. La política exterior española no debe estar subordinada a una potencia decadente y económicamente en muy mala situación, con una abundantísima deuda externa como son los EE.UU., y aún más su fiel aliado la Gran Bretaña.

– Hay que buscar acuerdos con los BRICS y acercamiento a otras potencias. Hay que reivindicar en la Unión Europea un multilateralismo real. Hay que cambiar no solo el modelo económico interno, también el exterior y ser oposición a la Europa conservadora, nacionalista y egoísta, que vive en una vejez autista. Se debe exigir a Alemania que, si está cambiando de alianzas y busca nuevos ejes, nos haga participes, y en última instancia no ser “más papistas que el papa” con la UE, pues tanto Gran Bretaña en un sentido, como Alemania y Francia en otro, juegan sus cartas.

Políticamente, las izquierdas debemos trabajar en dos sentidos: el fortalecimiento de los Foros Sociales Mundiales y buscar su impulso transformador, así como en la construcción de una V Internacional participativa, puesto que las fuerzas del capitalismo actúan a niveles globales, así como las fuerzas conservadoras y derechistas. Esto también nos obliga a tejer alianzas mundiales de cara a la solidaridad, pero también a salvar al Planeta de la esquilmación y la destrucción. La defensa de la Madre Tierra nos obliga a actuar conjuntamente.

Las clases trabajadoras y desposeídas, los pobres del mundo, debemos buscar y de hecho ya estamos en ello, pues existen ya instrumentos comunes como la Confederación Sindical Internacional o los ya citados Foros Sociales Mundiales que tejen la necesaria complementariedad.

Sepan todas y todos que vienen tiempos convulsos, pues el cambio que se está produciendo -y que es más rápido de lo que los “expertos” (permítanme que me ría cuando escribo esta palabra) occidentales reconocen- debe ser para beneficiar a la humanidad y repartir lo que hay entre todas y todos, porque un cambio puede ser a mejor o a peor. En cualquier caso, en lo malo ya estamos.

La solución no es el crecimiento. Eso es un mito. La solución es una vida digna y frugal, pero los que emergen ya no consentirán -y con razón- que nosotras y nosotros, los y las occidentales, nademos en el despilfarro a costa de su pobreza. Por tanto, la única solución razonable es el reparto y la dignidad.

Los medios corporativos contra el derecho de huelga. El franquismo informativo ya está aquí

El piquete informativo anti-huelga y anti-clases trabajadoras ya está en marcha. Que en Europa, pero sobre todo en el reino de España, hay libertad de prensa es una gran mentira. Hay libertad de montar grandes empresas-negocios de prensa y de medios. Toda la prensa privada sin excepción, incluso pública, está ya movilizada contra la huelga y los derechos laborales. Esto es la más palmaria demostración del carácter de clase de los medios y de su alineamiento, todos sin excepción, en la lucha de clases de las clases poseedoras contra los y las de abajo.

Surgen nuevamente frases como la anti-España de los falangistas, agazapados o rampantes, en las empresas de comunicación. Se clama por la eliminación del derecho de huelga y se dice que, con esta crisis, cómo las personas obreras, paradas, trabajadoras van a ir a la huelga!!! Pero si la crisis la crearon los capitalistas, los bancos, los ricos. A ellos ¿quien les exige responsabilidad? Claro son los amos de la prensa.

Pero no contentos con todo eso, encima meten miedo por la reforma laboral ya en marcha y lo fácil que será despedir. ¡¡Cuánto cinismo y miseria moral!! Por eso se convoca la huelga, por eso mismo y por nuestra dignidad.

Pero CCOO y UGT no deben equivocarse. Hay que hacer otras cosas diferentes e implicar a la ciudadanía, a los estudiantes y jóvenes que tienen un negrísimo futuro gracias a tanto retroceso social y al neoliberalismo. Las personas comunes deben tomar la huelga como de ellas y eso debe incluir a parados, precarios, amos y amas de casa, jubilados y empresarios familiares y sociales. Huelga General de las y los de abajo.

Pero antes -mañana 11, que es más fácil- debe escucharse un rugido muy fuerte de un pueblo que deja de ser de corderos para, parafraseando a Miguel Hernandez, volver a serlo de leones y leonas -que por cierto son más hábiles y fieras- tomando la calle. Pero no de fiesta, ni de romería, sino con un espíritu de lucha y reivindicación, que les comience a hacer temblar. El capitalismo sufre una gran crisis, solo hay que perseverar y unirnos todas y todos y la victoria social, democrática y por el reparto, será nuestra.

Esta huelga o es del pueblo o fracasará. Aquí no caben solo las consignas sindicales de siempre. Esta huelga se produce porque el pueblo trabajador cada vez es más pobre, tiene menos derechos y no tiene futuro. Nos han convertido en seres de mantequilla, asustados, manipulados, egoístas y sin ideas. Lo malo es que para eso han contado con demasiadas complicidades e incluso entusiastas colaboradores del lado izquierdo o falso-izquierdo.

Vienen tiempos duros, muy duros. Necesitamos convergencia, solidaridad, unidad sin uniformidad y mucha valentía y decisión. No hay ya casi nada que perder. Esto solo es el comienzo, asi que quien no esté dispuesto a ser consecuente, que se aparte ya.

Una cumbre televisada en directo ¿Cuál, la de la Unión Europea? No, no, la de la CELAC

II Crónica desde Caracas

La verdad, no se por donde empezar. Son tantas las vivencias y las emociones que, en ocasiones, uno no desea ser más frío y critico. Se que obras son amores y no buenas razones, pero la verdad es que cuando uno escucha y le parece estar por la mayor parte de las intervenciones, debiéndose frotar los ojos para ver que no, que no es un foro social mundial, sino que son jefes de estado. No puedo sino pensar que aquí está pasando algo, y que lo que en este continente ocurre es más grande de lo que a la prensa corrupta y mercantil occidental desea transmitir.

Desde oír constantes condenas al capitalismo, a escuchar al premier jamaicano iniciar su intervención afirmando que el pueblo de Jamaica ora por la salud de Hugo Chávez, o que Pepe Múgica se abriga con una chaqueta de campaña del ejercito venezolano.

Dilma habla alto y claro de la necesidad de acabar con la pobreza, distribuir mejor es la razón de ser de su potencial económico, y Porfirio Lobo, el que fuera el candidato impuesto tras el golpe de Honduras, bromea y le hace la pelota a Hugo Chávez nos indica que estamos en otro mundo.

Cristina, con sus profundos y grandes ojos, llora en silencio cuando ovacionan a Néstor Kirchner, o los presidentes de Colombia y Chile se tragan en silencio -y con cara amable- el combativo discurso de Rafael Correa o de Raúl Castro, que por cierto pone muchos dedos en muchas llagas, y de forma sobria y concisa hace ver las grandes deficiencias de Latinoamérica y el Caribe, así como la hasta ahora indiferencia de muchos presentes al bloqueo de Cuba.

No se ríen las gracias, pero lo que sí tienen claro es que se han de unir e independizar, profundizando la lucha por la justicia. No están en un proyecto anticapitalista, pero su claro enfrentamiento a la OEA -y por tanto a los EE.UU.- si esta claro, y hay aquí submarinos del imperio decadente yanki, si, pero están aquí y se lo tragan todo ¿Y por qué? Pues porque las potencias decadentes poco pueden ofrecerles. Es más, Dilma y Cristina saben qué les piden en el G20. Por eso exige Correa, orgulloso con razón, “Que no nos den lecciones de derechos humanos, porque los derechos humanos no son sólo los de los negocios periodísticos, sino los de los pueblos”.

Esta es una cumbre de jefes de estado, en la que he oído citar a Ignacio Ramonet y a Gramsci. Hugo Chávez ha afirmado que seguro que a los europeos la cumbre del CELAC se la están ocultando. Esto es tan importante que hoy un vocero del Gobierno de los EE.UU. ha salido defendiendo a la OEA. Que pena para los mentirosos de PRISA, pues Brasil está aquí y manifiesta claramente que quiere estar aquí, debe estar aquí, y se deben potenciar por encima de todo los mercados endógenos.

Cuando hasta el presidente del narcoestado mexicano dice que este es el continente de la utopía, es que cierto discurso, cierto relato, ha triunfado. Al menos el triunfo del discurso antineoliberal ya es un gran paso adelante, máxime en una envejecida y cobarde Europa que, para solucionar la crisis capitalista, se vota a las derechas que la han provocado.

La guinda. El único estado no Latinoamericano que envía una carta de felicitación por la CELAC es CHINA. Eso es todo un síntoma. Mientras tanto, la vieja y arruinada Europa se posiciona al lado del amigo americano, pero no el del sur, grande, joven y con futuro, sino el del norte en crisis.

Confiemos en que el triunfo de la CELAC nos será de utilidad. Pero -y esto es el colmo- hasta la República Dominicana critica el modelo europeo y yanki de resolver la crisis. Hasta Leonel Fernández apoya a los indignados y habla de crisis pre-insurreccional en Europa.

Hay que buscar aliados fuera de nuestro pueblo o aldea, aquí en la CELAC se critican hasta los golpes de mercado en Europa. Seguro que hay fallos, si. Pero al menos los reconocen, y no como en Europa. En la CELAC hay algo claro: ellos son los emergentes y desean jugar el partido. Ya sabéis en España que, cuando se quiere un buen jugador, se ficha un argentino o un brasileño, pues como de los locales no nos fiamos… así nos va. Latinoamérica si se fía de ella misma. Latinoamérica exige al menos políticas de estímulo.