Etiqueta: medios de comunicación (página 2 de 3)

Una cumbre televisada en directo ¿Cuál, la de la Unión Europea? No, no, la de la CELAC

II Crónica desde Caracas

La verdad, no se por donde empezar. Son tantas las vivencias y las emociones que, en ocasiones, uno no desea ser más frío y critico. Se que obras son amores y no buenas razones, pero la verdad es que cuando uno escucha y le parece estar por la mayor parte de las intervenciones, debiéndose frotar los ojos para ver que no, que no es un foro social mundial, sino que son jefes de estado. No puedo sino pensar que aquí está pasando algo, y que lo que en este continente ocurre es más grande de lo que a la prensa corrupta y mercantil occidental desea transmitir.

Desde oír constantes condenas al capitalismo, a escuchar al premier jamaicano iniciar su intervención afirmando que el pueblo de Jamaica ora por la salud de Hugo Chávez, o que Pepe Múgica se abriga con una chaqueta de campaña del ejercito venezolano.

Dilma habla alto y claro de la necesidad de acabar con la pobreza, distribuir mejor es la razón de ser de su potencial económico, y Porfirio Lobo, el que fuera el candidato impuesto tras el golpe de Honduras, bromea y le hace la pelota a Hugo Chávez nos indica que estamos en otro mundo.

Cristina, con sus profundos y grandes ojos, llora en silencio cuando ovacionan a Néstor Kirchner, o los presidentes de Colombia y Chile se tragan en silencio -y con cara amable- el combativo discurso de Rafael Correa o de Raúl Castro, que por cierto pone muchos dedos en muchas llagas, y de forma sobria y concisa hace ver las grandes deficiencias de Latinoamérica y el Caribe, así como la hasta ahora indiferencia de muchos presentes al bloqueo de Cuba.

No se ríen las gracias, pero lo que sí tienen claro es que se han de unir e independizar, profundizando la lucha por la justicia. No están en un proyecto anticapitalista, pero su claro enfrentamiento a la OEA -y por tanto a los EE.UU.- si esta claro, y hay aquí submarinos del imperio decadente yanki, si, pero están aquí y se lo tragan todo ¿Y por qué? Pues porque las potencias decadentes poco pueden ofrecerles. Es más, Dilma y Cristina saben qué les piden en el G20. Por eso exige Correa, orgulloso con razón, “Que no nos den lecciones de derechos humanos, porque los derechos humanos no son sólo los de los negocios periodísticos, sino los de los pueblos”.

Esta es una cumbre de jefes de estado, en la que he oído citar a Ignacio Ramonet y a Gramsci. Hugo Chávez ha afirmado que seguro que a los europeos la cumbre del CELAC se la están ocultando. Esto es tan importante que hoy un vocero del Gobierno de los EE.UU. ha salido defendiendo a la OEA. Que pena para los mentirosos de PRISA, pues Brasil está aquí y manifiesta claramente que quiere estar aquí, debe estar aquí, y se deben potenciar por encima de todo los mercados endógenos.

Cuando hasta el presidente del narcoestado mexicano dice que este es el continente de la utopía, es que cierto discurso, cierto relato, ha triunfado. Al menos el triunfo del discurso antineoliberal ya es un gran paso adelante, máxime en una envejecida y cobarde Europa que, para solucionar la crisis capitalista, se vota a las derechas que la han provocado.

La guinda. El único estado no Latinoamericano que envía una carta de felicitación por la CELAC es CHINA. Eso es todo un síntoma. Mientras tanto, la vieja y arruinada Europa se posiciona al lado del amigo americano, pero no el del sur, grande, joven y con futuro, sino el del norte en crisis.

Confiemos en que el triunfo de la CELAC nos será de utilidad. Pero -y esto es el colmo- hasta la República Dominicana critica el modelo europeo y yanki de resolver la crisis. Hasta Leonel Fernández apoya a los indignados y habla de crisis pre-insurreccional en Europa.

Hay que buscar aliados fuera de nuestro pueblo o aldea, aquí en la CELAC se critican hasta los golpes de mercado en Europa. Seguro que hay fallos, si. Pero al menos los reconocen, y no como en Europa. En la CELAC hay algo claro: ellos son los emergentes y desean jugar el partido. Ya sabéis en España que, cuando se quiere un buen jugador, se ficha un argentino o un brasileño, pues como de los locales no nos fiamos… así nos va. Latinoamérica si se fía de ella misma. Latinoamérica exige al menos políticas de estímulo.

Como contemplan nuestra crisis las izquierdas y los movimientos populares latinoamericanos

Desde el magnifico observatorio que tengo ahora, trataré de explicar como nos ven a los europeos en crisis los y las latinoamericanas. Me referiré a Europa en general pero, sobre todo, lo que yo he notado les sensibiliza más, es decir Grecia y España.

Para comenzar, las buenas cadenas -y no me refiero a las abundantes cadenas-basura o de publicidad neoliberal e imperialista- en general y Telesur en particular, dan una abundante información y excelentes debates acerca de la crisis económica mundial y del capitalismo, que es como la izquierda y los movimientos sociales latinoamericanos se refieren a nuestra crisis. Lo mismo ocurre con la prensa escrita, si bien los periódicos corporativos conservadores, aunque contienen análisis buenos -en algunos casos-, no hablan de crisis del capitalismo.

Evidentemente, las percepciones varían según oigamos a una brasileña, argentina o un venezolano, por ejemplo, informados y concienciados todos ellos y ellas, advierten que esto ya lo vivieron ellos en los años ochenta y noventa del siglo pasado, y que las recetas que la Unión Europea, los gobiernos y el FMI ejecutan e imponen a las europeas,  solo les provocaran paro, recesión y más sufrimiento a las clases populares.

Tienen ciertamente miedo a posibles contagios. Pero medios gubernamentales brasileños afirman que, por boca de Paolo Sotero, ya superaron la crisis que les rozó en 2008 y la vencieron con la fórmula de aplicar una férrea regulación financiera, atacar la pobreza, y tratar de distribuir mejor la renta y fomentar los mercados interiores.

Venezuela habla de la crisis del capitalismo. Ellos están tratando de construir el socialismo, y las crisis europea y norteamericana les reafirma en su proceso, en buscar una salida socialista. Tienen control de cambios, una gran banca pública, y están haciendo políticas públicas expansivas desde el Estado por la sanidad, la enseñanza, combatir la pobreza y fortalecer el tejido industrial y agrícola autóctono, con un paro del 8% a diferencia del nuestro y, también a diferencia nuestra, el estado es un gran creador de empleo en áreas no sólo de los servicios públicos, sino de las telecomunicaciones, la energía y la alimentación. El 20% de los venezolanos y venezolanas prefiere y adquiere sus alimentos en cadenas públicas.

Argentina es otro ejemplo a seguir. Recientemente, Cristina Fernández en el G20 manifestó su preocupación por lo que definió como el anarco-capitalismo instaurado en Europa y el otrora mundo desarrollado. Argentina, que ha renacionalizado pensiones, salud, telecomunicaciones y transportes, es un gran exportador de soja y, aunque tiene debilidades, crea empleo, crece en PIB humano y redistribuye también rentas. Los argentinos tampoco entienden lo que está pasando, y Cristina advierte acerca de lo que nos espera.

El elevadísimo paro español también es algo que les llama la atención. No por que ellos hace una década no lo hayan padecido, sino porque perciben que con las políticas actuales no se solventará.

Lo que si tienen claro es que la recesión europea, el aplastamiento de la democracia en Grecia y también el gran endeudamiento de los EE.UU. -de los que, por ejemplo, Brasil es ya acreedor- les obligan a despegarse de la manzana podrida que son las potencias centrales. Las cuales, a su vez, en grave crisis y con un endeudamiento generalizado, actúan sin embargo violentamente, imponiendo todavía por las armas su peculiar forma de entender la democracia y “exportarla”. Por ejemplo, lo de Libia ha sido visto por aquí -excepto en Méjico y Colombia- de forma muy crítica, e incluso en algunos centros de poder se ve como una amenaza a ellos y/o una advertencia intolerable.

Es cierto que las oligarquías criollas, racistas, clasistas y egoístas, azuzan fuertes campañas contra los procesos de cambio, independencia y liberación de la patrias latinoamericanas, y que esto obtiene respuestas de los gobiernos de los de abajo. También que existen tensiones internas, pero es que los pueblos latinoamericanos han tomado el destino en sus manos y no se limitan a votar cada cuatro años, participando, debatiendo y discutiendo en política, lo que obliga a los Procesos a reinventarse constantemente. Lo que si es cierto es que, en la zona ALBA, existen gobiernos anticapitalistas y que, si bien todavía sobreviven en ellos formas de capitalismo y tics consumistas, poco a poco se plantean cambiar.

Nada es perfecto. Nada suena a música celestial. Pero el antineoliberalismo es la seña de identidad de diversos de estos gobiernos y lo cierto es que, mientras los europeos con complejo de superioridad y el resabio todavía de potencias coloniales y opresoras, miramos con suficiencia sus procesos, nos hundimos en la miseria. Permitimos que hayan gobiernos que privaticen, ataquen la salud y enseñanza públicas y nos empobrezcan, mientras todas las repúblicas latinoamericanas -que hacen lo contrario de lo que los imbéciles de FEDEA y los economistas ultra-ortodoxos y neoliberales predican- crecen, crean empleo y, sobre todo, redistribuyen renta (no como en Europa y los EE.UU., de los de abajo a los de arriba, sino de los de arriba a los de abajo y de sus productos de exportación), para que se beneficie de ello el pueblo, y no como hasta hace unos años solo las oligarquías.

Y aunque Colombia, Méjico y varios paises centroamericanos -además de Chile- siguen todavía en manos de oligarcas neoliberales, viviendo fuertes convulsiones sociales, están con UNASUR y la CELAM. No rompen con el resto del Continente, dada la grave enfermedad de las potencias decadentes.

Otra cosa que no se entiende es que las y los españoles, como respuesta a las políticas neoliberales, vayan a votar al PP, al que las izquierdas latinoamericanas detestan por su política exterior servil para con los EE.UU., el apoyo de Aznar en su momento al golpe de estado en Venezuela, y el trabajo de FAES apoyando a los partidos oligárquicos y derechistas latinoamericanos. Pero menos entienden que el cambio de política por el que se opta sea aún más neoliberalismo y sujeción a un barco averiado y hundiéndose.

De hecho, las estrategías políticas suyas pasan por el mercado interior, fortalecer sus estructuras internas regionales, como el CELAM, la UNASUR, el Banco del Sur y su alianza estratégica y comercial con China y los BRICS, pues perciben que la economía se traslada a Asia. Además, para colmo, en el G20 han visto como la UE y los USA les pedían dinero prestado para salvar sus economías, y ellos han contestado que primero debe reestructurarse el FMI y luego hablan. Dilma Russef vino a decir claramente que “cada palo aguante su vela”.

Finalmente, los movimientos de resistencia del pueblo griego los ven con mucha simpatía, pues se ven reflejados en ellos. Al igual que los movimientos de los indignados en España y otros puntos de Europa, los observan como algo esperanzador y el comienzo de una nueva etapa europea. Además, les reafirma a las y los socialistas del siglo XXI en sus posiciones y les difunden a sus pueblos la idea de la crisis capitalista terminal. Pero no menor es la cobertura al movimiento indignado de los EE.UU., que les ha impactado mucho y al que siguen en Telesur a diario. Por ejemplo, ciertas televisiones americanas siguieron más la contra-cumbre de Cannes que el G20, puesto que entre otras cosas era más noticiable, pues el G20 ya se sabía que fracasaría.

Así que, mientras que en Europa y España de forma especial se silencian y falsean las manifestaciones del 15M y del pueblo griego y el “Ocupemos Wall Street”, aquí donde supuestamente no hay libertad de prensa se sigue a diario y se dan constantes imágenes.

Ciertamente, tenemos mucho que aprender y mucho orgullo que comernos. Ya no somos el centro del mundo, solo ganamos -nuestros dirigentes, claro- matando y bombardeando, pero Wallerstein y ellos advierten que por poco tiempo.

Creo pues que es hora de pedirles solidaridad, apoyo, ponernos manos a la obra en la coordinación internacional de luchas, e implementar una V Internacional Socialista transformadora, participativa e inclusiva de partidos, sindicatos y movimientos y fortalecer la lucha internacional de los movimientos sociales.

“España va hacia un corralito social”

Os enlazo la entrevista que recientemente me han hecho en Telesur TV, una de las principales cadenas de televisión de Latinoamérica y un ejemplo de que otros medios de comunicación son -también- posibles.

Los poderes económicos exigen más, siempre más

El 18 de Julio el diario El País, vocero de un importante sector de la banca y poderes económico-financieros, y padrino de los sectores más socioliberales del partido del Gobierno, inició una nueva ofensiva.

El editorial del periódico de los Polanco y Carlos Slim -así como diversas y poderosas empresas, y que cuenta con Felipe González y Juan Luis Cebrían como principales ideólogos- exige el adelanto de las elecciones generales.

Pero ¿con que intención lo hace? me pregunto, pues sus dueños (los de “El País”) saben que, de producirse estos comicios, los vencerá casi seguro la extrema derecha, es decir el PP. Pues muy sencillo: Zapatero ya está amortizado por los mercados y los bancos. Zapatero ya se ha quemado haciendo reformas, pero no lo que significa reformas para un socialdemócrata verdadero, es decir avances socio-políticos constantes, graduales, continuos y tratando de mejorar las condiciones de las clases trabajadoras. No, para los socioliberales españoles actualmente en el poder, reformas son retrocesos. Recortes de pensiones y sueldos públicos, privatizaciones, ese es el nuevo significado de la palabra reforma.

Los poderes económicos, por boca de Juan Luis Cebrían y la derecha socioliberal, exigen más “reformas” y estas solo las puede garantizar un nuevo gobierno, es decir Rajoy y sus políticas de “austeridad”, lo que significa aún más recortes y privatizaciones que, dado que casi todo ha sido ya vendido a los privados, deberán ser las que afecten directamente al estado del bienestar, como servicios de salud y educativos, culminando con despidos de funcionarios y personal laboral de las administraciones públicas.

Pero claro, PRISA también apoya a la vez a Rubalcaba que es uno de sus niños mimados hace años. ¿Quiere esto decir que le está indicando el camino? Pues claro, aunque con esto cualquier analista vislumbra claramente que le pone en un serio aprieto y descubre sus servidumbres si es que llegará al poder, cosa harto difícil.

Los sectores que representa PRISA están marcando ya lo que debe ser y será la política económica, gane quien gane, pues los mercados no están dispuestos a aceptar ninguna veleidad social y democratizadora. Las mismas políticas ya fracasadas, serán las que se impongan si las clases populares no lo impedimos y no en las urnas, o no solo en las urnas, sino en la calle.

Las medidas económicas y sociales a tomar, están marcadas a fuego por la Banca, la Unión Europea y el FMI, y ningún político del sistema se saldrá de ellas. De hecho, aunque honradamente lo intentara no se lo consentirían. Así pues, solo las clases trabajadoras, el precariado, las paradas y parados podemos frenar tanta injusticia y tanto sufrimiento. Si no reaccionamos con más rotundidad, estamos avocados y avocadas al copago sanitario, educativo, a las pensiones miserables que todo periodo de “estrategia de shock” -y este lo es- produce entre los pueblos que lo sufren.

Así pues, no tenemos más remedio que seguir movilizadas y, aunque nos fastidiemos el día 23, acudir masivamente a Madrid, hacernos ver y seguir construyendo nuestra alternativa en la lucha y proponer soluciones, que las tenemos.

Por ahora en el reino de España, digan lo que digan y llenen páginas de sus periódicos sobre el Movimiento 15M, en realidad no se le está haciendo ni caso. Como mucho, están estudiando ver cómo nos dividen, como cooptan a sectores más liberales o moderados, o jaleando la supuesta hegemonía de los más ultra-radicalizados. De este modo, intentan aceptar lo que el sistema y los mercados pueden ver como asumible de nuestras reivindicaciones, pero sin tocar lo esencial y es que las políticas neoliberales son sagradas para los poderosos. El euro, el pago de la deuda y el Pacto por el Euro no se tocan, y el PP advierte: habrá más austeridad, pero ¿con quién más austeridad? ¿Con el protocolo y los sueldos de los políticos? Mentira, ya se ha visto que no. Austeridad con la sanidad, las pensiones, el crédito a PYMES y autónomos, entre otras austeridades varias que siempre pagará poca ropa.

En mi opinión, el Movimiento 15M debe avanzar hacía concreciones más allá del método, pues tenemos demasiados frentes de lucha abiertos y no podemos dejar ninguno, pues si de capital importancia es lograr defender la soberanía popular y una nueva ley electoral, no menos lo es enfrentarse contra el Pacto por el Euro, los planes del FMI, al pago indiscriminado y fraudulento de la deuda, la reforma laboral, la sequía del crédito y a la exigencia de un sector financiero público y denunciar el gran atraco al ahorro popular que se está llevando a cabo con la privatización y salida a bolsa de las Cajas de Ahorros.

El 18 de Julio PRISA ha demostrado que, en lo sustancial, junto con “El Mundo” e “Intereconomía”, “La Razón” o “La Vanguardia”, son lo mismo, pues sus intereses sustanciales son coincidentes: son los de sus dueños, muchos de ellos también coincidentes.

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑