Etiqueta: movilizaciones (página 2 de 3)

¿A las personas quien las rescata?

Ahora algunas y algunos se subirán al carro, con menos vergüenza que un monaguillo bebiendose los restos del vino de bendecir, diciendo que solo recortes nos llevaban al hoyo. Hasta Obama ha advertido al Gobierno Español del PP que con solo restricciones no van a ningún lado. Algunas y algunos menos importantes llevábamos tiempo advirtiendo que, de profundizar en los recortes, solo nos esperaba el hundimiento.

Lo que no es comprensible es la urgencia por rescatar a la banca. Tanta prisa resulta al menos sospechosa. Alemania impone, dicen. Pero ¿Cuales serán las condiciones?

Ahora mercenarios de la información cargan contra las Cajas de Ahorros de forma indiscriminada. Es la hora de la venganza contra el ahorro popular y -que no nos despisten- también es la hora de tratar de evitar tentaciones nacionalizadoras. Lo que las mercenarias y mercenarios de la “información” no dicen o no saben es que los Bancos Santander y Bilbao tan solo hacen entre un 12% y un 16% de su negocio en el reino de España. Claro que esto demuestra que la crisis bancaria es fundamentalmente europea y no internacional, más que en parte y debido a la “contaminación financiera” de lo que fue el primer mundo.

Las Cajas han quebrado técnicamente después de su privatización, y en eso el PSOE y el PP son igualmente culpables. Cuando personas y asociaciones altermundistas reclamábamos la nacionalización de las Cajas hace ya tres años sabíamos lo que decíamos.

Todo, todo lo que la izquierda social, alternativa y ecológica hemos denunciado se ha cumplido al pie de la letra. Hay alternativas y nosotras las sabemos. Pero ahora no es tiempo de decir “esto ya lo decía yo”, sino de reaccionar y ya.

¿Qué condiciones se pondrá a los no menos de 40.000 millones de euros necesarios para el rescate bancario? ¿Quién los va a pagar? ¿Qué ocurre con los responsables de este monumental desaguisado? ¿Seremos capaces de ver como pagan sus equivocaciones y chorizadas? ¡¡Esto es el capitalismo, estúpido!!

No es cuestión ahora de dejar pasar de rositas a los banqueros y fondos de inversión y especulación privados. Esta es la dictadura de los mercados pinchando. Pero ojo, que nosotras y nosotros somos el parche y el bombín. Es decir, nosotras y nosotros lo vamos a pagar.

Por eso, ni CC.OO y UGT ni nadie más del magma alternativo y la izquierda real puede esperar más, ni mirar para otro lado. Debiéramos ya estar elaborando estrategias y propuestas. Calendarios de movilización en un verano en el que muchos no podrán irse de vacaciones, pero los que todavía pueden no lo deben hacer o nos las dan todas en el mismo lado.

Propongo comités de crisis populares y sociales ya. Propongo que las plataformas contra la crisis se reúnan ya y no se deje nada para Septiembre. Sería no solo traidor, sería suicida.

Propongo decir las cosas por su nombre, y proclamar que los pactos sociales se han roto y que el sistema del 78 ya ni sirve, ni funciona. Propongo gritar y exigir ¡¡Que se vayan todos!!

Movilizar a paradas y parados y a las victimas de la crisis. En Argentina los piqueteros, parados todas y todos ellos, fueron claves.

Propongo hacer -y ya- lo mismo que los mineros pero en todo el estado español, si otra vez esto recae en nuestras espaldas, y seguro que los poderosos esto no lo piensan pagar. La guerra de clases nos va a machacar también en este soleado y excesivamente tranquilo país.

Propongo que impulsemos ya movilizaciones.

Otra vez: Que se vayan todos!! Respuesta, valores y valor

Lo repito: ¡¡Que se vayan todos!! Ahora la respuesta social está en las calles. La Huelga general del pasado 29, el 12M, la huelga de la educación y las movilizaciones y concentraciones contra los recortes sanitarios y educativos.

El pacto social de la transición esta roto. Rajoy y su gobierno están practicando e imponiendo unas políticas suicidas que solo benefician a la banca y a los intereses de los conservadores y capitalistas alemanes.

La reforma exprés de la Constitución del 78 -aprobada por los socioliberales y el PP mano a mano, no lo olvidemos- ha acabado de romper todo y crear un Reino de España al servicio y esclavo de la deuda y las oligarquías españolas y europeas.

El pueblo, las clases populares, ya no importan. Solo sirven para financiar a los de arriba y todo lo de arriba. Encima vivimos más, somos un estorbo, y además queremos que nuestros niños y niñas estudien gratis. Esto no puede ser (eso es lo que realmente piensan de nosotras y nosotros).

No digo que hagamos como en Grecia, donde los partidos de la deuda, el recorte y al servicio de Alemania son ya minoritarios. No, al menos no solo, que también. Lo que propongo es que hagamos como en Argentina: echarlos. Salir a la calle y tirarlos. No nos preocupe, pues ni son demócratas, ni les importamos un bledo. Solo temen a los mercados y nos tienen que temer a nosotras y nosotros.

Una vez violada la Constitución, lo que hace falta es impulsar una nueva y crear un nuevo espacio democrático justo y pacífico que respete a las personas, y no esta situación de dictadura de los mercados.

Por tanto, no más paños calientes. Si no respondemos no nos harán caso. Además ¿Que tenemos que perder?

Nos mienten, nos engañan, y ahora esta derecha autoritaria, que nos gobierna sin vergüenza ni pudor, nos trata de atemorizar aún más, nos amenaza y recorta derechos, todo para proteger sus intereses y los de sus amos.

Por eso yo no llamo ya a la resistencia, sino a la ofensiva.

Acudamos a todas las concentraciones y manifestaciones.

La humildad es una virtud muy poco practicada por políticas y políticos que se creen mayoritarios

La Humildad es una virtud a la que el catecismo cristiano cooptó y falseó. La humildad -según me enseño un teólogo escolapio y progresista- consiste en reconocer lo que uno es. Es decir, lo que se es gracias a quien se es y lo que se representa, y lo que por sí mismo se es.

La humildad debiera ser, junto con la ética y el espíritu de sacrificio, una de las características fundamentales a pedir a las personas que ostentan cargos de representación politica.

Los representantes y dirigentes de los partidos mayoritarios y del turno suelen ser muy poco o nada humildes. Su mirada de condescendencia hacia los movimientos sociales -cuando no de incomprensión o ridículo deseo de cooptación de los mismos- solo es posible desde la ignorancia. En el caso del PP, la opinión es simplemente negativa y criminalizadora, lógico con sus postulados y políticas. En el caso del PSOE es simplemente suicida, pues la gente joven confía mucho más en los movimientos sociales que en ellos. A pesar de las terribles políticas antisociales y de limitación democrática del PP, su valoración demoscópica -la de los socioliberales- no sube, y la herencia que le han dejado al pueblo trabajador (que no es la que dice el PP, sino haber iniciado las contra-reformas y recortes) motivó contra su gobierno la huelga general del 29 de Septiembre. Y es que no se enteran de que la gente con conciencia social, ni se fía de ellos, ni el volver ahora a la pancarta es creíble tras haberle puesto la alfombra roja al PP para que venciera por mayoría absoluta.

Por tanto, al PP no le pido humildad. Tienen la prepotencia de los señoritos, la auto-confianza de los autoritarios y el dogmatismo de las sectas ultra-católicas. Pero a los dirigentes social liberales del PSOE no solo se la exijo, sino que se la recomiendo, pues les va ha hacer mucha falta. Dicho esto, no creo la vayan a tener y a las pruebas me remito: En Andalucía, el pueblo andaluz ha frenado a la derecha. Lo ha hecho impidiendo que el PSOE se hundiera, si bien no venciendo las elecciones, pues ha quedado como el 2º partido. Ha hecho subir de forma moderada, pero suficiente, a IU-CA y posibilitándole ser determinante y con fuerza, al tiempo que hundiendo, este si, al PP que ya estaba preparando sus listas negras de la venganza de clase y anti-democrática. Pues bien, oyendo a los dirigentes social liberales, pareciera que han vencido, no le deben nada a nadie y que solo ellos van a gobernar, olvidándose en demasiadas ocasiones que a la hora de lograr el gobierno de izquierdas, ha habido dos elementos esenciales: uno ha sido el sentido de la responsabilidad y el riesgo asumido por IU -y en especial el PCA y PCE- y, en segundo lugar, la posición a favor del acuerdo de la mayoría de sindicatos, economía social, movimientos ciudadanos y asociaciones progresistas de la sociedad civil.

Por tanto, creo que sus gestos, suficiencias y seguridades (y me refiero al PSOE) debieran cambiar. No he entendido porqué Griñan no ha tenido la elegancia de citar a IU-CA en su discurso de investidura. No entiendo como las y los social liberales piensan que solo ellos son la oposición -sin dar explicaciones de por qué han votado la contra-reforma financiera con el PP en el poder- mientras que el resto de las izquierdas reales se oponían a ella, pero también los sindicatos y los movimientos sociales. Cuando la oposición real, la que duele y está movilizando a las clases populares es la de los sindicatos y los movimientos sociales. Los sindicatos en estos momentos, con la compañía de muchos movimientos ciudadanos, son la oposición más efectiva y eficiente contra las políticas neoliberales que ahora de forma dura, sin piedad y sin descanso propugna el PP, la CEOE y la Banca, aplicándola de forma contundente y violenta.

Pero por si faltaba un argumento, el movimiento 15M este 12 de mayo vuelve a salir a la calle y su salida será sonada, pues toda la oposición cívica global la apoya, pero también lo hacen los sindicatos mayoritarios a través de la Plataforma por la Defensa de los Derechos Sociales y el Bienestar, que agrupa a más de cincuenta organizaciones junto a CC.OO. y UGT.

El 12M la ciudadanía en la calle y auto-convocada volverá a demostrar, que juntos, los ciudadanos y ciudadanas de a pie, podemos y que la exigencia de democracia real, sigue y que la defensa de la soberanía popular y la lucha contra los recortes sociales, está en la calle.

Los y las social-liberales del estado español están muy felices con Hollande, pero se olvidan de Grecia y del PASOK. Terrible y simbólico olvido. Adobado con la complicidad de los medios de información empresariales (como “El País” y “Le Monde”) que han ocultado y negado la existencia de la Izquierda, llamándole izquierda radical o radicales de izquierda a las nuevas opciones de IZQUIERDAS -estas si- que surgen en Europa con fuerza y poco a poco. Poco a poco, pues el principal enemigo de su surgimiento son las empresas informativas propiedad de bancos y grandes empresas transnacionales, que ocultan todo lo que pueda suponer un trastoque del status quo establecido, y para el que ya tienen su “izquierda” moderada en la recámara. Ya se sabe, que todo cambie, pero para que todo siga igual. En última instancia, el PS francés es un partido que hace primarias y tiene un debate político interno, que el PSOE ni mantiene, ni está dispuesto a que exista, ni siquiera tiene ya capacidad para hacerlo. Además, los teóricos del social liberalismo español siguen anclados en la tercera vía y, como mucho, se plantean su reforma -que no su abandono-, y si no leamos los artículos y escritos de sus fundaciones y publicaciones, o bien lo que sobre esto se publican en su órgano oficioso “El País”.

La humildad debe consistir ahora, en mi opinión, en ver y reconocer que el pacto de la transición ha sido roto, y lo han roto tanto la propia familia real, como la banca, la oligarquía económica y la derecha gobernante. Pero la reforma exprés de la Constitución de 1978, a propuesta de Zapatero, consagrando un principio puramente neoliberal y situando a “la deuda” (es decir, el negocio de los bancos) por encima de las personas, ha sido el petardazo definitivo en la voladura del pacto social de la transición. Por eso, hace falta y ya, una nueva Constitución.

Por todo lo expuesto, hace falta la reorganización, reconstrucción o fundación de LA IZQUIERDA. Por todo lo dicho, hace falta la convergencia política de las y los de abajo, con un programa antineoliberal y de recuperación de la soberanía popular.

Quieren convertirmos en seres deprimidos y sobrevivientes. Nos quieren en la cola y cabizbajos

Nos quieren ver depresivos y sobreviviendo. Nos quieren aplastar.

Los poderosos saben muy bien que la gente empobrecida, parada y excluida, solo tiene en la cabeza sobrevivir y pensar como se las arreglará para comer caliente al día siguiente. No es su preocupación fundamental la de aprender y formarse, sino la de encontrar un jornal, aunque sea de unas horas y por unos euros. No es la reclamación de seguros sociales, ni siquiera la de una educación en condiciones para sus hijos, sino como los podrá calzar y vestir.

Eso lo saben bien los y las poderosas. A cambio ofrecen televisión embrutecedora, esperanza religiosa y competitividad, es decir competición entre los excluidos para ver quien hace méritos para salir como sea del hoyo y así poder consumir más, emular a base de falsificaciones sus marcas de ropa y comprar coches usados, pero rápidos y con potentes altavoces.

El neoliberalismo ha cambiado la vida y la cultura en los barrios y ha dado una nueva esperanza, la del consumo a tu nivel y la de admirar a pedorras y pedorros soeces, pero que siendo incultos, triunfan. La solución es vender y venderse. Saben que su mensaje ha calado y encima que les oprimen, explotan y controlan, muchas y muchos les votan, porque las derechas, los señoritos, necesitan mano de obra y los socioliberales (antiguos socialdemocrátas) hablan un lenguaje que no entienden y sacan unas señoras con pinta de marquesas ha hablar de economía, demostrándoles de esta forma efectiva que ellos no les preocupan. Les preocupan los mercados y los bancos.

Nos quieren machacar, empobrecer, embrutecer, porqué saben que de esta forma nos tienen bajo su bota, o su tacón de aguja. Quieren que seamos sus pobres caricaturas.

Si las izquierdas transformadoras y las gentes del pensamiento critico y alternativo quieren cambiar algo, o iniciar un proceso de recuperación de fuerzas de las clases populares y de organización de las y los de abajo, de las clases trabajadoras, lo primero que deberán hacer es hablar un lenguaje que la gente de los barrios les entienda. Volver a los barrios, pero no como misioneros o misioneras, sino como sufrientes y víctimas que también somos de la crisis del capitalismo y proponer soluciones, visibles y alcanzables, a veces sencillas, pero que permitan algunos éxitos iniciales, porque si no les pareceremos “unos pringaos”.

No es el discurso inenteligible de puro radicalismo infantil lo que nos permitirá articular la lucha ciudadana y la lucha de clases. No serán los liderazgos mesiánicos los que nos harán avanzar más allá de pequeñas islas. Solo el trabajo, el lenguaje sencillo y popular, los liderazgos sociales admitidos, pero jamás impuestos y naturales. Solo el preocuparnos por temas simples y tan esenciales a la vez como el empleo, las pensiones, la educacación y la salud, las prestaciones mejores y más largas en el desempleo, nos hará creíbles.

Identificar al adversario, al enemigo, es clave y los bancos, los ricos que salen obscenamente en la televisión en yates y bodorrios que nosotras pagamos son los chorizos a desprestigiar. También las derechas y todos los que quieren perpetuar este estado de injusticia, viviendo a nuestra costa.

Necesitamos que las personas trabajadoras, paradas y humildes vuelvan a tener orgullo y confiar en sus propias fuerzas. Por eso, apoyar por ejemplo la manifestación del 25 de Septiembre por una vivienda digna, por la dación en pago y denunciando la carroña de los bancos es tán importante. Ese problema afecta a millones de personas, paradas, precarias o quebradas y con una hipoteca a fin de mes, y encima podemos triunfar. Vamos a conseguirlo.

Hay que volver a propuestas tan sencillas como entendibles y no perder tanto tiempo en métodos. Hay que ser operativos, movilizadores y no crear unas nuevas vanguardias separadas, por más que se crea lo contrario, de las prácticas, vivencias y pensamientos de las y los vecinos de los bloques de VPO, las antiguas barriadas sindicales, los patronatos de Santa Adela o las casas baratas.

La unión hace la fuerza y para todo esto, los movimientos sociales, ciudadanos, de genero, los sindicatos y los partidos y agrupaciones políticas de izquierdas y antineoliberales, deben converger. La calle debe volver a llenarse y el 20N no errar el tiro. Los poderosos ya saben lo que harán ocurra lo que ocurra tras las elecciones, además la banca nunca pierde.

Un consejo mío (con perdón): si queréis saber si alguien que os pide el voto quiere cambiar las cosas o no, preguntadle que quiere hacer con el poder financiero, si desea controlarlo y enfrentarse a él, no con demagogía sino con realismo. Preguntádle si quiere constituir la banca pública. Preguntadle si propone eliminar las SICAV y hacer una reforma fiscal progresiva y redistributiva, pero de verdad. En estos momentos esto es clave para saber si nos dicen la verdad, o si nos quieren dar gato por liebre.

No nos deprimamos. Los barrios están llenos de personas paradas y deprimidas, y ese es el triunfo de los capitalistas, los poderosos y sus cipayos.

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑