Archivo sobre "movimientos sociales"

Siguen sin enterarse. Preguntas a una conferencia

La solución no es ya de maquillajes o de adaptarse a las modas. Lo que ocurre es que las personas hartas y el pueblo de izquierdas hemos comenzado a explorar y construir nuevas vías de defensa, resistencia, liberación y auto-organización.

El problema es tener o no tener ya credibilidad. Una encuesta del grupo de poder PRISA, a trav√©s de la cadena SER en ‚Äúinformativos‚ÄĚ muy amigos de los socioliberales, ya les advierte que la gente sabe que ellos en la oposici√≥n dicen una cosa, y en el gobierno hacen otra. Las clases populares europeas no han abandonado a las socialdemocracias de la II Internacional, son ellas las que nos han abandonado.

Susana Díaz, en un discurso efectista que ha interpretado magníficamente, ha errado totalmente en lo esencial. Las personas trabajadoras, excluidas y desempleadas, recortadas y ninguneadas nos hemos organizado en Plataformas y Mareas, puesto que las respuestas a la crisis capitalista y sistémica desde 2008 han sido neoliberales y favorables a sus causantes, los bancos y los poderes financieros. Ante eso nos hemos auto-organizado, si, pues nadie daba las respuestas adecuadas y los sindicatos andaban abrumados y todavía confusos en el rumbo a tomar. Los queremos clara y contundentemente a nuestro lado -a los sindicatos- y, de hecho, muchas y muchos hemos defendido su necesidad, pero a pesar de ello no hemos esperado y nos hemos auto-organizado. Sí. Pero ojo, no esperamos a que venga nadie, ya estamos.

Siempre la clase obrera, las clases trabajadoras y populares se han auto-organizado, seg√ļn los tiempos y las circunstancias. La lucha de clases existe y con una dureza aterradora para los de abajo. La I Internacional no fue un producto de laboratorio, sino que uni√≥ a expresiones de lucha ya existentes, y los primeros socialistas fueron mayoritariamente obreros indignados que se organizaron ante la revoluci√≥n industrial. El socialismo fue, y sigue siendo, un camino hacia una sociedad superadora de las clases y del capitalismo, surgida de la fe de los pobres y los parias en un mundo nuevo. Ahora se dice “Otro mundo es Posible”.

Pero las primeras asociaciones y nuevos movimientos surgimos algunos a√Īos antes de que todo estallara en esta en√©sima crisis capitalista, al descubrir que el capitalismo ha cambiado, es financiero y no productivo en el Occidente cristiano, y que est√° destruyendo -y va a destruir- todas las conquistas sociales y sindicales, o evitar que estas se den en los estados empobrecidos. Esto lo dijimos y advertimos ya en 1999, pero los socialdem√≥cratas con poder, ya convertidos en social-liberales, ni nos creyeron, ni nos hicieron caso, ni nos quieren creer y simplemente nos desprecian o ignoran. Algunas y algunos incluso son educados y nos saludan. Me pregunto ¬ŅCu√°nto sufrimiento no se hubiera evitado si los llamamientos de Porto Alegre hubieran sido escuchados por las c√ļpulas que se dec√≠an socialdem√≥cratas en Europa, pues son una fen√≥meno exclusivamente europeo?

Sin embargo, en América Latina -y no sin dificultades e incluso errores- los socialistas o bien sí nos han escuchado, o bien están intentando aplicar propuestas de forma cooperativa y participativa. Mientras desde Europa, esos sectores que ya no sé ni cómo definir, les siguen ignorando.

Por tanto, nadie se ha ido a una marea para evitar el cierre de un hospital o de un instituto, o a una plataforma para evitar que lo desahucien porque el PSOE no sab√≠a estar all√≠. Es que previamente el PSOE desde 1982 no cambi√≥ la ley hipotecaria ni la propiedad inmobiliaria, y adem√°s en el a√Īo 2011 en connivencia con el PP y el aplauso de los bancos espa√Īoles, alemanes y franceses, cambi√≥ la Constituci√≥n para poner la deuda y los bancos por encima de los derechos sociales de las personas. Por eso ahora todos los recortes y privatizaciones que hace el PP son legales y est√°n amparados por la Constituci√≥n. Son la consecuencia no de un error, sino de una traici√≥n. Ese es el origen de las mareas defensivas y tambi√©n de la p√©rdida de credibilidad. Pero afortunadamente en esta vida nadie es insustituible.

Para comprobar si la Conferencia Política del PSOE es o no es puro maquillaje y una operación electoralista más, yo por resumir solo observaría que dicen en tres asuntos:

  1. ¬ŅProponen o no proponen la derogaci√≥n del art√≠culo 135bis de la Constituci√≥n, que es la madre de todas las privatizaciones y recortes? Si no es as√≠, nada es cre√≠ble.
  2. ¬ŅLimitan el poder real de la banca mediante control y han apoyado medidas pr√°cticas y concretas para apoyar la reaparici√≥n de la banca p√ļblica y una fiscalidad progresiva, que no simples modificaciones de tramos impositivos o simples controles a las SICAV?
  3. ¬ŅQu√© dicen de la mal llamada deuda p√ļblica? ¬ŅProponen auditar la deuda y no pagar la deuda ilegitima y la provocada por la econom√≠a casino? O lo que ser√≠a m√°s sensato, no pagarla e investigar seriamente su composici√≥n, origen y juzgar a los culpables de esa ruina. La deuda y su actitud ante ella, hoy, es la madre de todas las batallas sociales.

Seguir√≠a con la cuesti√≥n constitucional, pero no solo por el federalismo, sino por el modelo de estado y oponerse a la herencia pol√≠tica de Franco, la monarqu√≠a. La monarqu√≠a y el resto de las instituciones pol√≠ticas del sistema constitucional del 78 -que no se lo cuestionan- est√°n carcomidas por la corrupci√≥n y la incapacidad. Y esto no es Gran Breta√Īa, aqu√≠ la monarqu√≠a borb√≥nica de nuevo cu√Īo, que el dictador impuso y luego la oligarqu√≠a mantuvo, es el origen y causa de la actual crisis pol√≠tica y de su incapacidad para regenerarse. Solo hay dos caminos: o bien los cambios profundos constituyentes, o el autoritarismo y el fascismo.

Nos hemos organizado, un respeto. No somos pobrecitos esperando un pastor o una pastora. No nos insult√©is.¬†Sabemos lo que queremos y c√≥mo hacerlo. Tenemos los movimientos sociales, las plataformas y los partidos de izquierdas transformadoras, incluidos los socialistas antineoliberales y de izquierdas, personas bregadas en la lucha, en el trabajo, en la investigaci√≥n y el conocimiento, en la universidad del paro y el sufrimiento que tanto ense√Īa. Tenemos alternativas, inteligencia y voluntad de cambio real y por eso estamos creando plataformas y sujetos pol√≠ticos alternativos. Hoy Pablo Iglesias o Francisco Largo Caballero estar√≠an organizando plataformas y reorganizando a los socialistas en una fuerza pol√≠tica que creyera en la lucha social y de clases.

Somos un alternativa, desde los inicios en ‚ÄúActivos contra la Crisis‚ÄĚ, a la ‚ÄúCumbre Social‚ÄĚ, la PAH o las Mareas Unidas y ahora ‚ÄúSuma, la gente primero‚ÄĚ estamos luchando y creando las herramientas al objeto vencer. Vencer porque hay que derogar y ya, las reformas laboral, financiera y el art√≠culo 135bis de la Constituci√≥n. Hay que redactar una Constituci√≥n plenamente democr√°tica y en primer lugar hay que dejar claramente establecido que necesitamos otras pol√≠ticas y no pol√≠ticos profesionales, sino luchadoras y luchadores con inteligencia colectiva, capaces de enfrentarse a las oligarqu√≠as, las plutocracias, los banqueros, e instaurar un nuevo sistema de valores y la democracia con solidaridad y participaci√≥n.

Si alguien quiere transformar la sociedad y cambiar las pol√≠ticas p√ļblicas, tiene que poner a la pol√≠tica por encima de los mercados y su inmenso poder. Aqu√≠ estamos para ello.

Los ladrones nos gobiernan ¬ŅA qu√© esperamos?

Cuando el PP venci√≥ las elecciones pasadas gracias a los errores, miedos y traiciones de Rodr√≠guez Zapatero, muchas y muchos s√≠ sab√≠amos lo que acabar√≠a ocurriendo. Y entre ellos la c√ļpula del PSOE que, con el cambio constitucional del art√≠culo 135 bis, dej√≥ el camino expedito a los recortes y los copagos varios. El 135 bis sit√ļa el pago de la deuda por encima de los derechos humanos ¬ŅLuego de qu√© nos extra√Īamos?

El PP tenía un programa falso y un Plan B que ha resultado ser un Plan A. Pero eso ya se sabía, el problema es que faltaban los instrumentos políticos para frenarlos -y la autoridad moral para callarlos- por parte de otro partido. Ahora estamos solos y solas en la arena y delante del toro derechista. Es pues nuestra responsabilidad y coraje.

Hemos de decir alto y claro que la crisis del 2008 no ha sido sino una oportunidad para destruir todos los avances logrados por el movimiento obrero, por la lucha de clases desde finales del siglo XIX hasta nuestros días. Es la reconquista del capitalismo, de lo que perdió ante las luchas sindicales y políticas obreras, ya fueran reformistas o revolucionarias. Es su reacción ante lo que tuvieron que ceder tras la derrota del fascismo europeo. Es el rearme de los ricos para ser más ricos y tener el poder. El poder absoluto.

En el mundo, la llamada ‚Äúcomunidad internacional‚ÄĚ, es decir las potencias centrales capitalistas, est√°n en retirada. Hay una guerra monetaria y comercial, y el Occidente judeo-cristiano la est√° perdiendo. Por eso ahora sus nuevos esclavos somos otra vez las clases populares occidentales, europeas, blancas y cristianas. Los obreros y obreras del Occidente, de Europa, de Espa√Īa, somos sus nuevos criados sin derechos para que ellos puedan competir y seguir enriqueci√©ndose en un mundo que se les escapa.

No son sino vulgares ladrones que nos roban nuestra salud, educaci√≥n, jubilaci√≥n, trabajo digno, para mantener sus bancos, saldar sus deudas, las suyas. No la deuda p√ļblica, eso es mentira, sino la deuda que han generado ellos.

El PP es el partido de los ricos. Pero todav√≠a no ha surgido con fuerza el partido de los pobres. Los pobres somos nosotras, las clases trabajadoras, las y los que creen fatuamente ser de ‚Äúclase media‚ÄĚ. Pero mientras tanto tenemos los movimientos sociales, las plataformas de resistencia y los sindicatos. A pesar de todos los pesares.

A los sindicatos que afirman ser todav√≠a mayoritarios hay que exigirles m√°s lucha, compromiso, activismo y pedagog√≠a social y de clase. Si no saben hacerlo ‚Äďes humano, pues llevaban a√Īos sin movilizar- que pregunten. Los nuevos movimientos sociales deben ser conscientes de sus limitaciones, pero tambi√©n de que las cosas no se solucionan con manifestaciones limitadas y peque√Īas concentraciones y desconfianza, mucha desconfianza. Hace falta fraternidad, educaci√≥n popular y convergencia. Menos c√°lculos y m√°s sacrificios. M√°s ejemplo personal y m√°s decisi√≥n. Cuando hace a√Īos se renunci√≥ a la lucha de clases, se dej√≥ el camino abonado a los ladrones que ahora nos dominan y los banqueros que nos atracan. Cuando se dej√≥ de hablar claro, las clases populares, el pueblo, se qued√≥ hu√©rfano y se sinti√≥ solo muy solo.

La maldita modernidad que sustituy√≥ a las ideas y le fe en un mundo nuevo fueron sustituidas por la gesti√≥n eficiente. Que result√≥ ser muy eficiente, pero para banqueros, poderosos, grandes industriales, grandes comerciales y grandes mafiosos que no pagan impuestos y encima tienen la desverg√ľenza de afirmar que el estado social es inviable y no puede mantenerse.

Hay que ir a los barrios y a los pueblos y decir alto y claro que mienten como bellacos y nos confunden para robarnos. Que s√≠ hay dinero, hay de sobra, pero lo tienen ellos y para ellos, para sus yates, sus fincas, sus putas, sus queridos, sus chalets de lujo, sus m√ļltiples vacaciones, sus reyes in√ļtiles y vagos.

Solo les frenaremos si nos temen. Basta de pa√Īos calientes. Somos m√°s, muchas m√°s. Pero nos tienen aborregados frente al televisor que cuenta mentiras, nos enga√Īa y nos divide.

Solo acciones valientes, decididas y la preparación ya de una huelga general indefinida con el correspondiente trabajo de educación previo imprescindible nos pueden sacer de encima a esa piara de chorizos que nos gobierna. Pero sin sectarismos, sin recetas grupusculares, sin dirigentes de café. Unión, acción y valor. Decisión para el cambio.

Hay derrotistas que dicen: mirad a Grecia, m√ļltiples huelgas generales y nada. Mentirosos cobardes, en Gracia est√°n levantando una fuerte resistencia y tienen alternativa pol√≠tica propia y construida en las luchas y la confluencia. Aqu√≠ todav√≠a NO HAY NADA SEMEJANTE. Pero debemos construirlo y es urgente el hacerlo.

Este oto√Īo no debe ser caliente, debe ser ardiente.

Congelan y bajan las pensiones. Nos roban las becas. Nos hacen pagar las medicinas en las camas de los hospitales. Nos despiden cuando les da la gana a√ļn ganando dinero ¬ŅY qu√© pasa? Nada. Encima las compa√Ī√≠as el√©ctricas nos suben la luz a pesar de sus ganancias, y este invierno mucha gente pasar√° fr√≠o en sus casas y volver√°n los braseros de pic√≥n y nada de nada. Ya ha llegado la hora de plantar cara. Ha llegado la hora de la dignidad. Ha llegado la hora de que paradas, parados, pensionistas, que no tenemos nada que perder, nos rebelemos.

Gentes pobres, humildes, no les hag√°is caso. No os cre√°is sus patra√Īas, solo os quieren, nos quieren robar.

Pero sabed, gentes esquilmadas y enga√Īadas, que s√≠ tenemos alternativas, s√≠ sabemos lo que hay que hacer, s√≠ tenemos esperanza en el reparto y, sobre todo, que s√≠ es posible vencerlos.

Con el maestro. Con amigos. Con los y las de abajo

CLI-Lafontaine
El Sábado 2 de Marzo de 2013, en el ATENEO de Madrid, lugar cargado de simbolismo y de mil historias de esperanza, ilusión y lucha, se presentaba Construyendo la Izquierda Рla alternativa socialista.

Un acto de pura y dura voluntad¬†pol√≠tica de un grupo de personas de “los de abajo”, militantes de base de las izquierdas, activistas sociales, socialistas antineoliberales y anticapitalistas, ecosocialistas y gente de las diversas familias socialistas y marxistas. Personas sin medios, apoyos externos ni sugerencias de parte. Independencia¬†pol√≠tica, rectitud √©tica, sacrificio y entusiasmo, mucho entusiasmo junto a no pocos problemas. Gracias a todas y a todos. Gracias al apoyo de Cr√≥nica Popular, tan humilde como nosotras. Pero sobre todo gracias a los ponentes. Gracias a Oskar Lafontaine, maestro de socialistas de izquierdas y figura que alumbra con luz propia a todo el espectro de la familia¬†socialdem√≥crata consecuente y de clase. Desde hace a√Īos Oskar, que fue todo (secretario general del SPD y ministro de Hacienda de Alemania) y dimiti√≥ por coherencia, sin √©l, M√©lenchon por ejemplo no hubiera surgido con tanta fuerza. Ejemplo ya seguido como Dimitris Touskalas, el sindicalista-socialista de SYRIZA EKAM, reconoci√≥ en p√ļblico.

Gracias al compa√Īero griego que, por coherencia antineoliberal y oposici√≥n a la troika, abandon√≥ el PASOK y ahora llega al estado espa√Īol como diputado de SYRIZA. Dimitris Touskalas no solo nos inform√≥ de lo que es SYRIZA EKM, pues la coalici√≥n de la izquierda real griega se ha ampliado en su base con EKM y acoge con fuerza al movimiento social, para hacer y construir¬†pol√≠tica.¬†Dimitris hizo un llamamiento a la necesidad de coordinar esfuerzos y a no ser los √ļnicos. Que su ejemplo cunda y la Europa del Sur se organice. Su¬†estrategia¬†necesita una pata europea. Pero sobre todo, debemos animarnos a formar un frente ante la banca y la estafa de la deuda.

Gracias a Yolanda Diaz, de AGE, que acudi√≥ acompa√Īada de un diputado de ANOVA -el partido de Beiras- y que, por medio de Yolanda, nos transmiti√≥ su saludo. Con palabras c√°lidas y apasionadas se nos desgran√≥ el¬†esp√≠ritu¬†gallego de unidad de clase y antineoliberal. AGE es, en gran¬†parte,¬†el m√°s acabado ejemplo de unidad tipo SYRIZA que existe en el estado espa√Īol en estos momentos. Han logrado, pese a muchas dificultades y problemas, ser el referente de las clases populares gallegas y son ya la primera fuerza de la izquierda en intenci√≥n de voto. Yolanda Diaz, que adem√°s de coordinadora de Izquierda Unida de Galicia es la vice-portavoz del grupo parlamentario de AGE,¬†demostr√≥¬†que s√≠ se puede. Que si hay voluntad¬†pol√≠tica¬†es¬†posible¬†construir la unidad, y adem√°s nos confirm√≥ la presencia de socialistas -conocidos y reconocidos por nosotras y nosotros- en el proyecto de Alternativa Galega de Esquerda.

Para las personas¬†vinculadas¬†a Construyendo la Izquierda fue una satisfacci√≥n contar con ellos y haber sido capaces a “cuatro gatos” con convicci√≥n de lograr este acto con¬†un formato¬†novedoso, pues inclu√≠a un encuentro¬†personal¬†con los intervinientes. Pero que pretende ser un llamamiento y un aldabonazo ante las personas y ante las fuerzas¬†pol√≠ticas, incluidos los aparatos de diverso signo de la siniestra: que la voluntad¬†pol√≠tica y la determinaci√≥n de “las bases” todo lo puede. Que el maestro Lafontaine nos ha¬†cre√≠do¬†y por tanto, tal vez otros tambi√©n nos deban escuchar.

No somos políticos y políticas profesionales. Somos personas que creen en la voluntad de hacer política y de que es imprescindible la convergencia cívica y antineoliberal. Que su voz se escuche. Las elecciones europeas serían una oportunidad de oro. Si somos capaces de conformar una coalición ciudadana de las izquierdas sociales y políticas, las venceremos.

Un grupo de personas de toda edad y condici√≥n, muchas de las cuales hemos hecho el mismo camino que Lafontaine y que Dimitris Touskalas, os convocamos y llamamos. Pero es que en Galicia ese camino ya lo han andado. Por tanto, ya no hablamos solamente de Grecia. Hablamos de Pontevedra, o de Ferrol, o de …

Desde la memoria de Juan Negr√≠n, de Francisco Largo Caballero, de Pablo Iglesias, ante una situaci√≥n grave y de descomposici√≥n del¬†r√©gimen de 1978,¬†podrido por la corrupci√≥n, as√≠ como por los graves asaltos contra los derechos laborales, sociales y la democracia -hecho este que lo ha deslegitimado- los y las¬†socialistas¬†antineoliberales, anticapitalistas, ecosocialistas y¬†republicanos¬†no podemos permanecer cruzados de brazos. Hemos de perder el miedo al vac√≠o y a pap√° c√ļpula. Aunque pap√° nos haya abandonado para irse con los de arriba.

Pero al igual que cito a Pablo Iglesias, hay que ver, estudiar, recoger y hacer reales las nuevas formas de acci√≥n y de coordinaci√≥n social, que est√°n¬†surgiendo desde las asambleas populares, las mareas y los nuevos movimientos sociales. Esas nuevas formas de hacer y entender la¬†pol√≠tica¬† son la respuesta de futuro, son la izquierda con futuro y Construyendo la Izquierda -la alternativa socialista- debe acompa√Īar en ese camino. SYRIZA lo ha hecho. Sin el¬†discurso y la acci√≥n-reacci√≥n de los nuevos movimientos sociales, ahora no ser√≠amos nada. Por eso muchas y muchos de nosotros que somos activistas sociales estamos tambi√©n en esto, en hacer y construir los referentes¬†pol√≠ticos¬†desde la base, desde abajo.

Llamamiento de apoyo a las manifestaciones del día 16 en solidaridad y contra los desahucios

‚ÄúATTAC Andaluc√≠a debe colaborar con los movimientos ciudadanos de afectados por las Hipotecas‚ÄĚ

desahucioEl presidente de ATTAC Andalucía, Carlos Martínez, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para manifestarse por el derecho a la vivienda y por el fin de los criminales desahucios, coincidiendo con la convocatoria que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Stop Desahucios y la Comisión de Vivienda del 15M han hecho para el próximo sábado 16 de febrero en numerosas ciudades de Andalucía.

Martínez considera un éxito la iniciativa legislativa popular que la PAH, junto a otras organizaciones, han presentado recientemente en el Congreso, avalada por la firma de millón y medio de ciudadanos. Para Martínez, la determinación ciudadana ha sido clave para que el PP finalmente admita a trámite dicha ILP.

Sin embargo, Mart√≠nez advierte que esta victoria parcial ‚Äúno evita que contin√ļen los desahucios y la extorsi√≥n bancaria contra familias con problemas, pues no paraliza las acciones de la banca contra personas indefensas y ya sin medios econ√≥micos. Adem√°s, la ley deber√° sufrir un largo tramite parlamentario que el PP adem√°s alargar√°, y por tanto continuar√° el miedo y el sufrimiento de muchas familias‚ÄĚ.

Finalmente, el presidente de ATTAC Andaluc√≠a manifest√≥ que ‚Äúla banca espa√Īola, con una grave quiebra fruto de la burbuja inmobiliaria y que ha sido reflotada con subvenciones de dinero p√ļblico a costa del pueblo, contin√ļa su pol√≠tica de acoso y abuso. Es por ello que las manifestaciones del d√≠a 16 de Febrero tienen plena vigencia y merecen todo nuestro apoyo y presencia activa en las mismas‚ÄĚ.

El r√©gimen del 78 esta caducado ¬ŅPero como construir lo nuevo?

La encuesta de la cadena SER -grupo PRISA- desde luego no es inocente. PRISA no es sino una empresa neoliberal m√°s, con intereses econ√≥micos y¬†pol√≠ticos¬†tanto en el estado espa√Īol como Europa, y por supuesto en Latinoam√©rica. Pero como empresa informativa tambi√©n debe hacer algo y justificarse. La encuesta del 23 de Enero de 2013 es muestra de ello.

Pero ese sondeo de opini√≥n no hace sino corroborar lo que muchas personas llev√°bamos tiempo denunciando. Algunas hace ya a√Īos y otras menos, pero multitud afortunadamente tras el 15 de Mayo de 2011. La conclusi√≥n es que el r√©gimen del 1978, por la fecha de la Constituci√≥n vigente, est√° finiquitado, podrido y alejado cada vez m√°s de la voluntad popular.

La legitimidad pol√≠tica no solo la otorga el Parlamento ‚Äďcosa que por supuesto as√≠ es pues representa la soberan√≠a popular- pero las personas son cada vez m√°s conscientes de que ese parlamento est√° electo por medio de una ley que contiene en si misma el pucherazo, que refuerza un bipartidismo corro√≠do por casos de corrupci√≥n y del que se desconf√≠a cada d√≠a m√°s. Un bipartidismo que, al igual que el r√©gimen, ha fracasado o al menos se muestra incapaz de seguir rigiendo las esperanzas de los pueblos del estado espa√Īol.

La legitimidad del 78 se basaba en el advenimiento de la democracia tras el franquismo. Pero tambi√©n la democracia, que ni fue un regalo ni se la debemos a nadie en concreto, sino a la determinaci√≥n de los pueblos de Espa√Īa y de su clase obrera por conquistarla y dotarla adem√°s de derechos sociales y laborales, no puede basarse en una pata: el estado de derecho. La Constituci√≥n del 78, constantemente obviada en su apartado de conquistas sociales y ciudadanas, no puede aportarnos tan solo un rey ya desprestigiado, unos partidos muy discutidos en su conformaci√≥n y estructura actuales, as√≠ como en su relaci√≥n con la ciudadan√≠a, y un poder judicial lento, clasista y encima ahora con unas tasas que hacen imposible a las personas de las clases trabajadoras acceder a √©l.

La legitimidad democr√°tica desde el siglo XX y por supuesto en el XXI se sustenta en el bienestar del pueblo, el reparto equitativo de derechos y obligaciones y en la posibilidad democr√°tica de avanzar hac√≠a mayores cotas de justicia y de igualdad, as√≠ como de los pueblos de un estado plurinacional a decidir. Si el estado no es social, falta una pata y por tanto hay que refundar el estado y redactar una nueva Constituci√≥n que garantice los derechos y libertades. En esta etapa del r√©gimen, los derechos sociales -y perd√≥n por las constantes cacofon√≠as- est√°n siendo conculcados, los recortes y privatizaciones en salud, educaci√≥n, desempleo y pensiones, la p√©rdida de la libertad sindical y derechos laborales, y la desigualdad ante la justicia as√≠ como ante la fiscalidad, dise√Īada solo para favorecer a los ricos,¬†las grandes empresas y bancos, ha roto cualquier atisbo de reconocimiento social y perdido los sagrados fundamentos de la democracia. En el reino de Espa√Īa ni somos iguales ante la ley, ni existe un bienestar garantizado, ni se aporta en funci√≥n de las ganancias y beneficios. Es decir, reina la injusticia m√°s palmaria. El estado social est√° siendo robado en beneficio de los de arriba.

La Transici√≥n se bas√≥ en un pacto social roto ya definitivamente, cuyo basamento estuvo en la consecuci√≥n de demandas sociales y sindicales duramente conseguidas, pero que ahora una vez eliminadas ya no sustentan el acuerdo. Por tanto, defender en estas circunstancias un r√©gimen caduco no tiene sentido excepto para liberales doctrinarios que solo creen en el estado polic√≠a y en la preeminencia de la riqueza y la propiedad sobre el bien com√ļn y la igualdad.

Por tanto, es el momento de organizarnos con m√°s fuerza y lograr la convergencia entre movimientos sociales, c√≠vicos y partidos o fuerzas pol√≠ticas no contaminadas por la corrupci√≥n, al objeto de crear el actor pol√≠tico que nos permita alcanzar la vuelta a la democracia y el reparto equitativo. Es el momento de aunar esfuerzos y no dispersarnos en m√ļltiples convocatorias. Pero tambi√©n de dejar de pensar que nadie solo puede. No se trata ya en un momento de emergencia social y democr√°tica de contentarnos con subir algunos puntos porcentuales en el computo electoral, sino de gobernar, es decir de alcanzar una mayor√≠a s√≥lida que permita un regeneraci√≥n democr√°tica y el gobierno del pueblo y para el pueblo.

En consecuencia como hay propuestas ya lanzadas de unos Estados Generales sociales y pol√≠ticos, unifiquemos r√°pidamente todas las iniciativas dispersas y planteemos una nueva coalici√≥n convergente que nos permita avanzar. Pero tampoco quiero olvidarme de la responsabilidad de los movimientos sociales, puesto que nosotros ‚Äďlos movimientos- hemos elaborado el discurso y las propuestas y las alternativas socio-pol√≠ticas, en consecuencia y en mi opini√≥n, quiere decir que hemos de abandonar nuestra torre de marfil te√≥rica ‚Äďes cierto que estamos en calles y plazas y dando la cara- pero los tiempos exigen otra cosa, otra actitud y m√°s decisi√≥n. Tal y como ocurri√≥ en Latinoam√©rica por mucho que se nos mienta en este reino bananero sobre sus procesos. O tal y como ahora est√° ocurriendo en T√ļnez, donde todas las fuerzas democr√°ticas, laicas y anti neoliberales se han unido en un Frente Popular. Si T√ļnez fue ejemplo para las revueltas ciudadanas y la reacci√≥n frente a la ausencia de democracia real, bien pod√≠a seguir siendo ejemplo ahora, pues los protagonistas de la Revoluci√≥n tunecina se agrupan en el Frente Popular, que incluye a partidos, movimientos y sindicatos. Y no lo digo por importar el nombre, sino el esp√≠ritu.

Las fuerzas sociales transformadoras antineoliberales y por el socialismo democr√°tico y superador del capitalismo no tenemos nada de qu√© avergonzarnos, al rev√©s llevamos a√Īos luchando en condiciones muy duras y denunciando los efectos negativos de las pr√°cticas tanto ultraconservadoras como de los que han renunciado a la emancipaci√≥n. Los movimientos y fuerzas agrupadas en torno a los presupuestaos del Foro Social Mundial estamos desde 1998 denunciando lo que iba a llegar con el neoliberalismo y hemos soportado una soledad ya finiquitada, pues ten√≠amos raz√≥n y coraje. Por eso las fuerzas de izquierdas consecuentes, no debemos ocultarnos, pero debemos ser generosas, abiertas y capaces de elaborar una nueva forma de organizaci√≥n m√°s democr√°tica y transparente. M√°s comprometida si cabe y aprender de los movimientos.

Estamos ante una emergencia y eso requiere generosidad, valores y prácticas claramente diferenciadas de los que ejercen el poder. Pero sobre todo hemos de buscar una alternativa puesto que fuerzas ocultas y no tan ocultas de la extrema derecha y de la derecha económica, ya la tienen. El mismo PP tiene su estrategia de cambio confusión y perpetuación. Es ya muy antiguo, renovemos todo para que todo siga igual. Denunciemos el desorden para proponer un orden nuevo, es decir el fascismo que hoy se esconde tras la excusa del gobierno de los técnicos y de los supuestos sabios.

Nadie pues de los que creemos que otro mundo es posible, nos podemos apartar, pero para construirlo las propuestas son simples y en varias direcciones aunque convergentes:

РMovilizarnos contra la corrupción y los recortes y privatizaciones, la mayor parte de las veces -por no decir todas- corruptas.

– Apoyar la convocatoria de la Alter Summit o Cumbre Alternativa Europea convocando las manifestaciones del 13 o 14 de Marzo, seg√ļn sea la reuni√≥n del Consejo Europeo de la UE, en contra de sus pol√≠ticas de austeridad y por una Europa diferente de est√° que est√° bajo el dominio de la dictadura de los mercados. A la calle ya. No podemos seguir sin reaccionar.

– Marchas y acciones por la dignidad.

РEstados Generales de ciudadanía y movimientos sociales y socio-políticos al objeto de crear al actor político coaligado que nos permita vencer a la corrupción y luchar por la justicia.

РExigencia ya del fin de las amnistías fiscales, el fraude fiscal consentido y auditoría de la deuda. No pagar la deuda ilegítima. No consentir más que la deuda privada y de los bancos la paguemos los y las ciudadanas.

– Reconquista de la soberan√≠a popular -hoy secuestrada- y de la independencia del Estado Espa√Īol vendido a intereses del capitalismo europeo e internacional. Por una Europa de los pueblos.