Afirma que estas elecciones serían para Artur Mas como “el parto de los montes”, puesto que de los comicios se esperaba mucho por parte de CIU y el batacazo ha sido importante

ImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- El politólogo Carlos Martínez, miembro promotor de Construyendo la Izquierda y de Socialismo 21, valoró en declaraciones a La Trapera de Radio San Borondón los resultados de las elecciones catalanas de este domingo y dijo que no cabe duda de que la suma del nacionalismo de centro-derecha, centro-izquierda e izquierda controla el Parlamento catalán y que las fuerzas “españolistas” han quedado relegadas a un segundo plano.

Aseguró que para Mas estas elecciones han sido como el parto de los montes, puesto que desde CIU se anunciaban las elecciones como un acontecimiento histórico por los resultados que preveían y sin embargo no solo no han conseguido la mayoría absoluta sino que han perdido 12 escaños con respecto a hace dos años y añadió que la conclusión es que muchos sectores de la derecha catalana que tradicionalmente habían votado a CIU en esta ocasión lo han hecho a otras formaciones de centro-derecha españolistas ante el temor de la independencia.

Martínez explicó que se ha comprobado un trasvase del nacionalismo de derechas de CIU hacia el nacionalismo de centro-izquierda de ERC, como igualmente habría que destacar la entrada de Candidatura d’Unitat Popular (CUP) que con tres diputados sitúan en un Parlamento europeo por primera vez a una fuerza política con muchas conexiones con la izquierda alternativa y movimientos sociales como el 15M.

El también presidente de ATTAC Andalucía, valoró la ligera subida de ICV-EUiA, coalición que pasa de 10 a 13 escaños gracias al crecimiento de más de 120.000 votos logrados ahora con respecto al 2010, aunque no deja de reconocer que había unas expectativas que no se han logrado cumplir en estos comicios.

En el caso del PSC-PSOE, hablamos de un partido que continúa con la caída libre iniciada en las pasadas elecciones generales, constatada en los pasados comicios vascos y gallegos puesto que no debemos perder de vista que en esta ocasión ha perdido 8 diputados y ha pasado a ser la tercera fuerza del arco parlamentario catalán.

Para quienes desde el PSOE de Madrid tratan de minusvalorar lo sucedido alegando que se han salvado los muebles, les recuerda que Cataluña siempre ha sido una comunidad con muchos apoyos socialistas y que de las dos provincias que más votos han dado siempre a ese partido, una de ellas es Barcelona, detrás de Sevilla, sin embargo en esta ocasión la capital catalana ha dejado de ser bastión socialista.

Afirma que si en Sevilla se hubieran obtenido tan malos resultados como los logrados por el PSOE en Barcelona, los socialistas se abrirían las venas, sin embargo los socialistas barceloneses disimulan los resultados cuando realmente no tiene disimulo posible, de tal modo que se puede afirmar sin temor a fallo que la crisis que está viviendo el PSOE de la provincia de Barcelona es la que está viviendo de forma generalizada el partido en todo el Estado.

Sobre el populismo derechista de Ciutadans (C´s), considera lógico que haya logrado esta formación un crecimiento de 3 diputados con respecto a 2010, aumento basado en la apuesta independentista de Mas, no en vano hablamos de que votantes tradicionales de CIU pero españolistas ante el temor de la separación han preferido dar su voto a esta formación de centro-derecha, aunque destaca que lo peor de este dato es que podríamos estar hablando de una fuerza que se asemeja a organizaciones de ultraderecha europeas con cierto rostro amable, al menos por ahora.

Sobre los resultados del PP, el aumento logrado no es significativo y se debe fundamentalmente al posicionamiento de CIU sobre la independencia catalana, no en vano hablamos de que les han votado sectores del catalanismo descafeinado que prefieren seguir ligados a España por razones económicas, aunque que no ha dado para dejar de ser la cuarta fuerza parlamentaria.

Carlos Martínez concluye asegurando que no cabe duda de que a pesar de ganar las elecciones con mucho margen a Artur Mas le ha salido muy mal la jugada, puesto que los soberanistas catalanes le han dado la espalda y han votado a ERC y destaca la imparable caída del PSOE, el hecho de que el PP no pueda sacar pecho de su crecimiento porque ha sido minúsculo y el crecimiento de las formaciones reales de izquierdas, aunque ICV-EUiA no haya cubierto sus expectativas de crecimiento.