Esta mañana lo advertía, ahora lo constato. El Pacto Fiscal por la estabilidad presupuestaria ha sido aprobado por amplia mayoría en el Parlamento, siguiendo las instrucciones de Alemania y de la burocracia neoliberal de Bruselas.

Este pacto sacraliza el déficit contenido y promueve los recortes sociales. Este pacto es más política neoliberal, es decir más ruina, pobreza y humillación para las clases populares.

El PSOE rompe con Hollande y se alía con Rajoy y Merkel. El estado español renuncia a soberanía en aras de aplicar una contención del gasto, es decir menos gasto e inversión pública que profundizará la recesión.

Rubalcaba, junto con todos y todas las diputadas de su grupo socioliberal que han votado a favor del Pacto Fiscal, poco podrán decir ya. Afirman que les ha podido su sentido de la responsabilidad, pero ¿Qué sentido de ser responsables, al objeto de apoyar las clases populares y trabajadoras demuestra esto? Ninguno. Este pacto solo demuestra que la teología neoliberal y el poder de los mercados están por encima de las personas.

Ahora, todas y todos somos mineros. Solo una respuesta decidida, una movilización masiva de paradas y parados, pueden frenar esta deriva neoliberal y suicida. Un socialista que lo sea, no puede consentir este apoyo del PSOE al PP y sus medidas de Gobierno.

Solo las plataformas de resistencia y defensa de lo público, los sindicatos de clase y las fuerzas políticas antineoliberales, debieran tener nuestro apoyo. Hay que convertir todo el Reino de España en las cuencas mineras. Hay que volver a asustar a los mercados inventando una fuerza conjunta de resistencia antineoliberal y de ofensiva social tal y como el pueblo Griego ha hecho con SYRIZA.