Archivo sobre "privatización"

El cínico y cruel señor Montoro anuncia el fin de la crisis

Ayer día 22 de Octubre de 2013 el señor Montoro anunció no solo el fin de la crisis -por enésima vez, pues el PP lleva un par de meses con la misma consigna- sino que se permitió afirmar que en estos duros tiempos las cargas ha sido repartidas con equidad.

Ninguna de sus afirmaciones resiste un análisis serio. Es cierto que bajadas de sueldos generalizados, el fin de la libertad sindical y de negociación laboral y las bajadas dirigidas de impuestos y cuotas a la seguridad social para las grandes empresas, las multinacionales y las grandes fortunas, hacen al estado español, un objetivo apetitoso para algunas inversiones e inversionistas y no digamos especuladores. Los fondos “buitre” sobrevuelan España en busca inmuebles baratos y mano de obra precaria, barata y sumisa, además de bien preparada. Pero nada de esto esta acabando con el sufrimiento y el terror al futuro de millones de personas y familias.

He advertido ya en diversos artículos que el PP, pero no solo el partido neofranquista sino igualmente la gran patronal española, están nuevamente organizando la salida de lo imposible, es decir la crisis del sistema capitalista, sobre dos bases totalmente huecas y vacías, el turismo barato y la construcción. Nuevamente el ladrillo anida en el horizonte. Un turismo barato cuya máxima expresión ya degenerada sería Eurovegas y un ladrillo que ya ha reventado.

Somos el reino de la hostelería y no lo digo por los buenos y excelentes profesionales gastronómicos que tenemos, no, sino por el bar de comida rápida, el local de copas servido por jóvenes sin asegurar y el hotel con derecho a “balkoning”. Somos un país con una burguesía rentista y aficionada a vender y jamás a construir o crear. Por eso cualquier solución real y progresista pasa por apoyar a la economía social y productiva, así como por una banca pública que vuelva a hacer fluir el crédito.

El señor Montoro basa la salida de su crisis en construir un estado sin derechos y sin ninguna protección ni prestación social. Un estado privado y privatizado de las grandes fortunas con un pueblo sometido y embrutecido por la televisión basura, con personajes basura como modelo pera destruir cualquier atisbo de dignidad y sin educación. El verdadero objetivo de Montoro y de Wert es crear unas clases populares incultas y sometidas. Brutas y brutos que se enfrenten entre sí por el mendrugo que los ricos nos quieran arrojar.

Un estado privatizado, advierto, sin política, ni personas en política, pues de esta forma se garantizan ellos el dominio total y absoluto. Así pues no caigamos encima en la trampa antipolítica que las televisiones fascistas nos inculcan diariamente. Pensad ¿Tantos millones en televisiones y en pagar a pedorras y pedorros incultos, que llenan horas y horas y tanta tertulia con indocumentados e indocumentadas ultraderechistas, es casualidad?¿No estamos ante un golpe de estado mediático, para que tipos como Montoro nos puedan engañar y robar tranquilamente?

Hace falta que nos enfrentemos a ellos con más contundencia y con más valentía. Que podemos perder ya, que no nos hallan robado, me pregunto y os pregunto. Estoy harto de hacer propuestas sociales y políticas que caen en saco roto por la incapacidad o miopía de dirigentes que solo van a lo suyo. Por eso solo pido que tengamos dignidad, sentido común y recuperemos la solidaridad.

Montoro nos miente. Pero Montoro no solo es el señorito engreído ese que nos insulta y confunde diariamente. Montoro es la Troika, es Botín y su banco, es el esclavo servil del capital y el bufón de la corte de estos días, por aquello de los presupuestos generales del estado.

Aunque una forma de darle el bofetón que se merece este tipejo, es que la Huelga de la Educación sea un éxito y volvamos a combatir no solo por el pan, sino también por la cultura.

Las tramas negras o como salir de esta

La corrupción está alcanzando en el estado español cotas inaceptables. No solo por la financiación ilegal del PP, que por cierto cualquier persona informada conocía hace años. Lo que ocurre es que ahora se puede demostrar, debido tal vez a que a alguien se le ha ido la mano, o no… Es decir algo suena. El caso de los EREs en Andalucía, también muy grave y encima chapucero, en el que el PSOE andaluz está pringado, quiera o no, y su táctica de avestruz, pésimamente gestionada, está resultando ser un balón de oxígeno para el “tocado” PP, que de esa forma tiene la excusa del “y tú más”. Aunque la verdad es que lo de Gürtel, Bárcenas y otros, así como el asunto CAM y otras lindezas superan ya todos los limites imaginables, y además sitúan a la derecha españolista en el lugar que ciertamente les corresponde en cuanto a su bajeza moral.

Pero no lo olvidemos: el caso “PP” -que es como debiera llamarse el conocido como Bárcenas- ha sido destapado al alimón por dos piezas clave del sistema y régimen vigente, como son El Mundo y El País, es decir los grupos económicos que hay tras ellos, lo cual hace sospechar que poderosas manos se mueven por detrás y preparan algo. El establishment madrileño que domina el estado español seguro que tiene recambio y solución a sus problemas, y esta puesta al descubierto de las miserias del PP -seguramente preparada de antemano- tendrá sus motivaciones y sus beneficiarios.

Hace tiempo que se sabe que Rajoy tiene poderosos enemigos y que la plutocracia dominante tiene la voluntad de controlar más férreamente una situación que se les puede ir de las manos, pues la gravedad de la crisis financiera se puede llevar muchas cosas por delante, incluida la monarquía, que es la clave de bóveda del ya corrupto régimen del 78 y los beneficios de los oligarcas que realmente mandan.

No obstante, también hay otra corrupción no menor, y no menos dañina y asquerosa, y es la de las privatizaciones. El sector público español lleva más de treinta años vendiéndose muchas veces como autentico saldo. Habría que auditar todas las privatizaciones de fábricas, astilleros, bancos, servicios y seguros, así como solares y tierras. Dilapidar lo público o lo expropiado -como RUMASA o REPSOL entre otras operaciones- exigiría una revisión. En el aznarato hubo privatizaciones muy numerosas y muy opacas, pero Felipe González ya inició la tendencia con entusiasmo. Ahora ya sin sector industrial, ni bancario, ni de comunicaciones público, en la época de Rajoy le ha tocado el turno a lo último que quedaba, y por tanto las ventas alcanzan a la sanidad, la educación o las pensiones. Opino que las privatizaciones, que son expropiaciones de patrimonio común y de todas y todos en beneficio de propietarios privados -en especial empresas muy grandes y grandes bancos en situaciones de muy poca transparencia- son parte del germen del régimen corrupto en el que ha devenido el de 1978. Todo esto sea dicho sin olvido ni menoscabo para con la gran corrupción, latrocinio y miseria generalizada que fue la cruel dictadura franquista.

Y ante tanto robo, expropiación fraudulenta y “liberalizaciones” para construir monopolios privados, saldos con hospitales y universidades, financiaciones ilegales de partidos en especial el PP y negocios incluso de queridas reales ¿Qué hacemos?

La Unión Europea también es responsable con sus políticas neoliberales de nuestra ruina, expolio público y desierto productivo. Todo ello en beneficio de capitales e intereses extranjeros. No lo olvidemos a la hora de hacer programa.

Oposición al régimen de expolios

La debilidad de la oposición convencional es bien visible. La ausencia de organización socio-política que sea capaz de generar la resistencia contundente y la ofensiva de las clases populares es exasperante. El PSOE no es capaz de frenar su propio hundimiento a pesar del mal gobierno y corrupción del PP, además el mismo partido socioliberal, tiene demasiadas causas pendientes. Por otro lado el PSOE es junto el PP pilar fundamental del sistema y por tanto, está preso de las mismas deudas y además en temas fundamentales como el sistema financiero o la llamada deuda pública y la monarquía pacta con el Partido Popular. Ambos son coincidentes en su defensa de la Europa alemana y neoliberal. El PSOE de Andalucía además se acaba de meter en un jardín de unas elecciones primarias en las que está haciendo el ridículo más espantoso, e introduciendo de forma innecesaria una crisis suplementaria en el propio PSOE estatal y dejando a su socia de Gobierno, IU-CA, en una posición delicada, acrecentada por el escándalo de los EREs y las contradicciones casi diarias del Gobierno autonómico. Es cierto que IU-CA ha dado pasos interesantes y tomado medidas decididas en vivienda y protección social, pero el Gobierno andaluz gobierna respetando el objetivo de déficit que Madrid y Bruselas imponen y existen serias dudas acerca de si esa situación se va a poder mantener. Por otro lado, lo que sus socios del socioliberalismo pretenden también con las “primarias” es, además de apartar el cáliz de los “eres”, tomar la iniciativa política, y creen los muy ingenuos pueden recuperar la mayoría absoluta.

No olvido -y vuelvo hacía atrás en el relato- que CiU y PNV también son fuerzas sistémicas -en especial CiU- y que últimamente el PP ya ha encontrado su muleta en UPyD, que además capta la sangría de votos derechistas con hábiles maniobras de despiste, acrecentadas por la ausencia de una opción de izquierdas, no ya con posibilidades de crecer -hecho este que indudablemente se dará- sino de gobernar, de ser recambio de poder, que al fin y al cabo es lo que importa.

La situación de crisis política y del régimen, así como de crisis financiera, económica y social, pero sobre todo la inmunda transferencia de rentas de las clases populares en beneficio de los ricos que se está produciendo, exigen un profundo cambio tanto constitucional como de las políticas públicas que se están imponiendo.

IU debe decir y ya alto y claro, si desea “exportar” el modelo andaluz en el estado español y si va a apoyar al socioliberal PSOE actual, si es que este se deja y sus compromisos con las oligarquías económicas no le aconsejan la gran coalición con la derecha (escenario más que posible). O bien apuesta por acompañar en la construcción de un amplio bloque popular de poder cívico y antineoliberal. Un Frente Amplio, democrático y con un programa social y de reconstrucción del bienestar, el reparto, la reforma fiscal y la banca pública, así como la defensa de la soberanía estatal y popular. Lo repito, pues lo he escrito ya, cincuenta diputados sirven para hacer a Eduardo Madina o Rubalcaba, en el mejor de los casos, presidente del Gobierno. O para seguir siendo oposición.

Gobernar, alcanzar el gobierno, que es un paso para alcanzar el poder, es muy difícil e IU no tiene hoy por hoy y por sí sola capacidad para ello, ni masa crítica que los sostenga en el gobierno del estado. Un gobierno de izquierdas y que aplique medidas realmente socialdemócratas y de progreso tendrá muchas dificultades, pero es imprescindible alcanzar el gobierno y cambiar las cosas, plantarle cara a Europa, acabar con las privatizaciones, recuperar y nacionalizar sectores estratégicos. Garantizar las pensiones, recuperar el empleo público y apoyar decididamente a pymes, economía social y las cooperativas, así como a sectores económicos no especulativos y productivos.

Para eso hacen falta no cincuenta, sino al menos ciento setenta diputados y diputadas y seis mil personas cualificadas, cuanto menos para llenar organigramas del estado y puestos que no se pueden dejar en manos de personas supuestamente neutrales, pues ya sabemos cómo se las gastan los “profesionales”.

Es posible alcanzar el gobierno

Yo diría que imprescindible. Hay que acabar con tanto latrocinio y con tanto robo de los de arriba a los de abajo y tanta privatización.

Han privatizado la política. Se están repartiendo el Estado. Nos están empobreciendo y vuelve a haber hambre. Nos llaman demagogos, bien, más vale ser demagogo que chorizo y sinvergüenza.

Hay que construir una alternativa de Gobierno y tener voluntad de Gobierno. Dar confianza y seguridad, pero a los humildes, a las clases obreras, a los pequeños empresarios, a las y los que sufren, a las y los desempleados.

Hay que tener un liderazgo solvente capaz de generar esa confianza. Liderazgo político y social, pero también personal. Seamos serios, se puede ser muy participativo y democrático, pero alguien tendrá que representarnos y se puede tener una dirección colegiada, pero solvente y querida. Sin gobernar tampoco podremos avanzar hacia la democracia participativa y real, ni hacía el necesario cambio constitucional.

Es pues imprescindible construir una gran convocatoria convergente y ciudadana, una alianza de toda la izquierda transformadora, que ilusione y además puesto que se trata de una experiencia, participativa y diferente, con parámetros políticos novedosos, servirá para empoderar al pueblo, a los pueblos del estado español y además ese empoderamiento será imprescindible, pues una opción de gobierno diferente, democrática, social y socializante, así como con un nuevo paradigma económico y ecológico, necesitará de mucho y decidido respaldo cívico, pues será atacada sin piedad.

Pero hemos de crear ilusión y generar confianza en nuestras capacidades, inteligencia, espíritu de sacrificio y honestidad.

Lo que hay ya se conoce y su tremendo fracaso también. Si bien el fracaso social y económico del neoliberalismo, es su triunfo político y sobre todo su beneficio, el beneficio de los de arriba, el de las escasas familias oligárquicas que dominan el estado español. Todo se está haciendo en beneficio de unas castas ya conocidas. El sufrimiento y la desesperanza en el futuro de millones de personas, exige nuestra coalición ilusionante y también nuestra capacidad para mover ya el patio. Todo está demasiado tranquilo para las tropelías que están cometiendo.

Aunque sea solo por dignidad habría que llamar ya a las movilizaciones y exigir la dimisión del Gobierno y nuevas elecciones. Pero mientras estas se producen o no, hay que llenar las calles.

Termino afirmando, que o nos movilizamos o las izquierdas serán laminadas sin piedad por los enemigos de clase. Ellos, los amos, necesitan un gobierno más fuerte y autoritario todavía. Rajoy, su “Maricomplejines”, está claro que no les es suficiente. Además la Troika y el FMI exigen más. No nos engañemos, las oligarquías hispanas y su rey están felices con esas exigencias. Por tanto, ni vamos a poder negociar, ni nos van a dar tregua, ni podemos seguir esperando no se sabe qué. Falta energía, coraje, decisión y valor. Falta contundencia en la denuncia y en el verbo. Falta que digamos basta pero de verdad.

Cada día un nuevo ataque. Cada día un nuevo motivo para rebelarnos

Encima de que Aznar amenaza con volver, nos están robando la democracia local

La voracidad neoliberal, autoritaria y criminal contra los derechos de las personas del PP no tiene límite, no da tregua. Se amontonan los motivos para echarlos de una vez y dejarnos de paños calientes. Hay que derrotarlos, pero ya. En la calle, si, primero en la calle, pero no seamos ingenuos, también en las urnas.

La reaparición y el serio aviso del neofranquista y pro-imperialista ex presidente del Gobierno del Reino de España José María Aznar la noche del 22 de Mayo en Antena 3, hace real y confirma lo que algunos habíamos vaticinado y es que un golpe conservador está en marcha. Rajoy ya no les sirve. A nosotros tampoco, pero ¿Vamos a permitir que sean ellos los que a nuestras espaldas lo echen? No, es imprescindible y ya exigir nuevas elecciones. Pero habrá que conseguirlo y con contundencia en la calle.

Tienen preparado ya otro proyecto maldito que puede además resultar engañoso para muchas personas, y es el de la “reforma” de la Administración local, al objeto de privatizar servicios municipales, despedir funcionarios y empleados públicos y hurtar la autonomía local, dejando vacía de contenido la democracia y la forma de gobierno más cercana a la ciudadanía. El pueblo se va a quedar sin una de sus fórmulas más próximas al objeto elegir su gobierno inmediato y/o de poder incluso construir su Utopía local, o simplemente dotarse de los vecinos que desee le gobiernen.

Los municipios se van a quedar intervenidos, sin competencias y sin posibilidad de diseñar sus políticas locales o bien cuidar y atender las necesidades de los más humildes y débiles de cada pueblo, cada barrio o cada calle. Los presupuestos intervenidos por los llamados “precios estándar”. Precios fijados por una comisión en Madrid. En resumen, otra vuelta de tuerca a la operación recentralización del Estado, pues los ayuntamientos serán controlados por el Ministerio de Hacienda. En tiempos de Franco era el de Gobernación -así se llamaba- el que los controlaba. Ahora será Hacienda.

Como el PP tiene el control sobre la inmensa mayoría de las Diputaciones de derecho común, estas tendrán las competencias de los ayuntamientos menores de 5000 Habitantes y muchas de las de los municipios mayores. Pero sobre todo, las Diputaciones sacarán a concurso los servicios públicos privatizados -ojo a precios estándar- lo que llevará a la ruina a miles de empresas familiares y cooperativas. Pero esa actuación supone mover un negocio de millones y millones de euros, pues por economía de escala las grandes empresas sí podrán competir, por lo que el PP tiene prisa y lo va a llevar al Consejo de Ministros en Junio. Sacando la contrarreforma local ahora adjudicará miles de contratos a empresas privadas del sector y premiará a los Florentinos de turno, que ya se están frotando las manos. Y luego, si las tornas cambian y una nueva ley, o la derogación de la que quieren imponer, permite volver a recuperar la autonomía local nuevamente -con otra correlación de fuerzas políticas diferente- los contratistas privados ya tendrán derechos adquiridos y se pleiteará de forma que, aunque las Corporaciones Locales democráticas puedan ganar en los tribunales, estarán obligadas a fuertes indemnizaciones, de forma que el negocio estará asegurado, salga bien o mal.

Todo esto acaba de dejar todavía más claro que se está gobernando en favor de los poderosos. Que la crisis capitalista está siendo utilizada para favorecer la privatización de la vida pública y apoderarse las grandes fortunas y empresas de todo el patrimonio y de desmontar el estado por obra del estado, en beneficio de bancos, ricos y grandes empresas privadas.

Ahora el negocio son los bienes municipales, y acabar para ello con la democracia local el objetivo puntual del momento. Al capitalismo le sobra la democracia.

Por todo esto, y porque cada vez son más las tropelías y atracos sociales, el 1 de Junio volveremos a salir a la calle. Pero hemos de ser más, muchos más de los cada vez más numerosos activistas, es cierto, pero con todo insuficientes.

Hay que llamar ya a la insurrección popular. Hay que iniciar ya el periodo destituyente, que acabe con este régimen podrido. Solo el estallido social nos salvará. Hay que reventar ya de una vez, porque no nos toman en serio, se ríen de nosotros y nos desprecian profundamente. Sobre nuestro empobrecimiento y sufrimiento, construyen ellos su riqueza y su poder. No hay medias tintas, tampoco vuelta atrás.

Atención: Nos roban los ayuntamientos

Cuando la Troika (UE-BCE-FMI) comenzó a imponer sus medidas en Grecia hace ya tres años aproximadamente -decían que para combatir su crisis económica-, una de las primeras fue la supresión de ayuntamientos y el despido de miles de trabajadoras y trabajadores municipales. En el reino de España esta medida se comentó algo, dentro del conjunto de las agresiones sociales y democráticas contra el pueblo griego impuestas por la Unión Europea, Alemania y sus bancos, así como por el Banco Central Europeo. Pero la verdad, no se tuvo excesivamente en cuenta.

En el reino de España, además, el sarampión anti-político, que tiene responsables merecidos en muchos puestos de la administración -comenzando por la Casa Real o jefatura bananera de nuestro estado, presidentes autonómicos o alcaldes corruptos y pringados por el ladrillo- hizo pensar a mucha gente que eliminar instituciones es bueno e incluso necesario.

Si bien es cierto que hay corruptos pero, no lo olvidemos, también corruptores –es decir, ricos empresarios que corrompen para burlar la ley y defender sus intereses, insisto, ricos especuladores que controlan los resortes del poder- también hay muchas personas honradas y de buena voluntad que gestionan intereses públicos en estos momentos, así como en años anteriores. Pero sobre todo, hay que advertir que lo que nos roban por la puerta de atrás es la posibilidad de, en no muy largo periodo de tiempo, elegir personas del pueblo que no solo gestionen honradamente, sino que estén a nuestro servicio y no al de las oligarquías políticas bi-partidarias y/o económicas, y que se vean imposibilitadas para cumplir con sus programas electorales o se vean envueltas en una maraña de reclamaciones judiciales. Pues bien, si en las próximas elecciones municipales elegimos concejales y concejalas del pueblo, honradas, progresistas y de izquierdas, al servicio del pueblo ¿Con que se van a encontrar? Pues con nada o muy poco que hacer. El Gobierno del PP está preparando una reforma legislativa que vacía de contenido a los municipios, les hurta competencias municipales e impide que estos gestionen los servicios de atención y cuidado a las personas. Pero sobre todo, privatiza los servicios y obras municipales. Es decir, convierte en puro negocio arreglar aceras o alcantarillas, recoger la basura, cuidar zonas verdes o ayudar a la infancia, los mayores; así como controlar el desarrollo de nuestros pueblos –fundamentalmente- y ciudades.

Esta reforma en cuestión se denomina Ley de racionalización y sostenimiento de la Administración local. Poseo el último borrador, y por tanto estas líneas ni son demagogia, ni mentira. Pero deseo informar y difundir, sin aburrir y sobre todo movilizar.

Actualmente el poder de gobierno municipal reside en los electos y las electas, pero la reforma legal que se propone por parte del Gobierno del PP disminuye sus facultades democráticas, incrementa los poderes no elegibles ni electos, tanto de técnicos que además controlará, como secretarios/as e interventoras/es. Aumentando desmesuradamente el poder de las Diputaciones Provinciales y sobre todo, sitúa al Ministerio de Hacienda como el órgano controlador de los ayuntamientos. En pocas palabras, trasladan las decisiones fundamentales a personas e instituciones no elegidas directamente por los ciudadanos y que, por tanto, estas y estos no van a tener la posibilidad de controlar, ni de no votar, si lo hacen mal. Pero es que, además, los electos y electas se encontrarán con la imposibilidad legal y de facto de apoyar a sus vecinos o ejecutar lo que estos, mediante métodos participativos y asamblearios, decidan o propongan.

No es la disminución de concejales, ni el control de sus sueldos el interés de esta ley o reforma de las leyes locales –verdadero tesoro democrático, muy mal utilizado por cierto, que nos queda-. La verdadera intención es repartirse el pastel del negocio que significa privatizar obras y servicios municipales y de paso disminuir el poder ciudadano. Es una operación mafiosa a gran escala, al objeto de que propagando lo malos que son los políticos municipales –y es de justicia reconocer que hay de todo, pero muchos buenos, e incluso excelentes también- en pura realidad, enriquecer a empresas privadas contratistas. Pero hay algo todavía más grave, y es que como los precios de los servicios a contratar y privatizar de forma obligatoria los propondrá en pocas palabras el Ministerio de Hacienda fundamentalmente y serán a la baja, con un precio estimado que cumpla el objetivo de déficit, estos servicios serán adjudicados a las grandes empresas contratistas y de servicios que ya existen y no son ajenas a esta reforma legal. Las cuales sí podrán competir, eliminando a todas las pequeñas empresas y cooperativas locales que en ocasiones prestan estos servicios o ejecutan obras municipales. Es decir, se cerraran muchas empresas familiares y sociales, se hurtará el control municipal y se arruinarán más todavía las economías locales, en beneficio de grandes empresas privadas, ya existentes y operando.

¿Qué cómo obtendrán beneficios las empresas privadas grandes que se apoderarán del sector? Pues muy sencillo, al hacerse con miles de contratos y no solo unos pocos, lo cual le permitirá obtener beneficios. Pero sobre todo, pagando menos y peor a sus trabajadoras y trabajadoras y precarizando el empleo. Además, gracias a la mal llamada Reforma Laboral, dispondrán de mano de obra esclava.

Esa es la verdad de la reforma y no acabar con el despilfarro local. Con ese despilfarro, allí donde se dé, no se va a terminar, pues el proyecto de ley está cargado de trampas que en realidad permitirán seguir contratando asesores a dedo y colocando amiguetes. Ya lo decía mi abuelo “hecha la ley, hecha la trampa”. Esta reforma está plagada de trampas y aconsejo leerla detenidamente. Pero sobre todo, advierto seriamente tanto a los contagiados y contagiadas por el sarampión anti-político inoculado por la extrema derecha y los grandes empresarios, como a los movimientos sociales críticos con toda justicia, que esta reforma, vendida como un recorte de sueldos a ediles, nos resultará todavía más cara a las personas, pues encarecerá los servicios, privatizará y por tanto dejará fuera de control competencias municipales e incrementará el paro -y no de concejales precisamente, sino de clases trabajadoras-. Así como tratará de evitar la previsible regeneración democrática que se va a producir en los Ayuntamientos en la próximas elecciones locales.

¿De dónde viene semejante desaguisado legal? Pues en primer lugar de las imposiciones de la Troika.

En segundo lugar, de la reforma constitucional del artículo 135 de la Constitución pactada por PSOE y PP en los últimos días del gobierno de Zapatero, que sitúa el déficit, pago de la deuda e intereses de los bancos, por encima de las personas y los derechos humanos. De hecho, el preámbulo de la ley proyectada expone:

La reforma del artículo 135 de la Constitución española, en su nueva redacción dada en 2011, recoge un principio de estabilidad presupuestaria como principio rector que debe presidir las actuaciones de todas las Administraciones Públicas. En desarrollo de este precepto constitucional, se aprobó la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que exige nuevas adaptaciones de la normativa básica en materia de Administración local para la adecuada aplicación de los principios de estabilidad presupuestaria, sostenibilidad financiera o eficiencia en el uso de los recursos públicos locales. Todo ello exige adaptar algunos aspectos de la organización y funcionamiento de la Administración local así como mejorar su control económico-financiero.

En tercer lugar, del concepto autoritario de la política del PP, que está copiando la estructura municipal del franquismo en los ayuntamientos. Los municipios, sobre todo los medianos y pequeños, pasarán a ser controlados por los secretarios, personal no electo, muchas y muchos de los cuales además, en contra de su voluntad democrática, se verán obligados a cumplir esta aberrante reforma. Las Diputaciones Provinciales y los sub-delegados del gobierno en las provincias, que serán los ojos y manos del Ministerio de Hacienda del Gobierno de Madrid y desde Madrid, donde los Florentinos y sus semejantes, desde el palco del Bernabéu, se repartirán los pueblos y “las provincias”. Esto es la vuelta al más duro centralismo. Por eso quieren hacerlo urgentemente, pues intuyen que el régimen que defiende sus intereses está en peligro y se alumbran nuevos tiempos. También para evitar que reaccionemos. Pero sobre todo porque el PP controla por ahora la inmensa mayoría de las Diputaciones Provinciales, y estas son claves para repartir el pastel en menos de un año.

Dicho lo cual, es imprescindible reaccionar y ya. Defender la democracia local y participativa. Promover acciones de protesta, ocupar los ayuntamientos y encerrarse en ellos. Constituirnos en ejes activos de la política local y defender nuestros municipios como gobierno más cercano. Además acabar ya de una vez con la mentira de la deuda pública. Esta horrible y demagógica mentira silencia que el 70% de la deuda del estado español es privada. Solo el 30% es público, y de ese 30% no son los ayuntamientos los principales responsables.

Si nos logran robar los ayuntamientos nos habrán robado otro espacio democrático fundamental. Os invito a informaros más y mejor y sobre todo a no dejarnos engañar. Hay que acabar con las oligarquías que nos gobiernan de una vez y podemos hacerlo.

Las intenciones neoliberales las descubre la publicidad en TV. Los “anuncios” desvelan la mentira

Las agresiones neoliberales contra el bienestar y las privatizaciones de los servicios públicos se nos venden como una mejora en la gestión -más barata- y una asistencia más personalizada. También se nos aconseja igualmente por el sistema a través de múltiples medios, el reforzar nuestra garantía de jubilación, complementando con un plan de pensiones privado.

Se dice que es por necesidades económicas para hacer frente a la crisis que las clases populares hemos generado “por vivir por encima de nuestras posibilidades”, por ahorrar y de esta forma garantizar la asistencia universal, eso si mediante sistemas mixtos o bien de gestión empresarial. Es decir, por nuestro bien.

Las órdenes de la Troika (FMI-BCE-Unión Europea) más las órdenes de Alemania y la propia ideología liberal dominante que el PP impulsa ahora que gobierna, obligan a privatizar la gestión sanitaria y ahorrar en salud, pero también en endurecer las condiciones para conseguir una jubilación, la edad mínima para lograrla y las percepciones. Todo esto se hace por hacer viable el sistema e incluso se tiene la desfachatez por parte de los mandatarios y mandatarias derechistas de afirmar que es por defender el estado del bienestar, haciéndolo viable.

Hay personas, asociaciones y movimientos que llevamos ya unos años denunciando que las privatizaciones de los servicios de salud y protección pública (Llevamos al menos 10 años anunciando y clamando en el desierto lo que ya ha llegado) no son sino una fórmula más al objeto de ampliar el negocio de grandes empresas, bancos y aseguradoras privadas a costa de las clases populares europeas y de otras potencias centrales. Así como tratar de impedir que las y los ciudadanos de los países empobrecidos accedan al bienestar público.

Desde la OMC -Organización Mundial del Comercio- con un invento llamado ACGS o Acuerdo General para el Comercio de los Servicios, se trató de hacer OBLIGATORIO mediante un Tratado Internacional la privatización de los Servicios de Sanidad, Educación, Pensiones, Agua, etc etc, por lo que desde ATTAC, pero no solo, se denunció infructuosamente todo lo que venía. Vivíamos bien en el reino de la mentira mediática y política, y todavía no le habíamos visto las orejas al lobo.

Si el AGCS no alcanzó el rango de Tratado Internacional, a pesar del fuerte apoyo e incluso el chantaje por parte los EE.UU. y la Unión Europea, fue por la resistencia de muchos estados latinoamericanos -ya se sabe…-, pero también asiáticos y africanos. El AGCS no obstante vive todavía en cajones y mentes de políticos liberales, socioliberales y conservadores que lo apoyaron, siguiendo las instrucciones de poderosas transnacionales. No esta cerrado -advierto- solo contenido gracias entre otros a unos setenta estados del mundo, entre ellos por cierto a una Venezuela muy activa en su contra.

Pero ya que el AGCS no se pudo imponer a los pobres o a los “locos” en Europa si que se tuvo una victoria parcial por parte de los neoliberales y las grandes empresas, y se aprobó una directiva de servicios de interés general y otras medidas desreguladoras -por cierto todavía recuerdo palabras de María Teresa Fernández de la Vega, defendiendo estas medidas antisociales y privatizadoras por buenas, pues esa era la política de la Unión Europa- que ignorancia como mínimo. Pues bien, todos estos esfuerzos de los poderosos no fueron en vano.

En la vieja e “inteligente” Europa de la Unión, los gobiernos mediante un plan diseñado, elaborado y pensado hace ya más de diez años, están aprovechando estupendamente su “crisis” al objeto de desmontar los “caducos servicios públicos y estatales”, privatizándolos. Lo hacen única y exclusivamente porque hay negocio. No hay otra razón. Aprovechan la coyuntura para enriquecerse grandes empresas, fondos de inversión y bancos.

Cuando hace ya al menos diez años escribíamos esto -y se puede comprobar perfectamente- prácticamente nadie captó el calado tan profundo de lo que afirmábamos y que personas creíbles ya y con mucho prestigio como Susan George anunciaron. Si tuvo todo mucho eco en los Foros Sociales Mundiales, así como entre algunos sindicalistas -pocos- y algún dirigente político, pero poco más -Latinoamérica aparte- y para realizar sus gobiernos progresistas lo contrario. Pero se nos llamó demagogos o se nos miró con suficiencia condescendiente de que eramos buenos chicos pero muy utópicos.

Pero ahora ya está. Nadie lo niega, es evidente y cuando el Gobierno de España, los asesores de la banca o los “economistas” ortodoxos y del sistema tratan de desmentirnos o simplemente de burlarse de nosotros, pues no hay más que enchufar la televisión, cualquier canal, al objeto de comprobar la multiplicación de anuncios de mutuas y aseguradoras privadas, de diversos seguros médicos y de bucólicas clínicas, inexistentes en la realidad dada la precariedad casi general de los medios sanitarios que poseen. Aunque no solo de aseguradoras médicas, sino también de fondos de pensiones, e incluso ya de colegios y universidades privadas. Ante esta oleada de publicidad yo me pregunto ¿Si no fuera un negocio la sanidad privada, los fondos de pensiones privados o la enseñanza privada se anunciarían en televisión? ¿Es acaso casualidad que sea precisamente en estos momentos cuando esa publicidad se dispara?

La publicidad capitalista de un concepto capitalista, y por tanto liberal de la salud y las pensiones, demuestran que se quiere privatizar para adquirir una grandísima cuota de negocio al objeto de enriquecerse más las empresas y accionistas que hay tras ellas.

Hay que multiplicar la riqueza para los más ricos, convirtiendo derechos sociales conquistados en negocios y eso nos perjudica a la mayoría. No solo porque se resiente la calidad, cantidad y dotación de los medios técnicos, sino que se juega con nosotros y nosotras demagógicamente, pues la salud no son gratuitos, ya los pagamos y es un reparto solidario de ventajas a las que contribuímos todos y todas, pues hasta las personas paradas con prestaciones pagamos impuestos y cuotas de seguridad social.

Como veis, esta crisis solo es una estafa y una reorganización capitalista para ganar más y hacerlo a nuestra costa.

Todas estas políticas ademas son fruto de una ideología determinada: el neoliberalismo. Son fruto de años de lucha política liberal extrema en contra de lo público y de la creencia de que todo lo resuelve el mercado. Hace ya años que están detrás del gran negocio de robar derechos sociales y alcanzar beneficios privados. Hay muchos documentos, libros, estudios pagados por grandes bancos y empresas farmacéuticas, sanitarias, de seguros, pagados generosamente a profesores y profesoras mercenarias, pero también documentos y acuerdos de partidos políticos liberales y del sistema con todas estas propuestas. Por tanto esto no es por su crisis. Los ataques a todo lo publico, es simplemente una oportunidad. La próxima vez a la hora de votar, si deseáis hacerlo, mejor pensáis un poco en vuestros hijos o en cuando os hagáis mayores. Por lo pronto a la calle que nos roban miserablemente y encima piensan que no somos inteligentes. La lucha social, las huelgas, las resistencias es el único lenguaje que ellos entienden. Hay alternativas y hay otro mundo posible.

Quien iba a decir que su propia publicidad les podía descubrir. Ah, ni te hagas un seguro médico privado -tienen menos medios y menos atención para casos graves-, ni un fondo de pensiones -por cierto muchos de ellos, están en quiebra, así que ojo-. Sal a la calle y defiende tu dignidad.