Etiqueta: privatización (página 2 de 2)

Las intenciones neoliberales las descubre la publicidad en TV. Los “anuncios” desvelan la mentira

Las agresiones neoliberales contra el bienestar y las privatizaciones de los servicios públicos se nos venden como una mejora en la gestión -más barata- y una asistencia más personalizada. También se nos aconseja igualmente por el sistema a través de múltiples medios, el reforzar nuestra garantía de jubilación, complementando con un plan de pensiones privado.

Se dice que es por necesidades económicas para hacer frente a la crisis que las clases populares hemos generado “por vivir por encima de nuestras posibilidades”, por ahorrar y de esta forma garantizar la asistencia universal, eso si mediante sistemas mixtos o bien de gestión empresarial. Es decir, por nuestro bien.

Las órdenes de la Troika (FMI-BCE-Unión Europea) más las órdenes de Alemania y la propia ideología liberal dominante que el PP impulsa ahora que gobierna, obligan a privatizar la gestión sanitaria y ahorrar en salud, pero también en endurecer las condiciones para conseguir una jubilación, la edad mínima para lograrla y las percepciones. Todo esto se hace por hacer viable el sistema e incluso se tiene la desfachatez por parte de los mandatarios y mandatarias derechistas de afirmar que es por defender el estado del bienestar, haciéndolo viable.

Hay personas, asociaciones y movimientos que llevamos ya unos años denunciando que las privatizaciones de los servicios de salud y protección pública (Llevamos al menos 10 años anunciando y clamando en el desierto lo que ya ha llegado) no son sino una fórmula más al objeto de ampliar el negocio de grandes empresas, bancos y aseguradoras privadas a costa de las clases populares europeas y de otras potencias centrales. Así como tratar de impedir que las y los ciudadanos de los países empobrecidos accedan al bienestar público.

Desde la OMC -Organización Mundial del Comercio- con un invento llamado ACGS o Acuerdo General para el Comercio de los Servicios, se trató de hacer OBLIGATORIO mediante un Tratado Internacional la privatización de los Servicios de Sanidad, Educación, Pensiones, Agua, etc etc, por lo que desde ATTAC, pero no solo, se denunció infructuosamente todo lo que venía. Vivíamos bien en el reino de la mentira mediática y política, y todavía no le habíamos visto las orejas al lobo.

Si el AGCS no alcanzó el rango de Tratado Internacional, a pesar del fuerte apoyo e incluso el chantaje por parte los EE.UU. y la Unión Europea, fue por la resistencia de muchos estados latinoamericanos -ya se sabe…-, pero también asiáticos y africanos. El AGCS no obstante vive todavía en cajones y mentes de políticos liberales, socioliberales y conservadores que lo apoyaron, siguiendo las instrucciones de poderosas transnacionales. No esta cerrado -advierto- solo contenido gracias entre otros a unos setenta estados del mundo, entre ellos por cierto a una Venezuela muy activa en su contra.

Pero ya que el AGCS no se pudo imponer a los pobres o a los “locos” en Europa si que se tuvo una victoria parcial por parte de los neoliberales y las grandes empresas, y se aprobó una directiva de servicios de interés general y otras medidas desreguladoras -por cierto todavía recuerdo palabras de María Teresa Fernández de la Vega, defendiendo estas medidas antisociales y privatizadoras por buenas, pues esa era la política de la Unión Europa- que ignorancia como mínimo. Pues bien, todos estos esfuerzos de los poderosos no fueron en vano.

En la vieja e “inteligente” Europa de la Unión, los gobiernos mediante un plan diseñado, elaborado y pensado hace ya más de diez años, están aprovechando estupendamente su “crisis” al objeto de desmontar los “caducos servicios públicos y estatales”, privatizándolos. Lo hacen única y exclusivamente porque hay negocio. No hay otra razón. Aprovechan la coyuntura para enriquecerse grandes empresas, fondos de inversión y bancos.

Cuando hace ya al menos diez años escribíamos esto -y se puede comprobar perfectamente- prácticamente nadie captó el calado tan profundo de lo que afirmábamos y que personas creíbles ya y con mucho prestigio como Susan George anunciaron. Si tuvo todo mucho eco en los Foros Sociales Mundiales, así como entre algunos sindicalistas -pocos- y algún dirigente político, pero poco más -Latinoamérica aparte- y para realizar sus gobiernos progresistas lo contrario. Pero se nos llamó demagogos o se nos miró con suficiencia condescendiente de que eramos buenos chicos pero muy utópicos.

Pero ahora ya está. Nadie lo niega, es evidente y cuando el Gobierno de España, los asesores de la banca o los “economistas” ortodoxos y del sistema tratan de desmentirnos o simplemente de burlarse de nosotros, pues no hay más que enchufar la televisión, cualquier canal, al objeto de comprobar la multiplicación de anuncios de mutuas y aseguradoras privadas, de diversos seguros médicos y de bucólicas clínicas, inexistentes en la realidad dada la precariedad casi general de los medios sanitarios que poseen. Aunque no solo de aseguradoras médicas, sino también de fondos de pensiones, e incluso ya de colegios y universidades privadas. Ante esta oleada de publicidad yo me pregunto ¿Si no fuera un negocio la sanidad privada, los fondos de pensiones privados o la enseñanza privada se anunciarían en televisión? ¿Es acaso casualidad que sea precisamente en estos momentos cuando esa publicidad se dispara?

La publicidad capitalista de un concepto capitalista, y por tanto liberal de la salud y las pensiones, demuestran que se quiere privatizar para adquirir una grandísima cuota de negocio al objeto de enriquecerse más las empresas y accionistas que hay tras ellas.

Hay que multiplicar la riqueza para los más ricos, convirtiendo derechos sociales conquistados en negocios y eso nos perjudica a la mayoría. No solo porque se resiente la calidad, cantidad y dotación de los medios técnicos, sino que se juega con nosotros y nosotras demagógicamente, pues la salud no son gratuitos, ya los pagamos y es un reparto solidario de ventajas a las que contribuímos todos y todas, pues hasta las personas paradas con prestaciones pagamos impuestos y cuotas de seguridad social.

Como veis, esta crisis solo es una estafa y una reorganización capitalista para ganar más y hacerlo a nuestra costa.

Todas estas políticas ademas son fruto de una ideología determinada: el neoliberalismo. Son fruto de años de lucha política liberal extrema en contra de lo público y de la creencia de que todo lo resuelve el mercado. Hace ya años que están detrás del gran negocio de robar derechos sociales y alcanzar beneficios privados. Hay muchos documentos, libros, estudios pagados por grandes bancos y empresas farmacéuticas, sanitarias, de seguros, pagados generosamente a profesores y profesoras mercenarias, pero también documentos y acuerdos de partidos políticos liberales y del sistema con todas estas propuestas. Por tanto esto no es por su crisis. Los ataques a todo lo publico, es simplemente una oportunidad. La próxima vez a la hora de votar, si deseáis hacerlo, mejor pensáis un poco en vuestros hijos o en cuando os hagáis mayores. Por lo pronto a la calle que nos roban miserablemente y encima piensan que no somos inteligentes. La lucha social, las huelgas, las resistencias es el único lenguaje que ellos entienden. Hay alternativas y hay otro mundo posible.

Quien iba a decir que su propia publicidad les podía descubrir. Ah, ni te hagas un seguro médico privado -tienen menos medios y menos atención para casos graves-, ni un fondo de pensiones -por cierto muchos de ellos, están en quiebra, así que ojo-. Sal a la calle y defiende tu dignidad.

El verdadero objetivo es la privatización de todo lo público

Por si alguien tenía alguna duda, ayer en el Congreso de los Diputados quedó claro, muy claro. El enemigo es el PP y este es el ejecutor de la Banca privada -ya no hay otra- y la CEOE.

Los recortes de que el PP aprobó ayer al objeto de tranquilizar a los mercados, solo servirán para acrecentar el sufrimiento de las clases populares y empobrecerlas aún más. Los mercados, los insaciables mercados han demostrado que no se fían a pesar de todos los recortes. Yo me pregunto: si la gente no podrá gastar más que en supervivencia y ahorrar para pagar un médico o dejar algo, si es que puede, para una insegura vejez ¿Como va a interesarle a un especulador invertir en un Estado en el que las gentes no tienen ni un euro? Así pues se nos mete más y más en el hoyo. Y mucho ojo, no estoy defendiendo el consumismo o el despilfarro, sino la dignidad. La economía del buen vivir y en ella las personas tienen derecho a los servicios y la protección social y la educación universal, y eso se acabó en el Reino de España ayer.

Lo que el PP hizo el 17 de Mayo de 2012 fue defender los intereses de los bancos alemanes, franceses y anglosajones para garantizarles el pago de la deuda -incluida la deuda ilegitima- y a los bancos españoles el que tendrán fondos públicos para garantizar sus beneficios. Todo ello a nuestra costa.

Por eso debo advertir a cierto aparato social-liberal que de pacto de estado (que ciertos voceros y creadores de “opinión” predican ahora) nada de nada, o será denunciado con fuerza y serán aún más corresponsables del corralito social que ayer se instauró. Responsabilidad que ya arrastran desde la reforma exprés de la Constitución, que jamás se debió aprobar. Lo que provoca que, roto el pacto social y vulnerada con doctrina neoliberal, la Constitución monárquica de 1978 ya no nos sirve.

Por todo esto hay que echarlos. No podemos aguantar tres años más de recortes, paro generalizado y empobrecimiento.

Hay que ocupar las calles y hacer de las huelgas sectoriales como la de la enseñanza, huelgas generales ciudadanas en defensa de los servicios públicos. Hay que echarlos ya. Las medidas que se están adoptando son justo las contrarias que se necesitan.

Pero no olvidemos que esto es una crisis capitalista, provocada por el capitalismo financiero global y que la solución que el capitalismo está propugnando e imponiendo para superarla es construir un nuevo mundo occidental y especialmente europeo, sin bienestar y con todos los servicios privatizados.

Ahí esta la madre de todas las batallas capitalistas en LA PRIVATIZACIÓN y en la obtención de NUEVOS NICHOS DE NEGOCIO, con LA SALUD, LA EDUCACIÓN, el TRANSPORTE, LAS PENSIONES y LOS SERVICIOS BÁSICOS como el AGUA y la ENERGÍA. Hay que frenarlos ya. Movilización y hacia una nueva huelga general.

El verdadero objetivo de los eurocrátas, banqueros y políticos conservadores y liberales, es privatizar los servicios y hacer negocio con las personas que lo puedan pagar, a costa de la educación, la salud y los fondos privados de pensiones. Sin embargo, hay alternativas diferentes muy diferentes, y además de Europa y los EE.UU. existen otros continentes, pueblos, estados, culturas y formas diferentes de construir la vida.

Mirad, esto no es nuevo, ya hace bastantes años que la OMC -Organización Mundial del Comercio- inventó el ACGS (Acuerdo General del Comercio de los Servicios), y se comenzó a imponer la privatización obligatoria de todo lo público. En ATTAC llevamos años denunciándolo y ahora los poderes financieros, gracias a la crisis, lo están consiguiendo. Frenemos pues las privatizaciones; pero para ello, los tendremos que echar y ya.

Los poderes económicos exigen más, siempre más

El 18 de Julio el diario El País, vocero de un importante sector de la banca y poderes económico-financieros, y padrino de los sectores más socioliberales del partido del Gobierno, inició una nueva ofensiva.

El editorial del periódico de los Polanco y Carlos Slim -así como diversas y poderosas empresas, y que cuenta con Felipe González y Juan Luis Cebrían como principales ideólogos- exige el adelanto de las elecciones generales.

Pero ¿con que intención lo hace? me pregunto, pues sus dueños (los de “El País”) saben que, de producirse estos comicios, los vencerá casi seguro la extrema derecha, es decir el PP. Pues muy sencillo: Zapatero ya está amortizado por los mercados y los bancos. Zapatero ya se ha quemado haciendo reformas, pero no lo que significa reformas para un socialdemócrata verdadero, es decir avances socio-políticos constantes, graduales, continuos y tratando de mejorar las condiciones de las clases trabajadoras. No, para los socioliberales españoles actualmente en el poder, reformas son retrocesos. Recortes de pensiones y sueldos públicos, privatizaciones, ese es el nuevo significado de la palabra reforma.

Los poderes económicos, por boca de Juan Luis Cebrían y la derecha socioliberal, exigen más “reformas” y estas solo las puede garantizar un nuevo gobierno, es decir Rajoy y sus políticas de “austeridad”, lo que significa aún más recortes y privatizaciones que, dado que casi todo ha sido ya vendido a los privados, deberán ser las que afecten directamente al estado del bienestar, como servicios de salud y educativos, culminando con despidos de funcionarios y personal laboral de las administraciones públicas.

Pero claro, PRISA también apoya a la vez a Rubalcaba que es uno de sus niños mimados hace años. ¿Quiere esto decir que le está indicando el camino? Pues claro, aunque con esto cualquier analista vislumbra claramente que le pone en un serio aprieto y descubre sus servidumbres si es que llegará al poder, cosa harto difícil.

Los sectores que representa PRISA están marcando ya lo que debe ser y será la política económica, gane quien gane, pues los mercados no están dispuestos a aceptar ninguna veleidad social y democratizadora. Las mismas políticas ya fracasadas, serán las que se impongan si las clases populares no lo impedimos y no en las urnas, o no solo en las urnas, sino en la calle.

Las medidas económicas y sociales a tomar, están marcadas a fuego por la Banca, la Unión Europea y el FMI, y ningún político del sistema se saldrá de ellas. De hecho, aunque honradamente lo intentara no se lo consentirían. Así pues, solo las clases trabajadoras, el precariado, las paradas y parados podemos frenar tanta injusticia y tanto sufrimiento. Si no reaccionamos con más rotundidad, estamos avocados y avocadas al copago sanitario, educativo, a las pensiones miserables que todo periodo de “estrategia de shock” -y este lo es- produce entre los pueblos que lo sufren.

Así pues, no tenemos más remedio que seguir movilizadas y, aunque nos fastidiemos el día 23, acudir masivamente a Madrid, hacernos ver y seguir construyendo nuestra alternativa en la lucha y proponer soluciones, que las tenemos.

Por ahora en el reino de España, digan lo que digan y llenen páginas de sus periódicos sobre el Movimiento 15M, en realidad no se le está haciendo ni caso. Como mucho, están estudiando ver cómo nos dividen, como cooptan a sectores más liberales o moderados, o jaleando la supuesta hegemonía de los más ultra-radicalizados. De este modo, intentan aceptar lo que el sistema y los mercados pueden ver como asumible de nuestras reivindicaciones, pero sin tocar lo esencial y es que las políticas neoliberales son sagradas para los poderosos. El euro, el pago de la deuda y el Pacto por el Euro no se tocan, y el PP advierte: habrá más austeridad, pero ¿con quién más austeridad? ¿Con el protocolo y los sueldos de los políticos? Mentira, ya se ha visto que no. Austeridad con la sanidad, las pensiones, el crédito a PYMES y autónomos, entre otras austeridades varias que siempre pagará poca ropa.

En mi opinión, el Movimiento 15M debe avanzar hacía concreciones más allá del método, pues tenemos demasiados frentes de lucha abiertos y no podemos dejar ninguno, pues si de capital importancia es lograr defender la soberanía popular y una nueva ley electoral, no menos lo es enfrentarse contra el Pacto por el Euro, los planes del FMI, al pago indiscriminado y fraudulento de la deuda, la reforma laboral, la sequía del crédito y a la exigencia de un sector financiero público y denunciar el gran atraco al ahorro popular que se está llevando a cabo con la privatización y salida a bolsa de las Cajas de Ahorros.

El 18 de Julio PRISA ha demostrado que, en lo sustancial, junto con “El Mundo” e “Intereconomía”, “La Razón” o “La Vanguardia”, son lo mismo, pues sus intereses sustanciales son coincidentes: son los de sus dueños, muchos de ellos también coincidentes.

Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑