Etiqueta: PSOE (página 2 de 8)

La crisis socioliberal

La crisis de identidad e ideas del PSOE es muy grave. Para seguir las ideas de Pablo Iglesias, Largo Caballero o incluso Indalecio Prieto, el PSOE no es ya el instrumento adecuado. Convertido en una fuerza sistémica hace ya más de veinte y muchos años, no aporta ideas nuevas, ni puede renovarse pues tiene grandes ataduras con bancos, empresas energéticas, y el grupo PRISA entre otros. Además de un compromiso atlantista y monárquico que lastran sus iniciativas de futuro diferente y al margen de la gran crisis del sistema constitucional vigente. Esto no lo digo por atacar, es un análisis politológico, simple y de urgencia, pero irrefutable. Es pues un partido del sistema en permanente contacto con los grandes poderes. No es culpa en parte de sus afiliados, aunque claro… Ya son muchos años de aguantar lo mismo.

El problema es que en esta crisis que lo desangra hay militantes que se están marchando incluso a la extrema derecha, como es el caso de ciertas fugas a Ciutadans y para contribuir a crear nada más y nada menos que su plataforma estatal y andaluza. Es el culmen del despiste político de personas que nunca fueron de izquierdas, ni socialistas, aunque el PSOE oficial les encumbrara a parlamentarios y otros cargos públicos, laminando a socialdemócratas cabales. Pudieron ser liberal-progresistas, pero nada mas.

Las y los socialistas que hemos recuperado la lucha de clases, el análisis de clase y marxiano, así como el tránsito real del capitalismo al socialismo con democracia y libertad (ambas muy deterioradas, manipuladas y capitidisminuidas por ahora), necesitamos dotarnos de nuestro propio instrumento socialista y avanzar hacia la convergencia con las izquierdas transformadoras y antineoliberales.

Necesitamos una fuerza socialista transformadora real y consecuente que los partidos ligados a la llamada Internacional Socialista (que triste sarcasmo) ya no representan. Pero irse a Ciutadans, aunque su programa engañabobos y atrápalo todo contenga freses tan bonitas como huecas, es el síntoma de una enfermedad política y eso está pasando en Granada en estos días y al parecer en otros lugares, y que se agrava con una profunda sangría de votantes en Cataluña hacia esa formación derechista.

Eso le ocurre al socioliberalismo hegemónico en el PSOE por haber renunciado a ideas, valores, democracia interna, pero también y no de forma menor al no estar ya en la lucha social y no ser el partido de la clase obrera, de los pobres, de los humildes y las explotadas.

Por eso los socialistas que nos reclamamos del socialismo, como doctrina transformadora de la sociedad y generadora de un modelo alternativo al capitalismo, y no como una marca electoral gestora del sistema y cómplice con la corrupta monarquía que sufrimos, estamos construyendo la herramienta, un espacio, una alternativa socialista de acción política y transformación social. El camino entendemos muchos, ya, es el socialismo imbricado en el siglo XXI y en las profundas transformaciones sociales y políticas que están aconteciendo en el mundo.

“Hay un sector de IU que todavía cree en los Reyes Magos”

Análisis de urgencia sobre las elecciones alemanas y hablando sobre Convocatoria en radio San Borondón

Afirma que ni dirigencia actual del PSOE ni los poderes económicos que influyen en ese partido consentirán un pacto con IU

ImageAudio de las declaraciones

SB-Noticias.- “No digo que se pudiera dar un pacto con el PSOE si IU fuera indispensable para ocupar el Gobierno, pero realmente lo veo improbable”. De esta forma se posiciono el politólogo Carlos Martínez, portavoz de Construyendo la Izquierda y presidente de ATTAC Andalucía, a la hora de analizar el trabajo que se está haciendo por parte de un nutrido grupo de colectivos y organizaciones de la izquierda alternativa para construir un frente común.

Martínez afirmó que lamentablemente en Izquierda Unida hay un sector que todavía cree en los Reyes Magos, pensando que es importante seguir creciendo, aunque no les dé para hacerse con el poder, pensando que eso les daría para que el PSOE gobernara con ellos, lo cual se debe a varias cuestiones, la primera porque no saben cómo las gastan quienes dirigen a los socialistas, pero también porque se han hecho una composición de lugar totalmente equivocada, entre otras cosas de la situación actual que hay en Europa.

Aclara en este sentido, que las cúpulas del PSOE no desean gobernar con una formación real de izquierdas, pero es que además las fuerzas económicas que inciden en ese partido, desde Endesa, pasando por el Banco Santander, hasta el Grupo Prisa, no van a consentir un pacto con IU bajo ningún concepto.

“No digo que se pudiera dar un pacto con el PSOE si IU fuera indispensable para ocupar el Gobierno, pero realmente lo veo improbable”, insistió el politólogo, tras lo que añadió que las personas de IU que se oponen “aunque sea de forma disimulada” a construir un Frente Amplio, a una convocatoria popular lo más amplia posible, son aquellas que creen posible un gobierno de coalición siguiendo el modelo andaluz.

“Creo que están equivocados porque el modelo andaluz se da en esa comunidad autónoma, pero es prácticamente imposible que pudiera darse para el gobierno del Estado, porque es otra cosa muy distinta”, afirmó Carlos Martínez, quien entiende que IU debería apostar por construir un frente amplio y popular de izquierdas, con el que combatir a las fuerzas del neoliberalismo, entre las que está el PSOE.

El portavoz de Construyendo la Izquierda espera que en IU se den cuenta de cómo es la situación, pero sobre todo “dejar de escribir la carta a los Reyes Magos, para pasar a trabajar todos juntos”.

No dejar títere sin cabeza o tener cabeza

Repasar la actualidad estatal puede ser frustrante, no porque los señoritos y señoritas del bipartidismo reinante nos insulten constantemente con su engreimiento e ignorancia, sino porque nos toman por tontos constantemente, y la verdad motivos les damos con nuestra infinita paciencia y pasividad.

No hay en estos momentos ningún aparato político -y digo ninguno- que esté a la altura de las circunstancias. Unos se alegran de haber nacido a pesar de sus crisis y el rechazo cada vez mayor que sufren, pero todo lo fían al sistema y su capacidad de dominio y manipulación. Otros no son todavía conscientes de que la situación histórica exige soluciones históricas y frentistas ante el austericidio y la limpieza étnica contra las y los humildes y pobres, cometida diariamente por el gobierno de la extrema derecha que nos oprime. De los experimentos de fuerzas de extrema derecha con mensaje confuso y mentiroso no hablo, pues aunque sus siglas son nuevas, sus trayectorias personales son ya muy antiguas.

Lo cierto es que la crisis del bipartidismo, corrupto y sin nuevas propuestas, no es tan rápida como se merece. A esta crisis se le apareja la de la jefatura del estado. Una Monarquía rancia y ultra-católica que, con mirada despectiva y auto-suficiente, pide buena educación al pueblo soberano. Mientras tanto ellos cazan osos y elefantes a nuestra costa, les facilitan negocios a sus queridas, utilizan el nombre de su dinastía para enriquecerse, y se operan de cirugía estética constantemente y a nuestra costa. El heredero, un personaje derechista y militarista, mira con desprecio a quienes ante su vista y cada vez con más frecuencia agitan banderas de la libertad, es decir los símbolos de la República.

En Andalucía, modelo que algunas personas de cierto aparato quieren exportar al resto del Estado Español, el presidente Griñán da la espantá. En su lugar, este Inspector de Trabajo, funcionario profesional apoya -aunque lo niegue- a un depurado producto de la oligarquía política profesional en el más negativo sentido de la expresión. Es la más palmaria expresión de la endogamia partidaria y del acceso a la política de personas sin experiencia, no ya profesional, sino simplemente vital. Personas que no conocen a gente de la calle más que de visita o de las audiencias oficiales. El PSOE andaluz está gravemente lastrado por casos de corrupción, tanto administrativa como urbanística, así como imbuido de una prepotencia del que se cree el amo del cortijo, y ese modelo no es exportable. Defendí el gobierno de coalición y esperaba más del mismo. También reconozco que era imprescindible, pero de ahí a sostenerlo en el tiempo -y menos a exportarlo- va un abismo.

Hay diversos intentos de fraguar algo desde abajo. Será imprescindible converger, y para ello tanto el sectarismo como la prepotencia son enemigos mortales. Habrá que buscar la coincidencia y un programa simple e ilusionante. Por eso bienvenidas sean las diferentes llamadas y encuentros, todas ellas, así como la confluencia entre ellas. Pero solo desde la generosidad y también desde la convicción de que nada se podrá hacer sin los y las miles de activistas que en los barrios, las plazas, los centros de trabajo o las colas del paro, están jugándosela diariamente, sometidos a multas, detenciones, espionaje y represión policial, pero también al despido o al peligro de exclusión. Por tanto, los aparatos y los personajes deben saber que, sin miles y miles de gentes que llenan las calles, así como que diariamente se reúnen, esfuerzan, convocan y movilizan, no hay nada sólido que construir. Además, esas personas fogueadas y luchadoras, afortunadamente no son fáciles de llevar, pero sí tienen una fuerza y una capacidad de sacrificio impresionante. No contar con ellos y ellas, así como con sus plataformas, asociaciones, sindicatos y partidos es un error, que estoy convencido no se producirá ¿O sí?

Sin un bloque o frente popular amplio, ciudadano y trabajador, no podremos vencer a los del régimen, y hay que vencerles y gobernar. Sacar cuarenta y cinco diputados y diputadas para que Patxi Lopez o Carmen Chacón sean presidentes del Gobierno, y afiancen la monarquía a costa de los votos de la izquierda es un acto inútil. Pero no tener la suficiente fuerza para impedir la gran coalición de las derechas y centros liberales -entre los liberales incluyo a las cúpulas del llamado PSOE- sería un acto suicida. Por eso, nuestra única solución es apostar muy fuerte, con decisión, y vencer.

Las elecciones europeas son el primer reto. Las elecciones andaluzas el segundo -si no es que son simultaneas, hecho este casi seguro. En ambos espacios hay que buscar amplias alianzas de las izquierdas políticas y sociales. Pero esas alianzas deben ser al margen de los que aceptan el objetivo de déficit, así como reformaron el articulo 135 de la Constitución, traicionando a las clases populares y sacrificándolas a los intereses de los bancos y las imposiciones de la Troika.

Las elecciones europeas, afirmo una vez más, las podemos ganar y ese será el inicio de la regeneración y el cambio político y social.

No pretendo tener la razón, solo doy mi opinión fundada y advierto a quien quiera escuchar.

Comparto el grito de Juan Torres. A mis amigos que dudan

Da vergüenza un país en donde un partido llamado socialista es pieza fundamental del dominio de los grandes poderes financieros, a los que tan directamente sirve cuando gobierna. Y dan vergüenza sus militantes honrados que, a pesar de serlo, callan y no se levantan contra sus dirigentes vendidos.

Juan Torres López Catedrático de Economía y miembro del Consejo Científico de ATTAC.

http://cli-as.org/2013/06/29/espana-da-verguenza/

Estoy harto de oir a gente del PSOE que se queja y que inunda las redes de correos incendiarios criticando su partido. No es para menos. Estoy harto de personas que se dicen socialistas pero asumen como imponderable el apoyar a personas neoliberales y que, a cambio de algunas migajas, gobiernan realmente en favor de grandes grupos empresariales o en favor de amiguetes poderosos o la pequeña burguesía de sus pueblos y comunidades autónomas. Estoy harto de gentes que piensan que fuera del PSOE no hay vida politica, cuando las clases populares le han dado la espalda al PSOE, no se fían de él y desprecian a su dirigencia profesionalizada, así como a sus cachorros formados ya en el neoliberalismo, la marrullería y las zancadillas, sin ninguna humanidad ni sentimientos.

Estoy harto de que me digan que no me meta con los militantes del PSOE por ser inconsecuentes. Lo que ocurre es que les digo a mis amigos y amigas que dejen de perder el tiempo, apoyar un proyecto en el que las clases populares ya no creen, y que juntos defendamos el socialismo, es decir el reparto y lo público con propuestas anti-oligárquicas libres de ataduras, servidumbres y dejando de obedecer a zotes engreídos y engreídas.

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑