Etiqueta: recortes (página 1 de 5)

¿Llueve el dinero?… Ah para Botín

El mismo día que la Campaña “Pobreza 0” revela cifras espeluznantes de incremento de las personas pobres y habla de tres millones de ellas en pobreza extrema, sale el príncipe -que ojalá no sea heredero- y habla de la recuperación con bases muy sólidas de la economía española, siguiendo el guión del gobierno liberal y de extrema derecha que sufrimos, así como los intereses de las grandes fortunas españolas. El mismo día que el mundo se entera de que en el estado español estamos doce millones de pobres, salta el sinvergüenza de Botín y afirma que llueve el dinero. Será para él. Efectivamente, pues de forma totalmente lógica sabemos que a más pobreza, a más desigualdad, más ricos los ricos.

Nuestro Gobierno real es una profunda alianza entre ricos y grandes fortunas tradicionales, ultra-liberales y ultraconservadores, junto con fuerzas que históricamente fueron progresistas y hoy son pura y simplemente sistémicas, con sólidos anclajes en grandes empresas y bancos. El mismo día que el príncipe Borbón miente al llegar a Panamá, Rodríguez Ibarra, ex presidente extremeño y ex socialdemócrata, pide que se le otorgue un papel de estado. Buen día el 17 de Octubre de 2013.

Pero si todavía le faltaba algo al aciago día, nos enteramos que el Gobierno tiene preparado un nuevo recorte que superan los 8000 millones de euros, de los cuales 900 al menos irán contra las pensiones.

Nos enteramos que la presidenta de la Junta de Andalucía va a hacer un serio esfuerzo para blindar las ayudas a dependencia, pero no levanta la voz contra la obligación de déficit y se rebela contra tanto recorte, y cae en la trampa de los neofascistas españoles de volver a hablar de reducir el gasto superfluo o innecesario. Sabemos de sobra que se puede gastar mejor y que se ha despilfarrado mucho, pero cuando desde hace cinco años se habla de reducir gastos lo que sube es el paro. No podemos asumir el lenguaje del vencedor, del opresor, del defraudador. Ese si despilfarra y ¿Quién le exige responsabilidades a los ricos? ¿Por qué hay que cerrar ayuntamientos o despedir trabajadores públicos cuando aumenta el fraude fiscal incluso legalizado en ocasiones y se incrementan los gastos suntuarios de grandes fortunas y nuevos ricos horteras e incultos?

El otro problema es la pasividad y la resignación. Me pregunto, ¿vamos a volver a ser un país de hidalgos? Ya saben, personajes de origen en una muy difusa baja nobleza con pureza de sangre, pobres, sin casi ingresos ni trabajo. Que vestidos con raídas galas de otros tiempos, una capa aparente y espada al cinto caminaban ociosos y mal comidos, buscando favores de la nobleza, el alto clero, empleos oficiales o alguien más pobre todavía. Vamos la clase media del siglo XVI y XVII, esa clase media apoyada en la sombra de los poderosos, mientras los pobres acudían a la sopa de los conventos para sobrevivir. Mentira, vergüenza y caridad.

Ese es el problema, que no logremos rebelarnos llevados por la hidalguía y acabemos comiendo de la sopa de los nuevos conventos caritativos en lugar de exigir justicia y solidaridad.

Demasiado hidalgo por las calles. Demasiada poca dignidad. Estamos sacrificando a nuestros hijos y nietos y seguimos tragando ¿Por qué el día 17 de Octubre no salimos diez millones de personas al menos a las calles? Decimos que queremos a nuestros hijos. Mentira. No nos queremos ni a nosotros mismos. Nos han liquidado la solidaridad y nos han hecho renunciar a la lucha de clases y por eso volvemos a ser un país de hidalgos pobres.

Alguien me recriminó hace poco que me metía con la gente y esa no era la verdad de lo que está ocurriendo, sino nuestra incapacidad de convocar y convencer y es cierto. Pero llevo todo el verano y principio del otoño acudiendo a concentraciones, manifestaciones, cortes de calles y otras acciones y la verdad, todavía no he estado en una que superara las mil personas. Dicen, es que hay muchas movilizaciones y cansa. Más cansa el paro, más cansa que le quiten a unos las becas de sus hijos, más cansa pensar todos los días que podré comer mañana. No, no podemos seguir callando ni con los de arriba, ni con los de abajo.

Alternativas hay y de sobra. Responsabilidad en las organizaciones que debieran ser de clase, también. En los aparatos políticos y sindicales de la siniestra, toda.

Propuestas, cualquiera que lea mis artículos, están llenos de ellas. Cualquiera que entre en las webs de Attac o de otras fuerzas sociales y políticas, las encontrará, y además todas factibles.

¿Que nos falta? La convergencia, la confluencia, la igualdad. Demasiadas desconfianzas y sectarismos. Demasiadas expectativas personales o grupales. Toda la izquierda transformadora y todos los movimientos sociales y todos los y las demócratas que crean en la justicia y la solidaridad, nos hemos de “ajuntar”. Todos los que pensamos que en este Estado, la banca manda demasiado, la gran patronal hace política y mueve sus peones políticos entre los y las del 135 bis, todas y todos los que pensamos que hay excesivo fraude, los ricos no pagan impuestos y que la democracia esta no funciona, no es verdadera y la ley electoral un pucherazo institucionalizado, nos hemos de reunir, pero de verdad.

Ya hay dos instrumentos que de forma tal vez ingenua y voluntarista se han puesto en marcha. Uno social las “Marchas de la Dignidad”, que pretende movilizar a paradas y parados y personas precarias. Movilizaciones, ocupaciones y una gran marcha en Marzo que haga visibles de una vez a los y las paradas y a los pobres el día 22 de Marzo. Pero las Marchas, para lograr su objetivo, se deben ampliar, faltan allí sindicatos imprescindibles, faltan movimientos sociales reales y falta más espíritu de unidad de las clases trabajadoras, aún con sus contradicciones. Falta también una convergencia con la Cumbre Social. Esperemos se dé, pues el objetivo es movilizar y también desmontar las mentiras de los gobernantes y los banqueros y denunciar el negocio de la deuda que es la excusa de tanto recorte.

Un segundo polo de unidad y convergencia es lo que por ahora se llama Convocatoria. La denominación provisional de un frente amplio entre fuerzas políticas transformadoras y regeneradoras y movimientos sociales, asociaciones cívicas y por una nueva cultura democrática. Convocatoria, está ya en marcha y con grupos de trabajo elaborando. Le falta más proyección e implantación en todo el Estado, así como imbricación entre fuerzas de naciones y nacionalidades diferenciadas, pero unidas en torno a la imprescindible acción de las clases populares de estado frente al neoliberalismo y la Europa de los recortes, las desigualdades y la desregulación.

Convocatoria está llamando a todas las fuerzas sociales, sindicales y personas y es una alianza política y con fines políticos. Es la conciencia de que a los neoliberales y ultra-derechistas, a los neo-franquistas que nos gobiernan solo les vamos a vencer haciendo política y desde la política y con voluntad de hacer nosotras y nosotros la política. Es una fórmula mixta de fuerzas políticas, junto con movimientos y sindicatos, que trata de empoderar a la ciudadanía y de que esta sea la dueña de su destino. Es la voluntad de vencer para hacer otra política diferente. Es la voluntad de ganar las elecciones y de gobernar de forma diferente aun sabiendo las terribles dificultades que esto va a traer.

Claro, hay soluciones y dos opciones, la primera sería ser hidalgos pobres y la sopa de los conventos. La segunda la profunda rebelión democrática por la justicia y la solidaridad, Ahora lo que hay que integrar es a los pobres, las personas precarias, los autónomos arruinados, las pymes quebradas, las clases populares empobrecidas, la clase obrera luchadora y las gentes que no saben ni lo que son, pero sufren, sufren y temen al futuro para que recuperen la dignidad.

El discurso lo tenemos. Las alternativas también. El programa de mínimos es muy fácil de consensuar. Solo nos falta construir un sujeto político convencido y convincente. Los movimientos sociales, deben pensar que tanto sufrimiento, paro, hambre, incertidumbre y latrocinio exige ya acción cívica y movilización popular, pero de la de verdad, como las que se vivieron en América Latina cuando esta sufrió los mismos procesos de recorte, extensión de la pobreza y venta de sus gobiernos a los intereses extranjeros y de sus propias y ladronas oligarquías.

Rajoy planta cara. Presidente por la gracia de dios. Menos mal que estaba Coscubiela

Este Pleno de la corrupción, que ha sido una concesión graciosa de Rajoy ante una amenaza de moción de censura que hace poco este autor definía como nonata, ha servido para demostrar la fría, autoritaria y cruel estrategia del Partido Popular que se muestra impávido ante las acusaciones de corrupción.

Pero vamos a ver ¿Cuándo un partido neoliberal no ha sido corrupto? me pregunto. El PP y Rajoy ya sabían a lo que iban, por tanto han pasado el trago para afirmar y confirmar que ellos van a seguir con las políticas de recortes y de poda del estado del bienestar, que es para lo que están y para lo que sus financiadores les pagaron que hicieran. Es su idea y esos son sus principios, los del liberalismo agresivo y autoritario.

Por tanto la corrupción, consustancial al régimen vigente, es lo que hay. Por eso, cuando Rubalcaba, con una cierta brillantez, les ha reprochado sus desmanes financieros, el PP y Rajoy se han frotado las manos y han sacado el “y tú más”. Lo peor es que los pueden hacer callar. Hay demasiados muertos en el armario del PSOE, y uno vivo y coleando: los ERE de Andalucía. Y en esto IU, o se espabila, o le pilla el toro, cuando encima ella no se lo ha llevado calentito. Por eso el PSOE no es ya una herramienta útil para las clases populares y trabajadoras. Por eso y porque pactó con el PP la modificación del articulo 135 de la Constitución, que es el instrumento jurídico que hace viables y legales todos los recortes, es más los hace obligatorios y eso convierte a este PSOE ya tan lejos de sus orígenes en compañero de viaje del PP y de Mariano Rajoy.

Tras el Pleno de la corrupción de la derecha, la sensación que he sentido es la de la cabeza caliente y los pies fríos. El PP es financiado por grandes empresarios. Pues claro, como todo partido conservador y de derechas. También Juan March financió el golpe de estado del general Franco el 18 de Julio de 1936. Sabido es que el capitalismo rentista español también engrasa a otros si tienen poder y pueden recalificar o contratar AVEs y autovías o nuevos cuarteles de la Guardia Civil. Pero dicho eso, también afirmo que no todos son iguales. Lo importante del Pleno son los resultados políticos y, en lo práctico, la verdad pocos. Rajoy no se ha movido ni un ápice, y dejarlo ahora todo al albur del conservador cuerpo de la judicatura española es, digamos, arriesgado.

El PP ha anunciado que seguirá haciendo recortes y “reformando”, por lo que pasado este trámite ellos a lo suyo: recortar las pensiones, seguir privatizando y acabar con la democracia municipal, convirtiendo a los Ayuntamientos en nichos de negocio privado para sus amigos, que para eso pasan por caja. De todas formas no nos equivoquemos, aquí la mayor corrupción es la privatización de los bienes públicos y de la política. Ese es el mayor atraco a la democracia y a las clases populares.

Pero allí estaba Joan Coscubiela llamándole a la cara corrupto. Nos ha representado. Si, Rajoy es corrupto y su política es corrupta. Pero como ha señalado el sindicalista catalán, también los recortes y las privatizaciones son corrupción. No se puede recortar, privatizar, y encima robar, eso ya es demasiado.

Una advertencia: si se utiliza la deuda y el déficit público para atacar a la derecha, le estamos dando armas pues aceptamos su discurso. La mayor parte de la deuda es privada, y sobre todo de los bancos y las grandes empresas. Lo corrupto es utilizar recursos públicos en beneficio de ciertos políticos, pero también para financiar bancos, las empresas del Ibex, y obras innecesarias para que todos y todas las poderosas hagan negocio.

Conclusión, o nos organizamos ya para echar al PP democráticamente tanto en elecciones como en las plazas, o el PP y Rajoy han vencido el Pleno. O frenamos las privatizaciones, los recortes y la antidemocrática contrarreforma de la legislación local, o Rajoy habrá vencido el Pleno. O somos capaces de hacer ver que queremos, podemos, sabemos y lograremos gobernar para cambiar las cosas y frenar esta situación, o el bipartidismo y el régimen habrán ganado el Pleno.

Yo, la verdad, no estoy satisfecho. Se han demostrado demasiadas carencias, y que la derecha es una pandilla de golfos ya lo sabíamos. Lo que hay que hacer es tirarlos y hacer triunfar la soberanía popular y no el poder del dinero.

Muchas y muchos recortados y privatizados les han votado a todos los “reformistas” del 135 y al PP de forma especial, luego hay mucho trabajo por hacer y mucho que se está haciendo. Por lo que aquí nada se puede dejar para otoño. Si el 15 de Agosto meten mano a las pensiones ¿Qué hacemos? No hay lujos estivales que no nos podemos permitir.

Esto no es cuestión de fechas. Esto no es la liga de fútbol: Esto es la lucha de clases.

¿A que se debe la supuesta mejora de la macroeconomía del Reino de España? El sinvergüenza de Montoro siempre miente

Dice el ministro de economía del gobierno corrupto del PP que la economía mejora. Dice el ministro Montoro que el Estado ha reducido el déficit y el paro ha bajado recientemente.

No pretendo hacer una explicación, sino para que me entiendan todas las personas sencillas, trabajadoras y humildes a las que las televisiones, las radios y los periódicos siempre engañan y tratan de confundir. Las mismas personas a las que el Gobierno les recorta servicios, pensiones y controla en el paro, aunque a los ricos y a los defraudadores en este reino no les controle nadie.

La economía del reino ha mejorado algo, según el PP, porque los ricos y los grandes empresarios, gracias a la contrarreforma laboral, pagan menos salarios. Es decir, bajan los sueldos y empeoran las condiciones de trabajo de los empleados, a los que cada vez se añade más y más gente dispuesta a trabajar por un puñado de higos.

La economía mejora porque, al recortar en sanidad, educación, servicios sociales y dependencia, congelar las pensiones y endurecer el derecho a cobrar prestaciones, el estado ahorra y perjudicando a los pobres, parados y pensionistas, así como bajando los sueldos de los funcionarios y funcionarias, tienen que pagar menos. Pero ¿A quién se dirigen estos “ahorros” criminales? Pues a los bancos, a tapar sus agujeros, y de paso a que ganen más a nuestra costa.

Las mejoras supuestas de una economía fallida y sin base productiva como la española están manchadas de sangre. Sangre de desahuciados, parados y nuevos pobres. Una clase obrera sin derechos y precaria y unas clases medias, es decir trabajadoras, empobrecidas. Menos dinero para formación universitaria, investigación y menos ayudas solidarias. Excepto para los bancos, que no pueden quejarse.

El paro desciende porque miles de jóvenes y no tan jóvenes se marchan del reino de España a una emigración forzosa y cada vez más paradas y parados de larga duración se quedan sin prestaciones y sin “paguillas”. Cada vez más gente desesperada no se apunta al paro.

Mientras tanto, los de arriba se enriquecen, los políticos del turno dinástico y monárquicos son corruptos y se tapan entre ellos. Los defraudares no son perseguidos y somos el paraíso de mafiosos y rufianes.

Están vendiendo España a intereses extranjeros, ellos que son tan patriotas y españolistas. Maldita ralea capitalista, corrupta y monárquica.

Pero todo esto pasa, porque se lo CONSENTIMOS.

Se les puede y se les debe vencer, pero para eso hay que tener más dignidad, mirar por el futuro de nuestros hijos y nietos y no dejarnos engañar. Hay que organizarse ya de una vez y organizar un Frente de la Victoria, de la victoria de las clases populares y trabajadoras frente a los de arriba, a las y los que no nos une nada. Hay que dejarse ya hacer cálculos electorales y organizarnos más y mejor.

Nota: estas lineas no deben ser reproducidas por quienes no estén por movilizar a los pobres, las victimas de la crisis y las gentes sencillas y machacadas, perdidas y temerosas en un mundo dominado por ricos corruptos.

De como enfrentarnos a la esclavitud en el reino de España

En el estado español vuelve a haber esclavitud

No es tan solo por las sucesivas reformas laborales –que por cierto han sido varias y con gobiernos de los dos colores ficticios del turnismo-, ni siquiera tan solo por los más de 6.500.000 paradas y parados. Es porque las mentes y los espíritus de muchas personas, dirigentes, sindicalistas, políticos y activistas están resignados. Y no digamos población abrumada por un futuro incierto y un presente peor, sin prestación alguna, sin poder pagar luz o el agua o sin poder seguir dando estudios a sus hijos.

Es que demasiados millones de personas con inteligencia, ansias por seguir viviendo y pensamientos, emociones y deseos, ya no saben que hacer contemplando con resignación como los poderosos se salen con la suya. Los brotes verdes, de los que habla el Gobierno genocida que sufrimos, son las rebajas salariales, la carencia de derechos sociales y las grandes rebajas en subsidios, pensiones, becas y prestaciones: todas ellas conseguidas con luchas y sacrificios y además pagadas por nuestros bolsillos, pues en el estado español, de forma proporcional, cuanto más rico eres, menos impuestos pagas. Claro, todos estos recortes y descuentos animan a los poderes financieros y a la oligarquía rentista que nos domina, así como a inversores extranjeros deseosos de invertir en nuevos reinos autoritarios y sin obligaciones.

Tal es la desesperación que las personas ya ni se preguntan antes de aceptar un empleo precario y por días, cuánto van a cobrar o en calidad de que les van a asegurar. Es la ocasión de los desaprensivos. Es el poder dictatorial de ricos, banqueros y empresarios sin escrúpulos, que por cierto, y ya está bien de cuentos, es una especie demasiado abundante en el estado español. El “eso es lo que hay, y si no ahí tienes la puerta” es un comentario empresarial, tan español como la tortilla de patata y que yo llevo toda mi vida escuchando.

Cierto es que hay excepciones, en empresas sociales o cooperativas medianas, también en empresas que tuvieron fuertes luchas sindicales o por parte de algunos empresarios medianos y pequeños. Pero, honradamente, no es lo que abunda ya. Pero siguiendo: hace unos años los derechos existieron porque estuvieron legalmente mucho más protegidos, fruto de luchas generalizadas en los años sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado. Después, nada, derrotas, cesiones, traiciones y pelotazos. El reino bananero de la corrupción, el ladrillo y el empleo creado a base de destruir territorio, cementar playas y aplanar montes. Deslocalizaciones, venta de nuestra industria para conseguir entrar en la Comunidad Europea y nuestra dignidad y soberanía a cambio de kilómetros de autovía.

Lo avisamos. El objetivo era acabar con las conquistas sociales y el poco estado social en este reino de opereta, nueva corte borbónica de los milagros. Como el euro no se puede devaluar por voluntad gubernamental española, pues nos devalúan a todos y todas. La devaluación que está habiendo, pues la está habiendo, es rebajar salarios y pensiones, cerrar centros de salud, gastar mucho menos en educación pública, no investigar y cerrar kilómetros de ferrocarril. Es privatizar lo que queda y así que una burguesía rentista, inútil, burra y autoritaria, siga haciendo negocio como siempre a costa del estado, de lo público.

En este reino de opereta lo más subvencionado que hay son los bancos, las grandes empresas, las grandes fortunas y la Iglesia Católica, a ver si se entera de una vez tanto tonto útil a los poderosos, desviando la atención o cargando contra otras instituciones.

Ante tanta miseria moral, tan excesivamente generalizada, no cabe hacerse ilusiones, sino luchar, organizarse y agrupar a todas las personas con dignidad, vergüenza y valores.

Ha habido respuestas, sí. Pero al poder neo-franquista que nos domina, a las cúpulas bipartidistas vendidas y a las grandes y medias patronales, no les asusta, ni preocupa seriamente.

Nada que no se pueda seguir arrancando en un pacto. Nada que no se consiga negociando miseria y cómo se reparte. Nada que no logre una sentencia judicial. Nada que no despejen las Unidades antidisturbios. Nada que no se logre haciendo perderse a los “dirigentes” políticos en pasillos, comisiones, despachos y hemiciclos. Se ha cambiado la rueda de prensa por la movilización y el mitin de agitación. Se ha renunciado a la calle y el pasquín por los tuits y el feisbuccreyendo, inútiles de nosotros, que la brecha digital de millones de personas humildes, sencillas y pobres no existe. Así nos va.

Lo de la sociedad del conocimiento es la sociedad del control, el espionaje electrónico y el reino del videojuego, el porno y descargarse música, acabando de paso con la cultura.

Ya lo sabemos. Ya lo hemos estudiado. Ya tenemos miles de grupos de trabajo y comités científicos. Ahora lo que necesitamos es salir, mover, pegar carteles, hacer actos de agitación, ir al encuentro de los desesperados y sin futuro. Organizar la solidaridad y olvidarnos de la discusión estéril.

Sí hay soluciones, pero no están en el sistema.

¿Cómo salimos de esta?

Ante lo difícil de la tarea, debemos unirnos y debemos recobrar la esperanza. Pero ¿Cómo? Pues si los aparatos, ya sean políticos, sindicales, sociales y alternativos, incluido los aparatos del anti-aparato y el sectarismo, nos dejan: estando todas y todos juntos. Buscando la convergencia y pasando del infierno al purgatorio, y desde ahí construir el cielo. Es decir, con acuerdos amplios y posibles, asumibles y, sobre todo, que al pueblo soberano le parezcan alcanzables. O no nos creerán, pues por mal que nos sepa el personal anda muy descreído.

Veamos la historia para proyectar el futuro. Podemos estar como en los años veinte, con una monarquía podrida, una profunda crisis social, económica y política, con un parlamento sin ideas dominado por las fuerzas del Pacto del Pardo – que por cierto era bipartidista- y tan solo unas minorías de izquierdas obreras y republicanas incrustadas en la Carrera de San Jerónimo, pero sin capacidad de conseguir nada. Tras la huelga general del 1917, reprimida duramente se alumbra por el ejército, los burgueses rentistas y el rey Alfonso XIII una dictadura a las órdenes de un generalote jerezano, muy pocos años después. Pero a pesar de ello, a pesar de esos años de plomo, las fuerzas políticas, culturales y sociales, son capaces de agruparse y conseguir un objetivo político. Es decir se proponen una opción política y esta es unas elecciones, sin renunciar a la movilización y la agitación social y política. Elecciones municipales, que no son parlamentarias, no son para determinar un gobierno de España, no, son municipales y sin embargo, la victoria de las candidaturas republicanas en las capitales de Provincia y pueblos grandes traen la democracia: es decir, la República.

Hay visión, organización, pacto y saben aprovechar una oportunidad. Ahora se nos presenta otra: Las elecciones europeas. Así pues, hay que construir un pacto desde abajo. Un programa desde abajo y obligar a los aparatos de todo tipo y condición -excepto los del turno bipartidista y sus adheridos nacionalistas de derechas- a conformar una candidatura que demuestre, y nos demuestre, que sí se puede.

Si no aprovechamos esta oportunidad y la perdemos, será culpa sólo nuestra. Necesitamos moral, necesitamos agrupar fuerzas. Necesitamos darles el susto. Necesitamos ir todas y todos juntos a acabar con las políticas neoliberales, tanto en el estado español, como ir a su corazón, a Bruselas a clamar contra ellas y decir alto y claro que los pueblos del estado español, no las aceptan, que son nuestra ruina y nos hacen sufrir.

Estas elecciones europeas serán el paso que nos haga avanzar hacia la república de las y los iguales. Si esto no se entiende y se prefiere la dispersión, o bien ser cabeza de ratón a cola de león, el bipartidismo sumará, contará y seguirá a lo suyo. Por eso llamo a que todas y todos le exijamos a los profesionales otra política y otra forma de hacerla y de entenderla. Como en 1930, podemos despertar una ilusión. Podemos tener nuestro triunfo que sea el inicio. Pero advierto: aunque nos juntemos, no será fácil y habrá que dejar de trabajar tan solo la red y las ruedas de prensa. Y…  Y a los sindicatos -incluido los mayoritarios- esto también va con ellos y mucho. No sirve mirar para otro lado y menos seguir confiando en cadáveres.

Antiguas entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑