Etiqueta: represión (página 1 de 3)

Sobre las protestas vecinales en #Gamonal y los sucesos de Madrid el 15-1-14 #GamonalSomosTodas

COMUNICADO DE CLI-Alternativa Socialista

Ante los sucesos acaecidos en el barrio burgalés de El Gamonal durante la última semana y los incidentes que ha habido en Madrid durante la manifestación en apoyo a las vecinas y vecinos de El Gamonal, desde CLI-Alternativa Socialista queremos manifestar nuestro apoyo a las vecinas de Burgos en defensa de sus derechos. De igual modo, nuestra más enérgica protesta por la desmedida acción represiva llevada a cabo por las fuerzas policiales, tanto en Burgos como en la tarde del día 15 en Madrid, en el transcurso de la manifestación en apoyo a las vecinas de Burgos.

Un Estado democrático no puede reprimir a la ciudadanía que se manifiestan o protestan en defensa de sus derechos. El que así actúa es un Estado represor.

Desde CLI-Alternativa Socialista reclamamos que se ponga en libertad a las decenas de vecinas de Burgos detenidas, así como a los manifestantes detenidos en Madrid, entre los que se encuentra incluso un bombero de servicio y, al parecer, un letrado en el ejercicio de sus funciones.

Un Gobierno y unos representantes políticos que ignoran que están al servicio de la ciudadanía y que deben respetar sus libertades, no merecen seguir en sus cargos.

La policía privada o el pistolerismo patronal: otra antesala de la dictadura que la derecha nos impone

Cuando la patronal española se vio amenazada en los años veinte del siglo pasado -el siglo XX- a causa de las luchas obreras, en especial en Cataluña, surgió el pistolerismo patronal. Los pistoleros del llamado Sindicato Libre que protegió el jefe de policía de Barcelona y luego Gobernador Civil de Cataluña Martínez Anido, quien posteriormente fue responsable de interior con Franco y un digno antecesor del Ministro del Interior del PP Sr. Fernández, pues en versión del siglo XXI y cual remozado Martínez Anido legaliza que los seguratas pasen a ser policías privados al servicio de los ricos, los centros comerciales privados y las grandes empresas. Es decir, la versión contemporánea del Sindicato Libre patronal.

La ascensión de personas con poca o nula formación policial, aspecto en muchas ocasiones chulesco y policías frustrados, muchos de ellos dotándoles de atribuciones para las que no están preparados, ni entrenados, es algo perjudicial incluso para los trabajadores del sector. Ellos no son los culpables, pero la filosofía gubernamental y gran empresarial de dotarse de pistoleros privados, de un ejercito privado que responda exclusivamente a las ordenes de empresarios privados en defensa de sus intereses, y que además puedan reprimir a personas que ejercen sus derechos laborales, sindicales y de manifestación es una muestra del fascismo profundo y “privado” de la derecha española, es una manifestación de lo autoritario que resulta el liberalismo extremo.

Como en los años veinte del siglo pasado, estos pistoleros privados legalizados pueden ser la antesala de la Dictadura, tal y como ocurrió al dar en Barcelona Primo de Ribera su golpe de Estado y así proteger adecuadamente a sus “seguratas” de la época, cerrar los sindicatos y prohibir los partidos políticos, republicanos y de izquierdas, claro.

No estamos pues ante una mera privatización de la seguridad. No. Estamos ante la aparición de un sector empresarial de “contratistas” de seguridad privada como en Iraq o Afganistán que, a costa del erario público, han amasado inmensas fortunas. Es la creación de fuerzas armadas privadas y que responderán solo ante sus amos. Es la implementación lenta y continuada de una dictadura en el Reino de España. Es la paranoia liberal del PP y sus aliados derechistas, pero también es la aparición de otro gran nicho de negocio en favor de empresas del sector, muchas de las cuales por cierto, están en manos de personajes de la extrema derecha como reiteradamente se ha denunciado.

El reino de España, de dictadura de los mercados a dictadura política

El poder está mercantilizado, la política privatizada. Los banqueros mandan. Botín comparte jefatura del estado con el Borbón. Todo eso lo sabíamos. Lo que ahora ocurre es que la dictadura mercantil en el reino de España, necesita más dureza para someter a un pueblo que puede comenzar a rebelarse. Los esclavos necesitan también el látigo, y el PP comienza a fabricarlo.

Son tantos los recortes, las amenazas sociales, el empobrecimiento generalizado y la destrucción del tejido social, que los pueblos pueden comenzar a hartarse y a rebelarse. Las huelgas sectoriales están aflorando cada vez con más fuerza y la respuesta ciudadana también, por tanto en la lógica de la derecha lo que ahora toca es represión. A más pobreza más dureza, más insulto, más dominio, más ostentación de poder.

Las reformas legales que el partido neo-falangista PP prepara son pura y simplemente dictatoriales. La ley Corcuera de “la patada en la puerta” ya no les sirve. Ya estamos hablando de palabras mayores. Se trata de blindar a una policía represora, y de oprimir a cualquier persona que ose en un acto de dignidad protestar.

No podemos ya callar. Esto no solo es un reino corrupto, injusto y neoliberal, es una dictadura. Que hayan parlamentos, ayuntamientos y cargos políticos electos no es suficiente para decir que hay democracia. La mayoría absoluta del PP y el dominio absoluto del monarca y un grupo de oligarcas, convierte en inútiles a las y los electos así como las instituciones llamadas democráticas. El PP, los banqueros y los ricos, el rey y sus tribunales no van a frenar su deriva dictatorial.

Ante la tiranía, rebelión

Nos roban, nos insultan, nos amenazan. Rebelión democrática y revolución ciudadana. La ciudadanía, la clase obrera ya no deben seguir callando. Los más jóvenes tienen ya ante ellos la misma oportunidad que sus abuelos y padres tuvimos, cual es luchar contra una dictadura.

El solo anuncio de modificar las leyes de “seguridad” y “protección ciudadana” debieran hacernos saltar como un resorte. Las palabras del ministro del interior hablando con tanto cinismo como poca vergüenza de defender la libertad, es sencillamente un insulto y demuestra su calaña.

¿Que más nos tienen que hacer? El PP debe ser arrojado del poder y el bipartidismo que nos ha traído hasta aquí, desaparecer bajo el peso de la indiferencia, la protesta y también el voto democrático.

Es la hora de la política. De la política repropiada por la ciudadanía, de la política seria y honrada en manos de personas que sufren. Hay que echar al basurero a tantas y tantas personas que se han aprovechado de nostras, nosotros y nuestra buena fe, así como de usurpar ideas nobles y buenas para medrar, hacer carrera, y a su vez hacer la carrera con los principios que ellos ni conocen, ni defienden. Pero también, y sobre todo, hay que derrotar al Partido Popular autoritario, injusto, cruel, y camino de ser también dictatorial.

No vivimos en una democracia

La calidad democrática de Occidente está ya a la altura del betún, y sin embargo la alienación de sus pueblos es tan grande que jamás han estado los poderosos tan tranquilos.

El espionaje contra los y las ciudadanas. Los servicios secretos campando libremente, pues nadie en su sano juicio pensará que la CIA, la NSA o el CSID y sus ramificaciones, así como las brigadas de información policiales o los diversos servicios de seguridad europeos, han dejado de espiarnos tras los graves escándalos, a causa de las últimas filtraciones de espías arrepentidos u ONGs de la contra-información pública.

Vivimos todos los activistas y disidentes espiados, seguidos y fichados en toda Europa y los EEUU, y estos a su vez vigilan a los gobiernos tanto “amigos” -es decir, sumisos- como por supuesto a los insumisos y soberanos. Y luego se atreven nuestros mandatarios occidentales a dar lecciones de democracia al resto del mundo.

No se respetan los derechos y las libertades. En Grecia han prohibido las manifestaciones de protesta, en el Reino de España nos multan, golpean, detienen y hay ya otra vez presos políticos, y luego tienen la desfachatez de hablar de Irán, de Cuba o de Venezuela incluso. Valientes sinvergüenzas y mentirosos. Nos sojuzgan y oprimen, nos roban y expolian y luego hablan de democracia.

Lo único que se está defendiendo son los intereses de la dictadura de los mercados. La única libertad es la del mercado especulador y la de los monopolios de las potencias centrales.

El secuestro del presidente de la República de Bolivia ha sido el último episodio. Si la Internacional Socialista fuera socialista -y no lo es hace ya muchos años- hubiera expulsado a Hollande y al PSF por perseguir y casi asesinar a un responsable -ese sí- socialista. Este secuestro ha sido ya la demostración más palmaria de un estado policial mundial con sede en Washington y provincias en la Unión Europea.

Hace años que nos siguen y nos espían. Hace años que en el Estado Español vivimos en un reino corrupto e injusto, con una democracia cada vez más devaluada y simplemente representativa. Blindada por una ley electoral que promueve el pucherazo. Por menos, egipcios, brasileños y turcos se han echado a las calles. Pero aquí en el reino bananero de las españas, a pesar de estar dominados por una reata de ladrones nadie nos llama a decir basta.

Creo que muchos me deben tomar por loco o por insensato. Ni una cosa ni otra. Simplemente soy una persona responsable, que si vive de aquí a diez años desea poder seguir comiendo, y no rebuscar en los restos de las basuras como vi hacer a tantos viejos y viejas en mi niñez y juventud. Yo a principios de los años sesenta del siglo XX, he visto pedir un trozo de pan. Si, de pan, de limosna.

Que se vayan todos los políticos profesionales que nos oprimen. Que se vayan todas las personas como ese que dice que es socialista y quiere echar al paro a todos los obreros de los astilleros españoles, por poner un solo ejemplo.

Pero como no se irán ¿Cuando los echamos?

No hay democracia, ni justicia, ni dignidad.

Antiguas entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑