Etiqueta: república (página 2 de 2)

Basta ya de reformas. Reforma del poder financiero o un discurso imaginario

Cada vez que hablamos de reformas, desde hace unos años, es para reducir los derechos laborales. Rodríguez Zapatero y su equipo son unos grandes destructores del lenguaje de la izquierda, entre otras cuestiones. Las reformas -en lenguaje progresista- significan avances y no retrocesos. Es decir, serían mejoras en la jubilación, incremento del salario mínimo, o fomentar un empleo digno de calidad y no precario, por ejemplo. Eso serían reformas.

Lo que estamos viviendo es una precarización del empleo y unas medidas que nos retrotraen a tiempos pre-democráticos. El programa de las mal llamadas “reformas” es el propio de una derecha liberal empeñada en desmochar las conquistas obreras de hace cuarenta años hasta ahora. El PP, absteniéndose, le está preparando de antemano la respuesta a un PSOE capitidisminuido en la oposición, al que sin piedad y con merecimiento mandará a callar cuando ellos, inmisericordes, autoritarios e injustos, recorten aún más y sobre todo impongan un dominio reaccionario y meapilas, sin piedad.

Hoy se ha aprobado otra “reforma” laboral. Nuestro Estado esta clarísimamente tutelado por Alemania, dominado por la banca y al albur de los mercados. Las personas hemos dejado de importar.

Hoy me he quedado algo confuso, pues veo y me preocupa el hecho de que estamos ya tan acostumbrados a que nos den palos y cercenen derechos, que hemos dejado pasar esta “reformita” con una mezcla de hastío y de resignación. Sabemos de sobra que esto tampoco servirá para cumplir los objetivos patronales y de los especuladores.

Pero ya que los Sindicatos -y lo digo con pesar- están siendo conscientes de sus propias dificultades e incapacidad, tendremos entre todos que demostrar un mayor espíritu de movilización y ponernos de acuerdo, ante un enemigo insaciable, chorizo y mentiroso.

Hay numerosas movilizaciones convocadas, muchas, nunca demasiadas y varios frentes abiertos a la vez. No lo citaré todo, pero espero que las por ahora adormiladas, berlusconizadas y altamente despistadas clases populares del estado español comiencen a despertar y responder y seamos millones -sí, millones- de personas en las calles, no sólo miles o cientos de miles.

Pero para movilizar mayorías hace falta que estas nos entiendan, pierdan el miedo y sean conscientes de que la seguridad que buscan no se la dan ni se la darán las y los políticos convencionales, resignados, temerosos o cómodos y de acuerdo para con la dictadura de los mercados y el protectorado al que la derecha alemana nos tiene sometidos.

Es una pena que no contemos con una República, una causa que nos unifique a todas las clases no poseedoras y subalternas del Reino de España. Si así fuera diríamos:

Amigas y amigos, la República está en peligro. La patria de los trabajadores y trabajadoras de todas clases está siendo vendida y nuestra soberanía entregada, no a una causa noble y superior, sino a la depredación del patrimonio público y a la destrucción de nuestras conquistas y valores.

Pero no podemos, luego hay que buscar la causa común y esta puede ser -a falta de un régimen democrático realmente y digno- LA SOBERANÍA POPULAR.

La soberanía popular de los pueblos de España está siendo violentada y el problema no es la Unión Europea, no; el problema no es el euro, que también; el problema es que, desde Bruselas pero también desde el Paseo de la Castellana, se lleva años desregulando, dando todas las opciones a los bancos y a los mercados, limitando la democracia, fragilizándola, y destruyendo las conquistas de las clases trabajadoras de los pueblos y nacionalidades de España y de Europa en su conjunto.

Es por eso que el pueblo soberano español, los pueblos ibéricos, pueden y deben decir que hasta aquí hemos llegado y volver a luchar por nuestra soberanía, por nuestra independencia y para construir si así lo deseamos, una Europa de los pueblos y social y no un mercado sin rostro, ni humano ni defensor del medio ambiente, ni de la cultura.

Las reformas que necesitamos son las del mercado, las del sistema financiero y las de la Constitución para avanzar en democracia y soberanía.

Solo con un esfuerzo que nos conduzca a una amplio Poder Ciudadano, lo lograremos. Solo buscando alianzas, confluencias y complicidades, lo conseguiremos. En este sentido, les dirijo un llamamiento a los sindicatos mayoritarios, y es rogarles que se impliquen políticamente, pues en ello les va su futuro, su propia existencia. El momento que vivimos es tan sumamente grave que no solo debemos exigírselo, sino que ellos deben responder y ya sin dilación alguna.

Mientras tanto, la movilización. La calle permanentemente ocupada. Y un grito que propongo se recupere: “QUE SE VAYAN TODOS” Todos los que nos han metido en este berenjenal.

Como ya nada volverá a ser igual, ni debe serlo, nuestra aspiración será soberanía y vida digna. Paz, pan y libertad. República de las y los iguales.

La República no solo es historia, es futuro

Cuando hace setenta y cinco años y ante un golpe de estado militar apoyado por las derechas monárquicas, los fascistas españoles y el carlismo ultramontano, los militares y guardias de asalto leales, los sindicatos obreros y los partidos del Frente Popular se vieron obligados a defenderse y luchar, no solo se estaba librando una batalla entre la reacción y fascismo frente a la legalidad republicana, sino contra un sueño de avance, mejora, modernización e instauración de una democracia real.

La causa republicana era un compendio de aspiraciones laicas, culturales y científicas, educativas, obreristas y transformadoras, junto a un liberalismo progresista y democrático y una aspiración de construcción federal del estado. Las viejas ideas republicanas de Costa de “escuela y despensa”, mejoradas con aspiraciones de justicia agraria, infraestructuras modernizantes y alegría, mucha alegría por haber alcanzado el siglo XX, tras haber derrotado en las urnas a una monarquía, caduca, decimonónica y corrupta, cuya última hazaña fue apoyar una dictadura, la de Primo de Rivera.

Pero para conmemorar hay que tener motivos y el primero es una Constitución muy avanzada para su época -la de 1931-, que instauraba el estado social por primera vez en España y que permitía avances sustanciales. La República era la inconclusa revolución burguesa que nuestro estado nunca tuvo y, si bien es cierto que habían personas y organizaciones potentes que pugnaban por más, no lo es menos que significó un soplo de aire fresco y limpio y fue la culminación de las ideas regeneracionistas, que desde finales del siglo XIX pugnaban por abrirse paso.

Claro que cuando a alguien le montan un golpe de estado, con voluntad expresa de desatar una limpieza étnica de republicanos, rojos, marxistas y anarcosindicalistas, lo que no hace es esperar tranquilamente que le degüellen; no al menos aquellas clases trabajadoras que, a diferencia de las actuales, estaban muy organizadas, concienciadas, y eran cultas gracias a las Casas del Pueblo y los Ateneos Libertarios y con mucha tradición de lucha social. Por eso las primeras respuestas fueron las sindicales.

Ahora tratan de ocultar aquello, unos por que sus abuelos fueron miembros de las escuadras negras que asesinaron en la retaguardia franquista o financiaron y apoyaron el golpe, otros porque siguen creyéndolo bueno, y unos terceros por claudicación ideológica y/o pura y simple traición a los ideales de sus predecesores políticos. Curiosamente, los que nunca han ocultado su condición ni la han disimulado han sido, hemos sido, los y las descendientes de familia e ideas de los vencidos y más si estos se enfrentaron con decisión al golpe militar fascista.

¿Pero es eso lo importante ahora? No, en cualquier caso, no solo. La República fue un cambio de régimen, que trajo una nueva Constitución y nuevas formas de gobernarse. No fue perfecta, pero lo intentó y no podemos hablar de resultados pues solo duró unos ocho años, tres de ellos de guerra. Si bien, y esto hay que saberlo, los gobiernos republicanos no declararon el estado de guerra hasta tres meses antes de perderla, pues ellos se enfrentaban a una sublevación ilegal e ilegítima, no a una fuerza militar reconocida y reconocible.

El legado republicano actual

Lo importante es su legado. Ahora que en las plazas y calles del Reino de España se vive una rebelión pacifica, ciudadana y profundamente democrática, las aspiraciones de una República de los y las iguales, con derechos, obligaciones -pero para todos, incluidos los poderosos- y con justicia social, las ideas republicanas adquieren su plena vigencia.

La reivindicación republicana tuvo mucho de exigencia de una verdadera democracia. La democracia en el estado español no llega de forma satisfactoria hasta 1931 y hasta entonces lo gobernaron una alianza de las oligárquicas económicas y la Corona, con el firme apoyo de sus instrumentos coercitivos.

Hoy salimos a la calle gritando “la llaman democracia y no lo es”, pues eso entiende el movimiento 15M que la que afirman tenemos. La herencia de transición impuesta por los vencedores inteligentes, las oligárquicas financieras -claro apoyo del franquismo, mientras este le fue útil- y que las debilitadas y exhaustas fuerzas de la izquierda tuvieron que aceptar por el simple hecho de ser reconocidas y legalizadas. Tal vez es lo máximo que entonces se pudo alcanzar -seguramente así fue, no seamos injustos- porque a pesar de los magros resultados, incluso esos no los regaló nadie y menos a las clases trabajadoras.

Así pues, ahora tenemos una oportunidad, ahora hemos comenzado una revuelta democrática, agudizada por la crisis financiera y sistémica mundial y sus crueles secuelas contra las clases populares. Por eso también ahora, o se está con las víctimas de la crisis, con las clases populares y trabajadoras, o se está con los bancos, con los poderosos, con los oligarcas. No es posible estar con ambos. No se puede decir que se está con los de abajo y sin embargo pactar con los de arriba, porque cada vez cuela menos.

El 15M, al igual que la República y las fuerzas que la impulsaron, es un movimiento regeneracionista, de salud democrática y de aspiraciones sociales, aún no definidas muchas de ellas -incluso moderadas en ocasiones-, pero es una fuerte y clara amenaza para el régimen vigente, es decir la alianza político-financiera que nos gobierna. Y esto acabará provocando rupturas y fusiones en busca de una democracia mejor y de una justicia social y reparto real.

Le propongo humildemente al 15M la confección de un programa popular y republicano, que avance desde lo público hacia la justicia y una nueva Constitución que modifiquen las reglas de juego actuales pues contienen trampa, y de hecho la vigente Constitución no solo no se ha cumplido jamás en lo que a aspiraciones de las clases populares se refiere, sino que tampoco en la profundización política se puede en ella leer algo. Hoy, gracias a la dictadura de los mercados vigente, es papel mojado.

Los enemigos del progreso social son los mismos, a solo que veamos un poquito y sin prejuicios la historia. Solo hay eso, unas siglas que tienen que aclararse en qué lugar están, pues por sus hechos no están en el que les correspondería o en el que sus padres ideológicos las hubieran situado. Es por eso por lo que hay que profundizar en las aspiraciones del 15M, para aclarar el campo, entre otras cosas.

En cualquier caso, hay que construir la alternativa y esta debe ser participativa y cívica e igualitaria. El principal enemigo ahora, el nuevo falangismo de hoy, es el neoliberalismo.

La guerra de clases lanzada por las clases poseedoras en todas las potencias centrales está ahí con toda su virulencia haciéndonos pagar la crisis a las víctimas de la crisis. Por eso entiendo imprescindible levantar una alianza social profundamente democrática, es decir republicana y rex-publicana y, entre las clases populares -es decir trabajadores y trabajadoras de todas las clases- hacer frente a rentistas y oligarcas.

España mañana será republicana!

En el reino de España hay un gran déficit democrático. No todos son iguales ante la ley, comenzando por el rey. Hay censura informativa, entre otras cosas, porque la familia real es intocable. Todas y todos pagamos las incontables operaciones de cirugía estética de una advenediza convertida en princesa, y ningún periódico ni medio de comunicación se atreve a denunciar el escándalo. Somos súbditos.

La banca y los poderosos tienen acceso directo a la casa real. La banca impone su política económica al Gobierno. Todo gira en el Estado en torno a defender a los bancos y sus intereses. Se sacrifican los derechos de las familias, parados, pequeñas empresas y autónomos a cambio de dar cuantiosos prestamos a la banca y que esta no revierte en beneficio de la sociedad.

La banca hipoteca y castiga sin misericordia a paradas y parados morosos, deja a miles de familias en la exclusión social y no pasa nada. Al mismo tiempo que el príncipe “heredero” y su princesa de plástico visitan Jordania e Israel cuando los pueblos árabes, incluido el jordano y el palestino, están en plena oleada de revueltas democráticas.

La demanda de democracia real y efectiva nunca se logrará con una ley de partidos restrictiva, censuradora y que no sirve ni para ilegalizar a los fascistas, ni a los herederos del franquismo.

Los directivos de los bancos sortean la justicia con habilidad e indultos y mientras tanto cualquier disidente o inmigrante de color o republicana o sindicalista en lucha puede ser detenida y detenido. Esto es lo que hay.

Por eso, las reivindicaciones de Democracia y Libertad deben tener presente que con la Monarquía heredera del régimen del 18 de Julio no se avanzará. Que cuando Franco dijo que lo dejaba “todo atado y bien atado” pensaba en su monarquía. No habrá libertad en el Estado Español mientras no tengamos una República que rompa ataduras con el pasado.

Por todo eso, y ante la creciente ola de indignación ciudadana, lograremos en paz y alegría que España vuelva a ser Republicana.

¡¡Viva el 14 de Abril!!

A por Garzón

Esto es el reino de España, los de la Gurtel tan panchos y Garzón juzgado y a punto de ser condenado. A Garzón no le perdonan dos cosas: haberse metido con la derecha y demostrar su trama corrupta, y haber tratado de juzgar al negro, criminal, corrupto e inmisericorde franquismo.

En el Reino de España, los poderes del Estado siguen en manos de los de siempre. La democracia no ha penetrado en donde de verdad se tiene y detenta el poder.

Hay que forjar una amplia alianza democrática y republicana que salve la soberanía popular, porque hoy será Garzón, y mañana cualquier sindicalista o altermundista o cualquier republicana o republicano o cualquier manifestante, de hecho ya centenares de estas personas han sido ya juzgadas y condenadas.

Escribo estas palabras desde la indignación y la denuncia, pues en este país todo se hace por y para los bancos, por y para los poderosos, por las ideas conservadoras y reaccionarias y nada para las gentes trabajadoras. Solo nos quedan restos y migajas y ahora nos las discuten.

Lo de Garzón es un punto más en esta cadena de actos y acciones que están desnaturalizando la democracia en el Reino de España.

Echo de menos más fuerza en una actitud decidida y republicana que nos permita dejar de ser un pueblo de borregos y borregas.

Recuperemos la dignidad.

Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑