Etiqueta: sindicatos (página 2 de 3)

El 15-O a la calle, pero la lucha continua. Propuesta:

El paro crece inexerablemente, fruto de las politicas de recortes y ajustes de la Unión Europea, el Gobierno y las Comunidades Autónomas. El neoliberalismo solo trae paro, pobreza y corrupción.

Mañana día 7 los Sindicatos mayoritarios nos convocan a la calle, y creo que hay que estar. Es también, como el 15-O, una movilización internacional, por un trabajo digno (tambien convoca el Foro Social Mundial).

El 15 de Octubre todas y todos a la calle por el cambio global y contra el neoliberalismo.

PROPONGO: LA SITUACIÓN ES TAN GRAVE QUE PARA EL DÍA 21 N O 22N HABRÍA QUE CONVOVAR UNA HUELGA GENERAL, se lo exijo a los sindicatos, PARA DEFENDER EL ESTADO SOCIAL. UNA HUELGA A FAVOR DEL BIENESTAR, POR LOS DERECHOS SOCIALES.

Os hago llegar igualmente el comunicado de la I Jornada de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción, que es muy interesante, corto y clarificador.

Conectad con las Mesas, creo que vale la pena el esfuerzo de CONVERGENCIA SOCIAL que estamos haciendo.

Comunicado de la I Jornada de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción

Reunidas en Madrid personas de toda España organizadas en torno a distintas mesas de convergencia y promotoras territoriales, manifiestan

1. Que valoramos la situación de la Unión Europea y, en particular, de España, como de emergencia. Esta situación es consecuencia del incremento de la deuda privada y pública que ha provocado la crisis generada por la banca internacional y la aplicación de las políticas neoliberales y de recorte de salarios y gasto social de los últimos tiempos. No se han reformado los mercados financieros, no se ha puesto fin a las irregulares prácticas bancarias y las autoridades han sido incapaces de garantizar la financiación necesaria para que las economías vuelvan a crecer y a crear empleo. Y en lugar de favorecer la generación de ingresos que permita aliviar cuanto antes el peso de la deuda, los grupos financieros se empeñan en hacerle frente con nuevos créditos que solo consiguen aumentar su peso y el coste que han de soportar las clases trabajadoras. La especulación financiera ahoga a los pueblos, y mientras tanto las autoridades solo han anunciado que dedicarán de nuevo el dinero que haga falta para salvar a la banca.

2. Que, en contra de las mentiras de los medios oficiales y de las autoridades, tenemos la certeza de que hoy día es completamente imposible que la deuda de los estados y particulares europeos se pueda pagar, por lo que consideramos que la única alternativa es auditarla y organizar una quita o reestructuración que permita desplazar su pago a lo largo del tiempo mediante una forma menos onerosa. Y, al mismo tiempo insistimos es que urgente e inaplazable realizar reformas esenciales para rediseñar la unión monetaria y el estatuto del banco central europeo, así como para garantizar la imprescindible coordinación de las políticas económicas y la disposición de un verdadero presupuesto europeo.

3. Que las políticas y medidas que se vienen aplicando no sirven para salir de la crisis porque, como estamos viendo, implican una mayor desigualdad y altos niveles de desempleo, y porque de ninguna manera resuelven los  dos grandes problemas que es necesario solventar para que las empresas puedan crear de nuevo empleo: financiación y demanda efectiva. Por eso reafirmamos que es imprescindible la creación de una banca pública que inmediatamente proporcione el crédito que necesitan las empresas y las personas que crean riqueza y empleo, y que se ponga fin a los recortes salariales y de gasto público y social.

4. Que se está produciendo un auténtico atentado a la soberanía nacional cuando se imponen estas medidas que solo favorecen a los poderes económicos sin que sean debatidas ni aprobadas por la ciudadanía y ni siquiera por los poderes representativos, como ha ocurrido con la reciente reforma constitucional.

5. Que todo ello ya esta provocando pérdidas sustanciales del nivel de vida de las clases trabajadores y que esto sin duda se agravaría si finalmente se produce el triunfo del Partido Popular, como es fácil deducir a la vista de lo que sus dirigentes vienen haciendo en las comunidades en las que ha empezado a gobernar.

6. Por todo ello, llamamos a toda la ciudadanía a manifestarse firmemente contra las injusticias, engaños y atropellos de derechos que se están llevando a cabo para imponer medidas que solo benefician a los más ricos. Y a confluir en espacios plurales de convergencia social que aglutinen a personas de todas las ideologías y sensibilidades, para así disponer de capacidad de respuesta frente a las políticas neoliberales de recorte de ingresos a los sectores de renta más baja, de contrarreforma fiscal y de recorte de derechos y libertades que se vienen imponiendo.

7.Manifestamos nuestra solidaridad con los nueve encausados por defender el derecho a una vivienda digna. Igualmente manifestamos nuestro rechazo a la represión policial de las personas que defienden a desahuciados injustamente en trance de exclusión, por ser arrojados de sus viviendas, y en especial los sucesos tan condenables acaecidos en Jerez de la Frontera.

8. Denunciamos a la sociedad el intento de subir de forma escandalosa el recibo de la luz eléctrica a las familias. Es injustificable la gran cantidad de medidas que se están tomando para subvencionar y sufragar los intereses de grandes empresas, como las eléctricas, y a los bancos, a costa de castigar y cargar con costes excesivos a las clases populares en beneficio de las clases poderosas.

9. En particular, llamamos a participar y apoyar las convocatorias de movilización propuestas por diversas plataformas, así como por la Conferencia de Londres, en defensa del estado social, y en especial las del próximo 15 de Octubre por el cambio global.

Pensamientos desde la Vega

Demasiados acontecimientos en poco más de un mes. Demasiadas incertidumbres vitales. Demasiados llamamientos, reuniones, jornadas, certidumbres. Es tanto lo que estamos haciendo a la vez, hay tampoco tiempo de reflexión, preparación y formación, que podemos convertirnos en autómatas de la consigna.

Lo cierto es que, contemplando el amanecer verde y rojizo de la Vega de Granada, repaso y no abarco. Vivimos tiempos de acción, compromiso y torbellino. En un mes hemos contemplado como el neoliberalismo se cuela en la Constitución de 1978 y una simple opinión económica, conservadora y ultra liberal, se convierte en precepto constitucional, aún demostrándose que es solo eso, una opinión, a la que otros economistas -dicho sea de paso, incluso liberales- se oponen, como es la austeridad y el recorte; que en opinión de neokeynesianos, liberales inteligentes, socialdemocrátas consecuentes, socialistas y progresistas, es un error que todavía provocará más recesión y pobreza. Pero es ya un precepto constitucional. Pura doctrina neoliberal.

Al mismo tiempo, las bolsas se hunden, el paro se incrementa y la zona euro pasa por sus peores momentos, precisamente por hacer lo que la Constitución -gracias a la gran coalición de facto del PSOE y del PP- ha consagrado en el Reino de España.

La deuda que nos atenaza y enriquece a los especuladores financieros no se puede pagar, Juan Torres (entre otros) dixit. La deuda de las corporaciones locales y las autonomías es impagable. La solución es apretarle el cuello aún más a la ciudadanía. Menos prestaciones, menos salario y cada vez más imposición indirecta, cada vez más carga fiscal disimulada, contra las clases populares.

El PP se frota las manos y espera le caiga como fruta madura el poder que los socioliberales le están regalando. Pero si el euro está hecho unos zorros, la deuda no se puede pagar, y la economía productiva está profundamente dormida ¿Para qué quiere el poder al PP en estas circunstancias? Pues para aplicar durísimas medidas que garanticen una salida a la crisis con garantía para los poderes financieros y las grandes patronales y empresas, de forma que se alumbre un nuevo estado muy barato y productivo para ellos. Una democracia puramente ficticia y sin derechos reales de presión, movilización e intermediación de las clases populares y trabajadoras. Para cambiar la sociedad, transformándola en un conglomerado competitivo, egoísta y con premios al más dócil “trabajador” esforzado y resignado. Mano de obra barata y mucho empleo precario de baja calidad y sin derechos. Pero mucho ojo, el PP tiene además la perfecta coartada que le han brindado desde el Gobierno: el poder afirmar que las rebajas las han iniciado otros, las han asumido otros, y ellos solo finalizan la faena.

¿Qué hacemos las personas que no nos resignamos? Por lo pronto, el 15 de Octubre, lanzarnos a la calle. Organizarnos mejor. Exigir a los Sindicatos más contundencia y mayor compromiso con las clases trabajadoras (además, no tienen ya nada que perder y sí mucho que ganar) y el 15 de Octubre acompañarnos. Saber que hacemos el 20N y comenzar a reflexionar ya en el post 20N. que es en lo que humildemente está el que suscribe. Apoyar a candidatas y candidatos de izquierdas o claramente antineoliberales y comprometidas/os con los valores republicanos de igualdad, regeneración política, reparto, defensa del medio, persecución de la corrupción y justicia fiscal.

Si se quiere hacer algo por las gentes de este estado, hace falta ya una banca pública, la nacionalización efectiva de las cajas de ahorros, eliminar las SICAV y reimplantar impuestos redistributivos. Fortalecer el sector público, la soberanía del estado español y tejer profundas alianzas con las potencias emergentes, de forma que se facilite el resurgimiento de la economía productiva, y el estado español tenga de una vez buenos aliados que lo empujen y no lo hundan cada vez más en la miseria como los actuales.

Pero recordad, todo puede comenzar el 15 de Octubre.

Basta ya de reformas. Reforma del poder financiero o un discurso imaginario

Cada vez que hablamos de reformas, desde hace unos años, es para reducir los derechos laborales. Rodríguez Zapatero y su equipo son unos grandes destructores del lenguaje de la izquierda, entre otras cuestiones. Las reformas -en lenguaje progresista- significan avances y no retrocesos. Es decir, serían mejoras en la jubilación, incremento del salario mínimo, o fomentar un empleo digno de calidad y no precario, por ejemplo. Eso serían reformas.

Lo que estamos viviendo es una precarización del empleo y unas medidas que nos retrotraen a tiempos pre-democráticos. El programa de las mal llamadas “reformas” es el propio de una derecha liberal empeñada en desmochar las conquistas obreras de hace cuarenta años hasta ahora. El PP, absteniéndose, le está preparando de antemano la respuesta a un PSOE capitidisminuido en la oposición, al que sin piedad y con merecimiento mandará a callar cuando ellos, inmisericordes, autoritarios e injustos, recorten aún más y sobre todo impongan un dominio reaccionario y meapilas, sin piedad.

Hoy se ha aprobado otra “reforma” laboral. Nuestro Estado esta clarísimamente tutelado por Alemania, dominado por la banca y al albur de los mercados. Las personas hemos dejado de importar.

Hoy me he quedado algo confuso, pues veo y me preocupa el hecho de que estamos ya tan acostumbrados a que nos den palos y cercenen derechos, que hemos dejado pasar esta “reformita” con una mezcla de hastío y de resignación. Sabemos de sobra que esto tampoco servirá para cumplir los objetivos patronales y de los especuladores.

Pero ya que los Sindicatos -y lo digo con pesar- están siendo conscientes de sus propias dificultades e incapacidad, tendremos entre todos que demostrar un mayor espíritu de movilización y ponernos de acuerdo, ante un enemigo insaciable, chorizo y mentiroso.

Hay numerosas movilizaciones convocadas, muchas, nunca demasiadas y varios frentes abiertos a la vez. No lo citaré todo, pero espero que las por ahora adormiladas, berlusconizadas y altamente despistadas clases populares del estado español comiencen a despertar y responder y seamos millones -sí, millones- de personas en las calles, no sólo miles o cientos de miles.

Pero para movilizar mayorías hace falta que estas nos entiendan, pierdan el miedo y sean conscientes de que la seguridad que buscan no se la dan ni se la darán las y los políticos convencionales, resignados, temerosos o cómodos y de acuerdo para con la dictadura de los mercados y el protectorado al que la derecha alemana nos tiene sometidos.

Es una pena que no contemos con una República, una causa que nos unifique a todas las clases no poseedoras y subalternas del Reino de España. Si así fuera diríamos:

Amigas y amigos, la República está en peligro. La patria de los trabajadores y trabajadoras de todas clases está siendo vendida y nuestra soberanía entregada, no a una causa noble y superior, sino a la depredación del patrimonio público y a la destrucción de nuestras conquistas y valores.

Pero no podemos, luego hay que buscar la causa común y esta puede ser -a falta de un régimen democrático realmente y digno- LA SOBERANÍA POPULAR.

La soberanía popular de los pueblos de España está siendo violentada y el problema no es la Unión Europea, no; el problema no es el euro, que también; el problema es que, desde Bruselas pero también desde el Paseo de la Castellana, se lleva años desregulando, dando todas las opciones a los bancos y a los mercados, limitando la democracia, fragilizándola, y destruyendo las conquistas de las clases trabajadoras de los pueblos y nacionalidades de España y de Europa en su conjunto.

Es por eso que el pueblo soberano español, los pueblos ibéricos, pueden y deben decir que hasta aquí hemos llegado y volver a luchar por nuestra soberanía, por nuestra independencia y para construir si así lo deseamos, una Europa de los pueblos y social y no un mercado sin rostro, ni humano ni defensor del medio ambiente, ni de la cultura.

Las reformas que necesitamos son las del mercado, las del sistema financiero y las de la Constitución para avanzar en democracia y soberanía.

Solo con un esfuerzo que nos conduzca a una amplio Poder Ciudadano, lo lograremos. Solo buscando alianzas, confluencias y complicidades, lo conseguiremos. En este sentido, les dirijo un llamamiento a los sindicatos mayoritarios, y es rogarles que se impliquen políticamente, pues en ello les va su futuro, su propia existencia. El momento que vivimos es tan sumamente grave que no solo debemos exigírselo, sino que ellos deben responder y ya sin dilación alguna.

Mientras tanto, la movilización. La calle permanentemente ocupada. Y un grito que propongo se recupere: “QUE SE VAYAN TODOS” Todos los que nos han metido en este berenjenal.

Como ya nada volverá a ser igual, ni debe serlo, nuestra aspiración será soberanía y vida digna. Paz, pan y libertad. República de las y los iguales.

Reflexiones ante las posibles consecuencias del pacto sobre las pensiones

Ante los avances o filtraciones más o menos interesadas que sobre el pacto de contra-reforma de pensiones acabamos de conocer, propongo que sean analizadas con más detalle cuando conozcamos el texto completo o bien el anteproyecto de ley que el Gobierno Zapatero apruebe hoy viernes.

A primera vista, y con premura, reconozco que podemos estar ante un retroceso histórico respecto del derecho a la pensión actualmente vigente que tendrá graves consecuencias para la credibilidad de los sindicatos y debilitará la capacidad de responder a las futuras agresiones sociales y políticas. Los peores temores se han cumplido. Pero lo peor es que la regresión que se aprecia pasará factura a toda la izquierda social, lo queramos o no.

Es por ello que creo que por sentido de la responsabilidad estamos en condiciones de exigir a las cúpulas de CC.OO. y de UGT que rectifiquen y al menos antes de firmar nos escuchen. ATTAC y otras muchas organizaciones de la sociedad civil impulsamos el éxito de la Huelga General del 29 S y nos movilizamos como una sola persona. Merecemos pues respeto.

La gravedad de la crisis que sufren de forma especial las clases populares y trabajadoras y las y los jóvenes, hacen imprescindibles seguir fortaleciendo las plataformas unitarias y no sectarias, para la acción y la movilización.

Pensiones, pero también Cajas de Ahorros bancarizadas y puestas en almoneda para la banca y los fondos de inversión internacionales. Todavía más privatizaciones y recortes sociales y salariales posibles nos obligan a una acumulación de fuerzas que este pre-acuerdo puede hacer peligrar, máxime cuando de los 67 años se había hecho blasón de lucha y línea roja a no traspasar.

Puede entrar en la lógica confusa y nada ideológica, además de socioliberal, de Rodríguez Zapatero el deseo de inmolarse por tranquilizar a los mercados, pero que en su inmolación arrastre a CC.OO. y UGT es muy difícil de entender. Hay que resistir chantajes y saber que la derecha que viene, el PP y las derechas nacionalistas, tienen la voluntad de aniquilar el sindicalismo e impedir el derecho de huelga y de negociación, pero lo de ponerle la alfombra roja al objeto de, aún sin pretenderlo, facilitarle la faena, es al menos incomprensible.

En mi opinión, deberíamos expresar nuestro desacuerdo con el pre-pacto alcanzado llamando a la ciudadanía y a los trabajadores a movilizarse para rechazarlo y hacer llegar dicha oposición a las direcciones sindicales para que no ratifiquen el acuerdo en las próximas reuniones de sus órganos confederales.

El grandísimo número de paradas y parados de mediana edad, que se incrementará, dejará a cientos de miles de personas camino de la exclusión. Nuestros hijos y nietos temerán llegar a los 60 años en las condiciones actuales del “mercado” de trabajo.

A quien hay que apretarle las clavijas es a la banca, a las transnacionales, a los fondos especulativos, a los especuladores, no a los sindicatos y menos a las clases trabajadoras, a los autónomos a las PYMES.

No se puede hablar de reformas sin reformar el sistema financiero y el crédito. No puede cargarse a las espaldas de las clases subalternas la garantía para el pago de la deuda, así como la re-capitalización y rescates de la banca privada, y que los fondos de inversión especulativos no paguen impuestos y encima encuentre refugio legalmente tolerado todos ellos en los Paraísos Fiscales.

Cuando la soberanía popular está puesta en cuestión por los “mercados” no se pueden negociar retrocesos, y menos a cambio de no tocar lo fundamental, es decir, el mundo financiero. Lo que ahora está en cuestión es la propia democracia en sí. Hay que reaccionar ya.

No es mi voluntad agredir a los sindicatos de clase, a todos ellos, pero las dirigencias sindicales de CC.OO. y UGT deben entender, y lo digo fraternalmente, que el adversario son los bancos y los mercados, que no se puede retroceder y menos ahora, por lo que entiendo se les puede y debe exigir, que aún reconociendo su derecho e incluso obligación de negociar, nada les obliga a ceder.

La verdadera necesidad ahora, en mi humilde opinión, es que no haya ninguna persona parada sin prestaciones, nadie expulsado de su vivienda por no poder pagar la hipoteca, así como reformar profundamente el sistema fiscal, defender el reparto, y la justicia distributiva. Lograr la Banca Pública, nacionalizar las Cajas de Ahorros, al completo y de verdad. Pero no ceder en derechos que tanto costó conseguir.

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑