Entrevista en Radio San Borondón

Sobre el ataque a Siria, afirma que “Es llamativo ver que potencias occidentales como Estados Unidos y Francia estén apoyando a grupos terroristas”

ImageAudio de la entrevista

Carlos Martínez, politólogo, miembro de Construyendo la Izquierda y presidente de ATTAC en Andalucía, reflexionó en La Trapera de Radio San Borondón sobre diferentes asuntos de la actualidad informativa. Sobre el inminente ataque de Estados Unidos y Francia a Siria, dijo que esta intervención militar tiene muchísima oscuridad y está destinada a controlar el tablero de ajedrez de la zona, favoreciendo a Israel y las tendencias proeuropeas y norteamericanas en esa zona.

Martínez, que lleva muchos años estudiando el conflicto árabe, valoró que el Parlamento británico haya decidido quedarse al margen de este ataque. Al respecto, dijo que el Partido Laborista, que se caracteriza por ser muy moderado, ha sido en este sentido mucho más consecuente por ejemplo que en España el PSOE, oponiéndose a una guerra que los socialistas españoles han bendecido, pero va más allá al destacar que incluso un grupo de diputados conservadores se opuso tajantemente a la intervención, votando en contra de su propio Gobierno.

“No se han opuesto a la guerra en Siria porque sus razones sean antiimperialistas, ni porque estén en contra de intervenciones militares, porque han apoyado muchas otras, sino porque como han apoyado otras y han visto que han sido un desastre, entienden que ahora puede volver a ocurrir”, afirma, para aclarar que lo que más le llama la atención de este problema es que las potencias occidentales como Estados Unidos y Francia, también Reino Unido aunque no intervenga en esta ocasión, están apoyando a grupos terroristas, a gente vinculada a la Al Qaeda que sin embargo tanto han combatido en otros países, como excusa para invadir, como es el caso de Afganistán.

“No digo que Al Assad y sus seguidores sean unos corderitos, ni unas hermanitas de la caridad, ni mucho menos, como tampoco digo que en Siria no se utilicen métodos dictatoriales, ni que no haya una policía política terrible, porque es algo que no se puede negar, pero sí digo que esta intervención militar en ciernes tiene muchísima oscuridad, y más que destinada a hacerse con las reservas petrolíferas como en Irak, se trata a controlar el tablero de ajedrez de la zona, favoreciendo al Estado de Israel y las tendencias proeuropeas y norteamericanas en esa zona”, afirmó el politólogo.

Llama la atención sobre otra cuestión que debe ser tenida en cuenta, como es el hecho de que tanto rusos como chinos están siendo más duros que en ocasiones anteriores y están enfrentándose a los países que quieren llevar a cabo los ataques a Siria, no en vano desde Rusia se han enviados dos potentes acorazados, potentemente armados, además de que es un país que cuenta con una base naval fija en ese país.

Por tanto, cree que se está abriendo un panorama muy peligroso. “Yo no sé si se ha calibrado lo que hay y no sé si los españolitos estamos tranquilos y contentos con todo esto. Siempre recuerdo que en Andalucía tenemos una diana gordísima, como es las bases militares estadounidenses de Rota y Morón, además de que en Gibraltar hay otra base militar”. Añade que “Gibraltar es un enclave imperialista muy peligroso” como prueban las maniobras militares de la semana pasada de la armada británica.

Al respecto, Carlos Martínez afirma que ninguna potencia mueve sus portaaviones y sus acorazados como hizo la semana pasada Gran Bretaña si no es porque van a ser protagonistas de una acción bélica en breve en el teatro de operaciones del Mediterráneo en este caso, por lo que es una excusa lo del ataque químico porque los británicos ya estaban dando los pasos para el ataque, aunque ahora el Parlamento lo haya vetado.

Asegura que Gibraltar y Rota serán bases de apoyo de esa operación agresiva de las potencias imperialistas contra Siria, por lo que los españoles no pueden estar tranquilos. “Con estos gobiernos que padecemos, estamos condenados a ser siempre unos perritos falderos de lo que decida el Obama de turno”, señaló, para dejar claro que para llegar al poder en Estados Unidos, primero hacen falta muchísimos millones de dólares y, por tanto, muchísimos apoyos de grandes empresas, incluida la industria bélica y armamentística, por lo que por muy buenas intenciones que Obama pudiera tener en temas de sanidad o servicios sociales, no es ni más ni menos que una tapadera del verdadero cariz de Estados Unidos: seguir siendo el imperio dominante en el mundo.